Práctica de la presencia de Dios

 

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
PRÁCTICA DE LA PRESENCIA DE DIOS
Por el Amado DAVID LLOYD: 
 "Discursos del YO SOY de David Lloyd")
Recuerden que la "Presencia de Vida" es su Base, su Fundamentación en la octava humana, su "Poderoso YO SOY", y no hay ninguna otra Fuente en el Universo. De allí que cuando se pongan en acción hoy en la Plenitud de ese Poder, esto es necesario, señores. ¡Ustedes lo han mantenido en el olvido durante tánto tiempo! No olviden esto, no olviden su "Presencia de Vida", a través de la cual están construyendo la Base que sustenta su Perfección, su Felicidad y su Liberación. Si piensan en su "Presencia" durante una hora y luego el resto del tiempo ponen su atención sobre creaciones humanas, no pueden esperar tener resultados definitivos y poderosos.
Pero si le dan su atención a la "Presencia" -y no hay ninguna condición que pueda captar su atención tan poderosamente en el mundo externo que no puedan siquiera una vez cada hora, darle una atención callada, directa y poderosa a su "Magna Presencia YO SOY", y hacerle su Llamado en silencio por su Perfección- entonces estarán cumpliendo con la Vida, porque no hay nada en sus requerimientos externos que les impidiera, en un momento, hacer ese Llamado a su "Presencia de Vida".
Eso es lo que quiero decir con la afirmación de practicar la "Presencia". Ustedes no tienen que sentarse y darle toda la atención indivisa de su personalidad a esa "Presencia"; más bien, hacer el Llamado a la "Presencia de Vida" una vez cada hora cuando estén en estado de vigilia, produciría tal Perfección que en estos momentos no podrían imaginar siquiera, pero esto es imperativo.
Eso erige la Fundamentación suya para lo que será su Liberación y Perfección final; pero si no hacen esto, no la podrán alcanzar......
 
YO  SOY  LUZ  DE  AMOR

 

 

 

SAINT GERMAIN

A LLEGADO LA HORA DEL SERVICION 

INTRODUCCIÓN.
 
Amados hermanos:
Es un honor para mí trabajar con ustedes nuevamente, porque no es la primera vez que lo hacemos, y aunque probablemente no sea consciente para ustedes, en otras ocasiones hemos desarrollado misiones juntos y los resultados han sido bastante satisfactorios.

Ha llegado la hora del servicio.
En estos momentos los individuos conscientes de la humanidad, deben tomar la responsabilidad que les corresponde como parte de la raza humana; hay un momento en la vida del estudiante en que los cuadernos y las plumas, las sillas de escuela y las horas de instrucción, son los aspectos predominantes, pero hay otro momento en que el trabajo, la dedicación, el servicio, representan la nota más importante en su trabajo. Creemos que  ha llegado ya a este momento, creemos que el servicio que ustedes han estado prestando a la humanidad, los capacita para trabajar en algunos aspectos del plan de instrucción mundial que estamos desarrollando. Déjenme explicarles cómo es que este plan de instrucción mundial se encuentra trabajando en la tierra.

La energías cósmicas.
Normalmente las fuerzas cósmicas que llegan a este planeta, determinan los impulsos más adecuados para trabajar en algunos aspectos de la raza humana; así como el hombre posee sus siete chakras, así la tierra, igualmente, posee sus siete centros magnéticos, las energías cósmicas inciden sobre los siete centros de la tierra y producen corrientes magnéticas que afectan a toda la raza humana, aunque de una manera inconsciente. Estas siete líneas de fuerza que trabajan principalmente a través de las cordilleras que existen sobre la superficie del planeta, funcionan como magnetos que entrelazan a todos los individuos por medio de sus siete chakras. Cuando la configuración estelar cambia su tonalidad, algunos de los centros magnéticos terrestres dejan de vibrar y se encienden otros, cambiando entonces la nota que la tierra envía hacia el universo.
La tierra es un cuerpo resonante en donde las fuerzas cósmicas producen una nota especial y esto se hace mediante el encendido y apagado de los centros magnéticos de su superficie. A su vez, la tierra se encuentra armónicamente conectada con todas sus creaciones; los seres humanos poseen sus siete chakras, y el resto de los animales y de las plantas, poseen órganos análogos, que aunque en diferente cantidad, también producen una nota especial; así pues, cuando las posiciones estelares cambian, la tierra envía una nota diferente al planeta, y toda su superficie, con todos sus seres vivientes, empiezan a emitir notas diferentes formando un concierto.

La energía del séptimo rayo.
El séptimo rayo del cual soy el representante, entró en actividad hace veinte o cuarenta años; la forma como entra es suave, continuada, en ninguna manera podríamos decir que en un día algún rayo estaba predominando y al día siguiente ha cambiado, una nota se apaga mientras que la otra se activa de una manera suave, produciendo que durante un momento, relativamente largo en la vida de los seres humanos, ambos rayos se encuentren activados. El sexto y el séptimo rayos se encuentran ambos trabajando en intensidades diferentes durante los últimos cincuenta años, sin embargo, a medida que el tiempo transcurre, el séptimo rayo toma la intensidad normal y el sexto empieza a desvanecerse, aún es posible escuchar las notas del sexto, aunque por el momento el séptimo se encuentra ya en vísperas de tomar la fuerza normal.

Un cambio en la vibración.
Pues bien, cuando esto ha sido dado, la humanidad entonces empieza a emanar su propia nota que es producida por la vibración de algunos chakras. A su vez, los chakras etéricos del cuerpo humano activan ciertas glándulas asociadas a ellos, por su parte, las glándulas toman una actividad particular que trabaja específicamente sobre el cerebro y sobre el sistema circulatorio humano, lo que a su vez ocasiona que áreas del cerebro que normalmente se encontraban inactivas, empiecen a ser activadas, y algunas otras que tenían un papel predominante, empiecen a apagarse.

Igualmente la sangre toma una vibración diferente y su composición química empieza a variar; estos cambios son tan pequeños, que difícilmente podrán ser detectados por la ciencia médica, además de que no se cuenta con los registros exactos de los análisis sanguíneos de los individuos que vivieron cuando el sexto rayo se encontraba en su máximo esplendor. Un cambio en la vibración sanguínea produce diferentes inclinaciones en las conductas de los seres humanos, y dado que otras áreas del cerebro están siendo activadas, la humanidad debe ser educada de una manera diferente. Estos cambios en la química sanguínea, en la actividad glandular producen la nueva raza, una raza diferente de hombres con habilidades y capacidades distintas a las anteriores, de allí la explicación de porqué la nueva niñez manifieste cualidades distintas a la niñez de hace cien años. Este cambio dejará de producirse en aproximadamente cincuenta años y entonces la humanidad empezará a estabilizarse y una nueva civilización se estará creando.
La instrucción mundial, el programa de instrucción mundial atiende estos cambios biológicos y energéticos que están teniendo lugar sobre la superficie del planeta y la raza humana. Se deben crear las condiciones más propicias para que la humanidad pueda asimilar el conocimiento que le corresponde en esta hora tan importante de su historia. Los cambios que en el panorama mundial hemos estado observando en los últimos cinco o diez años, corresponde exactamente a las lecciones que es preciso aprender en esta nueva hora, sin embargo, aun cuando en terreno de política y economía la humanidad sigue enfrentando grandes retos, es fácil observar que una gran actividad de tipo religioso está teniendo lugar en estos momentos, tal vez más importante que las propias actividades de orden económico y político. Las revoluciones religiosas que se han estado dando en los últimos tiempos, equiparan en importancia a las que normalmente llenan las planas de los periódicos en materia de política y comercio internacional.

¿A dónde va la humanidad?
Por otro lado, la ciencia con sus sorprendentes avances, enfrenta al hombre a nuevos retos tanto morales como políticos, sin embargo, los descubrimientos de la ciencia moderna están logrando crear a un nuevo científico, a un científico moralista, a un científico cuyas teorías se acercan más a la teología que a los postulados fríos y lógicos del materialismo científico. Todo esto nos lleva a preguntarnos ¿a dónde va la humanidad?, y la respuesta en forma sintética, es que la humanidad se dirige hacia la unidad total de todas sus partes, de todos sus integrantes, hacia un acercamiento del hombre con el hombre mismo, hacia un total entendimiento del mundo interno humano, hacia la unidad de países, la unidad de concepciones morales y religiosas, a alcanzar la total congruencia entre las diferentes formas de sociedades que existen.

Es hora de entonarse con las energías del cosmos.
En el camino nos encontramos, y aunque no hemos llegado, los esfuerzos están tendiendo hacia esa meta, por lo tanto, unos discípulos como ustedes, ¿qué pueden hacer en estos momentos?, ¿cuál sería su participación dentro de este plan que les acabo de esbozar de una manera muy resumida?.
Primeramente deben ustedes entonarse con estas energías que estamos trabajando; si ustedes quieren ser instrumentos de este concierto que empieza a ser escuchado en la humanidad, tienen primero que afinar sus propias cuerdas, es por esto que dentro de la preparación que quisiéramos darles, se encuentran todas las ideas de síntesis, todas las ideas que les permitan a ustedes entender el porqué de los cambios y de los avances que la humanidad está teniendo en estos momentos.

Entender que los seres humanos han iniciado una búsqueda para el reencuentro consigo mismos, entender que la psicología, la música, la ciencia y la religión, no son otra cosa que diferentes caminos para llegar al corazón del hombre, entender que nosotros como avanzada de este gran movimiento universal, tenemos la responsabilidad de estudiar al hombre como hombre, de entender el interno de los seres humanos para poder acercarnos y comprenderlos desde adentro, es precisamente mi objetivo en estos momentos. Así pues, me propongo darles una instrucción  que les permita penetrar en los secretos del interno del hombre, y a la vez, proponerles algunas actividades que complementen la instrucción que les daré. Quisiera por el momento dejarles la primera actividad.

Tengan una panorámica de las actividades humanas.
Quisiera que estudiaran los periódicos, las revistas, y todo aquello que tenga que ver con el acontecer humano, y que seleccionen cuidadosamente las noticias más importantes en materia de política internacional, no nos interesan las políticas internas de los países, sino aquellas que rigen las relaciones entre varios países.  Lean las noticias y empápense de lo que está ocurriendo en el mundo en los diferentes terrenos.

Deseo que como discípulos de este esfuerzo de integración mundial, tengan ustedes perfectamente claro el camino que la humanidad está siguiendo, y encuentren que los movimientos que el ser humano está teniendo en sus diferentes campos de actividad, coinciden perfectamente en el objetivo final que están persiguiendo. Ese convencimiento no lo tendrán hasta que no observen una panorámica completa de las distintas actividades del hombre, la capacidad de síntesis debe ser una de las cualidades más deseadas por todos ustedes.

 

1. LA VIDA INTEGRAL DEL SER HUMANO.

Cuando se trabaja en el área de instrucción mundial nada puede hacerse a un lado; el hombre es múltiple en manifestaciones, camina por muchos senderos simultáneamente, y, sin embargo, todas sus acciones son derivadas de unas cuantas reglas que conforman su código de conducta.
Esos principios fundamentales son el fruto de la civilización, corresponde a su jerarquía de valores, a los porqués de su existencia, son todas aquellas verdades que el ser humano ha logrado concebir a lo largo de su historia, lo impulsan, lo mueven, y regulan sus actividades en el plano externo de manifestación. Si miráramos retrospectivamente hacia el inicio de las religiones, observaríamos que estos principios fundamentales que regulan la vida de los individuos, son precisamente el resultado de los avances que en materia moral y religiosa, los pueblos han ido alcanzando.

Función de las Religiones.
Pero entendiendo que las religiones no son otra cosa que las depositarias de diferentes capítulos de la verdad absoluta, y que cada religión nueva que nace aporta un nuevo capítulo dentro de esta gran verdad universal, entendiendo que el acercamiento del hombre hacia Dios es gradual y continuo, podemos entonces captar la tremenda importancia que tiene el incorporar o desincorporar alguno de estos principios fundamentales, dentro de la educación de los seres humanos; simplemente por mencionar alguno: cuando el concepto de esclavitud fue abolido de las legislaciones políticas de los países, se dio un gran avance, pues era un principio fundamental el que los seres humanos debieran ser todos iguales ante los ojos de Dios.

Principios a incorporar en la vida cotidiana.
En esta época que vivimos contrastes y conflictos que llenan de destrucción a pueblos enteros, hay ciertos principios que no han podido ser materializados, porque no se han incorporado a las creencias fundamentales de todos los individuos, me refiero a la libertad y el respeto por los derechos humanos. Actualmente, en aras de defender el concepto de seguridad de un pueblo, se violan los derechos de otro; con el objeto de garantizar la tranquilidad de una pequeña comunidad de seres humanos, se atropellan y se violan flagrantemente principios de otras comunidades. La raíz de este conflicto nace en el temor del ser humano de perder aquello que tiene y en su anhelo de garantizar su seguridad, ante el temor de que en alguna forma su status de vida llegue a cambiar. Los gobiernos imponen reglas, sanciones y juzgan la conducta de otros pueblos, todo esto se hace en lugar de colaborar para alcanzar la armonía de esas comunidades vecinas.

Dentro del programa de instrucción mundial, hemos querido incluir un esfuerzo tendiente a complementar estos valores humanos e incorporarlos dentro de los principios básicos que regulan la conducta de los individuos. Debe ser fundamental para todo individuo el respeto a las libertades de sus congéneres, debe formar parte de su código de conducta; debe entender que la superioridad de un individuo para con otro, no puede estar basada exclusivamente en las posesiones materiales o intelectuales, debe fundamentarse en la calidad de un ser humano, en la evolución, en la manera como aborda los problemas, en la manera como enfrenta los retos que la vida le va presentando; una superioridad en este sentido debiera ser aceptada sin vacilación por toda la sociedad, y a tales seres que manifestaran cualidades superiores al promedio, no únicamente darles el reconocimiento que merecen, sino la responsabilidad de dirigir a agrupaciones o sociedades, dado que han demostrado una capacidad que les permite alcanzar mejores niveles de vida en sus propias vidas.
El principio de la libre determinación de los pueblos, el principio que permite a una sociedad autorregularse, puede no ser aplicable a todos los pueblos en todos los tiempos. De la misma forma como a los niños pequeños se les debe poner al resguardo de un padre o de una madre, de la misma forma, los pueblos que no han alcanzado su madurez política, debieran ser vigilados, entrenados, instruidos, por aquellos otros que han alcanzado una mejor armonía en su vida pública. Si bien, históricamente, esta regulación de un pueblo por otro ha degenerado en esclavitud, dictaduras y diferentes tipos de autoritarismos, también es cierto, que la sociedad mundial ha logrado en las últimas fechas madurar de tal forma a ese organismo llamado Naciones Unidas, que actualmente su autoridad es ampliamente reconocida por todos los países del mundo. Estos foros internacionales podrían tener la autoridad, los medios y la capacidad necesaria para dirigir y regular la vida política y pública de los países que no han logrado una madurez necesaria para sobrevivir autodirigidos. Todo esto que estoy diciendo, forma parte de la visión que nosotros como directores de la humanidad, percibimos.

Recordemos por unos instantes, que así como un conjunto de individuos forman una familia, un conjunto de familias forman un pueblo, y un conjunto de pueblos forman a un país. Un conjunto de células forman a un hombre, si logramos cambiar el código genético de las células, estaremos cambiando la suerte de un país. En la sesión anterior comentábamos que la química sanguínea de los individuos cambia, cuando la configuración estelar cambia, y ciertos chakras se activan dentro del cuerpo planetario, haciendo resonar los correspondientes, dentro del ser humano. De esta manera, incluso a nivel celular, se provocan algunos cambios, que con el paso del tiempo, se traducen en nuevas formas de vida, nuevos sistemas sociales y políticos, y la humanidad sigue evolucionando y da un paso más en ese largo camino hacia el encuentro con su Padre.

Un estudiante de la verdad debe hacer germinar en sí mismo la idea de la síntesis, debe poder ver a su alrededor, en todas las cosas, la voluntad de Dios manifestada; debe poder entender el porqué de todos los acontecimientos que ocurren en su historia contemporánea, e igualmente debe poder entender, los porqués de los hechos por los que está pasando su vida personal. Una visión mundial sintética, permite al ser humano romper las aparentes barreras que otros seres han construido entre las diferentes ramas de la ciencia, del arte, de la religión y de la filosofía; las barreras son tan imaginarias, que el ser humano se engaña pensando que puede llegar a ser un experto en alguna de las ramas del saber humano, siendo totalmente ingenuo en otras. Pretender estudiar una sola rama del saber, es como querer construir un árbol a partir de una sola rama, si a esa rama se le desconecta de la fuente del conocimiento, morirá, sin haber podido engendrar un árbol; sin embargo, si logramos captar las verdades fundamentales que subyacen detrás del conocimiento, habremos hecho contacto con la raíz, que a su vez, es la que alimenta al árbol.

Función del Deporte.
La sociedad humana ha venido impulsando el deporte dentro de las actividades importantes de los tiempos actuales, pero, ¿cuál ha sido la función real del deporte?. A nivel internacional une a los países en grandes fiestas mundiales. Desde un punto de vista administrativo, estos organismos deportivos, a nivel mundial, han logrado tener una importante influencia a niveles políticos; se han decretado acciones concretas en contra de algunos países cuyas legislaciones se encontraban anacrónicas, y en cierta forma, esas acciones han permitido ejercer la suficiente presión sobre los gobiernos que han tenido que modificar sus legislaciones. El deporte a nivel nacional, permite dar cauce a ese exceso de energía física que la juventud manifiesta; el empuje, el arrojo, que durante la adolescencia y la juventud se manifiestan en los seres humanos, logran tener un perfecto cauce a través de esta manifestación de actividad humana, permite al hombre ser creativo y no olvidar aquellas cualidades de valor, de entrega y disciplina, que son tan importantes dentro de toda la actividad humana.

Función de las Artes.
La música, la escultura, la pintura y todas las artes asociadas, permiten al hombre ensayar el vuelo hacia otros espacios más allá de la existencia física, toda pieza musical, toda obra de teatro, crea momentáneamente una realidad aparte, un mundo ajeno al que normalmente se percibe, es como penetrar dentro del sueño de una persona, y entonces, las posibilidades se extienden hasta el infinito, el ser humano enriquece su espíritu, porque entiende que las limitantes propias de su naturaleza física, encadenan únicamente a sus cuerpos, pero sus mentes, atributos espirituales, son libres de viajar por todo el universo y sacia esa sed que surge desde lo más interno del hombre, de poder libertarse y vagar por el infinito. El arte es, entonces, el vuelo del espíritu que ensaya a ser libre dentro de las limitantes de su cuerpo físico.

¿Cómo, entonces, podríamos eliminar de nuestros estudios, temas de arte, de deporte, de política o de religión?, ¡imposible!, nuestra preparación quedaría truncada y estaríamos pecando de egoístas al no entender que todo lo que nos rodea, no es sino una manifestación de las distintas fuerzas y naturalezas que se mueven dentro del ser humano. Pero, ¿qué hay más allá?, ¿que hay de la juventud que viene empujando a las sociedades actuales, con nuevas creencias, con nuevos valores, con una preparación muchísimo más alta que la que tuvieron las juventudes anteriores?.

Función de los medios de Comunicación.
Estamos siendo testigos del efecto que los medios de comunicación masivos han tenido sobre la juventud de hace diez o veinte años, la televisión logró revolucionar y cambiar drásticamente el pensamiento de la juventud de hace veinte años, acercó a los distintos países unos a otros, las barreras se fundieron y pasaron a ser únicamente mecanismos administrativos y políticos. A través de la televisión se unieron los hogares y los sistemas de vida empezaron a confundirse, las sociedades aprendieron unas de otras, y el arte, en un tiempo, limitado exclusivamente a una élite de la humanidad, pudo llegar a todos los niveles. ¿Dónde están esos niños, que aprendieron a través de la televisión que el mundo no era tan grande como sus padres habían aprendido?. Esos niños son los promotores de las revoluciones actuales, son los gestores de la nueva sociedad, son aquellos que actualmente están dando las pautas para el nuevo sendero que la humanidad ha de tomar.

Función de las Computadoras.
Y permítanme ir más allá. La juventud actual ha crecido tan embebida en las computadoras, en los sistemas expertos, en la robótica, y en todos los desarrollos cibernéticos y tecnológicos que en la rama de electrónica han estado apareciendo, que el mundo dentro de veinte años, habrá dado tal avance, que parecerá sorprendentemente distinto al actual. La capacidad cerebral de razonamiento, de inducción, la capacidad para tomar decisiones instantáneas, es una de las enseñanzas que va detrás de los juegos electrónicos que es posible observar en casi todas las ciudades del primer mundo. Los niños, los jóvenes, que pasan horas detrás de esos juegos, están gestando una nueva mente, están preparándose para la nueva sociedad. El ingenio, los reflejos mentales, la capacidad de abstracción, son tan sólo algunas de las cualidades que la electrónica está trayendo a las mentes de las juventudes; y así como en un tiempo la televisión revolucionó la vida familiar, las computadoras lo están haciendo ahora. Y vendrán luego aparatos más sofisticados, que parecerá que el futuro ha llegado más pronto de lo que se pensaba.

Y seguimos ahora con este esbozo de las diferentes actividades que los seres humanos vienen desempeñando en sus distintos campos.

Función de la Ecología. La autorregulación de la Tierra.
La ecología toma un papel determinante dentro de los esfuerzos mundiales. No es posible pensar que el ser humano vaya a desencadenar un cataclismo mundial, únicamente como fruto de su inconsciencia como sociedad; no podemos pensar que las leyes divinas permitirán, que un cataclismo de proporciones mundiales pueda romper la evolución que el ser humano está teniendo. He aquí uno de los grandes secretos que afortunadamente no ha sido descubierto: La naturaleza cuenta con mecanismos autorreguladores que pueden empezar a funcionar en caso de emergencia, cuando su superficie exceda de una cierta temperatura. Una de las grandes amenazas que se han identificado con la destrucción de las capas de ozono de la atmósfera, es el calentamiento de la superficie terrestre. Este calentamiento produciría a su vez, trastornos climatológicos de proporciones inmensas, además de una mayor incidencia en enfermedades de los seres humanos, sin embargo, antes de que ocurra un cataclismo, la tierra misma se autorregularía, y así como el ser humano empieza a sudar cuando su cuerpo experimenta un calor excesivo, de la misma forma, la tierra enfriaría a su superficie a través de lluvias y de inundaciones, las corrientes subterráneas que actualmente desembocan en el mar, saldrían a la superficie, gracias a las mismas grietas que se formarían por la resequedad, y entonces la tierra se regaría a sí misma, enfriando de esta forma su superficie. Está claro que esto no evitaría las masacres provocadas por las inundaciones, tanto por lluvia como por desbordamiento de mantos acuíferos, sin embargo, los desastres serían localizados y en ningún momento estaríamos hablando de una catástrofe mundial.

Sin embargo, la ecología está ayudando a que los seres humanos piensen en su planeta como una sola cosa, un solo hogar, en donde todos deben aprender a convivir de acuerdo a reglas universalmente aceptadas. La ecología está haciendo nacer dentro de la sociedad mundial, una conciencia de hermandad y de cooperación internacional. La urgencia de tratar estos problemas en distintos foros de comunidades internacionales, está sentando las bases de un nuevo orden político mundial, el compromiso que un país tiene de cuidar el suelo en bien del resto del planeta, es algo que está próximo a reconocerse en todo el planeta. La libre determinación de los pueblos no debe alcanzar tal nivel de libertinaje como para destruir, inconscientemente, su propio suelo, dado que éste es patrimonio de toda la humanidad; no es posible permitir a un gobierno actuar de una manera inconsciente, simplemente porque se sienta dueño absoluto de lo que hay debajo y encima de sus fronteras políticas.

Esto es lo que la ecología traerá como enseñanza y todos deberán aceptarla, porque es parte del crecimiento de conciencia que los seres humanos deben alcanzar en esta época. El amor a la tierra, el amor al planeta, es uno de los valores que deben inyectarse a la infancia desde los primeros años de educación escolar. Cultivar un árbol, tener una mascota, y saber cuidar la tierra en que se vive, es algo importante a transmitir a todos los niños del mundo.

El fenómeno de las grandes poblaciones, de las grandes metrópolis, en donde el ser humano presenta una total enajenación, ese hombre de asfalto, de concreto y de metal que vive en las grandes ciudades, prácticamente ha perdido el sentido de lo que es la naturaleza, la percibe a través de la televisión o del cine, como algo irreal, algo que pertenece a la ciencia ficción, ese hombre posee una conciencia distinta y su único pensamiento es sobrevivir dentro de la jungla en que se mueve.

Es urgente crear una conciencia de la tierra, es urgente regresar a los valores del campo, ya sea a través de campañas o a través de la creación de pequeños huertos familiares dentro del hogar mismo, pero es necesario que los seres humanos de las ciudades adquieran conciencia de lo que la tierra significa, o debe significar para todo hombre.

Es, sin duda, uno de los grandes problemas actuales, el resolver la suerte de las metrópolis. Grandes concentraciones de individuos en pequeños espacios de terreno, funcionan de la misma forma como los basureros, las pasiones humanas contaminan todo, los pensamientos del hombre, el sentido de competencia se hace más estricto y la cooperación parece ser un don cada vez más escaso, la criminalidad aumenta y los seres humanos se van degradando en su calidad de vida. Enfrentar este problema representa una de nuestras metas, y en futuras sesiones diremos algo al respecto, pero ahora quisiera terminar diciendo lo siguiente:

La importancia del trabajo consciente.
Trataremos de unificar puntos de vista y de aterrizar algunos conceptos que forman parte de un bagaje de conocimientos demasiado esotéricos para ser prácticos. Mi intención al dar este tipo de enseñanzas es hacerlos reconocer la importancia del trabajo consciente, pero dentro de la humanidad, no formando pequeñas comunidades aisladas de discípulos que viven ajenos a los problemas de su comunidad. Necesitamos discípulos consientes de las necesidades de la sociedad en que viven, necesitamos manos que trabajen, bocas que hablen, para poder actuar y transformar al mundo desde adentro.

 

2. LA FUNCIÓN DE LA JERARQUÍA.

Vamos a iniciar nuestra trabajo mencionando algunos puntos que son vitales para entender la función que la Jerarquía de Maestros tiene dentro de la humanidad.

La Jerarquía de Maestros.
1o.- En primer lugar, la Jerarquía es el fruto de la unión del PADRE SOLAR con la humanidad, el germen masculino de la Voluntad Divina, encarnado en el Logos Solar, fue sembrado en las simientes de la Madre Tierra, surgiendo primero como humanidad y después como la Jerarquía de Maestros. De esto resulta, que nosotros nos hemos constituido en los hermanos mayores de la humanidad, aquellos que, en el recorrido de regreso a su fuente de origen divina, hemos alcanzado algunos pasos más que todos ustedes. Entiéndase entonces, que la Jerarquía delinea el sendero de retorno al Padre.

La conciencia desintegrada del hombre y la síntesis de la sabiduría.

2o.- La humanidad evoluciona en diferentes campos del saber humano, de la ciencia, del arte, de la filosofía y de la religión; sin embargo, todas las subdivisiones que en los campos de actividad humana puedan hacerse, serán arbitrarias puesto que los hombres trabajan con una energía séptuple que, combinadas, dan un sinfín de variantes de esos conocimientos. El estudiar verdades parciales, aun cuando sea con fines didácticos, crea en el hombre una conciencia desintegrada y lo hace perder la visión de conjunto que es la única que puede llevarlo de regreso al Padre. Por lo tanto, la Jerarquía busca la síntesis de la sabiduría humana y divina, conserva al hombre como un ser completo y busca las causas de las causas para poder entender los efectos de los efectos. Si en esta búsqueda se apela al conocimiento de las diferentes ciencias humanas, se deberá entender que se está haciendo bajo un enfoque integral y no con el objetivo de interesar al hombre con el estudio de una determinada ciencia parcial humana.

Vínculo entre los seres humanos y los Maestros de la Jerarquía.

3o.- Siendo la Jerarquía el fruto de una humanidad que evoluciona, inspirada en el camino marcado por el Logos Solar, cada hombre y cada mujer del planeta mantiene un vínculo constante con esas conciencias superiores de los hermanos mayores. Ese vínculo que permanece latente en todo momento en cada ser humano, puede ser activado a través de una disciplina personal y del enfoque sistemático de la atención humana hacia la voz de su conciencia; en cierta forma, representa el eco de los impulsos espirituales provenientes de las altas esferas de la Jerarquía. En pocas palabras, el hombre necesita descubrir e investigar su mundo interno, a fin de poder encontrar y activar la conexión que mantiene con sus hermanos mayores.

La Jerarquía trabaja con siete campos diferentes de energía.

4o.- La Jerarquía tiene, en sus manifestaciones, una séptuple función que obedece principalmente a la naturaleza misma del Logos Solar, quien, aun siendo la síntesis del Logos Galáctico, trabaja a través de siete oleadas secuenciales de energías con cualidades diferentes, cada una sintetizando a las anteriores y promoviendo la aparición de las subsiguientes. Los ciclos se repiten una y otra vez desde el principio de los tiempos y hasta el final de los mismos. Aun cuando estas dos palabras no signifiquen nada en lo absoluto para nosotros, esta manifestación representa, para la humanidad, la posibilidad de alinearse con siete campos diferentes de energía, las cuales proveerán los impulsos necesarios para manifestar, de una manera exacta, los planes divinos dentro de la sociedad humana.

La energía trabaja sobre la humanidad.

5o.- El influjo de estas oleadas de energía sobre la humanidad consciente, ocasiona movimientos planetarios a través de los cuales, la sociedad humana, busca alcanzar mayores niveles de armonía o bien de conocimiento, sin entender, específicamente, a qué obedecen estos impulsos. Todos los grandes acontecimientos sociales de la humanidad, desde los bélicos hasta los artísticos, religiosos o científicos, no son sino el eco de diferentes oleadas de energía que llegan a la superficie del planeta y crean reacciones en los niveles intuitivos y emocionales de la humanidad.

Los tres grupos de la humanidad:

La humanidad consciente de los impulsos energéticos.

6o.- La humanidad pudiera ser dividida en tres grandes grupos, siendo el primero de ellos, aquellos de ustedes que ya son conscientes de los impulsos que estas oleadas de energía están provocando en su interno, han alcanzado cierto dominio de sus emociones y pensamientos y, por lo mismo, dirigen sus vidas de una manera consciente hacia objetivos fijados por ustedes mismos. A esta porción de humanidad, que hago la aclaración, no necesariamente pertenece a grupos espirituales, sino que están diseminados en todos los campos de la actividad humana, a todos ustedes, estos impulsos los favorecen, pues, en cierta forma, sirven a los propósitos ya definidos internamente por cada uno de ustedes.

La humanidad gobernada por las emociones.

Una segunda porción de la humanidad, gobernada principalmente por sus emociones, que aun carece de una dirección prefijada por ellos mismos, que trabajan su vida al arbitrio de las circunstancias que la misma les impone, a todos ellos, estas oleadas de energía les producen reacciones que están totalmente fuera de control de ellos mismos; las energías inciden directamente sobre los egregores que cada uno ha formado, sus áreas de personalidad son activadas o desactivadas, dependiendo de la actividad que tengan con la energía que impera en ese momento y, por lo mismo, constituye la generalidad de la humanidad, el mayor porcentaje. Son los causantes de las guerras, de la criminalidad y de todos aquellos movimientos que, de una manera o de otra, irrumpen, desarmonizando las colectividades humanas.

La humanidad gobernada por el instinto animal.

Una tercera porción de la humanidad, más pequeña, la constituyen aquellos seres humanos que se encuentran imposibilitados de un razonamiento superior, que se encuentran totalmente enajenados, porque, de una manera o de otra, han sacrificado sus atributos humanos y se guían directamente por sus pasiones o emociones animalizadas. Esta porción de humanidad permanece, prácticamente, insensible a estas oleadas de energía. Dentro de esta clasificación se encuentran las personas que están bajo los influjos de alguna droga o de ciertos vicios mentales, o bien, desequilibrados y, en general, todos aquellos a quienes su mente no obedece y se guían  únicamente por instinto. Este último grupo es una minoría y, por el momento, no es de interés para el estudio que estamos iniciando.

El grupo intermedio constituye la gran mayoría de los seres humanos, son los responsables de la historia de la humanidad, de sus grandes movimientos y de sus grandes fallas.

Y el primer grupo que también es una minoría, son quienes marcan el camino, son quienes dicen por donde hay que andar; representan las antenas de la humanidad y su función, al igual que la nuestra, es de servir de intermediarios entre nosotros y el resto de la humanidad. Esa es la función de esa porción de seres humanos.

Ahora bien, habiendo entendido la función de la Jerarquía, como grupo regulador entre la voluntad del Logos Solar y los seres humanos, hay otro punto de vital importancia que es necesario mencionar:

La manifestación del Logos Planetario es la Hermandad Blanca.
El Logos Planetario, quien es el receptor oculto de la voluntad del Logos Solar, trabaja a través de su cuerpo de manifestación que somos nosotros. La gran Hermandad Blanca constituye el cuerpo de manifestación de ese Logos Planetario y siendo que El trabaja en los planos internos, debemos entender, que su función abarca no únicamente la esfera de actividad humana, sino, igualmente, la de cada uno de los reinos que habitan y conforman este planeta. Así como existe una jerarquía de Maestros para la humanidad, existe otra para cada uno de los reinos, juntos formamos el gran concilio del Logos Planetario, el amado Sanat Kumara, juntos trabajamos para hacer una realidad, la Voluntad Divina, en esta pequeña creación de su universo.

Nuestro estudio estará únicamente enfocado a los diferentes departamentos de la jerarquía humana y, tal vez, en estudios posteriores, podremos incluir algo acerca de los reinos que conviven con el hombre, en esta maravillosa creación divina.

Aquí dejaré mis palabras, con la intención de que puedan descifrar las claves ocultas, que necesariamente son dadas como semillas, para las mentes de los verdaderos discípulos.
 
Saint Germain.