La doctrina del renacer

 

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La doctrina del renacer


Estas cosas no se enseñan, pero cuando Dios quiere, las hace recordar.

La matriz es la Sabiduría que se encuentra comprendida en el silencio, y la semilla es el
Bien verdadero.

La Voluntad de Dios, es la semilla y lo que nace será distinto, será un Dios hijo de Dios. El Todo en Todo, compuesto de todas los Poderes.

Por intermedio de la misericordia de Dios, es posible contemplar una visión inmaterial y verse salir de sí mismo y entrar en un cuerpo inmortal, y ya no ser el de antes, naciendo en la inteligencia.

Esta experiencia no se puede enseñar ni ser transferida ni ver con nuestro vehículo físico por eso ya no existe preocupación por aquella forma material compuesta que fue la nuestra.

Ya no se tiene color, ni se tocan las cosas, ni se percibe el espacio tiempo, se es un extraño a todo esto.

Los demás te estarán viendo ahora con sus ojos, pero por más que estén mirándote y te observen no se darás cuenta de lo que realmente eres.

No es con los ojos físicos que te podrán ver ahora.

Pero ¿quién es el operador que obra el renacer?

El hijo del Dios, el mismo y simple hombre, por la voluntad divina pero no la forma mortal que es diferente día a día y cambia con el tiempo, aumenta o disminuye, y así engaña.

Lo que no está corrupto, lo que carece de límites, lo que no tiene colores, ni forma, lo inmóvil, desnudo, brillante, lo que no puede captarse sino en sí mismo, el inalterable Bien, lo Incorporal.

Y así es como ocurre. Porque el fuego sube, la tierra cae, el agua es húmeda, el aire sopla pero ¿como se habría de percibir por los físicos sentidos lo que no tiene dureza, ni humedad, lo inasible, lo impenetrable, lo que sólo se puede concebir por su poder y su energía, lo que requiere la capacidad de entender lo que es nacer en dios?


Si es deseada con toda el alma el renacer será atraído y vendrá, quiérelo y será.

Subyugando los sentidos físicos y quitándoles la atención consciente se producirá el nacimiento de la divinidad, y será purificado el castigo irracional al cual en su ignorancia espiritual somete el hombre a sus cuerpos de manifestación tridimensional.


¿Es que tenemos un verdugo en nosotros mismos!

Si y no pocos, sino temibles y muchos.

La Dúo década del oscuro auto castigo en el error

El primer castigo: la ignorancia.
El segundo: la tristeza,
El tercero: la intemperancia,
El cuarto: el deseo,
El quinto: la injusticia,
El sexto: la ambición,
El séptimo: el engaño,
El octavo: la envidia,
El noveno: la traición,
El décimo: la cólera,
El undécimo: la precipitación,
El duodécimo: la maldad.

Son doce en número, pero en cada uno hay otros muchos, que a través del cuerpo prisionero obligan a sufrir, sensitivamente, en lo interior del hombre. Se alejan, aunque no todos juntos, de quién se apiada Dios, y así se funda el modo y el sentido de la regeneración. Ir a la 2º parte de la Doctrina del Renacer

La doctrina del renacer
(2º parte)

La Década del poder que genera el renacer
(los opuestos de la Dúo década del error)

El primero es el conocimiento divino que eclipsa a al ignorancia espiritual
El segundo es la experiencia en la alegría que aleja a la ignorante tristeza
El tercero es la moderación que anula la intemperancia,
El cuarto es el desapego y la constancia que se contraponen al deseo.
El quinto es el pilar de la justicia divina que anula la injusticia humana.
El sexto es la conciencia de fraternidad que disuelve la ambición personal.
El séptimo es la verdadera realidad del ser que anula el engaño de lo ilusorio e irreal,
El octavo es el conocimiento que disuelve la ignorancia espiritual madre de la envidia,
El noveno es la conciencia del sublime amor que disuelve la traición,
El décimo es la aceptación, tolerancia y buena voluntad que anula la cólera,


Viene el conocimiento de Dios, y al venir, la ignorancia es arrojada afuera.
Viene la experiencia de la alegría, y a su llegada, huirá la tristeza hacia los que la puedan recibir.

Después de la alegría, sobreviene el poder de la moderación. ¡Oh poder delicioso! démosele, la más benevolente acogida. ¡Observemos cómo desde su llegada ha rechazado a la intemperancia!

En cuarto lugar se encuentra la constancia, el poder que se opone al deseo.

El próximo escalón, es el pedestal de la justicia. Observemos cómo, sin juicio, arroja a la injusticia y con ella ausente, nos hallamos justos.


En sexto lugar, se encuentra el opuesto a la ambición, la fraternidad.

Fuera la ambición, observamos entonces a la veracidad fuera el engaño, nace la veracidad.
¡Miremos cómo el Bien alcanza su plenitud cuando llega la Verdad! Porque la mentira se ha alejado de nosotros, y el Bien sucedió a la Verdad, la Vida y la Luz.

Cuando sobreviene la Década, se concluye el nacimiento intelectual, la Duodécada es expulsada y el nacimiento nos diviniza.

Porque el que, por la misericordia, acepta el divino nacimiento, se percibe a sí mismo con estos poderes y se llena de alegría.

Cuando el ser renace Dios lo hace inquebrantable, representa las cosas que ve, no con los ojos sino con la energía intelectual lograda por sus divinos poderes.


¡Esta en el Cielo, y en la Tierra, en el agua, en el aire; esta en los animales, en las plantas; en el vientre, antes del vientre y después del vientre, esta en todas partes!

¿Cómo es que los castigos auto infligidos por el hombre, siendo doce en número, son rechazados por diez poderes?

Entre los errores de la Dúo década hay algunas parejas que en la práctica son como uno sólo
la cólera y la precipitación, por ejemplo, son inseparables o imposibles de distinguir.

.
La Década, expulsa a la Dúo década. Porque la Década, engendra el alma: pues Vida y
Luz
son uno, allí nace el número de la Unidad, del Espíritu.

Por consiguiente y según la razón, la Unidad contiene a la Década, y la Década a la Unidad.


¡Este es el renacer, no más la percepción desde la forma corporal tridimensional!

Contacto consciente con la divinidad


Cuando a través de la ley del mentalismo, se aprende a dirigir conscientemente todos los pensamientos que accionan en el campo mental, se acrecienta la energía vital y florecen las bellas flores de la sabiduría, puesto que sus semillas son el patrimonio y la heredad de todos los hijos del altísimo creador.

Todo control ejercido hacia el campo mental, por más pequeño que sea será de suma utilidad.


Cuando la consciencia se expande, se coopera estrechamente con las leyes universales.

Estas leyes existen para que la perfección sea la meta anhelada.


Control consciente significa hacer uso del libre albedrío, dirigiendo todo tipo de acción hacia la perfección.

Uno de los primeros pasos para desarrollar el control consciente de los pensamientos es vigilar concienzudamente el campo mental, reemplazando todo pensamiento en el error por su opuesto en la verdad.

Esto significa cultivar el opuesto:.

Cuando surjan feos pensamientos, quitarles la atención dirigiendo la acción mental hacia bellos pensamientos.

Si surgen pensamientos de separatividad, dirigirlos hacia la unión, elaborando bellas acciones mentales de unificación. Actuar de esta manera con todos los demás pensamientos errados.


La atenta vigilancia de toda acción mental es de vital importancia.

Ningún pensamiento deberá escapar a la atención consciente.


Luego de un tiempo de aplicar estas sencillas fórmulas de control y polarización, se verán los buenos resultados de la interferencia ejercida sobre las mecánicas acciones mentales.


Otro paso a seguir es el de controlar conscientemente las acciones emocionales sobre el plano astral.

La naturaleza emocional es como un caballo salvaje que es indispensable domar, para poder subir la empinada cuesta del despertar espiritual.A menos que el campo emocional se purifique y pueda ser dirigido hacia la luz, será muy difícil el progreso.


El campo mental, a través de los pensamientos puede construir las más bellas formas, pero un campo emocional desarmonizado las destruirá en un solo instante.


El campo emocional debe ser concienzudamente controlado, eliminando de raíz la culpa, la auto conmiseración, la susceptibilidad, el temor, los celos, la venganza, como así también los complejos de superioridad e inferioridad.


Cuando se logra limpiar el campo emocional, este se vuelve un límpido espejo capaz de reflejar sin distorsiones la luz espiritual.

La autoconmiseración debe ser borrada totalmente de nuestro cuerpo emocional.


Es muy difícil progresar si dudamos de nuestra capacidad y herencia divina.

Ante este error emocional, polarizar la mente, el cuerpo físico y el campo emocional, decretando desde el poder del verbo y con firmeza la siguiente afirmación :

 


AFIRMACION DE LA HERENCIA DIVINA


'YO SOY"
HIJO DEL ALTISIMO CREADOR HECHO A SU IMAGEN Y SEMEJANZA DIVINA

MI PADRE MADRE DIOS ES LUZ, "YO SOY" LUZ

"EL" TIENE TODO EL PODER

YO COMO SU DIVINO HEREDERO COMPARTO TODO ESE PODER

REFLEJÁNDOLO Y DIRIGIÉNDOLO

HACIA TODO MI TEMPLO CUERPO

HACIA TODO MI CAMPO EMOCIONAL

HACIA TODO MI CUERPO MENTAL

CENTRANDO CADA ATOMO, MOLECULA Y CELULA DE MI FISICO

EN LA DIVINA PERFECCION DE LA VOLUNTAD DE DIOS

CENTRANDO CADA SUPRAATOMO DE MI CAMPO EMOCIONAL Y MENTAL

EN LA MAGNA Y EXCELSA PRESENCIA "YO SOY"

QUE ASI SEA Y ASI SERA....!

 

 

Nos sentimos halagados al ver que difundes parte de nuestro humilde material metafísico.

Humildemente te pedimos que la proxima vez que desees copiar artículos de nuestro Círculo Metafísico como lo has hecho con este y difundirlo en cualquier forma hagas la referencia pertinente con respecto a su autoría, luego del texto en cuestión como veo que lo haces con otros articulos.

E n nuestro caso todo nuestro material (como bien se explica en nuestra web: http://www.circulometafisico.com.ar/quienessomos/index.htm#importante ) se encuentran registrados en los lugares internacionales que cuidan los derecho literarios del autor

Por favor no tomes a mal esto ni como una agresión hacia ti, pero recuerda que quizás otros no serían tan comprensivos y podrías tener problemas legales.

Gracias

John the Mistyc

Círculo Metafísico Argentino