Metafísica aclarada

 

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 METAFISICA ACLARADA

El artículo “Metafísica Aclarada”, como su mismo título lo anuncia, tiene como objetivo aclarar algunas afirmaciones falsas que circulan por allí sobre la Metafísica, no con el afán de defendernos, sino porque hay mucha gente que no sabe nada de Metafísica, y buscando información en algunas páginas web o libros, se encuentra con esas informaciones. Tristemente, muchas de ellas están basadas en algunos datos de escritos que he hecho sobre la historia de la Metafísica que, con no muy buena intención, han sido distorsionados y no es correcto que el que lee se quede sin saber la verdad. Con este escrito le damos la oportunidad de que se entere, o que al menos tenga otra versión del asunto.

La Metafísica es una enseñanza extraordinariamente bella en la que uno se mete para ser feliz, transmutar lo negativo en positivo, bendecirle el Cristo a la gente y no para estar criticando, viéndole defectos a alguien, condenando su sexualidad o acusando a determinada persona de estar tomado por alguna fuerza siniestra. Jamás vi a Conny Méndez hacer eso; era demasiado bella, demasiado dama, demasiado buena, demasiado noble para cometer estas bajezas. Esto lo digo porque existen personas que se llaman metafísicas, sucesoras de Conny Méndez, y están llenas de odio, critican y condenan, y lo peor no es que lo hagan, sino que la gente crea que eso fue lo que Conny nos enseñó. Por eso, nunca me he proclamado sucesor de Conny Méndez ni representante de su persona.

No creo ser famoso, pero no he necesitado de la fama de Conny Méndez para darme a conocer. La gente empezó a saber de mí por mis composiciones y conciertos. “La Misa de mi Tierra”, que compuse en 1979, se estrenó con la asistencia del Presidente de la República Luis Herrera Campins, y fue oficiada por el Cardenal Lebrún, con motivo de la apertura del Año Internacional del Niño; la cantaron miles de niños del Instituto Nacional del Menor, y esa es la misa criolla que se canta en Venezuela en muchas iglesias, y debido a esto, he sido objeto de infinidad de artículos en los periódicos. También compuse, para el Bicentenario del Nacimiento del Libertador Simón Bolívar, en 1983, la “Cantata Infantil Simón Bolívar”, que se cantó en toda Venezuela, igualmente el “Oratorio Infantil de Navidad”. Estos eventos han sido promocionados por todos los medios de comunicación durante años.

Cada diciembre, por la radio, televisión y en salas de concierto, cantan un muy conocido aguinaldo que compuse, llamado “¡Que Navidad!”, que ha sido grabado por Morela Muñoz –la mejor mezzosoprano de Venezuela– La Rondalla Venezolana, El Orfeón Universitario, e incluso el Presidente Chávez lo obsequió como regalo de navidad en un disco. Mis libros se publican desde hace años, los plagian en muchos países y los conocen en toda Latinoamérica y España. Todo esto me ha llevado a figurar en la Enciclopedia de la Música en Venezuela.

CONNY MÉNDEZ

La persona que le obsequió el primer libro de Metafísica a  Conny Méndez –que fue “La Llave de Oro” – nunca fue una misteriosa mujer; todo lo contrario, era conocidísima, esposa del Sabio Pittier, y venía con ella en un carguero, desde New York, al estallar la “segunda guerra mundial”.   Cuando Conny Méndez se encerró durante dos años en un departamento de la 5ª Avenida, cerca del Museo Metropolitano, en el suceso que aparece en un libro que escribí bajo el título de “La Quema”, no habitaba allí con ningún esposo, y mucho menos con el magnate petrolero José Rincones Baldó, que sí fue su esposo, pero no para esa época, sino muchísimos años antes. Allí Conny sólo contacta al “Maestro Saint Germain”, y a ningún otro de los Maestros de la Jerarquía Espiritual. Conny jamás instaló las oficinas de “Bienes Lacónica” en su casa quinta “El Jabillo”; esa era su casa, y en la parte de atrás hacia las reuniones de Metafísica de las que participábamos.

CONNY Y MI PERSONA

En ninguna de mis conferencias organizadas en parte alguna del mundo, con mi nombre ni bajo mi supervisión, utilizo la frase de una supuesta “línea de garantía” que diga: “Línea Conny Méndez”, ya que tengo por escrito un documento del nieto de Conny Méndez donde nos prohíbe utilizar el nombre de Conny Méndez si no tenemos permiso expreso de sus herederos para usarlo; este permiso no lo tengo, y por eso no utilizo ese rotulo, aunque muchos grupos lo usan. Además de esto, no me gusta que estén diciendo eso, ya que las únicas líneas que conozco son las aéreas, las del teléfono y el ferrocarril.

Como cualquiera puede corroborar, jamás uso el nombre de Conny Méndez para promocionarme en ninguna cosa. Lo único que hago es reconocer públicamente lo tanto que ella me enseñó, y es poco todo el honor que le puedo rendir nombrándola; como hacemos todos los músicos, la pongo como uno de mis maestros en todos mis currículum que aparecen detrás de los libros que Dios me permite escribir. También es inevitable que en algunas promociones a mis conferencias pongan que fui alumno de Conny, pero esto es verdad.

Por supuesto que no me considero ni pienso que sea continuador de la obra de Conny Méndez. No creo que  pueda continuar la obra de nadie. Empecé a dar mis clases de Metafísica tanto en Venezuela como en el mundo, y Conny no me legó en herencia ningún grupo ni organización; aunque los discípulos de ella que fundaron la Metafísica en los años sesenta y que todavía están vivos –como la Profesora Rugeles, Olga Pucci, Itala Cordido, Lucy Fernández– asisten a las conferencias que Dios me permite dictar. Las que no veo es porque por edad se han ido muriendo, como Blanca Estrella de Méscoli, Nelly de Daza, Katiuska Cordido, Carola de Goya, Eva Salazar de Pacanins, las que fueron mis amigas hasta la muerte; pero no creo para nada que este continuando la labor de Conny Méndez.

Hay muy pocas personas que tienen todo el derecho, como democráticos que somos, de decir y escribir sobre mí, afirmando la posibilidad de que sea un tergiversador de la Metafísica, un miembro de las fuerzas siniestras, la otra polaridad o algo parecido. Eso depende de lo que cada quien piense que es la Metafísica, que es un tergiversador o que son las fuerzas siniestras. Algunos pueden pensar eso de mí o no. La Iglesia trató a Giordano Bruno como brujo y lo quemó vivo; a Santa Juana de Arco también, y después la canonizaron. Todo depende de los puntos de vista con que se juzguen las cosas. No acostumbro a defenderme, sino a perdonar de todo corazón a las personas que dicen de mí esas cosas. La gente que se dice espiritual deja de serlo al condenar a otra persona con calificativos de siniestros y tergiversadores. La verdadera gente espiritual lo que hace es perdonar y amar, como Jesús en la Cruz, y Él realizó eso como ejemplo para nosotros, por eso trato de hacerlo.

Por allí hay una lista que redacta una persona y que esta en el Internet, de los grandes tergiversadores de la Metafísica, donde incluye gente tan ilustre como: Godfre Ray King, que es el seudónimo registrado oficialmente y reconocido mundialmente de Guy Ballard, fundador de la Actividad “Yo Soy”; Geraldine Innocente y Lucy Litlejhon, Fundadora y Directora respectivamente de la reconocida y prestigiosa organización metafísica, el “Puente a la Libertad”, donde estudió Conny Méndez, en Long Island; si ellos hubieran sido tergiversadores, Conny, como su discípula, también lo sería. Es un gran desatino incluir en la lista de tergiversadores a la famosa escritora y benefactora inglesa Annie Besant, reconocida mundialmente. Al estar mi nombre al lado de esos grandes personajes –aunque se los trate de tergiversadores– me hace un honor y me complace mucho, ya que es la primera vez que figura mi nombre al lado de tanta gente ilustrísima.

Las personas que dicen esas cosas no creo que me conozcan personalmente y por eso se expresan así. Mi vida es pública, y el que desee puede verla, aunque no creo que valga mucho la pena; pero puede venir a mis conferencias y ver si lo que dicen esos seres es verdad. Sólo lamento que si lo que dicen de mí es mentira, se les va a devolver como mal karma; por eso los perdono y les doy todo mi amor compasivo.

Creo que no me considero un verdadero estudiante espiritual en el sendero del Chelado y en el camino certero de los Maestros Ascendidos. Me da horror pensar que pueda estar en algo así. Afirmar eso es algo muy grande, no he tomado la Metafísica con esa intención, ni me interesa.

PERDÓN

Cuando en la Metafísica nos calumnian, insultan o denigran, no acostumbramos a defendernos porque practicamos la Ley del Perdón, la Llama Violeta, y también utilizamos esas situaciones para desarrollar la humildad y la negación del “yo personal”. Cuando a un grupo espiritual estafador, engañador, extorsionador, se le escribe o le hacen comentarios develándolos, hay una fiesta en el cielo, porque por medio de eso, se aclara mucha gente y se evita que caigan victimas de ese grupo. Por el contrario, cuando un grupo que trabaja desinteresadamente al servicio de los desposeídos y necesitados, que es honesto y servicial, es calumniado vilmente, el que lo hace recibe por recompensa de la ley de karma lo mismo que ha lanzado, para que disuelva la energía mal calificada injustamente.

VIAJES

Hay gente que cree y escribe en algunos artículos, que comencé a viajar por la metafísica y que lo hago con el dinero de la donación amorosa que se pide en mis clases.   Esto causa gracia y pena a la vez, porque las donaciones que se recaudan en las clases, cualquier metafísico lo puede decir, a veces no alcanzan ni para pagar el local donde se realiza la actividad. Hablan sin saber la realidad de lo que nos toca vivir viajando sin cobrar absolutamente nada, donde hay sitios –no todos– hasta donde nos dejan sin comer y nos ponen a dormir en lugares pésimos.

La mayoría de los que me acompañan en algunos viajes de estudio, provienen de buenas familias, son profesionales reconocidos, escritores, editores, doctores de cierta fama en sus países, estilistas famosos, profesores universitarios, abogados, gerentes de bancos; todos amigos que no son ricos, pero que viven holgadamente por el producto de su trabajo, y esto nos permite ponernos de acuerdo y realizar ciertos viajes de interés cultural y metafísico, donde cada quien corre con sus gastos.

Personalmente saco el dinero para los viajes de mi trabajo, y todo el que está a mi lado sabe que vivo trabajando incasablemente; soy músico profesional egresado de un conservatorio, con dos post grados en Europa, y siempre trabajé para Conservatorios de Música y excelentes colegios privados que me han pagado muy bien; tengo escritos cerca de 250 libros que se publican, se venden y dan sus regalías.

Los viajes que hago para dar conferencias de Metafísica me lo pagan los grupos que me invitan. Soy una persona pública y cualquiera puede atestiguar que nunca nadie me ha dado un centavo, ni se lo he pedido a nadie para realizar mis viajes privados. A veces, cuando viajo con grupos a países exóticos para dar clases, como lo hago con la agencia de viajes de siempre, ya me conocen y la mayoría de las veces me regalan los pasajes. Después de cierto número de pasajeros, el pasaje del guía sale gratis.

La gente que viaja conmigo se entiende directamente con la agencia de viajes, paga el pasaje neto sin ningún recargo y nunca he recibido comisiones por esto.

NO ES UNA SECTA   

 La metafísica no es una secta; en ella no adoctrinamos a nadie ni tenemos métodos de captación y proselitismo. Solo basta que nos vean actuar en nuestras charlas públicas, a puertas abiertas, con asistencias masivas de público en general y personalidades de la vida artística, política y de los medios de información. La palabra secta significa “apartarse o alejarse para seguir a alguien”, y viene de las raíces latinas “sequor” y “secedo”. Nosotros en Metafísica no seguimos a ninguna persona, maestro ni gurú, sino a Dios en nuestro corazón, y para hacer esto no necesitamos apartarnos de nuestra hogar o familia.

Las sectas son grupos supuestamente religiosos, cerrados, exclusivistas, separatistas de un determinado culto original, al que la gente se incorpora mediante previa admisión, con una prueba de actitudes supuestamente espirituales. La Metafísica no es una religión sino una filosofía de vida, y sus actividades son completamente abiertas, al alcance de todos; vivimos integrados al conglomerado social y no hacemos pruebas de admisión.

El Señor Charles Fillmore, fundador de la organización metafísica Unity, de los Estados Unidos, nunca jugó un rol principal en la fundación de la “metafísica moderna”, y Emmet Fox no sintetizó toda esta “enseñanza” en ninguno de sus libros. Los autores mencionados gozan de todo nuestro aprecio y agradecimiento por haber sido algunas de las fuentes de las que se alimentó Conny Méndez; pero ellos no hablan, en ninguno de sus libros, de los temas que son nuestro diario discurrir, como: los Maestros Ascendidos, los Siete Rayos, las Llaves Tonales, Retiros Etéricos, Cosmogénesis y demás temas que nos ocupan en nuestros libros.

HISTORIA DE LA HUMANIDAD

 La separación de las razas, idiomas y países ha sido obra de la Jerarquía Espiritual por medio del Manú de cada Raza, que es un Ser del Primer Rayo Azul de la Voluntad de Dios. Dicho surgimiento está contemplado en el Plan Divino de Evolución para la Tierra y no es producto de la materialidad, vicios y placeres de la humanidad.

JESÚS

Jamás en la metafísica hemos negado que Jesús es el hijo de Dios; lo que sí afirmamos es que también nosotros, todos los seres humanos, somos hijos de Dios.

Es reconocida por todas las organizaciones espirituales cultas y serias –salvo el cristianismo, que no acepta la reencarnación– que la última encarnación del Maestro Jesús no fue la de Jesús de Nazaret, el Mesías, sino que resucitó en Apolonio de Tyana, que fue una encarnación posterior a su misión en Palestina. Como Apolonio era el mismo Jesús, en esa encarnación se convirtió en el equivalente pagano del Cristo Ortodoxo creado por la religión; y como tal, la gente lo consideró omnisciente, omnipotente, con grandes dotes de vidente, de sanador, y con el poder de hacer milagros. Hierocles, en el siglo III, e incluso Voltaire, en el siglo XVII, entre otros, trataron de demostrar que Apolonio, con sus enseñanzas y vida, era igual e incluso más importante que Jesús. Por eso, después de su muerte, y por muchos siglos, Apolonio fue adorado. La mayor fuente de información sobre Apolonio de Tyana está en un libro escrito por Filostrato, llamado “La Vida de Apolonio”.

CATOLICISMO

En la Metafísica jamás nos expresamos mal de la religión Católica, ni de ninguna religión o grupo espiritual, diciendo que son creadas y dirigidas por la otra polaridad; que lanzan campañas de ignorancia, estancamiento y atraso en las que caen miles de seres humanos. Hay grupos que se denominan metafísicos y que sí lo hacen, pero nosotros ni siquiera los conocemos. Sé que muchos de los planteamientos que hacemos en la Metafísica –como la reencarnación– la Iglesia no los acepta, pero la mayoría vivimos en países donde es oficial el libre culto, y eso no nos importa ni es punto de discusión. Si se cree o no en la reencarnación, no es tan importante; lo importante es practicar la caridad, las virtudes, y en eso los metafísicos y los católicos estamos perfectamente de acuerdo.

SAINT GERMAIN

Los libros básicos del “Maestro Saint Germain” no son cuatro, como suelen decir algunas personas desinformadas, sino ocho, y están unidos en el  “Sagrado Libro del Yo Soy”. Las Obras Completas del Maestro Saint Germain para la Nueva Era, sin contar “La Muy Santa Trinosofía”, están conformadas por siete textos, que ordenados cronológicamente de acuerdo a como fueron escritos, serían: 1º “El Libro de Oro”, 2º “Instrucción de un Maestro Ascendido”, 3º “El Amado Saint Germain Habla”. 4º “Discursos del “Yo Soy” para los Hombres del Minuto”, 5º “Llama Violeta Serie III”, 6º “El Diario de Saint Germain” y 7º “El Séptimo Rayo”. Estas Obras no se conocían en castellano, ni en el mundo hispano; muchos menos se tenía una idea de cuantas eran, tampoco estaban todas publicadas y compendiadas en una sola edición; es más, en inglés apenas se conocía que existían estos libros, y no en una idea de conjunto. En castellano sólo se conocía “El Libro de Oro de Saint Germain”.

EL PUENTE

Cuando se leen las enseñanzas de los Maestros Ascendidos dadas por GERALDINE INOCENTE, no se puede decir que sea una tergiversación de todo lo dejado por Godfré Ray King, ya que es una enseñanza distinta a la otra, aunque tengan sus puntos de coincidencia, como lo pueden ser: el uso del “Yo Soy”, de la Llama Violeta, y la aceptación de Saint Germain; pero en lo demás, no tiene nada que ver una con la otra. Los días y el significado de los Rayos como nos lo enseñó Conny Méndez es como lo  revelaron GERALDINE INOCENTE y Lucy Littlejhon en el Puente a la Libertad, porque Ballard lo enseñaba diferente, y nunca instruyó sobre las Llaves Tonales y Retiros Etéricos, pero GERALDINE INOCENTE sí.

LUCY LITTLEJOHN era toda una dama, señorial, delicada, además de tímida e inofensiva que casi ni hablaba. Todos estos sucesos que vivieron Geraldine, Lucy, y anteriormente, Bailey, Heindel, Leadbeater y Blavatsky, no fueron mediumnimicos, ni visiones subjetivas venidas del astral, aunque el que quiera afirmarlo y creerlo está en libertad de hacerlo porque eso no alterará para nada la verdad de los sucesos. Recuerden que ellos contactaban a los Maestros Ascendidos físicamente, y en el caso de Lucy y Geraldine, ellas eran Complementos de dos Maestros Ascendidos y hablaban con los Maestros como cualquiera de nosotros conversa con sus amigos en el recibidor de la casa. De hecho tuve el privilegio de que Lucy me enseñara en Kings Park el Salón de los Ángeles, cuando estaba activo, donde se encontraban las sillas en las que los Maestros Ascendidos se sentaban a conversar con ella cuando venían. Personalmente la pude ver hablando con el Maestro Serapis Bey. Los Maestros Ascendidos tienen cuerpos físicos, y cuando es necesario o lo desean, se dejan ver tangibles y visibles sin necesidad de mediumnidad.

En el Puente de la Libertad y en la Metafísica no predecimos nada, mucho menos catástrofes, y esto se puede corroborar en todos nuestros escritos genuinos y en los de nuestros Maestros. Jamás hemos recibido mensajes sobre una posible destrucción planetaria. El Puente a la Libertad nunca fue una secta y jamás fue complementada por el Maestro Serapis Bey, no hay ningún documento escrito ni comentario donde se diga que Serapis Bey fuera Lucy Littlejohn. El Puente a la Libertad nunca utilizó “El Libro del Conocimiento y la Ley” de Tellis S. Papastavro; ese texto lo descubrí en un viaje al Perú, y debido a su similitud con nuestras enseñanzas, lo incorporé a nuestra biblioteca de estudios.

Geraldine Inocente nunca afirmó que continuaría con las enseñanzas dadas por la Sociedad Teosófica, la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel, El Nuevo Pensamiento, La Actividad YO SOY y la Escuela Arcana, de acuerdo a un mandato de “El Morya”.

 

ACTUACIONES

Jamás fundé ninguna secta llamada “La Edad Dorada”, ni ninguna organización metafísica; sólo propicio la fundación de grupos de estudio metafísica, y la mayoría son domésticos, que funcionan sin necesidad de registro legal. Como Edad Dorada se conoció el Grupo Metafísico de San Cristóbal, ciudad donde nunca viví y que queda en los Andes venezolanos, a doce horas de carretera de Caracas, donde vivía. Actualmente existe una revista y una página web metafísica con ese nombre, que no está a mi cargo y funciona en Valladolid, España, bajo la dirección del Doctor Carlos Monsalve.

En 1985 el Puente a la Libertad anunció, en New York, para el mundo entero –no para la Metafísica– que el Espíritu Envolvente para ese Año era Amida Buddha, y la Metafísica no tiene nada que ver con que ese suceso la hiciera ser aceptada por otras sectas ocultistas.

ARGENTINA

 Cuando vine por primera a la Argentina, en 1987, la Editorial Kier no me preparó mi primera conferencia en Argentina, aunque sí ha apoyado la difusión de la Metafísica en Argentina por intermedio de la venta de nuestros libros.

Las conferencias que Dios me permitió dictar en Rosario  fueron unas en el Patio de Madera, y otras, en el Teatro  Lavarden, que son dos sitios diferentes y que se llenaron con más de dos mil personas. Allí nunca fui secuestrado por ninguna rosarina, y mucho menos obligado a dar las conferencias; jamás nadie me ha obligado a dar clases de Metafísica, lo hago solo sin que nadie me lo pida.

Ese primer viaje de gira dando conferencias a la Argentina, en el año 1990, que costó tanto porque recorrí dando clases: Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay, no recibí ayuda económica de nadie, y le tengo agradecer eternamente al editor de C.S. Ediciones, que estaba publicando mis libros sin autorización, que me diera, sin que se lo solicitara, algo de lo tanto que me debía por derecho de autor. Así lo hizo y después de eso nunca más lo volvió ha hacer. Oportunamente colaboraron, corriendo con mis gastos de hospedaje y jamás dándome dinero, el incipiente Grupo Metafísico de Córdoba y la Embajada de Guatemala en Montevideo.

Nunca me han conmovido los puñados de dólares ni he sido un ambicioso maestro, como lo afirma alguien por allí. Si lo fuera, cobraría por mis cursos, que cuando los hago sobre mi profesión, que es la música, lo mínimo que me pagan las universidades es 1000 dólares la hora. Eso se lo doy de gratis a la Metafísica y todavía no ha llegado el día que en donación, en un día, nos den siquiera la mitad de esa suma. Si fuera tan ambicioso, dejaría de despreocuparme por no cobrar tanto dinero que me deben conocidas editoriales en Caracas y Ecuador, que publican mis libros sin darme un centavo.

Nunca ha habido un escándalo por las conferencias que dictara en la Ciudad de Córdoba con un grupo metafísico integrado por meretrices y madames, y no porque esto tenga algo de malo. El Grupo de Metafísico de Córdoba existe y se puede conocer en la sede de Editorial Plateada, donde hay todo tipo de personas, la mayoría profesionales y señoras de su casa.

Nunca el Grupo “Metafísico de Córdoba” se ha  encontrado ligado a la “Editorial El Cristo de los Andes”, de Mendoza.

SAINT GERMAIN

El Conde de Saint Germain jamás hizo prestidigitación ni utilizó el mesmerismo para impresionar a personas seducidas por Casanova. Los metafísicos nunca hemos dicho que el Maestro Saint Germain fuera hijo del Rey Rackoczy de Transilvania, ya que no somos tan incultos como para ignorar que la familia Rackoczy era un principado húngaro y no un reinado, y esto lo sé porque he visitado todos sus castillos, tanto en Hungría como en Rumania.

El Maestro Saint Germain nunca llegó a ser Avatar porque lo anunciara la Metafísica, ya que este título de Avatar de la Nueva Era fue generado antes que la Metafísica existiera, por organizaciones como la “Actividad Yo Soy”  y el “Puente a la Libertad”, además de haber sido predicho por la Teosofía, y hoy en día es aceptado mundialmente como tal. No es una información exclusivamente metafísica.

La Metafísica jamás hace hincapié en tomar a Saint Germain como Avatar, sino en la práctica de la Presencia de Dios dentro de uno como el Cristo Interno, el Perdón de la Llama Violeta Transmutadora, el uso positivo del Principio de Mentalismo, los Siete Principios Universales y los Siete Aspectos de Dios.

MAESTROS

La teosofía, los rosacruces, la Actividad Yo Soy, el Puente a la Libertad y la Metafísica no son derivaciones del espiritismo kardeciano, ya que ninguna de estas escuelas practica el espiritismo ni la mediumnidad.

Nunca hemos dicho que el Maestro El Morya, como el Rey hindú Akbar, fuera el que hizo construir el Taj Mahal en recuerdo de su esposa, ya que sabemos que el Taj Mahal fue construido por el Sha Jahan.

Los metafísicos nunca afirmamos que los Maestros Ascendidos serían supuestamente seres evolucionados espiritualmente mediante la metempsicosis para alcanzar un nivel celestial, ni que se comunican con nosotros a través de la música de las Llaves Tonales, ni que tengamos visiones de Ellos, aunque no negamos que por medio de sus Llaves Tonales recibamos sus radiaciones cuando estamos armónicos y abiertos a ellas.

Nuestros Maestros Ascendidos nunca fueron en realidad personas que se oponían a la colonización británica en la India, y nunca han estado envueltos en conspiraciones anti-inglesas, ya que ellos aman inmensamente a Inglaterra, suelen permanecer allí por largos períodos y es uno de los lugares donde más floreció la Teosofía en la época de Blavatsky.

El Maestro “Djwal Khul”, conocido como El Tibetano, jamás fue periodista y líder político, ya que ha dedicado su vida ha vivir en los lamasterios de Tíbet, Nepal e India.

Nuestros Maestros no son homofóbicos ni condenan la orientación sexual de nadie. Lo poco que dicen sobre el sexo,  la alimentación y otras cosas, no son dogma de fe ni órdenes para ser cumplidas. En la Metafísica no se ordena ni se prohíbe nada, sólo enseñamos lo que debería ser y la gente lo hace si lo desea.

METAFÍSICOS

 Los Metafísicos no somos vegetarianos, aunque muchos lo son y yo también; comemos de todo, y cada quien come las cantidades de azúcar, sal y carne que le apetece; pero como todos los médicos lo dicen hoy en día, no es conveniente hacerlo porque hace daño. Tengo un artículo sobre la Dieta Vegetariana, pero que no es una dieta con la que se rijan los metafísicos.

No nos caracterizamos por usar los productos comerciales del mercado de artículos producidos bajo el novedoso título de  “nuevaerista”; entiéndase por esto lo que venden tiendas de la nueva era, como pueden ser: talismanes, objetos magnéticos, figuritas de ángeles, gnomos y demás bisuterías.

En nuestros grupos hay personas de diferentes ideales políticos, tanto de izquierda como de derecha, y apolíticos. No nos identificamos como grupo con ninguna corriente política, aunque cada quien puede tener su militancia fuera de las clases de Metafísica.

No usamos regularmente, para meditar ni para nuestras reuniones, ropas violetas, a menos que sea sábado, día del Maestro Saint Germain y de la Llama Violeta, y eso no es obligatorio, cada quien se viste como quiere para nuestras clases. Lo que sugerimos, si la gente desea, es que se vistan de colores generalmente claros, y del color del Rayo del día.

En la Metafísica no hay una jerarquía humana donde después de los Maestros Ascendidos continúan nuestros discípulos más antiguos, o los que se formaron como maestros con los fundadores, ni le siguen los instructores con más experiencia, luego los acólitos y de último los discípulos legos. Sólo le damos los primeros asientos en nuestras conferencias a los Facilitadores, y más nada.

No creo que mis escritos difieran mucho, en cuanto a la base de algunos planteamientos, con los de mi compañera de aula Carola de Goya. Algunos, para decir que diferimos, se han tomado de que Carola dice que en la Llama Triple que arde en el corazón, la de color azul se halla del lado izquierdo del pecho, mientras que para mí lo está del lado derecho; entonces, se valen de eso para afirmar: “si bien las ramas se avienen en el fin, hay un trono disputado desde la desaparición de Conny Méndez”. Todo esto me parece muy infantil. Pues a mí no me importa de qué lado está la Llama Azul o la Rosa, a mí lo que me importa, y lo explico extensamente en “Pilares de la Metafísica”, es que se realice y se expanda el Amor, la Sabiduría y la Buena Voluntad, no importando de qué lado estén las llamas.

La Metafísica no se ha autoproclamado nunca la “síntesis” de todas las escuelas espirituales. He sido yo en un artículo que me ha sido plagiado por Internet, que he afirmado que la Metafísica sintetiza seis escuelas espirituales surgidas después de la Teosofía hasta nuestros días.

NUEVO PENSAMIENTO

Mary Baker Eddy, que fundó la Ciencia Cristiana, jamás usurpó ni tergiversó los escritos hechos por Phineas Quimby, pionero de la Metafísica estadounidense, con lo cual fundó su Ciencia Cristiana en Boston. Para corroborar esto sólo basta leerse el libro “Ciencia Salud” de Mary Baker Eddy, que es muy bueno e induce a la curación por medios completamente espirituales, algo que Quimby enseñaba, pero que no lo desarrolló como Mary Baker Eddy.

Emmet Fox jamás influenció a Guy Ballard, porque nunca se conocieron ni tuvieron ningún tipo de relación, y sus  enseñanzas fueron diferentes.

TEOSOFÍA

Malamente la Teosofía y Madame Blavatsky pudieron anunciar que dentro de su panteón de maestros se encontraba Saint Germain junto a Cristo, Buda, Apolonio de Tyana, Christian Rosencreutz y Francis Bacon, ya que los teósofos, Blavatsky y todos sabemos que el Maestro Saint Germain es el mismo Christian Rosencreutz y Francis Bacon, y que el Cristo Jesús es el mismo Apolonio de Tyana.

Helena P. Blavatsky nunca tuvo mente comercial, y mucho menos psicótica; era millonaria y desprendida. Esto lo dicen muy pocas personas que no saben mucho de ella, no valoran una obra tan erudita como “La Doctrina Secreta” o tienen francos deseos de destruir su imagen. Blavatsky no enviudó y luego se dedicó a la aventura de viajar por varios países, entre ellos la India, Europa y América; esto lo hizo estando su esposo vivo. Los Maestros Ascendidos con quien Blavatsky se comunicaba no habitaban en una ciudad subterránea en algún lugar del Himalaya; todos sabemos de sus casas en Shigatse, que estaban al aire libre, e incluso hemos estado allí y hemos traído fotos que están publicadas por Internet.

Alice Bailey jamás fue discípula de Madame Blavatsky, como desinformadamente algunos escriben por allí. Líderes de la Sociedad Teosófica nunca se trasladaron a París a mediados del siglo XX, luego de la derrota nazi, a la búsqueda del Maestro Saint Germain. Los teósofos no son tan amantes de Saint Germain.

Annie Besant  fue  Presidenta de la Sociedad Teosófica desde 1907; fundadora y presidenta de la Indian Home Rule League; coeditora del periódico Nacional Reformer; ex miembro de la prestigiosa Sociedad Fabiana; Presidenta del Congreso Hindú en 1907; Recibió en 1930, en la Universidad de Benares, el titulo Doctora; autora de 400 libros y de millares de conferencias; figura en la lista de autores leídos por los más sabios modernistas de finales del siglo XIX; sucesora y mejor intérprete del pensamiento y la obra de la insigne escritora Madame Blavatsky, de quien fue indiscutible y digna sucesora; gozó del aprecio y el apoyo de casi todos los intelectuales, pensadores y filósofos de su época, y la estima de Mahatma Gandhi; y sólo una mente muy ignorante puede afirmar que se apoderó de la enseñanza de Madame Blavatsky y la tergiversó a su manera.

Que feo les queda decir que los servicios de inteligencia del Reino Unido de Gran Bretaña comprobaron que madame Blavatsky fue agente de contraespionaje, ya que era espía inglesa.

ACTIVIDAD YO SOY

Guy Warren Ballard fue conocido legalmente –y se lo sigue conociendo– bajo el seudónimo de Godfre Ray King. Nació el 28 de Julio de 1878 en Newton, Estado de Kansas, en los Estados Unidos de Norteamérica, y desencarnó el 29 de Diciembre de 1939. Fue un escritor y conferencista muy serio y reconocido como tal. Toda su obra la realizó junto a su esposa y Complemento Divino, Edna Wheeler Ballard, conocida como Loto Ballard. Creo que a ninguna persona en su sano juicio se le ocurriría decir que tergiversó lo escrito por Godfre Ray King, que se hizo pasar por él o que torció todo lo escrito por Godfre Ray King, intercalando y añadiendo historias, personajes, cambiando aquí y allá, ya que Ballard y Godfre Ray King son la misma persona.

RUBEN CEDEÑO

 

 

Responsabilizarnos de Nuestra Salud: Las Frecuencias Vibratorias

La frecuencia puede definirse como el número de ciclos idénticos de un fenómeno por unidad de tiempo. Y así la frecuencia respiratoria se refiere al número de ciclos respiratorios por minuto. Si una emisora emite a una frecuencia de 105,8 un programa en el que interviene nuestro cantante preferido, es necesario sintonizar con esa frecuencia para poder oírlo. Si lo hacemos un poco antes o después no podremos escuchar la entrevista. Lo mismo pasa con la salud o la enfermedad.
Cada pensamiento, cada sentimiento, cada emoción que tenemos vibran a una determinada frecuencia que podemos comparar con una emisora. Podemos comparar nuestro cerebro con un instrumento de retransmisión, como una radio que capta lo que difunde la emisora que sintonizamos al elegir la frecuencia.
Supongamos que una de tus vecinas va a tu casa y te dice: “tienes suerte, cada vez que vengo oigo melodías agradables en tu radio. En mi casa no escucho mas que malas noticias que me preocupan y una música que me vuelve loca”. ¿Le responderías que tiene razón, que tienes suerte y ella no? Por supuesto que no, porque sabes muy bien que la suerte no tiene nada que ver con esto. Más bien le dirías: “No tienes mas que cambiar de emisora o de frecuencia.
ENFERMAR, SENTIRSE DESGRACIADO O ENCONTRARSE EN UNA SITUACIÓN DESAGRADABLE NO ES CUESTIÓN DE MALA SUERTE NI UNA CASUALIDAD O UN CASTIGO DIVINO. NO ES MAS QUE SINTONIZARSE CON DETERMINADA FRECUENCIA.
Solo hay que cambiar de una frecuencia negativa a otra positiva para que el malestar, el dolor o la enfermedad desaparezca, para transformar una situación difícil o para mejorar nuestra relación con los demás.
Veamos un ejemplo: contrato el servicio de una empresa de mudanzas especializada en el transporte de instrumentos musicales para que trasladen mi piano lacad en negro. Durante el trayecto uno de los empleados realiza una falsa maniobra que hace que el piano se desnivele y se raye en un lado. Yo me enfado muchísimo y la emprendo con el responsable de la empresa exigiéndole una reparación. Estoy enfadado y triste a la vez ya que este piano era de mi padre. Esta emoción me ha dejado sin energía. Al día siguiente aparece en mi labio una calentura además de una erupción de granos en el brazo.
La empresa lleva el piano a un taller de restauración que lo deja como nuevo. Ya no tengo ninguna razón para seguir enfadada e incluso aprecio el servicio que me han ofrecido pensando que son cosas que pasan. Los granos y la calentura desaparecen y recupero mi energía. YA NO ESTOY EN LA FRECUENCIA DEL ENFADO. Por consiguiente las frecuencias vibratorias pueden ser altas o bajas: las altas están relacionadas con la salud, el bienestar, la armonía y la felicidad. Y las bajas dan como resultado el malestar, sufrimiento y enfermedad. De hecho sería mejor utilizar los términos de “armonía” y “equilibrio” para definir el estado de salud y “falta de armonía” y “desequilibrio” para expresar lo que llamamos malestar o enfermedad. La curación no es más que volver al estado de armonía y equilibrio.
PERO RECUERDA QUE ERES LIBRE DE SINTONIZAR CON UNA U OTRA FRECUENCIA. Al conocer el funcionamiento de las frecuencias vibratorias, podemos comprender cómo damos lugar a tal o cual enfermedad. Lo mismo sucede con los acontecimientos que vivimos en nuestra vida. Las frecuencias vibratorias existen en nuestras vidas con una función de continuidad: cambian pues de un momento a otro siguiendo una cadena. Si pensamos en nuestra vida, ¿no es una sucesión –cadena- de acontecimientos agradables y desagradables?
La Metamedicina se interesa en algo más que la curación del cuerpo físico de la persona, pues se centra en la asimilación de la lección que la persona afectada debe aprender para su evolución.
Ahora disponemos de una buena visión de la primera parte de la ley de la responsabilidad que consiste en aceptar que nada es fruto del azar. Todo tiene su razón de ser, y SEGÚN LAS FRECUENCIAS VIBRATORIAS ENGENDRADAS POR NUESTROS PENSAMIENTOS, CREENCIAS, SENTIMIENTOS, EMOCIONES ASÍ COMO LAS PALABRAS QUE PRONUNCIAMOS Y LAS LECCIONES QUE TENEMOS QUE INTEGRAR, ENCONTRAREMOS EN EL MUNDO LOS ACONTECIMIENTOS O LAS CIRCUNSTANCIAS QUE LE CORRESPONDEN.
Una vez asimilada esta primera parte, no podemos sentirnos ya víctimas y decir: “No es mi culpa”, “no he tenido suerte”. Tampoco podemos actuar como abogados que buscan un culpable al que acusar: “Mis úlceras de estómago son por su culpa, él escucha siempre las noticias y esto me angustia”. “Es él o ella quien ha provocado mi enfado”. “Mi padre ha destruido mi vida”. “Mi madre nunca me ha querido, por eso no puedo ser feliz”.
Con la ley de la responsabilidad, ya no hay víctimas ni verdugos. Por consiguiente no puedes acusar a los demás de lo que vives porque ineludiblemente hay algo en ti que te hace reaccionar de esa manera o lleva al otro a tratarte así. El otro no es más que un espejo en el que nos miramos. Uno puede rechazar su furia y otro expresarla con violencia pero ambos están presos en ella.
Esto no significa que tengamos que permitir que un niño soporte malos tratos de su padre, ni dejar que los que sufren expresen su violencia sin reaccionar, ni que los genocidas aniquilen a su pueblo. No solo tenemos una responsabilidad individual respecto a nuestra salud y felicidad, también tenemos una responsabilidad colectiva.
Una historia cuenta que un día el cerebro, el pulmón y el corazón discutían para saber cual de ellos era más importante. El cerebro decía: “soy yo porque doy las órdenes”. Los pulmones replicaron: “Sin aire no puedes funcionar, por tanto, yo soy más importante. El corazón dijo: “Sin mi, tu aire no circularía y ambos os asfixiaríais”. El ano al oírles discutir se cerró y les dijo: “Cuando os hayáis puesto de acuerdo, me abriré.”
Este pequeño cuento nos demuestra que un organismo es primero y ante todo un conjunto de componentes y que si uno de los órganos está afectado, repercutirá en el resto del organismo. Si vivimos en armonía con nosotros mismos y con nuestro entorno, nuestro cuerpo lo reflejará con un estado físico en el que todas nuestras células colaborarán armónicamente. De este modo llegamos a la conclusión de que nos corresponde a nosotros mismos responsabilizarnos de nuestra salud y nuestra felicidad.
Si reconocemos que hemos creado tal o cual situación o hemos atraído determinado acontecimiento a nuestra vida y pensamos que este acontecimiento no “es correcto” o que es malo, esto no puede más que llevarnos a adoptar una actitud reprobatoria o un sentimiento de culpabilidad. Sin embargo si comprendemos que son nuestras actitudes las que han dado lugar a esos acontecimientos, podremos aceptar éstos sin culpabilizarnos, porque esos acontecimientos están relacionados directamente con las lecciones que debemos integrar en nuestra evolución.
Esta segunda parte de la ley se basa en el reconocimiento de que la situación creada o el acontecimiento vivido eran necesarios para nuestro camino evolutivo.
Es lo mismo que decir que, cualquier cosa que hayamos vivido, cualquiera que sea la enfermedad que nos afecta o el trágico suceso que hayamos sufrido, lo necesitábamos para asimilar lecciones esenciales para nuestra evolución. En las lecciones de vida que tenemos que integrar todo es perfecto, aunque a menudo únicamente lo vemos retrospectivamente o en la distancia.
Admitirlo nos hace adquirir mucha más flexibilidad ante las situaciones que encontramos en la vida o ante las personas que tratamos. Reconoce que todo es perfecto no significa abdicar, abandonarse o no reaccionar. Al contrario es actuar con responsabilidad en lugar de elegir la vía de la rebelión o de la abdicación. Abdicar es cruzarse de brazos y creernos cometidos a una fatalidad de la que no podemos escapar.
POR EL CONTRARIO ACTUAR CON RESPONSABILIDAD ES:
Reconocer que somos los creadores de nuestra vida.
Intentar comprender la razón de este desequilibrio y la lección que debemos asimilar.
Pasar a la acción para recuperar la armonía
Esta actitud aumentará tu bienestar a la vez que progresas en tu camino evolutivo.
FUENTE: Extracto del primer capítulo de Metamedicina de Claudia Rainville