El gran aliento de vida

 

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EL GRAN ALIENTO DE VIDA

 

 

 

 

 

Nuestro objetivo es el Superhombre: El Ser que llegó a tener contacto con su Íntimo; el Ser que se convirtió en su propia Religión cuando vio el fracaso de las religiones.

Así como el universo visible es el reflejo del Invisible, el Superhombre es el reflejo visible de una Divinidad Invisible. Su mente es una con la mente Cósmica que guía y dirige todas las cosas.

El emplea la Conciencia Cósmica que mora dentro de sí para el bien Universal, sin pensar en sí mismo, y de esta manera se convierte en Superhombre.

En la conciencia Cósmica, en el Reino Interno del Hombre se halla toda la Ley de la Verdad. El iniciado es aquel que sabe leer esa Ley y obedecerla.

El cuerpo físico es una Historia Universal completa y perfecta, que representa el desarrollo y evolución gradual del hombre. Este debe aprender a leer en la historia escrita en su cuerpo y así se conocerá a sí mismo. El objeto es aprender a leer en el libro (cuerpo) del Apocalipsis, que está sellado.

El conocimiento de sí mismo conduce forzosamente al hombre al Amor y el Amor, al “Reino Interior’.

Nuestro cuerpo es un centro de estudio que contiene enseñanzas primarias, secundarias, superiores y especializadas. Es necesario asistir a clases con la aspiración y el pensamiento atento para aprender la sabiduría enseñada por los Maestros internos.

Aquellos que se dedican a trabajar por la Obra Evolutiva recibirán las lecciones internas y externas. Ellos se ponen a tono y en contacto con los señores de los 4 elementos.

El amor aumenta nuestra sensibilidad para la comprensión de la Verdad y la Verdad nos hará libres.

El hombre de buenos sentimientos aspira de la atmósfera los átomos ángeles afines a su sentir, Estas inteligencias superiores acuden atraídas por el pensamiento de Amor en el Corazón .

Los Maestros de Sabiduría en el mundo interno manejan y ocupan los 7 Centros Internos del Hombre. Cada Maestro enseña una rama de la Sabiduría que está escrita en la conciencia de los átomos que nos acompañan desde la formación del mundo

El hombre actual es el resultado de sus pensamientos. Para ingresar al Colegio Interno tiene que volverse niño (Neófito) y presentar totalmente limpias las páginas finales de su mente. Entonces los maestros de Sabiduría escribirán la historia de las vidas pasadas y así el discípulo leerá las vidas futuras.
Nadie puede salvarse a sí mismo si no trabaja por la salvación de los demás.

Para salvar a los demás hay que salvar primero a sus propios Centros internos de los átomos egoístas, aspirados durante el pensamiento y el sentir egoístas.

Se nos fue dado una palabra misteriosa que contiene siete vocales que corresponden a los Siete centros del cuerpo. Algún día estas vocales, con sus debidos sonidos, serán reveladas a los discípulos dentro del Templo Interno. No es por egoísmo que se oculta la Palabra sino porque hasta el momento, la Palabra Perdida se asemeja a un reloj desarmado, que no se le puede dar a un niño para armarse.
Toda Sabiduría brota desde el interior y se cristaliza en nuestras palabras, obras y movimientos.

¿Por qué al oír un poema o una pieza de música sentirnos el deseo de componer o ejecutar algo parecido?
Es porque las obras maestras nos comunican las vibraciones de los átomos mentales de sus creadores. Así también la estadía o el paso de un superhombre por un lugar, impregna con sus propias vibraciones las mentes de sus habitantes.

Los átomos del hombre son sus archivos y sus vibraciones son su lenguaje.

Si el hombre supiera consultar a sus Maestros internos, no erraría en su elección, ni en su vocación.
El aliento de vida es el mejor conductor hacia la Divinidad interna. Al aspirar átomos superiores Ella nos comunica su Voluntad, “la voluntad suprema será hecha tanto en el cielo como en la tierra”. Esto significa que podemos volver a estudiar en nuestros centros internos y sentir la voluntad de El Padre,

La aspiración concede belleza, salud, iluminación y una comprensión de las leyes universales. También otorga conocimiento del propio futuro en la realización de la obra,

El esclavo de sus pasiones es esclavo de sus semejantes. Solo libre de sus debilidades puede adquirir la Energía Cósmica. Esta Energía en el aire aspirado, es una oración al Yo Soy para que nos revele nuestra vocación y nos envíe al maestro especial del centro respectivo.

Por la aspiración rasgamos el velo para revisar nuestras errores pasados y continuar la obra que fue interrumpida.

Debemos atender a la voz interna y practicar conscientemente su aspiración para aspirar los átomos conscientes del Reino del Intimo.

27.— Ejercicio del Gran aliento de vida:

a) Sentado o de pie con el busto y la cabeza erguidos;.

b) Aspirar lentamente por la nariz el aire o aliento de vida y por medio de él, los átomos afines al mundo interno del Intimo.

e) Retener el gran aliento de la vida en los pulmones lo más que se pueda <sin abuso).

d) Expeler lentamente y sentir que la Energía baña todo el cuerpo, por medio de los átomos que trabajan en el sistema nervioso.

La repetición del acto forma el carácter y el carácter es el hombre.

Cada órgano de nuestro cuerpo semeja un estado, dentro de una república, que tiene sus leyes distintas y diversas; cada órgano tiene su conciencia propia pero obedece a la Súper conciencia del mundo interno.

Con el pensamiento y la aspiración controlada del Gran Aliento de Vida podemos analizar y sanar nuestros cuerpos en caso de enfermedad.

Cuando aspiramos el gran Aliento se rasga el velo y nos hallamos ante el Yo Soy o la Suprema Presencia.
El gran Aliento de vida barre con el limite que nos separa de nuestro mundo Interno.

Nuestro sistema nervioso central pertenece al mundo físico o el cuerpo material; pero de ese sistema sale otro segundo llamado el Sistema Simpático, que pertenece al mundo psíquico, por medio del cual podemos comunicamos con el mundo real e invisible.

La aspiración del gran aliento de vida dirigido al sistema nervioso, nos conduce infaliblemente al Sistema del Gran Simpático que nos comunica con nuestros Centros de Conciencia Internos del Hombre, fuentes del Saber, Poder y Energía.

Hay muchos que preguntan:

¿Qué haremos para ayudar a la humanidad?

La contestación es:

Ser buenos. Porque el hombre bueno es una bendición sobre la humanidad.
Con su presencia carga el ambiente con vibraciones bondadosas, y con sus átomos de luz impregna las mentes sensibles y las inspira a seguir la realización de la Gran Obra. La bondad, el amor y el saber se manifiestan en el mundo objetivo por el sistema nervioso.

Por intermedio del sistema simpático nos ponemos en contacto con el mundo interno y con el sistema nervioso central lo manifestamos en lo externo.

Con la inhalación del Gran Aliento de Vida podemos abrir la puerta que comunica el sistema nervioso cerebroespinal con el Simpático. Esta es la puerta del Edén, defendida por el ángel de la espada flamígera.

“Tocad y os será abierto” se ha dicho.

Con la aspiración el hombro toca” aquella puerta; el mismo ángel la abre para conducirlo a un centro de conciencia dentro de su corazón, en donde le será dado según su petición y hallará lo que ha buscado.

Este es el significado de la alegoría del Génesis que dice que el hombre fue arrojado fuera del Edén (de su Reino Interno), a donde lo quedó prohibida la entrada.

El ángel de la espada de fuego aniquila todo átomo denso que trata de entrar por esta puerta. Con la aspiración y el amor podemos atraer al cuerpo físico vibraciones del mundo interno, que nos sutilizan para poder volver al Edén y morar en él.

El primer Maestro de Sabiduría a quien debemos ir para aprender y practicar sus enseñanzas, es el Cristo interior.

El es el Gran Arquitecto de nuestro Universo.

Este maestro arquitecto reside en el Chakra Coronario. Es el constructor del cuerpo templo físico. Su material de construcción son los átomos aspirados por nosotros desde el momento de nacer.

Con nuestra aspiración pura damos materiales puros al Gran Arquitecto de nuestro universo y nos ponemos en contacto con él.

El objeto de la Aspiración del Gran Aliento es purificar la sangre, vehículo de Yo Soy, porque El Cristo interior no puede habitar sino en la sangre más pura del corazón.

El Gran Arquitecto fabrica su universo por medio de la sangre.

Al hombre que está interesado en servir se le exige grandes aspiraciones, llenas de Energías, para reanimar a los átomos constructores que fueron debilitados por la vida errada e inarmónica.

El hígado, es el laboratorio de los átomos constructores de la vida corporal, mientras que los pulmones son proveedores de los constructores psíquicos.

El hígado es el centro de la imaginación.

Para tener una imaginación sana en un cuerpo sano, hay que vitalizar lós Chakras que se hallan en el área del Hígado, con este ejercicio:

Inhalar profundamente por la nariz, retener el gran aliento, palpar la Zona del hígado enviándole pensamientos de energía y por último, dirigir a estos átomos, algunas frases o palabras de agradecimiento.

Sólo el hombre correcto y justo puede obtener la ayuda de estos átomos constructores por medio de la aspiración pura.

Los pensamientos de odio aniquilan la fuerza de los buenos átomos trabajadores y originan la enfermedad en el cuerpo psíquico para luego reflejarse en el físico.

El arquitecto de nuestro universo nos pide siempre material puro y adecuado para nuestra evolución.

Cada ser es el forjador de su propio destino, tiene la facultad de elegir el camino en la vida y nadie ha intervenido ni intervendrá en su destino.

El ser que rasga el velo y observa su mundo interior puede comprender el sufrimiento de sus ángeles internos, que luchan para conservar la armonía del cuerpo con el Infinito.

Algún día, cuando los hombres desarrollen todos sus centros angélicos, toda la humanidad será una sola familia, sin fronteras ni limitaciones.

El cuerpo tiene átomos buenos y errados; robustos y débiles.
La aspiración pura elimina los errados y fortifica los débiles para convertirnos en seres sanos y robustos y obtener la ayuda de nuestros ángeles guías.

 

 

El Gran Aliento de Vida 3º parte

 

 

 

 

 

 

El mundo está compuesto de energías atómicas inteligentes, diversas e infinitas.

Todo ser aspira y respira; solo el hombre aspira, respira y piensa.

El pensamiento en el hombre es la base de sus aspiraciones, y la aspiración forma el futuro del hombre.

Las inteligencias infinitas y diversas que palpitan en la Naturaleza esperan ansiosamente, las aspiraciones y respiraciones del Rey de la Creación, para servirlo y obedecerle.

Cuando el pensamiento entra en los mundos de estas inteligencias ellas se apresuran a obedecer, entregando la clave de toda comprensión.

El inundo de estas inteligencias es el mundo interno.


Lo que encadena al hombre a su ignorancia es su pensamiento y sus aspiraciones en el mundo externo.

No hay infierno ni cielo; no existe el mal ni el bien, sino en el pensamiento del hombre.

"No hay nada bueno ni malo, el hombre con su pensamiento así lo hace"
Shakespeare.

En el pensamiento se halla lo verdadero y lo falso, cuando llega el hombre a distinguir entre los dos y cuando llega a desintegrar a los dos, logra la unión con su verdadero YO SOY en el Reino de los Cielos.

El cuerpo es la quinta esencia do estas inteligencias que residen en todos sus centros de conciencia o chakras. Las inferiores que algunos llaman malas) residen desde el ombligo para abajo; las superiores o buenas desde el ombligo para arriba.

El objeto de la vida es convertir a los inferiores en superiores y el hombre se convierte en la imagen y semejanza de Dios.

Por donde pasa un hombre Dios, purifica todos los átomos inferiores y llena la atmósfera de superiores.

Pensar alto y aspirar hondo es atraer al cuerpo las más evolucionadas inteligencias.

El hombre en su cuerpo es la miniatura del Cosmos:

Todo lo que está arriba es igual a lo que está abajo, y todo lo que contiene el Macrocosmos lo contiene el Microcosmos.


"Como es arriba es abajo, como es adentro es afuera"
Hermes Trimegisto.

El objeto del hombre es elevar la frecuencia de vibración de sus centros de conciencia inferiores que se hallan en su baja naturaleza, mas no dominarlos, Una vez que se equilibran y armonizan estos con los superiores desaparece toda aflicción.

Esta es la misión del Cristo en el hombre.

El hombre que aspira y concentra su naturaleza en sus centros de conciencia superiores, abre un camino directo a su objetivo.


Los ángeles que residen en el mundo interno del hombre son dueños de toda la Sabiduría.

Estos ángeles internos contestan toda pregunta dirigida por la concentración sostenida.


La Iniciación significa ir dentro en busca del Cristo, impulso que es el iniciador en toda sabiduría; todo hombre es su propio iniciador y su propio salvador.

Quien busca en el interior de su Templo halla al Dios Intimo que mora en él.

Aspirar, concentrar respirar y dirigir luz hacia los centros de conciencia nos conduce a la iluminación.

"Pensar y aspirar la belleza, es adquirir belleza".

El objeto del pensar y del aspirar, es liberar nuestros sentidos de la esclavitud de nuestros centros de conciencia inferiores para lograr el futuro desenvolvimiento en luz.

Cada centro de conciencia, en el cuerpo del hombre, es un grado de conocimiento especial y todos forman una universidad.


Cada Grado es dirigido por un maestro y debemos cursarlos todos. Todas sus enseñanzas son internas, sólo puede el hombro entrar en estos cursos por la aspiración y aprenderlos por la concentración.

Toda sección en el cuerpo tiene una vibración y una ley individual; pero la Ley de las Leyes emana del Absoluto que habita en el Íntimo lugar secreto del altisimo.

Aspirar y respirar meditando, es el único camino que nos conduce a la Ley del Reino Interno.

El objeto de nuestra unión con el Íntimo es darle libertad de acción más allá de nuestro cuerpo objetivo y ser conscientes de sus obras.

La concentración es el puente tendido desde nuestro cuerpo hacia el Intimo Infinito, cuyo objeto es comunicamos con EL.

"Respirar es vivir, meditar es crear".

El cuerpo físico es como un país que está gobernado por varias jerarquías de gobierno. Su rey es el Pensador, sus gobernantes son los pensamientos y sus obreros obedientes son los arquitectos angélicos.

El Pensador es el Rey que vitaliza y estimula todas las dependencias gubernativas y obreras.

Un pensamiento sano, una aspiración pura y una respiración completa y perfecta, revitaliza cada átomo, molécula y célula de todo el cuerpo.

El valle que separa nuestra mente del YO SOY se puede salvar con la meditación aspirada.

Una meditación en lo puro y justo pone en orden la atmósfera de nuestros ángeles trabajadores.

Una concentración voluntaria y perfecta une a los elementos de la mente con la conciencia de la Naturaleza.

Cuando el hombre medita y aspira, todo su cuerpo se convierte en filtro, absorbe mucha energia y fortaleza interior y esta fuerza forma alrededor del cuerpo una armadura protectora que impide la penetración de las elementos negativas.

"Hay que meditar hasta obtener un pensamiento propio y fortaleza interior".

El pensamiento propio viene de lo interior y es el que nos guía en el camino de la evolución y la liberación.

La meditación en el Intimo, rasga la atmósfera que cubre la sabiduría divina, herencia de todo hombre.

Los archivos de la Sabiduría Divina están en manos de los Ángeles de Luz que nos circundan y viven en nuestro cuerpo. Para poseer esta sabiduría hay que conquistar a estos ángeles por la contemplación y la aspiración.

El hombre actual trabaja con la mitad de sus átomos angélicos y cuando llege a estimular a la otra mitad, su unión será consciente y perfecta con Dios y se convertirá en un pilar fundamental del Templo Reino Interno.

La Sabiduría Divina es Única, solamente su objeto varia según los ángeles atómicos que lo instrúyen.
El hombre se manifiesta bueno o malo según la calidad de los ángeles que prevalecen en él.

Hay que tener en cuenta, que cada átomo es un ángel bueno o malo; superior o inferior. Una Inteligencia superior puede comunicarse con la mente humana por medio de sus ángeles superiores y elevados, y una inferior por medio de ángeles inferiores.

La salud física, psíquica y mental es el único poder a quien se someten los ángeles buenos internos, mientras que la enfermedad es casi siempre un instrumento de los inferiores.


 

 

El Gran Aliento de Vida 4º parte

 

 

 

 

 

 

Todas las células del hombre piensan, y toda célula pensante se alimenta de los átomos de luz que penetran por la respiración.

El mejor alimento para las células es el pensamiento puro.

Un pensamiento puro y una respiración solar, queman todos los residuos impuros que posee un hombre desde el pasado.

La aspiración, respiración y meditación continuas y puras comunican al hombre con las más elevadas vibraciones del Intimo Absoluto y entonces adquiere un elevado poder mental.

Un pensamiento de sacrificio salvador puede abrir la puerta del corazón (Chakra o Centro de conciencia Cardíaco) para descender, como Cristo al Infierno (Chakra o Centro de conciencia Generador o Sacro base) salvar a los átomos de luz encadenados allí y subir con Dios nuevamente al cielo de la cabeza (Chakra o Centro de conciencia Coronario).


El hombre tiene enemigos secretos que lo perturban durante la concentración y la aspiración. Para vencerlos hay que dirigir el pensamiento al Chakra o Centro de conciencia del plexo Solar en la región del estómago.


En el plexo residen las fuerzas lumínicas.


Estas fuerzas abren el camino al pensamiento Luz y lo elevan, por la médula espinal, hasta llegar a la conciencia real interna, en donde mora todo saber y toda felicidad.

En la médula espinal y sus ramificaciones se encuentran desde el principio de los tiempos todas las ciencias del mundo.

Cada inteligencia angelical que reside en estas regiones es un archivo del saber.


Todos los inventores, poetas, artistas, genios, etc., si se encuentran centrados en la verdad espiritual reciben inspiración de la parte superior, y si están centrados solo en las ambiciones materiales las reciben de la parte inferior.

El ser libertino no puede penetrar en esta Universidad, porque su plexo solar carece de la energía de los átomos de luz o de los ángeles luminosos que le abren el camino.

La energía creadora del sexo tiene que llenar con su poder todos los Chakras o centros y convertirlos en soles en la densa oscuridad del cuerpo.


Esta fuerza de luz Creadora mantiene la perfecta salud del cuerpo, del alma y de los átomos dentro y fuera del cuerpo.

Cada centro de poder tiene una comunicación directa con el Intimo por medio de la energía creadora, pero en el momento que decrece esta energía se corta la comunicación.

Dentro del hombre existen dos principios o dos fuerzas, a las que las religiones dan el nombre de buenas y malas; los ocultistas las llaman positivas y negativas; los alquimistas dicen: rápidas y lentas y otros dicen armónicas y desarmónicas, Cristo y Anticristo, etc.

El principio del bien está representado por un átomo Divino llamado por los ocultistas ÁTOMO NOUS o Conciencia Divina del Cristo Cósmico y reside en el corazón (Chakra o Centro de conciencia Cardiaco).

Sus impulsos son constructivos. Este átomo es la Encarnación del Segundo Atributo de la Divinidad que se halla en la Glándula Pituitaria.

Es la deidad manifiesta de la causa que permanece oculta.

El principio del mal o error reside en otro Átomo que se encuentra en la parte inferior de la espina dorsal (Chakra o Centro de conciencia Generador o Sacro base) y su Impulso es destructivo; se lo llama el Rey del mal o el Rey del infierno.

Ambas entidades tienen legiones de ángeles atómicos a sus órdenes y ambas luchan para atraer al hombre a sus respectivos reinos.

Estos reinos están circunscritos entre otros a los tres grandes planos primarios: Espiritual, Físico y Mental

El impulso de Nous o Crístico domina el mundo interno de uno de los tres grandes planos y trata de absorber el pensamiento del hombre hacia el mundo o plano espiritual.

El impulso del ángel caído, jefe de los ángeles rebeldes, domina el mundo o plano físico externo y conduce el pensamiento del hombre hacia este mundo.

El reino del ángel caído abarca desde el ombligo (Chakra o Centro de conciencia Umbilical) hasta la base de la columna vertebral (Chakra o Centro de conciencia Sacro base) y la memoria del pasado está escrita en esta parte.

El reino del Nous está en el pecho (Chakra o Centro de conciencia Cardíaco) en donde están grabados los archivos del presente.

En la cabeza (Chakra o Centro de conciencia Coronario) Reina el Padre Clestial y en este dominio se hallan los archivos del futuro.

 

Con letras de agua están escritas las vivencias del presente en el Plexo.

 

Con letras de fuego están escritas las vidas pasadas en el Sacro.

Con letras de Luz están escritas las vidas futuras en la Cabeza.

 

El fuego del Sacro y la luz de la cabeza se unen en el Corazón, centro de vida y residencia del Salvador, Rey de Reyes, Yo Soy el que Yo Soy Dios.

 

El Gran Aliento de Vida 5º parte

 

 

 

 

 

No hay bien ni mal, tal cono los comprende la humanidad, solamente hay diferencia de vibraciones.

Las vibraciones se tornan rápidas o lentas según el impulso y la índole del pensamiento.

Las vibraciones del ángel o átomo caído son el impulso que limita nuestros pensamientos y aprisionan nuestra mente en la atmósfera del mundo externo.

El átomo Nous o vibración Crística es el impulso que nos libera de estas limitaciones para convertirnos en amos del mundo externo y liberarnos de la prisión del mundo físico.

El átomo caído envuelve todos los átomos malos captados por nuestros errados pensamientos desde nuestra aparición en el mundo, para formar con este ejército su reino inferior (infierno) y dominar el mundo externo.

Cristo por medio del átomo Nous, en donde reside su impulso superior, evoca a todos los buenos átomos para librar al hombre de lo inferior y hacerle penetrar en el Reino Interno del Intimo en donde no hay ni mal ni bien.

No hay cielo ni infierno, como no hay mal ni bien, más, sí existen vibraciones rápidas y vibraciones lentas. El conjunto de las vibraciones rápidas forman una entidad que es llamada YO SUPERIOR y el conjunto de las vibraciones lentas, se llama Yo Inferior o naturaleza inferior.

Cuando un hombre transforma sus vibraciones densas y lentas en sutiles y rápidas se dice que se ha vuelto Salvador del mundo, o un Cristo; y, cuando transforma sus vibraciones rápidas en lentas se convierte en Anticristo.

El pensamiento es quien convierte al hombre en Cristo o Anticristo o mejor dicho, el pensamiento es quien manifiesta el Cristo o el Anticristo en el Hombre.

El misterio del hombre consiste en el deber de emplear la Conciencia de la Realidad que está dentro de si y no querer hacer su voluntad.

Por eso Cristo nos dice:

Hágase tu voluntad, Padre y, no la mía.

Cada vez que el ángel caído con su ejército anticristico nos llama la atención para librar la batalla, senos aconseja la religión acudir a la oración, a los santos, etc...

Pero hay otro método también eficaz que consiste en elevar el pensamiento a la cabeza, cielo del Padre (Chakra o Centro de conciencia Coronario) por intermedio de la Meditación en el Padre Nuestro con Metamúsica de armonización para regular la libre rotación de los Chakras.

Con esta elevación arrebatamos al anticristo gran parte de sus ángeles atómicos caídos, que quedaron adheridos al pensamiento negativo y al pasar por las esferas de la Luz Central donde se halla el átomo Nous o Conciencia Divina del Cristo Cósmico que reside en el corazón "Chakra o Centro de conciencia Cardiaco") se queman y se transforman en ángeles de luz, entonces se dice: El demonio fue derrotado.

Los seres superiores, muchas veces, provocan estas guerras voluntariamente. Dirigen el pensamiento a lo inferior y cuando comienza la lucha, ellos con pensamientos centrados en luz comienzan a rescatar a los átomos o ángeles de vibración densa que desean elevar su baja frcuencia de vibración para luego trabajar bajo el comando del bien.

Esto es lo que significa la tentación de Jesús en el desierto y, dice el Evangelio: Cuando triunfo el Cristo en Jesús lo abandonó el demonio.

Jesús por experiencia conoció los peligros, de esos momentos. Muchos no pueden resistir estas pruebas, por este motivo el maestro nos enseño después, en la oración del Padre Nuestro: “no nos dejes caer en la tentación”.

Nunca se debe provocar la tentación antes de llenar los centros con la fuerza Crística Solar; porque la fuerza solar en el hombre es el poder de la fe que triunfa y este triunfo se obtiene por la práctica de la Meditación en el Padre Nuestro Interactivo.


La fuerza anticrística nunca puede penetrar más arriba del ombligo, pero sí puede atraer pensamientos llenos de átomos destructivos a lo inferior. Todos los inventos de guerra son pensamientos utilizados por el Anticristo en el mundo objetivo.

En el principio hubo una gran batalla en el cielo (en la cabeza del hombre, Chakra o Centro de conciencia Coronario).

Miguel (EL YO superior) y sus ángeles lidiaban con el dragón (Yo Inferior) (Chakra o Centro de conciencia Generador o Sacro base) y fue lanzado en tierra aquel gran dragón, aquella antigua serpiente, que se llama diablo o Satanás, que engaña a todo el mundo, y sus ángeles fueron lanzados con él. “Apoc. XII, 7, 9”

(Cuando el Yo inferior cuyo nombre es "diablo", desobedeció al llamado del Absoluto y se “rebeló contra el Señor”, fue arrojado por Miguel el YO superior, al infierno o parte inferior del cuerpo del hombre en donde arde el fuego del deseo y del instinto primario (Chakra o Centro de conciencia Sacro base).

Y cuando el dragón diablo, Yo inferior, principio de la desarmonía vio que habia sido derribado en tierra (en la parte inferior del cuerpo) persiguió a la mujer que parió al hijo varón (persiguió a la materia que engendro al hombre hijo de Dios, y su mente) Apoc. XII, 11, 13.

Todos estos archivos se hallan en las energías atómicas del sacro en donde se puede leer, por medio de la concentración, el origen de esta guerra en el cielo, en donde también están anotadas las vidas pasadas y las consecuencias de ellas en las consecuentes vidas futuras del ser.

Para poder penetrar hasta aquel punto, el hombre debe librarse del bien y del mal y obrar según la Conciencia Divina.
Ir al nuevo video de los Chakras

 

El Gran Aliento de Vida 6º parte

 

 

 

 

 

Nadie puede ascender a su cielo, si no desciende primero al infierno o parte inferior de su cuerpo. Desde allí puede escalar la materia, como hizo el Cristo, para salvar a aquellos ángeles que fueron atraídos por el pensamiento negativo del hombre.

Cada hombre debe llegar a la estatura de Cristo para poder salvar a estos ángeles en cadenas, si no, tendrá por enemigo terrible el FANTASMA DEL UMBRAL (del Yo inferior) que puede enloquecer a todo aquél que no sea Cristo.

La única arma contra esa entidad, ordenada por el mismo hombre, cuando bajamos al infierno por la tentación, es el elevar nuestro pensamiento a la Cabeza (Chakra o Centro de conciencia Coronario) residencia de las tres manifestaciones del Absoluto.

El Fantasma del umbral es un ángel tenebroso formado por el mal acumulado en las vidas pasadas (Es el lugarteniente del Demonio) y tiene su residencia en el eje inferior de la espina dorsal.

El Yo Superior, enemigo terrible del anterior, está representado por Miguel y reside en el eje superior de la espina dorsal.

El campo de batalla actual de estos dos, enemigos, se halla en la región del ombligo (Chakra o Centro de conciencia Umbilical).

Al principio Caín mató a Abel, "el mal triunfa sobre el bien"

"Y fueron dadas a la mujer dos alas grandes de águila, para que volase al desierto, en donde es guardada y protegida por un tiempo, y dos tiempos y la mitad de un tiempo, de la presencia de la serpiente”. <Apoc., XII, 14).

El alma, ánima, vida, descendio al Plano físico material durante tres rondas y media (durante el período de Saturno, del Sol y de la Luna y por último la mitad del terrestre).

Estos fueron los tiempos que acompañaron la involución del hombre y su descenso en la materia, cuando prevalecían en él los átomos densos y lentos.

Pero después del nacimiento de Cristo en la mitad del cuarto tiempo, período actual de la ascensión, el hombre se encamina hacia su unión consciente con lo Absoluto de donde procedió.

El ángel caído puede atraer al cerebro por el hemisferio izquierdo a todos los átomos que encadenan el pensamiento a los instintos animales; mas no puede hacerlos ascender nuevamente; mientras que Nous en el corazón puede hacer bajar los átomos del cerebro por el hemisferio derecho, con luz, hasta el infierno para salvar a sus hermanos aprisionados allí.

Una vez obtenido este descenso, el Hombre puede descubrir en la intuición, o memorias de la naturaleza su evolución desde el mineral, vegetal, animal y ver las fuerzas que trabajaron en la construcción de su cuerpo templo humano.

El Yo inferior es lugarteniente del átomo Enemigo en el Hombre; el Yo Superior es el del átomo Nous, manifestación del Cristo.

Todo mal pensamiento emana desde el cerebro por el hemisferio izquierdo; el bueno viene del derecho.

El izquierdo ayuda a la error, empleando los elementos inferiores de la naturaleza; el derecho emplea para su trabajo los elementos superiores o ángeles de luz.


Si no os volvéis como niños, no podréis entrar en el Reino de los cielos.

Cuando el hombre por medio de su aspiración y pensamiento inicia su entrada en el mundo subjetivo, se vuelve como un niño, y es protegido de todo mal.

Nos dice Cristo: No resistan al mal.

El deseo de resistir al mal atrae en nuestra contra ángeles guerreros, fieles servidores de Lucifer y la resistencia se convierte en guerra destructora.

La resistencia contra estos ángeles malignos debe ser con el amor y la caridad y el mal se desintegra por sí mismo, como el fuego que al no encuentra qué devorar, se devora a si mismo.

La mente que piensa mal o que causa mal, reabsorbe lo que ha emitido por intermedio de la Ley de Causa y Efecto.

Los sensitivos y muchas veces los niños se encuentran molestos y acongojados al lado de estos seres.

Tristeza, melancolía, depresión, ira y demás defectos son los heraldos del Enemigo Secreto del hombre; pensar felicidad y aspirar alegría es la escoba que barre y elimina a estos mensajeros nefastos o ángeles malignos.

Hay una voz en el corazón que siempre nos habla en cada eventualidad, nos pone sobre aviso contra toda mente maligna; aquél que obedece esta voz que viene de su íntimo nunca será defraudado.

A veces el Rey de las tinieblas que reside en la base de la columna vertebral (Chakra o Centro de conciencia Sacro o Base) nos ofrece poderes y sabiduría con tal que le enviemos nuestro consentimiento y los átomos respirados en esos momentos.
Con esto le otorgamos uevos poderes que lo ayudan a batallar contra nosotros.


Esto se llama el pacto con el demonio, que los magos negros han firmado con la propia sangre, a cambio de bienes materiales o de fines egoístas.

Existen ciertas frases sofísticas que alimentan las mentes oscuras de los lideres nefastos y las de sus discípulos.

Estan frases obligan al hombre a aspirar, pensar y respirar átomos que ayudan a los lideres de lo oscuridad , a llegar a sus malignos propósitos.

Por ejemplo: Sólo el fuerte debe subsistir y el débil debe morir; o esta otra: El fin justifica los medios, etc.

Una vez grabados estos sofismas en la mente de una nación, su primera aspiración será la guerra. Esta filosofía endemoniada atrae a los pueblos, motivos de destrucción; porque pierden en sus corazones el sentido de: Igualdad, fraternidad y justicia.

 

El Gran Aliento de Vida 7º parte

 

 

 

 

 

La cólera, la depresión y la envidia son los tres conductores más formidables de las enfermedades, siguen luego la mala alimentación y la mala aspiración. Debemos ser felices para ser sanos.

El Nous (átomo Crístico angélico) no promete bienes terrenales: sólo otorga Sabiduría, con la confianza en si mismo. El enemigo secreto puede dar hasta bienes materiales a quien se asocia con él.

El Principio del Bien salva de la guerra a sus seguidores, porque ellos no fueron los causantes de la hecatombe.

Por el momento, ninguna nación puede asegurar la paz del mundo, porque los dirigentes están dominados por el ejército del Enemigo Interno.

Existen ciertos centros en el cuerpo del hombre por modio de los cuales se puede contemplar el mundo y la lucha de las fuerzas de la luz con las tinieblas.

En donde hay acaparadores, allí domina el Enemigo secreto. En donde hay monopolización, existe la fuerza destructora.

Mientras el hombre no aprenda a pensar por si mismo, no podra liberarse de sí mismo y será arrastrado a elegir al gobernante designado por la fuerza tenebrosa.

Hoy el ciudadano vota por el candidato que pude satisfacer su propio deseo sin pensar en el destino de la nación.

El enemigo oculto oscurece la inteligencia, para convertir al hombre en autómata, guiado por el capricho del gobernante.

El cuerpo de deseo, atrae los átomos afines a los deseos sentidos, los que se apoderan de la mente y del carácter.

El plano inferior del mundo de deseos o astral pulula en seres astrales inferiores sin ninguna inteligencia. Son como vampiros que viven de la materia en descomposición.

Los átomos que integran estos cuerpos son destructivos estimulantes de la ferocidad y los habíamos heredado desde Lemuria, cuando nos divertíamos en hacer luchar a los animales unos con otros y en comérnoslos después.

La pureza del sexo y su acumulada energía, ennoblece el carácter, mejora la salud e ilumina la mente, para seguir con énfasis en el sendero del desarrollo.

El hombre puro en su sexo tiene una mentalidad equilibrada, que difícilmente sucumbe ante una tentación errada.

Muchos llegan al poder y o la fama bajo la dirección del átomo Enemigo, por medio de la magia sexual, la que forma parte importante en su enseñanza.

El Yo superior que está en presencia del YO SOY, intercede y obtiene el perdón de las acciomes erradas de aquellos fieles seguidores de la luz que entran en el sistema simpático. Este es el segundo nacimiento.

La mejor oración que nos fue legada a través de los siglos, es la oración del Padre Nuestro. El Padre Nuestro bien meditado, sirve de puente entre el ser y el YO SOY contiene siete llaves par abrir los siete centros de conciencia o Chakras del cuerpo, que conducen al aspirante a la Presencia del Intimo.


Meditación en el Padre nuestro interactivo

La oración del Padrenuestro ha sido entregada por el dulce maestro Jesús para ser realizada como una verdadera meditación y activar nuestros siete centros de conciencia o chakras y hacerlos rotar armoniosamente para que nuestros cuerpos se nutran de la energía que necesitamos para tener una vida feliz y plena que nos permita asimilar y comprender el conocimiento que debemos aprender en esta escuela de vida material.

La activación de estos centros es el sendero a transitar para lograr la iluminación espiritual.

El Padrenuestro está dividido en 7 oraciones o decretos, estos están dirigidos a cada uno de nuestros siete centros de conciencia

Gracias a un arduo trabajo de investigación sobre Religiones comparadas y un exhaustivo estudio de las enseñanzas espirituales o pan de vida, entregadas por el amado maestro Jesús el Cristo, el Círculo Metafísico ha podido compaginar y desarrollar este brillante material de reflexión y meditación en Luz.

Este material contiene las 7 llaves que abren los 7 sellos de los centros de conciencia o Chakras que conducen a la iluminación y al despertar espiritual del hombre de buena voluntad que abrigue en su corazón el deseo de ayudar en servicio impersonal, a restablecer el primigenio plan de Luz, Paz y Amor de Dios sobre la Tierra.

Esta virtual brújula espiritual conduce y guía al hombre por el sendero de los 7 peldaños o estaciones del calvario Crístico simbolizadas en las pascuas cristiana.


El aspirante debe recorrer durante su ejercicio diario, todos sus centros desde arriba hacia abajo, aplicando para cada centro, una petición del Padre Nuestro. La petición debe ser realizad de hijo a padre y no de esclavo a señor. El Reino del Cielo Interno se obtiene y no se otorga.


El primer desarrollo del aspirante se manifiesta en el plexo sacro la Intuición es el mensajero del YO SOY y se manifiesta por y desde este centro.


Debemos comprender que debmos sentirnos uno con el Yo superior, por medio de quien formulamos nuestras demandas al Intimo, Él, tiene su asiento en un átomo en la base del cerebelo. Su reino está en el hígado centro de la imaginación y la emoción. El Yo superior está siempre en presencia del YO SOY.


El mismo Jesús declaró esta verdad en el sermón de la montaña. Después de enseñar la oración del Padre nuestro, dijo:

“Porque si perdonan los hombres sus pecados, el Padre Celestial, perdonará los vuestros”.


“El Intimo, YO SOY, El Absoluto tiene en la cabeza tres puntos, cada uno de los cuales, es el asiento particular de un aspecto de la Trinidad”

El Primer Aspecto es el Padre, domina exclusivamente la cabeza (Chakra Coronario.)

El segundo el hijo rige en el corazón (Chakra Cardíaco), mientras que el tercero, Espíritu Santo, domina sobre el sexo (Chakra base de la espina dorsal).

La Realidad es una; no hay más que un solo Intimo, pero mirado desde el mundo físico, se refracta en estos tres aspectos: Padre, Hijo y Espíritu divino.

El Aspirante debe evocar siempre a Miguel o Yo Superior en sus ejercicios de aspiración, y él intercederá ante el YO SOY.

Muchos hablan sobre la unión con el Intimo, como si estuvieran separados de Él. La unión con el íntimo significa la identificación con el Padre, para realizar conscientemente el Impulso Divino del YO SOY.

 

El YÓ SOY es la misma Divinidad, quien impedirá, a voluntad, la entrada de los átomos egoístas que fluyen desde el cerebro y desde la base de la espina dorsal, siendo el resultado que estos átomos se irán alejando del hombre poco a poco”.


El Padre, desde el entrecejo (Chakra frontal o tercer ojo), envía su poder para vigorizar el pensamiento en el corazón; mientras que el átomo enemigo interno nos envía la duda desde la baso de la columna vertebral (Chakra base de la espina dorsal).

Entonces se entabla la lucha en el Chakra del plexo solar y en la región del ombligo (Chakra Umbilical) en donde surge la fortaleza del hombre.

En este centro se libra una lucha tremenda entre la duda y la Certeza; entre el temor y el valor, entre lo negativo y lo positivo.

Si el bien triunfa sobre el mal, se dice que el arcángel Miguel derrotó a Satanás y lo hundió en las profundidades del infierno de nuestro cuerpo pero si el mal prevalece nos arrastra a este infierno.

 

Nos sentimos halagados al ver que difundes parte de nuestro humilde material metafísico.

Humildemente te pedimos que la proxima vez que desees copiar artículos de nuestro Círculo Metafísico como lo has hecho con este y difundirlo en cualquier forma hagas la referencia pertinente con respecto a su autoría, luego del texto en cuestión como veo que lo haces con otros articulos.

E n nuestro caso todo nuestro material (como bien se explica en nuestra web: http://www.circulometafisico.com.ar/quienessomos/index.htm#importante ) se encuentran registrados en los lugares internacionales que cuidan los derecho literarios del autor

Por favor no tomes a mal esto ni como una agresión hacia ti, pero recuerda que quizás otros no serían tan comprensivos y podrías tener problemas legales.

Gracias

John the Mistyc

Círculo Metafísico Argentino