El uno creo el universo

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Dado que el Uno creo todo el universo, por intermedio de la palabra, así El esta siempre presente y, generando todos los seres y las cosas, por elección de su propia voluntad.

Porque su creación toda en verdad, son su cuerpo, intangible, invisible, inconmensurable, más allá de la dimensiones conocidas, incomparable; porque no es fuego, ni agua, ni aire, ni espíritu, sino todas las cosas existen a partir de él.

Ahora pues, siendo bueno, no sólo para sí quiso ofrecerse este cuerpo y embellecer la tierra antes bien envió aquí abajo al Hombre como ornamento de este cuerpo divino: ser vivo mortal ornamento del ser vivo inmortal.

Y si bien el Universo aventaja a los seres vivos en que vive eternamente, el Hombre a su vez le aventaja por la razón, la inteligencia y sabiduría.

Entonces el hombre contemplo la obra de Dios, y se admiró, y aprendió a conocer a su creador.

De la razón e inteligencia Dios hizo partícipes a todos los hombres, pero no así de la sabiduría.

Dios no ha dado a todos la inteligencia porque quiso ponerla ante las almas como premio de la batalla interior contra el ego humano.

Envió a la tierra un mar enorme de sabiduría, apostó un heraldo y le mandó proclamar al corazón de los hombres lo siguiente: "¡Báñate en este mar de la sabiduría tú que eres capaz, tú que crees que retornarás al que te envió, tú que sabes para qué has nacido!"

Por consiguiente, todos cuantos aceptaron el mensaje y se bañaron en la sabiduría, todos se hicieron participes del conocimiento y llegaron a hombres perfectos, acogedores de la sabiduría.

En cambio todos los que se negaron al mensaje, fueron llamados los "racionales", los que no se ocuparon de cultivar su inteligencia, los que ignoran porqué nacieron y de quién provienen.

Las sensaciones de estos hombres son semejantes a los de los animales irracionales, y como su temperamento es pasión y cólera, son incapaces de admirar las cosas dignas de ver, antes se dedican a los placeres y a los apetitos corporales, y piensan que para eso han nacido los hombres.

Por el contrario, los que se hicieron partícipes del don de la sabiduría de Dios, son inmortales en contraposición de aquellos, mortales.

Abarcan en su propia sabiduría todas las cosas, las que están en la tierra, las que están en el cielo, y lo que se encuentra más allá de los cielos.

Tanto se han elevado a sí mismos que vieron el Bien, y al observarlo consideraron la vida de aquí abajo como un simple pasatiempo, y se apresuran hacia El Uno y Único.

Esta es toda la ciencia de la sabiduría, abundancia de cosas divinas y la comprensión de Dios, pues el mar del que hablamos es divino.

Primero se debe prestar menos atención al plano físico material.

No te puedes bien amar, amando lo corporal.

Tendrás la inteligencia, y poseyéndola participarás también de la ciencia.

Es imposible, adherirse a ambas cosas, a las mortales y a las divinas:

Porque como hay dos clases de seres, unos corpóreos y otros incorpóreos, en los que reside lo perecedero y lo divino, al que quiera elegir no le queda sino optar por uno u otro, porque es imposible hacerlo por los dos, y no quedando sino que elegir, el desechar uno se manifestara la energía del otro.

Ahora bien, el hecho de elegir lo mejor no sólo deifica al hombre que ha optado por la hermosura sino que además testifica de su espiritualidad.

En cambio al escoger lo peor, el hombre se autodestruye, y aunque no sea en sí una falta contra Dios, hay una cosa cierta y es que, dejándose arrastrar por la sensualidad física, se pasea por el mundo y sin hacer nada útil no dejan de molestar a los demás.

Estando las cosas así, hemos gozado y siempre gozaremos de las cosas que vienen de Dios; pero las cosas que resultan de lo material errado tendrán sus consecuencias.

La causa de nuestros males no viene de Dios sino de nosotros mismos, porque preferimos los errores a las verdades.

Necesitamos atravesar muchos cuerpos y coros de genios, y la sólida cadena de las estructuras y los caminos de los astros, a fin de que avancemos hacia el Uno y Único.

Porque inagotable, ilimitado e interminable es el Bien.

Tomemos al bien por completo y de aprisa. Porque abandonar lo acostumbrado y lo presente para regresar a lo caduco y antiguo es un camino lleno de obstáculos.

Lo que vemos nos complace y desconfiamos de lo que no vemos.
Pues lo pernicioso es lo más conspicuo, el Bien, en cambio, es invisible a los ojos porque no tiene aspecto ni nada que lo pueda representar, y en consecuencia, solo se parece a sí mismo y es distinto de todo lo demás.

Es imposible que lo corpóreo pueda representar lo incorpóreo.

Esta es la diferencia entre lo semejante y lo distinto, y lo que le falta a lo distinto para llegar a lo semejante.

Por consiguiente, la Unidad o Mónada, que es principio y raíz de todas las cosas, está en todas las cosas como raíz y principio.

Nada existe sin principio, y el principio no proviene de nada sino de sí mismo, porque en efecto es el principio de todo lo existente.

Siendo la Unidad un principio, abarca a todos y no es abarcada por ninguno engendra a todos y no es engendrada por ninguno de ellos.

Todo lo que ha sido engendrado es imperfecto y divisible, capaz de nacer, crecer y disminuir.

Pero no ocurrió lo mismo con lo perfecto.
Lo que aumenta, aumenta gracias a la Unidad, pues está destinada por su propia debilidad a no poder prescindir de la Unidad.

Esta es la imagen del Dios que habita en los hombres.

Si con rigor la contemplas y la observas con los ojos del corazón, créeme que encontraras el camino hacia las cosas superiores.

La contemplación de la divinidad que habita en ti tiene una virtud propia: se apodera de los que la han contemplado una vez y los atrae a sí, como el imán atrae al hierro.

Juan Orsini
Circulo Metafísico Argentino

En la literatura esotérica se nos dice que nuestro Logos Solar entonó la Palabra Sagrada para crear este sistema solar. La entonó en siete grandes alientos, en siete notas, y los siete planos en total entraron en la existencia.

Lo mismo ocurrió con la Mónada. Entonó la Palabra séptuple y empezó su encarnación, hasta que alcanzó al plano más denso. Esta fue la nota de la creación y la encarnación, el proceso de la expiración.

Cuando el hombre comience a transitar el sendero de la evolución consciente, volverá a su fuente, a la Mónada, y será El Mismo, y esto se cumplirá averiguando la nota real de la Mónada y aspirándola.

Esto se logrará mediante el uso de la Meditación Metafísica Cuántica para disipar los obstáculos e impedimentos; y segundo, para construir puentes y fundirse con la fuente, con el Yo, de modo que la Mónada regrese a su propio estado del ser con todas sus experiencias en el mundo manifiesto.

Al meditar de esta forma, el hombre trata de realizar dos cosas:
A) La construcción de ideas, al hacer descender a los niveles concretos del plano mental las ideas abstractas y las intuiciones. Esto es lo que se puede llamar meditación con siembra.

B) El alineamiento del ego y la creación de un vacío entre el cerebro físico y el ego, que da por resultado la afluencia divina, la consiguiente destrucción de las formas y la subsiguiente liberación. Esto se puede llamar: meditación sin siembra.

En determinado período de la evolución ambas se fusionan en una, se prescinde de la siembra, entonces se crea el vacío, no tanto entre los vehículos superior e inferior, sino entre ellos y el plano intuitivo o de armonía.

Por consiguiente, al Meditar en forma Metafísica Cuántica el hombre debe ser capaz de realizar el trabajo creador y el trabajo destructor, como lo hace el Logos.

Esto será un reflejo del proceso cósmico en el microcosmos.
Atraerá a su cuerpo materia más refinada y expulsará la más burda.

El estudiante de la Nueva Raza deberá usar la Meditación Metafísica Cuántica y encontrar gradualmente su fase real; entonces, a través del silencio interior, inundar la naturaleza inferior con la energía del Yo Soy y sublimarla hasta el más alto grado .

La Meditación Metafísica Cuántica nos conduce a la fusión del Alma con el espíritu.

Juan Orsini
Circulo Metafísico Argentino

 

El secreto para ser feliz se encuentra en el interior de cada ser humano. Para encontrar este tesoro hay que Volver a la Fuente.

Las claves Metafísicas Cuánticas que contiene MetMátriz son la guía para encontrar el camino que conduce a la fuente de la felicidad, la concreción de los deseos y los mas caros anhelos del ser humano.

Todos los seres humanos tenemos como derecho de conciencia, ser prósperos, saludables y muy felices.

Los Generadores Sicotrónicos MetaCuánticos de MetMátriz están diseñados para generar las claves Metafísicas Cuánticas que atraerán a nuestra vida, el producto y la manifestación de nuestros deseos y más caros anhelos. Cinco de estos, son necesarios y fundamentales para tener una vida libre de carencias que nos permita realizarnos dignamente en los aspectos materiales y espirituales de la vida:

Generador # 1º Felicidad y Salud
Generador # 2º Prosperidad
Generador # 3º Viviendas
Generador # 4º Vehículos
Generador # 5º Vacaciones

MetMátriz contiene estos cinco generadores, más 3 niveles (inicio, intermedio y avanzado) compuestos por 10 módulos de sincronización hemisférica cerebral dirigidos a imprimir fuertemente en los substratos mentales concientes e inconscientes las intenciones inducidas en imágenes y videos que son necesarias para que en el Universo Mecánico Cuántico se realice la tarea de creación y posterior precipitación de todo lo deseado en nuestra vida.

Su funcionamiento esta basado en varios conceptos científicos de MetafísicaCuántica.

Contiene varias bandas con sonido estereo de 7 canales que generan ondas binaurales audibles moduladas en frecuencia y amplitud variable y videos con afirmaciones e imágenes de alta calidad gráfica, que inducen a una visualización clara y objetiva de lo que se desea obtener.

Los videos, imágenes e ilustraciones son de alta calidad y logran un gran impacto visual que induce a la persona a entrar fácilmente en estados de conciencia elevados y logran visualizaciones creativas que se imprimen fuertemente en los substratos mentales del campo unificado que subyace en el Universo Mecánico Cuántico.


Te invitamos a ver parte de este inédito y exclusivo material MetafísicoCuántico de crecimiento interior >>> MetMátriz "El Poder de la Mente" en nuestro sitio web.

Juan Orsini
Circulo Metafísico Argentino


Por Círculo Metafísico Argentino
http://metafisica.com.ar

 

Para poder atraer lo bueno se debe encontrar la manera de sentirse bien.
Usted debes sentirse bien respecto al dinero para que de esa manera pueda atraer más dinero.
Como es natural, cuando las personas carecen de suficiente dinero no se sienten bien.
¡Esos sentimientos negativos son los que le impiden a usted que le llegue más dinero!

Es necesario parar esta cíclica situación.
Hay que sentirse bien con el dinero y dar gracias por lo que se tiene, sea esto mucho o poco.

Usted debe comenzar a sentirse bien y sentir y decirse: "Tengo más que suficiente", "Hay dinero en abundancia y este viene hacia mí", "Soy un imán para el dinero", "Me encanta el dinero y yo le agrado al dinero", "Cada día recibo más dinero", "Gracias" ¡"Muchas Gracias"!

La ley de la correspondencia o atracción está continuamente actuando.
"Todo lo que usted piensa y siente está creando su futuro".
Si está preocupado o tiene miedo está atrayendo a su vida más de lo mismo.
De la misma forma, si está contento y feliz está atrayendo más alegría y felicidad a su vida.

Juan Orsini
Circulo Metafísico Argentino