Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Reiki y el deseo

Hoy quisiera hablarles sobre Reiki y la realización de los deseos.
Los deseos son la fuerza conductora de tu vida. Desde el momento en que anhelas el pecho de tu madre por primera vez, hasta tu último aliento: el deseo decide qué hacer, a dónde ir, y de qué mantenerte alejado.


Tómate un momento para pensar qué quieres en tu vida. ¿Estás satisfecho? Si es así, deja de leer y sólo sé como eres. Celebra tu ser, celebra cada momento de la vida.
Párate en la lluvia y caliéntate en el sol, sin la nube de queja…Pero, si tú eres uno de nosotros, uno de los que todavía eres conducido hacia lo desconocido, anhelando mayor aprendizaje y deseando un cambio para mejor, continúa leyendo y realiza alguna búsqueda del alma.


¿Estás anhelando descubrir nuevos aspectos de tu ser y nuevas áreas de actividad?
¿Ves áreas de mejoría en los oscuros rincones de tu mente? ¿Acaricias el deseo de ser rico, famoso, bueno, culto, independiente y libre?.


Mira TODOS tus deseos sin juzgar; los llamados espirituales y los llamados mundanos.
Míralos del mismo modo en que mirarías un hermoso paisaje. Mira a tus deseos con amor y mira las lecciones que tienen guardadas para ti.

Un deseo en sí mismo no es ni bueno ni malo: es energía pura…sin adjetivos. Hasta un deseo materialista te puede guiar en la dirección correcta. Si miras su esencia puede mostrarte el anhelo de tu corazón.

Ocuparse de los deseos es un pasatiempo interesante. Puedes usarlos para la transformació n espiritual o para restringir tu ser. Cuando un deseo quema tu corazón, decide qué camino tomar. Mira las tres técnicas de meditación siguientes de Vigyan Bhairav Tantra, una antigua escritura Hindú.

1- Cuando algunos deseos vienen, considéralos. Luego, repentinamente, suéltalos.
2- En estados de ánimo de deseo extremo, mantente imperturbable.
3- Cuando la satisfacción es encontrada, en cualquier acto, llévalo a cabo...

La mente sobre las cosas...
Muchos de nosotros utilizamos Reiki para concretar nuestros deseos. Incontables técnicas de Reiki son creadas justamente para aquella razón. Enviamos Reiki para completar nuestra billetera, para encontrar un espacio para estacionar, para conseguir un trabajo determinado. ..

Todos nosotros sabemos por nuestra propia experiencia que funciona, porque es claro que la mente gobierna sobre estas cuestiones. Esto significa que si deseas algo con la fuerza suficiente, y te enfocas en su realización, probablemente serás capaz de lograrlo, cambiarlo o conseguirlo.

Pero si lo que deseas es una deseo neurótico que surge del miedo?. El deseo de ser rico, por ejemplo, puede tener su raíz en tus temores o fallas, tu temor de morir de hambre, o tu temor al éxito. Tomate unos minutos para mirar a cada deseo como un hombre de ciencia. Despliégalo sobre la mesa de operación sin juzgarlo de ningún modo, y ahora realiza la disección. ¿Cuándo fue la primera vez que vino a tu mente?

Recuerda aquella situación. ¿Qué es lo que deseas alcanzar con esto? ¿qué te brindará aquello que no tienes hoy cuando lo alcances? ¿Quizás puedas encontrar lo que estás anhelando sin llevar a cabo tu deseo, sin condiciones?

Si encuentras que la raíz de tu deseo es el temor, hambre o un fuerte anhelo de poder, puedes estar seguro del hecho de que no te harás un favor al realizarlo. Al contrario: estarás posponiendo tu propio crecimiento. En vez de trabajar en la concreción de este deseo, déjalo ir y encuentra un deseo que te eleve por encima del temor, el hambre o la codicia de poder.

Lo que se esconde por debajo de la superficie del deseo
Debajo de cualquier deseo subyace un sentimiento anticipado: puedo querer manejar un auto caro, porque yo (pienso, anticipo que) me sentiré más considerado, adinerado o amado y respetado por otros. En realidad no es la tonelada de metal, la conglomeració n de plástico y goma (auto) que quieres, sino el sentimiento anticipado.

¿Qué es este sentimiento exactamente? Analiza tus deseos cuidadosamente. ¿Buscas amor y si es así, de quién?¿puede ser que ansíes amarte a ti mismo? Si es así, ¿cuál sería una buena manera de aprender a amarte sin ser narcisista?.

No temas amarte a ti mismo: cuando la auto-conciencia está enfocada en el ego se convierte en neurótica, pero si está enfocada sobre tu naturaleza esencial, se transforma en una bendición, como néctar divino, cayendo del Cielo.

Enfocándote en tu naturaleza esencial
La esencia divina está en todos lados. Es la misma en cada uno. Tanto si miras a una hermoso compañero de viaje, un pájaro en vuelo, o sientes el viento en los pinos, adonde mires...ves la esencia. Aquí…ahora…cuando te enfocas en lo esencial, todo lo demás se detiene y la vida es sólo...perfecta. En este momento todos los deseos desaparecen.

¿Es este deseo lo que realmente quieres?
Una vez que sabes lo que quieres, puedes comenzar a escribir el libro de tu vida, pero estate alerta...porque puedes llegar a conseguir lo que deseas!. Asegúrate de que lo que pidas sea lo que quieres realmente. En 1988, deseé con intensidad ir en un viaje de negocios. Y he estado viajando durante siete años!!!

¿Estás listo para pagar el precio?
Otro aspecto del deseo es que nada en este mundo es gratis. Uno debe siempre pagar por él de algún modo. Pero el pago no es necesariamente monetario. Puede que sea con energía, trabajo, libertad, con sufrimiento o con AMOR!

Cómo concretar un deseo
Una vez que hayas decidido qué quieres ganar o lograr una determinada cosa o situación, comienza a prepararte para recibirla. La primera cosa es claridad: debes pintarte una clara imagen de lo que quieres. Crea una visión clara, sin compromiso.

Una vez que sabes lo que quieres, también sabes automáticamente lo que no quieres.
Entonces eres capaz de distinguir entre los dos con claridad y el camino hacia la realización está abierto ampliamente.

Si estás buscando un compañero, por ejemplo, comienza por escribir qué es
importante para ti en una relación. Escribe minuciosamente, con muchos detalles.
Luego mira qué esperas de tu compañero. Qué cualidades debe tener. Cómo debe ser físicamente. ¿quisieras que tenga ojos azules o marrones?¿qué color de cabello prefieres? ¿qué altura debe tener? ¿debe ser lindo, divertido e ingenioso, o debe ser intelectual y sexy? No juzgues tus deseos. Recuerda: detrás de cada deseo se esconde un sentimiento anticipado. ¿Cómo te sientes cuando te despiertas y ves un hermoso rostro descansando a tu lado (por supuesto que hermoso según tu juicio, no por la revista Playboy).

Y luego, siéntate y espera que las cosas se desenvuelvan. Casi todo en la vida necesita tiempo para desenvolverse. Uno de los dichos que prefiero, utilizado por mi maestro espiritual Osho, dice: "Sentado silenciosamente, sin hacer nada, viene la primavera, y el césped crece por sí mismo..."

 

El uso de Reiki se convierte  en un sistema natural de autosanación y sanación de amor paro otros. Es un sistema que utiliza la imposición de manos en unos mismo y en otro ser vivo: persona, animal, planta. Para vibrar su armonía.
 
Reiki no es una energía personal que nace de uno, aunque la tengamos dentro de nosotros, es una energía que se sirve de nosotros para compartirla con los demás. En forma natural vemos que la energía Reiki está en las plantas y ellas desde tiempos inmemoriales, han tratado solas de ofrecernos su existencia, para armonizarnos a nosotros. Pequeños seres al servicio de algo más grande, como lo es la vida. Nosotros siempre hemos recibido este bien, todos los días. A veces nos damos cuenta de ello, a veces nunca nos daremos cuenta de ello. Pero otros seres vivos más pequeños que nosotros cumplen esta misión sagrada para nuestras vidas.
 
En otras palabras, desde hace muchos años para hoy, solamente nos hemos convertido en recibidores, y seres egoístas, acaparadores, de lo externo, (con el agravante del daño descontrolado que hacemos al sistema); sin ni siquiera aportar un ápice a la grandeza de la existencia. Qué misión más loable de la naturaleza: ofrecernos todo a cambio de nada.
 
Jamás nosotros, como conciencia colectiva, hemos dispuesto algo de nuestra vida, para servir a este universo. Tal vez, nos hemos quedado en el plano reproductor de perpetuar nada más la especie. Hasta allí. Pero nuestra paso en esta existencia, debe servir para algo más. Como pasajeros momentáneos de este planeta, debemos servir para algo mucho más allá que perpetuar la especie. Tal vez, coexistir como si fuéramos una totalidad. Unidad interrelacionada de flujo hacía lo eterno. Quizás algo más. O simplemente, despertar un día, y sentir que servimos para algo más. Desde ese momento vamos a cambiar, por nosotros mismos, desde ese momento el universo va a ser distinto. Porque va a empezar a recibir algo de nosotros, por pequeño que parezca. Reiki permite ayudar a esta misión: porque nos convierte en un servidor de esa luz. Un servidor de la energía, un canal de la energía universal. Nada más. Hasta en eso, el sistema Reiki, ofrece, suavidad y nobleza. Porque no usa nada de nosotros, ni nosotros desgastamos nada. No usamos nada personal. Reiki no nace de nosotros, fluye a través de nosotros y los primeros en beneficiarnos somos nosotros mismos. Nuestro cuerpo es solamente un servidor de luz. Un canal de energía para el servicio de la totalidad.
 
Fue el Sacerdote y Dr. Mikao Usui, el que re-descubrió este sistema a finales del Siglo XIX. Su historia está llena de encantos y anécdotas especiales, pero es mucho más allá de ello. Después de 21 años de búsqueda, gloriosamente encontró la manera de cómo Jesús curaba el cuerpo físico. Y lo puso a disposición del mundo actual. Ahora nosotros debemos de continuar con este legado de amor para la humanidad. Actualmente, se calcula cerca de 5 millones de reikistas en el mundo y hay muchos maestros que se encargan de itinerar la energía universal a otros seres. Porque el Reiki tiene una particularidad, que lo diferencia de otros sistemas de imposición de manos. El hecho de no ser una energía personal que nace de nosotros, sino que fluye a través de nosotros: necesita de otra persona que nos despierte algo, que tenemos dormido en nosotros mismos: codificado en la información de nuestro ADN. 
 
En la memoria del ADN. Y solamente otra persona puede ayudarnos a despertar lo que esta dormido. Un maestro preparado para ello, y por medio de una técnica especial, nos provee de un pequeño aplauso, para que vibremos al compás de la energía universal. ¡Qué hermoso verdad! Volver a recordar al ADN, para vibrar otra vez al canto universal. Porque todos formamos una canción de amor, que hemos olvidado por muchas razones. Activar otra vez nuestro propio canto. Es algo extraordinario. Pero recalco. Para volver a cantar otra vez la misma sinfonía universal, y convertirnos en servidores de esa luz, de ese canto de amor, necesitamos de un activador. Jesús fue el activador en su tiempo, activó a sus discípulos. Usui fue otro activador en la época moderna, y a partir de allí, muchos maestros: tenemos esa interminable misión: activarlos en este despertar.
 
Reiki es una energía noble, no dañina, no debemos temer a nada. Quién lo puede recibir: todo el mundo que lo desee y quiera compartir un poco de luz a él mismo y a otros seres vivos. Con eso, el nuevo reikista puede beneficiarse y beneficiar a otros. No es un sistema excluyente, que descarte otras terapias, o que descarte el uso de profesionales al servicio de salud. Simple y sencillamente es un sistema incluyente que debe ser conocido, transmitido, usado por todas las personas de este universo, y particularmente, aquellas personas que tiene que ver con el proceso de Salud. No es un sistema curalotodo, pero si es un sistema que ofrece, un estado de dicha especial que ayuda a que nuestro cuerpo físico, mental y espiritual adquiera otra actitud por la vida, la armonía y la existencia.
 
AUTOR DESCONOCIDO POR MI
TOMADO DE LA WEB
COMPARTIENDO CON AMOR

VOLVER