Una nueva Tierra

 

 
 
 
 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El mensaje de este mes se titula Bienvenida a la Nueva Tierra y está publicado en español en El Templo del Sol. Estamos en una encrucijada, parados en el portal de la nueva tierra. Este es nuestro momento, nuestro tiempo para comenzar a vivir nuestro entendimiento espiritual y ser la luz por la que hemos trabajado tan duro para traerla  a la tierra. Vivir en las energías de la nueva tierra es una elección y traerlas a nuestra vida es como un proceso de nacimiento, en done la energía se contrae y se expande hasta que creamos un espacio para estas nuevas energías. Lean más en el artículo de esta semana. El mensaje canalizado del Arcángel Uriel para esta semana habla sobre nuestra Eterna Búsqueda de la Verdad. Pueden escuchar este mensaje en inglés desde el sitio Uriel Heals. Todos los Índigo y Cristal tienen un genio interno que representa sus dones y talentos. Estamos escuchando sobre estos niños dotados todos los días. ¿En dónde está su genio interno? Lean sobre esto en la sección de Índigos y Cristal de esta semana.
La serie sobre los Índigos y el Suicidio así como boletines y artículos anteriores están disponibles en español en www.templodelsol.com. Quisiera darles la bienvenida a todos nuestros nuevos suscriptores y agradecerles por unirse al boletín Uriel Heals. La lista de suscriptores crece diariamente y sus emails y testimonios son apreciados. Jennifer
**
Nacimiento de la Nueva Tierra
Estamos en una encrucijada entre los mundos material y espiritual y dando nacimiento a la nueva tierra en el proceso. Este no es un país, planeta o ubicación nuevos, es un cambio vibracional que es el cumplimiento de nuestro deseo por transformación y un final para un aspecto de nuestro viaje espiritual y el inicio de otro. La nueva tierra no puede definirse como una sola experiencia, representará muchas cosas para muchas personas. Pero el proceso de nacimiento de la nueva tierra puede ser desafiante y confuso y como nacer, a veces muy doloroso.
El proceso de nacimiento comienza con una contracción, una realización de que algo no está bien o un evento que los fuerza a aceptar que se requiere esa transformación. Esto podría ser un sentido de no satisfacción con su vida, el fin de una relación, pérdida de trabajo, un accidente u otro evento traumático o una enfermedad. Su vida como la conocen se detiene y tienen que re-agruparse, reconsiderar, re-evaluar sus prioridades y hacer cambios. La contracción es dolorosa porque hay emociones apegadas a eso y es desafiante porque representa un cambio, un final y un punto de transformación.
La contracción, una apertura a una expresión de energías, si eligen considerar nuevas posibilidades y usar su entendimiento espiritual para evaluar la lección, crear nuevas opciones y pararse en su poder y liberar el miedo. O es seguido por otra contracción si eligen el camino del miedo, desilusión e impotencia. Cada contracción es seguida por una oportunidad para la expansión y eventualmente las contracciones se detienen cuando encuentran nuevas opciones poderosas para su vida. Cuando nos movemos a través de la contracción hacia la expansión, creamos una apertura para la nueva tierra en nuestra vida.
La promesa de la nueva tierra es nuestra cuando tenemos la voluntad de aceptar sus bendiciones, liberar nuestros juicios, y estar abiertos a posibilidades más allá de las que podemos imaginar. Los períodos de contracción nos muestran en donde estamos limitando nuestras opciones, la expansión nos proporciona una visión de lo que es posible, si elegimos abandonar nuestros juicios y apegos, entregar el miedo y permitir que lo imposible se haga posible. Cada contracción es seguida por una expansión, así como todo lo que se quita de nuestra vida siempre es reemplazado con algo que queda más con nuestra vibración. Y la promesa de la nueva tierra es una de bendiciones, la paz que sobrepasa todo entendimiento y alegría más allá de nuestra imaginación.
**
Siempre es Más Oscuro Antes de Amanecer
Si alguna vez han salido en las primeras horas de la mañana han experimentado ese tiempo de oscuridad cuando la tierra está muy quieta, nada se mueve, la luna ha salido y el sol aún no ha aparecido. Está tranquilo, pacífico y se siente como que el mundo estuviera esperando. Entonces sale el sol, las aves comienzan a cantar y un nuevo día comienza. No obstante en ese período muy oscuro, justo antes del amanecer, las cosas parecen muy oscuras efectivamente. ¿Saldrá el sol, un nuevo día llegará y tendremos otra oportunidad de comenzar nuevamente? Sabemos que el sol siempre saldrá, que es algo que nunca dudamos. Y no obstante, en nuestra experiencia de vida, a veces nos preguntamos si alguna vez pasaremos esa experiencia, si nuestra vida alguna vez será normal y si alguna vez seremos felices nuevamente.
Tenemos que experimentar oscuridad para apreciar la luz. Y no obstante la luz nunca está lejos. Hace unas semanas, estaba afuera durante el día y el Arcángel Uriel me recordó que las estrellas estaban brillando en el cielo aunque no pudiera verlas. Esa noche, me hizo salir y mirar las estrellas brillar hermosamente en el cielo nocturno y me recordó que podía verlas porque el cielo estaba oscuro, lo cual permitía que su luz se viera. Simplemente porque no pudiera verlas durante el día no significaba que no estuvieran ahí.
En este lugar oscuro todos experimentamos en un momento u otro que llegamos a un punto en el que tenemos miedo de que la luz nunca brille en nuestra vida nuevamente. Las cosas se ven sombrías que no sabemos si alguna vez seremos felices, estaremos en paz, nos sentiremos poderosos y en control. Este puede ser el período oscuro antes del amanecer. Es un momento poderoso, aunque no se sienta tanto, porque podemos elegir ver que la oscuridad efectivamente permite que la luz brille con intensidad, o podemos permanecer enfocados en la oscuridad, pensando que la luz nos ha abandonado.
Estos son tiempos difíciles porque vivimos en un mundo que ve la oscuridad y piensa que la luz no brilla. No obstante, la luz siempre está brillando, nunca se va. Cuando estén afuera durante el día, miren el cielo y recuerden que las estrellas están brillando aunque no puedan verlas. Después salgan en la noche y vean las estrellas brillar sobre ustedes y recuerden que la única razón por la que son hermosas es porque el cielo está oscuro. Así es como la luz trabaja, cuando está oscuro la luz brilla más intensamente cuando está rodeada por la oscuridad, el cielo siempre sale y cada nuevo día es una oportunidad para comenzar nuevamente.

 

 

 

Si observamos cuidadosamente cualquier día de nuestra vida, veremos
que ciertamente no sabemos vivir conscientemente.

Nuestra vida parece un tren en marcha, moviéndose en los carriles
fijos de los hábitos mecánicos, rígidos, de una existencia vana
y superficial.

Lo curioso del caso es que jamás se nos ocurre modificar los
hábitos, parece que no nos cansamos de estar repitiendo siempre lo
mismo.

Los hábitos nos tiene petrificados, más pensamos que somos libres;
somos espantosamente feos pero nos creemos apolos...

Somos gente mecánica, motivo más que suficiente como para carecer
de todo sentimiento verdadero de lo que se está haciendo en la vida.

Nos movemos diariamente dentro del viejo carril de nuestros hábitos
anticuados y absurdos y así es claro que no tenemos una verdadera
vida; en vez de vivir, vegetamos miserablemente, y no recibimos nuevas
impresiones.

Si una persona iniciara su día conscientemente, es ostensible que tal
día sería muy distinto a los otros días.

Cuando uno toma la totalidad de su vida, como el mismo día que
está viviendo, cuando no deja para mañana lo que se debe hacer hoy
mismo, llega realmente a conocer lo que significa trabajar sobre si
mismo.

Jamás un día carece de importancia; si en verdad queremos
transformarnos radicalmente, debemos vernos, observarnos y comprendernos
diariamente.

Sin embargo, las gentes no quieren verse a si mismas, algunos teniendo
ganas de trabajar sobre si mismos, justifican su negligencia con frases
como la siguiente: "El trabajo en la oficina no permite trabajar sobre
si mismo". Palabras estas sin sentido, huecas, vanas, absurdas, que
sólo sirven para justificar la indolencia, la pereza, la falta de
amor por la Gran Causa.

Gentes así, aunque tengan muchas inquietudes espirituales, es obvio
que no cambiarán nunca.

Observarnos a si mismos es urgente, inaplazable, impostergable. La
Auto-Observación íntima es fundamental para el cambio verdadero.

¿Cuál es su estado psicológico al levantarse? ¿Cuál es su
estado de ánimo durante el desayuno? ¿Estuvo impaciente con el
mesero?, ¿con la esposa? ¿Porqué estuvo impaciente? ¿Qué
es lo que siempre le trastorna?, etc.

Fumar o comer menos no es todo el cambio, más sí indica cierto
avance. Bien sabemos que el vicio y la glotonería son inhumanos y
bestiales.

No está bien que alguien dedicado al camino Secreto, tenga un cuerpo
físico excesivamente gordo y con un vientre abultado y fuera de toda
euritmia de perfección. Eso indicaría glotonería, gula y hasta
pereza.

La vida cotidiana, la profesión, el empleo, aunque vitales para la
existencia, constituyen el sueño de la consciencia.

Saber que la vida es sueño no significa haberlo comprendido. La
comprensión viene con la auto-observación y el trabajo intenso
sobre si mismo.

Para trabajar sobre sí, es indispensable trabajar sobre su vida
diaria, hoy mismo, y entonces se comprenderá lo que significa aquella
frase de la Oración del Señor: "Dadnos el Pan nuestro de cada
día".

La frase "Cada Día", significa el "Pan supersustancial" en griego o
el "Pan de lo Alto". La Gnosis dá ese Pan de Vida en el doble sentido
de ideas y fuerzas que nos permiten desintegrar errores psicológicos.

Cada vez que reducimos a polvareda cósmica tal o cual "Yo", ganamos
experiencia psicológica, comemos el "Pan de la Sabiduría",
recibimos un nuevo conocimiento.

La Gnosis nos ofrece el "Pan Supersustancial", el "Pan de la
Sabiduría", y nos señala con precisión la nueva vida que
comienza en uno mismo, dentro de uno mismo, aquí y ahora.

Ahora, bien, nadie puede alterar su vida o cambiar cosa alguna
relacionada con las reacciones mecánicas de la existencia, a menos
que cuente con la ayuda de nuevas ideas y reciba auxilio Divinal.

La Gnosis dá esas nuevas ideas y enseña el "modus operandi"
mediante el cual puede uno ser asistido por Fuerzas Superiores a la
mente.

Necesitamos preparar los centros inferiores de nuestro organismo para
recibir las ideas y fuerza que vienen de los Centro Superiores.

En el trabajo sobre si mismo no existe nada despreciable. Cualquier
pensamiento por insignificante que sea, merece ser observado. Cualquier
emoción negativa, reacción, etc., debe ser observada.

VOLVER