La iluminación del despertar

 

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Iluminación del Despertar

La civilización industrial, ha fracasado en todo el mundo.
Pero el fracaso de la civilización no se mide solamente por el desastre ecológico a que ha dado lugar; ni por el aumento del número de desamparados e indigentes, en todo el planeta, incluyendo niños y ancianos, el aumento de las armas y las guerras, el uso indiscriminado de drogas y bebidas alcohólicas, que también aumenta día a día y más aún el aumento de las enfermedades en general.

Pero el fracaso de la civilización se mide sobre todo por la ausencia de seres iluminados.

Si una sociedad no produce seres humanos felices e iluminados, esa sociedad es un fracaso. Aunque todos coman bien.

¿Qué es un ser humano iluminado?


Un ser humano iluminado es aquel que se da cuenta (no que cree sino que se da realmente cuenta concientemente) que todos los seres humanos son uno.

Esa conciencia colectiva trasciende la conciencia personal que busca sólo supervivencia, prestigio, ganancia, fama, poder y riqueza.

La conciencia colectiva es quizá sólo un aspecto de la conciencia universal cuya esencia es la mente en completa paz.

La mente en paz no puede alcanzarse con ningún esfuerzo, la mente en paz es una consecuencia DEL DESPERTAR ESPIRITUAL.

La Percepción Completa del yo es la percepción del tiempo y del pensamiento.

Una vez que esto ocurre es posible vivir y transitar el real despertar a cada instante, listos para recibir ó descubrir la Conciencia Universal.

Cuando una persona despierta cambia su conciencia.

Al despertar finalizan los sueños del dormir y uno desaparece junto con el sueño entero.
Inclusive cuesta trabajo, a veces, aún volver a recordar el sueño.

Es simple saber que el sueño es un producto del pensamiento mientras uno duerme.

También ese "yo" que estaba en el sueño es un producto del pensamiento y ese "yo" se disuelve al despertar.

Pero se necesita un estado mas elevado de de conciencia, así como el que hubo desde el dormir al despertar, para darse cuenta que este observador, este "yo" que está ahora despierto es también un producto del pensamiento.

Esta elevación de la conciencia se logra con el despertar espiritual.

El "yo" del sueño es producto del proceso del pensamiento, un conjunto de ideas o imágenes del pensamiento del observador, mientras el observador duerme.

El "yo" del despertar es también un conjunto de conceptos, que son producto del pensamiento. Si digo "yo pienso" caigo en un pensamiento incoherente.

Es el pensamiento el que crea al "yo" y no es el "yo" el que crea el pensamiento.

El "yo" se cree separado del cuerpo, de la memoria, del pensamiento, del lenguaje, de la naturaleza y del cosmos.

¿Pero está el pensamiento-yo separado realmente?

Si digo "mamá" estoy solamente repitiendo una palabra. Pero al mismo tiempo hay diversos movimientos moleculares y electroquímicos en diferentes lugares del cuerpo.

Según sean las substancias segregadas... endorfinas, norepinefrina, serotonina, iones diversos, ácidos gama aminobutirico, etc. así serán los contenidos, el ritmo y el tipo de pensamiento que se asocian con la palabra "mamá".

Según las experiencias (memorias) que la persona haya vivido con su madre serán las reacciones electroquímicas celulares, las emociones (miedo, tristeza, rabia, alegría, etc.) que se van evocando.

De todo esto depende la conducta que yo tendré con mi madre cuando la vea (ó ahora mismo).

Esta conducta afecta a todas las personas con que me relaciono y sin duda afecta a la sociedad entera.

Se necesita despertar espiritualmente para descubrir que cuando decimos yo pienso estamos cayendo en un gran error.

Por eso el despertar espiritual es el fundamento de la inteligencia y de la acción.

Se necesita el despertar espiritual para descubrir que el despertar espiritual no es un pensamiento más.


El despertar espiritual abarca al pensamiento.

El pensamiento es parte de un proceso que abarca a la memoria, la idea- imagen, las reacciones musculares y viscerales y las emociones.

Este proceso, a su vez da lugar a la sociedad.

El pensamiento, que es memoria, que es emoción, que es idea, que es reacción corporal ha dado lugar a
los cuarteles, las cárceles, los burdeles, los bancos, las escuelas, las galerías comerciales, los pequeños departamentos en los que vivimos, etc.

El pensamiento creó las prisiones, las cortes de justicia, el boxeo, las corridas de toros, las armas, la venta de drogas, el tráfico de órganos humanos, etc.

El pensamiento crea el temor que hace que nadie hable de lo que está pensando, de una manera libre y coherente.

El pensamiento crea el deseo de negar la realidad.

El pensamiento crea el deseo de llegar a ser "alguien" lo cual fortalece la creencia de que "el yo es una entidad real e independiente del pensamiento, algo quizá de orden espiritual, algo que merece ser sobre-valorado”.

Es triste, quizás devastador comprender que el "yo" es un mero producto más del pensamiento.

No es independiente del pensamiento.

No es espiritual ni superior a nada.

Los Misterios Pitagóricos y egipcios tomaban a la lira como un símbolo del ser humano.

El cuerpo del instrumento era símbolo del cuerpo humano, las cuerdas representaban el sistema nervioso y la música, que era "espiritual" representaba al "yo" (también "espiritual").

Esto ha condicionado nuestra manera de ver al "yo" por milenios.


La mayoría de los seres humanos entienden como iluminación al despertar espiritual.

En la India, los monjes budhistas (rimpoches) confirman que el despertar espiritual tiene correspondencia con la palabra "iluminación" o "Satori".

En occidente es asociado con el descenso del Espíritu Santo.

El pensamiento quizá termine con la muerte, así como su producto "el yo".

En el despertar espiritual es posible darse cuenta de la emergencia a la conciencia de los contenidos de la memoria inconsciente e incoherente.

Esto significa conciencia del pensamiento, lo que dificulta que el pensamiento se vuelva incoherente y que haga daño.

Cuando decimos "yo duermo", "yo crezco", "yo respiro", no vemos la incoherencia del lenguaje con la realidad, porque el yo no puede actuar, por lo tanto es incoherente decir (o creer) que el yo respira, crece o duerme.

Dormir es algo que ocurre mientras el pensamiento "yo" emerge a la conciencia del observador en forma de sueños.

Respirar es algo que ocurre mientras el pensamiento "yo" emerge a la conciencia del observador durante la vigilia.

Esto está profundamente conectado con la manera en que entendemos la religión.

Creemos que Dios proyectó todo lo creado desde sí, millones de años atrás.

Si Dios es todo lo que en realidad existe, entonces la creación está ocurriendo ya mismo en todo el cosmos y expandiéndose continuamente.

Aquí y en este mismo instante como criaturas hechas a la imagen y semejanza del Supremo Creador nosotros estamos creando todos al mismo tiempo la realidad circundante.

La iluminación que se manifiesta como resultado del despertar espiritual es como un divino rayo de luz que parte raudamente del gran sol central padre madre amor y despierta a su hijo bien amado de su pesado sueño material.


El hijo del altísimo al recibir esta luz despierta a la majestuosa realidad de ser uno con su divina esencia.


Por fin comprende de corazón las palabras del dulce maestro Jesús 'Yo y mi padre uno solo somos".


Observa maravillado toda la divina obra que lo circunda y ve a Dios en todo, hallándolo en el minúsculo átomo, como así también en la inconmensurable inmensidad del universo (Yo Soy el todo en todo).


Desarrolla una simplicidad y sensibilidad especial, cultivando el respeto absoluto y total sobre toda manifestación de vida.

El ser que logra esta iluminación es como un verdadero faro que ilumina todo lo que lo rodea.


Desde esta posición solo se generan acciones mentales, emocionales y físicas en la perfección, sembrando toda la buena semilla que precipitará por ley la mejor de las cosechas.


El despertar espiritual esta íntimamente ligado a un ideal relacionado con el bienestar de la humanidad.

Los aspirantes que han llegado a ser metafísicos son verdaderos héroes que a través de su servicio desinteresado e impersonal iluminan a la humanidad en todo su desarrollo y crecimiento.


Ellos, a través de su abnegado servicio han protegido a la raza humana de su peligrosa ignorancia evitando así su auto exterminio.

Un amplio porcentaje de estos héroes nacen, como el ave fénix de las cenizas de su propio ego. Algunos pocos son verdaderos iluminados de nacimiento.


Se los puede encontrar manifiestos en diversos campos del quehacer humano, no solo en el metafísico sino también en la educación, la religión, la filosofía y las artes.


El verdadero metafísico no es un teórico soñador que vive solo para meditar. El manifiesta armoniosa actividad y es un ejemplo viviente de esta poderosa afirmación:

YO SOY LA PRESENCIA DE DIOS EN ACCIÓN
MANIFESTANDO BELLEZA, BONDAD, ALEGRÍA PUREZA Y LIBERTAD

El sendero de los 7 peldaños

 

 

Primer grado de conciencia.

Los siete centros de conciencia o chakras del hombre son el camino espiritual que Jesus el Cristo ha abierto para cada alma humana.

Para alcanzar estos centros de fuerza del alma, que son energía fluyente, es necesario que el hombre se auto analice diariamente y que tenga disciplina.

Por la vida contraria a la verdad que tomo la humanidad, el hombre se aparto cada vez más de la ley divina, ensombreciendo y despolarizando las partículas de su alma.

El ensombrecimiento o despolarización del alma tiene que ser disuelto con la fuerza de la buena voluntad del hombre unida a la fuerza del Cristo.

La voluntad positiva que se eleva hacia Dios, hace fluir la fuerza del Cristo, que presta ayuda, haciéndole más fácil la tarea al hombre.

Cristo es la fuerza que suma, llamada también fuerza impulsora, que purifica al alma y ayuda a poner en rotación intensiva los centros de conciencia del hombre.

 

El camino directo hacia la conciencia universal del Padre pasa por los centros de conciencia.

 

Los ejercicios diarios para hacer fluir la fuerza de Cristo, para abrir un centro de conciencia tras otro, para iluminar al hombre y al alma, para reconocer el camino directo, para ir por el con mayor rapidez, para alcanzar los mundos superiores, son los siguientes:

1º Tener la máxima disciplina

Cuando el" hombre se despierta por la mañana, no debería abandonar su lecho sin haber rezado a Dios, su Padre, y sin haberle dado las gracias por la noche y por su despertar.

La oración debe estar llena de energía, interna y de confianza en que Dios también acompaña durante el día y regala todas las fuerzas necesarias.

Si el hombre con la oración no puede entrar en la vibración divina, debería escuchar música armoniosa sin canto, y entregarse rítmicamente mientras se arregla por la mañana.

Es decir que el bañarse, limpiarse los dientes y secarse se debería efectuar con sonidos armoniosos.
Esto es muy importante, pues en tanto que el hombre no se encuentre en la armonía divina, el cerebro humano es la fuerza sin sabiduría que lo impulsara a la acción errada.

La verdadera fuerza motriz que debe impulsar al hombre y que esta en estrecha unión con el es su alma inmortal.

El cerebro, percibe todos los impulsos tanto positivos como negativos y transmite su frecuencia a la encarnación humana.

Toda precipitación y agitación es registrada y transmitida al hombre.

Por eso ya por la mañana se le deberá transmitir al cerebro la correspondiente vibración espiritual para que el día transcurra bien y en armonía.

Si el hombre todavía no puede dominar sus mundanos pensamientos que no lo dejan tranquilo, mientras se arregla por la mañana, no debería darse por vencido sino seguir con la música armoniosa durante el desayuno.

Aquí hay que mencionar que la música tranquila y estimulante es una ayuda hasta que el hombre con la oración y meditación se halle sumergido en su interior, donde esta la eterna fuerza impulsora, el núcleo del ser, que es su fuerza divina.

Este núcleo del ser es la verdadera fuerza impulsora para el motor álmico.

Por eso el hombre tiene que aquietarse para ser consciente de la paz de Dios.

Con esta fuerza suprema el hombre que actúa cada vez más según la voluntad divina, se vuelve más sutil y la voluntad del señor es su voluntad.

Todo hombre debería pensar si todos sus actos están en armonía con la voluntad del señor.

Con el transcurso del tiempo también deberá cuidar de la calidad y cantidad del alimento que consume.

Luego, cuando el hombre pueda entrar en la vibración divina a través de la oración y la meditación, su Padre, le comunicara conscientemente que alimentos tomar y cuales dejar.

También los ejercicios físicos (gimnasia) deberían ser rítmicos.
Que no haya movimientos agitados. Los ejercicios físicos desarmónicos y violentos ponen al motor, alma, en una frecuencia que bloquea parcialmente la fuerza espiritual, pues Dios es armonía y amor, fuerza etérea que fluye rítmicamente.

Los primeros ejercicios a menudo no son fáciles para el hombre, pues en tanto que necesite de la ayuda de la música, tienen que controlarse constantemente.

Muchos hombres y almas, que van por el camino hacia el ser superior, abandonan la tarea trascendente por no lograr enseguida la meta o por que después de un tiempo vuelven a caer en su ego.

Debería haber un continuo control de pensamientos, palabras y actos.
Precisamente los pensamientos y palabras desarmoniosas inducen al hombre a acciones negativas.

Hay que tomar el pensamiento por la raíz y anal izarlo.

Pensamientos y palabras que no son afines a la ley divina, hacen que el motor del hombre se vuelva intranquilo, reduciendo así la verdadera fuerza impulsora.

Si permitimos que nuestros pensamientos negativos fluyan sin control, por ley de causa y efecto estaremos gestando la base errada de nuestros futuros fracasos.

El primer pensamiento negativo puede surgir espontáneamente pero el segundo puede ser fácilmente detectado y rápidamente anulado.

Por ejemplo: Hay que construir un túnel a través de una montaña.

Muchos hombres se esfuerzan por Ilevar el trabajo hacia delante, para poder ver pronto la tierra al otro lado.

Se trabaja afanosamente y se necesitan muchos aparatos y herramientas.

Si después de cierto tiempo se ve el otro lado del túnel, los trabajadores se sentirán satisfechos.
Si el túnel esta completamente acabado, también descansaran los utensilios de trabajo.

Lo mismo ocurre durante el tiempo de trabajo interno necesario para eliminar el ego humano, y que Dios pueda actuar en el hombre.

El hombre primero tiene que dominar su ego, aquietarse y entregar su voluntad y su vida a Dios (Aquiétate y sabe que “Yo Soy” Dios y habito en ti como la chispa divina que genera tu vida).
.


Esto ocurre cuando el hombre desarrolla la voluntad de Dios en su interior, por lo que puede volverse eficaz el espíritu eterno en sus pensamientos, palabras y obras.

Los instrumentos de trabajo del hombre en primera instancia son la música armoniosa y el auto control, con el que el vigila sus pensamientos, palabras y obras.

En cuanto ha penetrado más profundamente en la montaña de causas y las ha ido eliminando poco a poco, solo se suele necesitar la oración y la meditación.

Solo cuando el hombre y el alma ha alcanzado el núcleo del ser, la fuerza primaria, impulsora de Dios será completamente eficaz.

Entonces el núcleo del ser, la fuerza primaria o etérea, serán el único impulso del alma.
El hombre entonces es el órgano ejecutivo.

Durante estos continuos ejercicios de conciencia el hombre se vuelve mas sutil , es decir que refina la estructura del alma y del cuerpo.

Sus movimientos son armoniosos, sus pensamientos, palabras y actos son equilibrados.

El hombre ya solo piensa positivamente, habla poco, solo lo esencial.

Su modo de pensar es equilibrado. Todo lo que no es esencial todavía es humano.

Sus actos son correctos y precisos se ha convertido en un hombre completamente pleno de confianza, que emana fuerza, pero también poder.

Sabe que el que actúa a través de encarnación es el espíritu de Dios, la eterna fuerza impulsora del alma.


Segundo grado de conciencia.

Aquel que durante las primeras horas del día aun no haya podido dominarse, existen otras posibilidades que puede aplicar pues ni el hombre ni el alma pueden librarse de esta autocrítica y auto análisis, aunque no desee esforzarse al respecto.

Si vas con tu vehículo al lugar de trabajo, y tienes un radio reproductor, intenta escuchar de nuevo música estimulante para dominar tus inquietos pensamientos.

Si vas a pie a tu lugar de trabajo observa conscientemente la naturaleza en su diversidad.

Si te encuentras con personas apuradas, precipitadas y desarmonizadas entonces dite a ti mismo:

Ellos son hijos del altísimo Padre Madre Creador y mis hermanos espirituales, al igual que yo, están en la búsqueda de su real y verdadera identidad y cada uno tiene que llevar la pesada carga de su ignorancia espiritual.

El Cristo en mi bendice, reconoce, saluda y ama al Cristo en cada uno de ellos.

 

Si deseas orientarte hacia el núcleo del ser, hacia la fuerza impulsara de Dios, se tu, como conocedor de las leyes metafísicas, mas amable con tu prójimo y esfuérzate para hacer siempre el bien.

Si la mañana es agitada y tus compañeros están malhumorados.

Si tu jefe no esta de buen humor, permanece a pesar de todo en esa armonía que tanto te ha costado adquirir.

Si no lo has conseguido del todo, si a pesar de tus buenos propósitos te has irritado intenta de nuevo ordenar tus pensamientos y orientalos hacia el núcleo de tu ser divino.

Si necesitas apoyarte en algo ve con el pensamiento hacia el cuarto centro de conciencia cerca del corazón que también es la central de mando para el núcleo del ser.

Si a pesar de ello no consigues ordenar tus pensamientos ve un rato con tu aparato de música a un lugar tranquilo y vuelve a escuchar temas armoniosos.

Cuida de que nunca llegues al extremo de que, a causa de un compañero o de tus propios pensamientos la música ya no pueda ayudarte.

Al no tener cuidado por haber puesto tu motor en vibración negativa puedes echar a perder los ejercicios de conciencia de horas o incluso semanas.

Con este grado de vibración inferior cambias inmediatamente la estructura de tu alma y cuerpo.

Pueden pasar varios días e incluso semanas para que puedas reparar este cambio y vuelvas a estar en el camino de la vida. Naturalmente esto dependerá de la intensidad de la acción errada.

Cuando comas al mediodía, no olvides pedir la bendición de divina, de tu Padre celestial.

No Le pidas solo que bendiga tus alimentos, sino todo lo que te ha dado, y dale las gracias por ello.

Esta breve conversación con Dios, tu Señor, hará palpitar al núcleo de tu ser, por lo que volverá a manifestarse el espíritu, que nuevamente te elevara.

Cuida de tomar tus alimentos lentamente y se consciente de que en cada bocado se encuentra la fuerza espiritual de Dios.

El sendero de los 7 peldaños (2º Parte)

Si todavía no consigues la armonización con la oración, intenta si te es posible escuchar conscientemente una música melodiosa durante la comida y acostumbrarte a comer en armonía con ella.


No olvides dar las gracias por tus alimentos a Dios.


Agradece los dones que amorosamente recibes de el con el siguiente decreto:

Señor, actúa y habla a través de mi, deja que solo sea un instrumento de tu voluntad. Padre, bendice también a todos mis hermanos, y armonízalos con tu celestial melodías de las esferas.

S i eres un empresario, no mires con desprecio a tus subordinados, sino que intenta ponerte con ellos a un mismo nivel, los hombres son todos iguales ante los ojos de Dios.

También tu eres hijo del Todopoderoso, aunque en la Tierra hayas conseguido poder y prestigio. Ante los ojos de Dios lo externo no tiene validez.

También tu transitas el sendero de los 7 peldaños para crucificar tu ego y volverte pequeño y humilde.

Deja que Dios, tu Padre, sea el mediador entre ti y tus subordinados.

No olvides que vas por el mismo camino que tus subordinados; si no en la Tierra, entonces con seguridad en los ámbitos astrales.

Si aquí en la Tierra no puedes ponerte a un mismo nivel con ellos, entonces tu alma tendrá que ser conducida a situarse con todos aquellos, que no has considerado como tus iguales, para que pierdas el orgullo, el deseo de prestigio, y aprendas a considerarte humildemente como un semejante.

Si ahora has aprendido a dominar en gran parte a tu persona, sentirás la fluyente fuerza espiritual, que hace surgir precisamente el 4° centro de conciencia.

Es la segunda centro de energía espiritual mas elevado, la fuerza del Cristo de Dios.

Con tus constantes ejercicios habrás abierto en gran parte los cuatro primeros centros de la energía espiritual del Cristo. Aun así no deberías sentirte todavía absolutamente uno con la fuerza energética primaria.

Siempre volverán esos días en los que te sentiras débil y te olvidaras por un rato de ti mismo por lo que pensaras y actuaras desde lo humano. Estas a alterac iones te harán reconocer que aunque recibas mucha energía de la fuerza universal todavía no la has alcanzado del todo.

Sigue esforzándote. De vez en cuando todavía necesitaras los sonidos armoniosos pero poco a poco deberías poder entrar en vibración con la oración y la meditación.

Si también la tarde es agitada en tu lugar de trabajo vuelve a sumergirte en tu interno por un rato y fija tu mirada sobre una flor o un árbol.

Deja actuar en ti la fuerza espiritual del árbol o de la flor y se consciente de que también estas formas de vida están inmersas en el mismo núcleo de ser que se encuentra en ti.


Si en tu país es verano, escucha a los pájaros. Entra en vibración con su canto. Vuelve a ser consciente de que solo cantan, porque los envuelve el mismo espíritu que a ti.

Observa en el otoño a los pájaros inmigrantes. se consciente de que un día tu alma también migrara a lejanos lugares .

Sigue reflexionando al respecto y dite a ti mismo:

Yo decido elegir el lugar que migrara mi alma a través de los pensamientos, palabras y obras que manifiesto en mi actual encarnación.

En la medida que concentres tu atención sobre lo divino en ti pronto te convertirás en un ser mas espiritual, tranquilo y seguro de ti mismo.

El que transita los peldaños del sendero a lo espiritual, sabe de las duras pruebas que lo esperan.

Para sublimar el ego humano este debe ser trabajado intensamente dentro del taller interno del ser.

El ego humano tendrá que ser golpeado concienzudamente por el martillo del error sobre el pesado yunque del egoísmo y la soberbia humana.

De esta manera la naturaleza adámica será templada en el crisol del amor donde luego de quemarse toda impureza humana solo quedara la piedra filosofal que convertirá al alma en el oro mas purificado y preciado.


El que centra diariamente su vida en Dios y se esfuerza en la apertura de sus siete centros de conciencia, ira cada vez más rápido y profundo hacia el sublime encuentro de su esencia dentro del templo iniciatico que se halla en su interno.

Esta vida absolutamente apartada del ego conduce al hombre y su alma a habitar en el lugar secreto del altísimo donde morara bajo la sombra del todo poderoso Rey de Reyes 'YO SOY el que YO SOY".

El sendero de los 7 peldaños (3º Parte)

 

En cuanto el hombre ha abierto los cuatro primeros centros de conciencia recibe enseguida la fuerza espiritual que lo refortalecerá para permanecer en armonía.

El que consiga la unidad con Dios, se encontrara casi siempre con la misma felicidad, con la que Salomón con su Cantar de los Cantares adora y alaba a Dios.

Si llegas a casa cansado de tu trabajo, relájate un momento.
Entrégate de nuevo a la fuerza interna.

Esta lucha y trabajo interno tendra el hombre y su alma, hasta que ambos sean
Uno con Dios, con la fuerza primaria que es el núcleo del ser.

Ha finalizado otro día lleno de trabajo. Piensa brevemente en él y da gracias a Dios, tu Señor, por haberte guiado y ayudado.

Al irte a dormir, no te olvides dar de nuevo gracias a Dios, rezar por la protección de tu familia, por ti, y por todas las almas en luz que habitan el universo.

Intenta dormirte relajado, para que tu alma pueda elevarse eventualmente a los mundos superiores donde habitan tus hermanos mayores, servidores en la luz de Dios.

Si los diversos cuerpos del hombre se han vuelto sutiles su alma transmitirá al campo mental las impresiones de mundos lejanos y el hombre entonces las experimentara como mensajes, que recordara luego al despertar.


Al transcurrir los días sentirás una mayor madurez espiritual y amplitud álmica

Si has alcanzado el quinto y sexto centro, irradiarás paciencia y amor.

Habrás aprendido a sublimar con amor todo lo negativo y a sentirte cada vez más tranquilo. Pues habrás reconocido y ahora lo experimentas a cada momento, cómo actúa Dios, tu Señor y Redentor a través de ti.

Ya estés en tu lugar de trabajo o en la calle, en cualquier situación difícil sabras que Dios, el Espíritu que lo traspasa todo, es tu acompañante y protector.

Habrás aprendido a dejar actuar a Dios a través de ti.
Le regalas tiempo y espacio, para que pueda guiarte, purificarte e iluminarte con Su irradiación.

Sabrás acerca de la fuerza interior. Con tu continuo esfuerzo se habrá hecho perceptible la fluyente energía del Todo Poderoso.

El que haya abierto su 6ºcentro de conciencia se estará acercando a la fuerza universal, a la eterna conciencia etériea, que es la unidad absoluta entre Dios Padre y Su hijo.


Durante el tiempo, en que el hombre y su alma hayan abierto sus siete centros de conciencia, habrá una continua y notoria interacción con la Ley Metafísica Universal del ritmo.

El ser se observara alternando entre una elevada y alegre vibración, y otra de profunda tristeza, casi apática.

Una vez el hombre y el alma habrán creído estar en el origen, en el manantial, y otra, ambos habrán sentido el bajón de lo humano.

Una y otra vez el alma habrá luchado con su persona, y otra la persona con su alma.

El alma que a menudo habrá percibido el vuelo hacia la existencia eterna, también se vera caer en la envoltura humana y en el letárgico sueño material, contentándose durante cierto tiempo con el mismo plano de conciencia antiguo.

Por otra parte el hombre percibirá el despertar de su alma que le habrá manifestado un impulso de reconocimiento tras otro.


Cuando la masa del alma se prepara para el quinto, sexto y séptimo nivel de conciencia, surge del germen de la fuerza primaria poco a poco la sabiduría más elevada.
A menudo el hombre no puede soportarlo, por lo que cae en el desmayo humano y vuelve a dormitar en lo físico y material, cayendo en la duda y la resignación, por lo que frecuentemente se vuelve por un tiempo agresivo, desarmónico y apático.

Durante este tiempo piensa sobre su vida y sus dificultades en el camino hacia lo divino.
Una vez quiere abandonar y otra no, ya que durante el ascenso hacia lo más elevado le sobrevienen temores.

Continuamente surgen conocimientos espirituales e imágenes del alma, que no siempre podrá definir, ya que todavía no ha alcanzado la conciencia universal.

Luego vuelven a haber horas y días de máxima felicidad y otros de total ensombrecimiento.
En este tiempo de tristeza, el hombre debería volver a escuchar música estimulante y sobre todo rezar continuamente conversando con Dios. Pues en cuanto se abren los primeros cuatro centros de conciencia, el hombre alcanza el lenguaje del alma, la palabra interna, que es la inspiración directa de Dios en el hombre.

Con la devota orientación hacia Dios, pronto desaparecerán las sombras del alma aún existentes, y volverá a brillar el Sol.
Tras esto, el hombre vuelve a experimentar imágenes espirituales del alma y recibe la sabiduría necesaria para interpretarlas.

Cuando el alma y el hombre se acercan al portal de la conciencia universal, el hombre ve y sabe al mismo tiempo acerca de lo visto.

El proceso es el siguiente:

La Luz divina emana sensaciones.
Las sensaciones divinas son el lenguaje de los seres espirituales.
Ellos ven, sienten y saben al mismo tiempo, porque en el ámbito de conciencia que habitan, se abren los átomos espirituales e inmediatamente les es manifestado lo que desean.
Los átomos espirituales son creados por Dios Padre, de tal modo que cuando sus hijos se dirigen a ellos, les manifiestan el contenido de la vida eternamente presente y libre de espacio tiempo, como imagen, sensación y conocimiento . Por eso ningún ser está separado de otro, no importe en qué esfera se encuentre, está estrechamente unido a su prójimo por la ley de la Unión creadora.

Si se esfuerzan por llegar a lo conciencia universal., el hombre y el alma deberán experimentar alegría y dolor.

El ser tendrá que entablar una dura lucha consigo mismo, para sobreponerse al ego, con, profunda tristeza e incluso resignación


Es una ascensión dificultosa, en la que hay fases de absoluto aislamiento y de ensombrecimiento espiritual del alma, de agresiones y penas, de no ser comprendido hasta ser un extraño total para con los demás.


Pero en cuanto el alma se ha deshecho de estas sombras, vuelve a despertar la alegría, felicidad, júbilo y gratitud, a lo que sigue un profundo reconocimiento divino en forma de imágenes y manifestaciones.
Durante este camino solitario el espíritu de Dios traspasa toda la masa del alma y todos los órganos y poros del hombre.

La sagrada fuerza de Dios envuelve al hombre y forma una envoltura espiritual .Aunque el hombre sigue siendo visible para los demás, en realidad ya sólo es el instrumento del Santo Espíritu, la máscara a través de la cual actúa Dios, el Señor.

El hombre se ha vuelto uno con su Dios.

El sendero de los 7 peldaños (4º Parte)

La unión dice: ¡El Padre y yo somos uno.

¿Qué ocurre durante la unión con la fuerza universal o con el espíritu eterno, también llamado Dios Padre o conciencia universal Mater Pater?

En cuanto al alma ha abierto su cuarto centro, el centro del Cristo, entra en la ante sala del Santuario de Dios.

Así el Centro del Cristo abre al alma más posibilidades.

Una vez llegado a la antesala de la existencia eterna, el cuerpo etéreo, que ha disuelto en gran parte sus cargas, experimenta la visión interna del alma y se le abren diversas posibilidades.

El ser espiritual que ahora asciende hacia la perfección y unión, ve imágenes de las dimensiones superiores eternas.

Despierta a estados de conciencia superiores y experimenta cuando su cuerpo físico esta dormido, sueños de advertencia y acontecimientos que vivencia durante sus viajes astrales.

El ser viajante se encuentra con los miembros de su familia espiritual, los ve en su esencia primaria.

Ya no le son extraños por que los ámbitos de conciencia superiores se han abierto, pues el alma se ha desarrollado en cuerpo espiritual.

El cuerpo físico percibe esta alegría del alma y se deja estimular por ella.
Con este estímulo no solo el alma entra en esta continua adoración a Dios, su Señor, sino también la estructura humana se va refinando.

Aunque, el hombre todavía tienen horas, en las que cae en algunos grados de vibración más bajo, entrando así en un breve letargo, se recupera pronto, por que su alma constantemente le transmite instrucciones, que le recuerdan la meta.

Con el activo amor al prójimo y con la oración, no sólo para él sino sobre todo para su prójimo, el alma y el hombre entran en la conciencia universal del Padre.

El hombre cada vez se suelta más y se vuelve más tranquilo. Realiza fácilmente sus actividades terrenales.
Sabe que, al haber abierto sus centros de conciencia, Dios su Padre, le ayuda directamente.

Cuando brevemente le sobrecoge el mundo, aun oirá de vez en cuando buena música, pero poco a poco su ser se volverá más y más alegre.

Una profunda felicidad alcanza su alma y a su envoltura externa carnal.

El alma percibe la música de las esferas celestes.

La música de las esferas que percibe el alma, la transmite a su cuerpo físico, estimulándolo e incitándolo a la alabanza.

Sobrecogido por esta armonía de los Cielos, el hombre y el alma alaban y veneran a la divinidad absoluta.

Una alabanza tras otra le es ofrecida a Dios Padre y a Su Hijo, hasta que se produce la fusión en la que el hijo cae en los brazos del Padre, en la conciencia universal, y ya sólo experimenta felicidad.

Durante este despertar el hombre ya no siente peso ni masa terrenal. Ya no siente su cuerpo, porque el espíritu de Dios domina completamente la materia.

El alma que se ha convertido en cuerpo etéreo, y el hombre en unión con Dios experimenta la felicidad de los Cielos.

Una felicidad indescriptible penetra en el ser humano y lo llenan de una armonía divina, en la que no hay lugar para pensamientos terrenales.

Una y otra vez el alma estalla en júbilo y se vierte en su envoltura terrenal.

El júbilo, la adoración a Dios, se vierte en la palabra, el verbo creador del hombre que se ha fusionado almicamente

 

Oh Luz divina, amiga de mi alma, que me has salvado de las profundidades, y me sostienes en Tus brazos.


Oh Salvador de mi alma.

Perfume de rosas, que hechiza a todas las rosas.

Hermoso jardín Celeste, en el que voy contigo de la mano.

Adorno de mi alma.

Corona de mi vida.

Espíritu, que derrumbas todos los muros.

Viento, que haces callar a todo lo inferior.

Brisa susurrante, que acaricias el alma hasta que despierta y se une a la voces de los vientos eternos.

O luz, que vences las tinieblas y que cubres todo lo inferior.

Ola del mar, que te alzas y lo allanas todo.

Gloria del alma y bálsamo de mi vida.

Sol, que alimentas a todos los soles.

Forma de todas las formas.

Luz de todas las luces.

Fuerza de todas las fuerzas.

Creador sublime del universo.

Añoranza de toda alma.

Esperanza, en la que puede confiar cada ser.

Sagrada Luz divina, que me invade.

Yo soy Tu hijo amado, gracias padre de todos mis hermanos.

Me sumerjo en Tus brazos de Padre universal, descansando, confiando completamente en ti, permanezco en Tu palabra todopoderosa
‘hágase’.

He encontrado la paz, mi Dios y Señor, por la fuerza impulsora de Tu hijo Jesucristo.

Me inclino y beso el borde de Tu vestidura,

Oh Majestad divina, de todo el universo.

El Éter, de luz absolutamente pura y más elevada invade mi ser,

Oh felicidad, oh gloria que me son concedidas.

He vuelto a casa por ti, Jesucristo, al amparo de Dios, Padre.

Sólo el supraéter de la luz divina llena todo mi ser, purificando mi vida, alcanzándolo todo.

Con esta existencia reconocedora voy por la Tierra y aun así estoy en Casa.

Pues yo lo te he encontrado y me he dejado caer en tus brazos.

Amado Señor, has resucitado en mí, caminas a mi lado junto mi eterno ser , Padre mío tu y yo estamos unidos en la absoluta felicidad.

 


Aquella alma que haya abierto sus siete centros de conciencia habrá regresado a la morada de las mil habitaciones de su Padre Madre Celestial.

 

El camino purificador pasa por los cuatro planos astrales y por los tres ámbitos de conciencia, que transmiten al alma la ley universal del Padre, paciencia, amor y misericordia, para que pueda pasar por el portal de rosas que lleva a la conciencia etérea absoluta.

El camino de la redención a través de los siete centros de conciencia ya puede ser recorrido por hombre.
Esta posibilidad de trascendencia le ha sido concedida a todos los hombres y sus almas por la Redención de Jesús el Cristo.

El que vaya como hombre por este camino de conciencia de los siete peldaños, su alma encarnada sentirá ya la gloria, que Dios, nuestro Señor, regala a todo aquél que lo ama

Después de la disolución física, el alma del ser espiritual entrara en la luz eterna, pasando brevemente por los siete ámbitos.

El regreso de un alma, que ya encarnada se convirtió en un ser espiritual, significará una gran fiesta para ella y los mundos superiores.

Una cascada de luces la envolverá, serán los seres de la luz, los que la rodearán y conducirán al alma, al ser espiritual hacia la existencia eterna.

Muchos seres de luz junto a sus familiares y amigos vendrán de la región donde también tiene su patria el ser espiritual.
.
En breve el cuerpo etéreo se desarrollara por completo, por lo que el alma se habrá convertido en un ser espiritual absoluto, y sentirá las fuerzas luminosas y perfectas del reino eterno.

En cuanto el cuerpo etéreo es completamente idéntico al cuerpo universal del Padre, con el universo puro, se abre el muro de la ley, el portal de rosas, a la conciencia universal absoluta.

Se encuentra sobre un puente de luz y mira hacia un precipicio, que provisto de peldaños lleva a sus profundidades.

Una vez más puede tener una visión retrospectiva y observar su evolución.

Ve a muchos hombres y almas conocidas, que habrían sido sus amigos y compañeros de trabajo con las que hubo conversado.

.El ser experimenta otra vez su evolución, su fuerza y sus debilidades.

Todo lo ve el ser espiritual desde el puente de luz.

Sabe que todo eso lo ha dejado atrás. La cadena de reencarnaciones ha acabado, el círculo se ha cerrado.

En el ser espiritual quedará el recuerdo, pero ninguna atadura. Estará absolutamente libre y fundido con la unidad universal.

El precipicio se cierra. Acompañado por muchos seres espirituales, camina por el puente etéreo hacia la existencia eterna, donde se encuentra su patria eterna, su hogar.
— 13 —

No es infrecuente, que precisamente estos seres que han regresado, pronto vuelvan a presentarse para pedir una función como espíritu protector o ángel instructor.

Con este ruego penetran en su interior, para pedir a Dios este acto de misericordia.

Dios; el Espíritu omnipresente, da respuesta a cada ser a través de las corrientes etéreas, que fluyen por cada cuerpo espiritual.

Con estas palabras de misericordia divina, el ser, después de consultar con su familia espiritual, se dirige al divino logos planetario y le presenta el ruego hecho a Dios Padre y la respuesta del Señor, que también puede verse en la irradiación luminosa del ser espiritual.

La familia espiritual y el jefe del planeta entonces planean de acuerdo con la ley de irradiación divina, cuando se dará la mejor posibilidad para ejercer la función de espíritu protector o ángel instructor de un hombre.

El jefe del planeta le transmite al ser espiritual las fuerzas, luminosas necesarias para que el ser pueda entrar en contacto con un hombre o con un alma que vive en los planos astrales.

Para cada ser espiritual significa una misericordia especial, sí puede ejercer la función de espíritu protector o ángel instructor en los planos de purificación material El servir al prójimo en estos ámbitos de vibración inferior, es la máxima alegría, ya que es allí donde el amor es mas necesario.

SI entonces un espíritu protector o un ser instructor han logrado acercar a su protegido algunos grados de conciencia hacia Dios, esto significara una alegría inmensa.

La misión ha sido cumplida en su mayor parte, el alma ha encontrado el camino.

Si incluso ha llegado hasta la conciencia universal, no sólo es una gloria y felicidad para el protegido, sino también para el ser instructor, que estará, conmovido y agradecido por la fuerza de Dios, que les alcanza a ambos y que ya les ha unido estrechamente en la materia o en un plano astral.

Mientras el alma esta encarnada podrá ascender hasta la conciencia universal, pero sólo el cuerpo espiritual, el alma libre del cuerpo físico y purificado, puede entrar en la absoluta conciencia universal del Padre. Es decir, en el Reino eterno; no sólo indirectamente como en el caso de estar encarnada, sino directa, visible y perceptiblemente, consciente y completamente pura.

El ser espiritual vuelve a tomar su lugar eterno en el Reino eterno,

Como un ser instructor o jefe de sistema solar o de planeta, como supervisor en los planos de desarrollo etc.
Así el ser espiritual habrá logrado encontrar el camino hasta la absoluta conciencia etérea universal del Padre.

El camino del Cristo de Dios de los siete peldaños tiene que transitar lo cada alma.


Los cuatro primeros ámbitos de conciencia son el camino del Gólgota el reconocimiento y la vida, el caer y volverse a levantar.

En cada plano el ego, en el que se encuentran las debilidades humanas, debe ser inmolado, hasta que el hombre se ha crucificado por completo y el espíritu domine la materia.

Entonces él y su alma estallarán en júbilo y dirán las palabras del Señor:

“Padre, está consumado. En Tus bondadosas manos entrego mi espíritu’’. El camino del Señor va por esta Tierra.

Bienaventurados aquellos hombres y almas, que han encontrado en si, al Espíritu de la vida, Ya no están lejos de la meta eterna.

Esto es: El Padre y yo somos uno.

 

 

 

Nos sentimos halagados al ver que difundes parte de nuestro humilde material metafísico.

Humildemente te pedimos que la proxima vez que desees copiar artículos de nuestro Círculo Metafísico como lo has hecho con este y difundirlo en cualquier forma hagas la referencia pertinente con respecto a su autoría, luego del texto en cuestión como veo que lo haces con otros articulos.

E n nuestro caso todo nuestro material (como bien se explica en nuestra web: http://www.circulometafisico.com.ar/quienessomos/index.htm#importante ) se encuentran registrados en los lugares internacionales que cuidan los derecho literarios del autor

Por favor no tomes a mal esto ni como una agresión hacia ti, pero recuerda que quizás otros no serían tan comprensivos y podrías tener problemas legales.

Gracias

John the Mistyc

Círculo Metafísico Argentino