La fe y el miedo

 

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La Fe y el miedo

A través de la ley metafísica de la polaridad comprendemos que tanto el miedo como la fe son las dos caras de una misma moneda.

El miedo es un factor muy fuerte que precipita lo temido.

Sabemos que todo es mente. Los pensamientos proyectan al mundo de las formas su contenido. Este proceso se acelera notablemente cuando es apoyado desde el campo emocional con sentimientos como la fe o el miedo.<O:P></O:P>

Si examinaran los grandes hombres de todas las eras, así como también los tiranos de la historia, verían que todos ellos tenían fe los unos en el Poder Divino actuando a través de ellos, y los otros en su propia habilidad para lograr gloria y dominio.

Cada uno de ellos utilizaba la cualidad de fe para lograr sus respectivos fines.


No es cuestión de adquirir fe, sino más bien de entrenar al ego evolucionado a permitir que la fe y o el miedo de ese ser fluya ÚNICAMENTE dentro de aquellas manifestaciones que él o ella desea sostener.


En su arrogancia intelectual, el individuo está muy propenso a utilizar los informes de sus sentidos como ley irrefutable para probar que su fe está basada en hechos.

Cuando tal persona ve una apariencia de enfermedad, se siente justificado en su propia mente ("Yo lo he visto con mis propios ojos y, por tanto, sería infantil de mi parte afirmar que tal cosa no es real").

La Fe unida al miedo de este ego evolucionante une de esta manera sus energías con la apariencia discordante; y la Fe, al ser el poder energizador de Dios, hace entonces que la condición le parezca real por la mismísima cualidad y presión de su propia aceptación.


Esta misma persona, viendo a un individuo alejarse por un camino, lo ve disminuir en tamaño hasta que se torna del tamaño de una uña. La visión física de nuestro protagonista informa que su amigo se ha encogido al tamaño de una uña, empero el hombre no tiene fe en el informe de su vista física porque sabe que se trata de una ilusión óptica.Por lo tanto, ¿deberían tomarse las facultades visionarias del hombre como conductores infalibles de la Verdad, para afectar las cualidades de la fe de tal persona?


Tomemos el caso de otro ejemplo. Utilicemos la facultad de audición.

Un individuo aceptará el informe de un arma, una explosión, o un grito de dolor, como verdadero porque lo escuchó con sus oídos físicos, empero está moviéndose constantemente en una atmósfera llena de música, pero no la escucha hasta que un aparato de radio baje su volúmen hasta el punto en que el sentido auditivo puede escucharla.Luego, ¿es la facultad auditiva lo suficientemente precisa para pemitirle moldear la cualidad de la fe de alguien? Se podrá seguir esta misma tendencia con respecto a los sentidos de tacto, olfato y, aún más, dentro del ámbito emocional.

Por ejemplo, una persona podrá tener un fuerte sentimiento de miedo concerniente a un desastre inminente o circunstancias angustiantes, sobre las cuales pareciera carecerse de todo control.

Estos sentimientos de temor impiden que el individuo ponga su fe en el Poder de Dios para protegerlo y ministrarlo. Por tanto, la presión de su fe se está vertiendo dentro de esa condición discordante para energizarla y hacer que le parezca tanto más real. Esto es debido a que la naturaleza emocional también está sujeta a los informes erróneos que no tienen fundamento en Verdad o hecho alguno.


Si un hombre pudiera aprender la Verdad contenida en la afirmación de Jesús, "Conforme a vuestra fe os será hecho" [Mateo 9:29], se daría cuenta de cuán poderosa fuerza es la cualidad de su fe, y de cómo el estado natural de su conciencia de ser determina, continuamente, la manifestación que él energiza.


La atención es una facultad espiritual que la mente está dirigiendo constantemente, y es el canal a través del cual fluye la energía de Dios.

La atención lleva sobre el rayo de su propia fuerza magnética, la radiación del emisor al objeto sobre el cual está orientado el rayo.

La Fe es un estado constante del propio ser, cada segundo de la Eternidad. Cuando el ego evolucionante se impregna de tal manera con la convicción interna de conciencia que DIOS ES EL ÚNICO PODER QUE PUEDE ACTUAR, la fe de tal persona energiza constantemente ese Poder Divino que fluye a través de todas las apariencias.

El tratamiento no es cuestión de concentrarse durante algunos días o meses, sino de una vertida constante de esa cualidad de fe en la que habitan eternamente los Maestros y TODOS los Seres Perfeccionados.


La Jerarquía Celestial y, de hecho, toda vida (excepto la que se encuentra evolucionando en el plano terrenal) habita en la fe perfecta en el BIEN.

No hay "casa dividida contra sí misma" excepto en el Reino Humano.

Es este Reino Humano el que ha impartido el miedo, la incertidumbre y la duda a los Reinos Animal y Elemental, al darle fe a un poder opuesto a Dios.


El ciclo ha regresado de nuevo al punto en que la cualidad de la Fe será utilizada ÚNICAMENTE para expandir la radiación del Poder Divino.

La Fe y el miedo 2º parte

 

Referencias bíblicas sobre el temor y la ira

En la Biblia se encuentran muchas referencias a la ira de Dios.

Esto intriga a muchos estudiantes de metafísica porque sabemos que Dios es Amor, y que Dios siempre sana, conforta e inspira.

La explicación es que la palabra "ira" en la Biblia en realidad quiere decir gran actividad la actividad que acompaña o antecede la subsanación de alguna condición negativa.

Sabemos que cuando se está efectuando orden en una casa, todo parece estar patas arriba durante algunos días. Igualmente, cuando se sana a un enfermo con la oración cientifica, o un tratamiento metafísico frecuentemente se empeora antes de manifestarse la sanación.

A esta clase de crisis es lo que se señala con lo de "ira".


En 2 Crónicas 34:25, por ejemplo, se nos dice que la ira del Señor se derramará sobre la gente por haber adorado a dioses falsos.

Esto quiere decir que cuando creemos en la limitación y abrigamos pensamientos negativos, tienen que sobrevenir problemas; pero que si hacemos tratamientos metafisicos, estos desharán el daño hecho y traerán paz y armonía a nuestras vidas.

Esta actividad es la ira de Dios.


En el Salmo 76:10, se dice que "la ira del hombre te alabará."

Esto una vez más significa que el estremecimiento que sentimos como resultado de nuestros problemas nos conduce a volvernos hacia Dios, y de esa manera los superamos.


La Biblia siempre presenta el cuadro de que los problemas e infortunios terminan en armonía y júbilo si nos volvemos hacia Dios.


"Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina." (Salmo 107:20)



Palabra Clave de la Biblia: YO SOY


"Yo Soy el que Yo Soy" (Éxodo 3:14) es uno de los principales nombres que la Biblia le da a Dios.

Entraña el gran Poder Creativo que es absolutamente ilimitado.

Expresa, en la medida de las posibilidades del lenguaje, la infinitud de Dios.


"Yo soy" significa "tú" el individuo.

Es una aseveración o afirmación de la existencia, y necesita ser calificada de alguna manera.

Por ejemplo, decimos "yo soy hombre" o "yo soy mujer", "yo soy americano" o "yo soy español", "yo soy abogado" o "yo soy panadero"

En cada uno de estos casos, afirmamos un hecho importante sobre nosotros, y hasta cierto punto nos limitamos no negativamente sino en un sentido positivo y constructivo.

Si yo soy estadounidense, no soy español; si yo soy hombre, no soy mujer; etc.

Cuando decimos "Yo Soy" no nos estamos refiriendo al yo inferior o carnal, o al ego humano sino al yo superior, la presencia de Dios individualizada en cada uno de sus hijos hechos a su imagen y semejanza espiritual.

Al decir "Yo Soy" nos referimos a la presencia de Dios, y es el Cristo interno que declara esta sublime verdad.


¿Acaso alguien que no fuese Dios podría auto expresarse desde el conocimiento de su real naturaleza con semejante autoridad ?


¿Podría auto declararse vasija el barro refutándole su autoridad al alfarero ?


Solo Dios puede auto conocerse e identificarse tomando conciencia de sí mismo, solo Dios habla con Dios.


¿Puede el cuerpo moverse, el cerebro pensar, la lengua hablar, los oídos escuchar, los ojos ver cuando de ellos se ha retirado la divina presencia de Dios, la vida
"Yo Soy" ?


Dios es absolutamente ilimitado, y la única frase que puede expresar esto es Yo Soy el que Yo Soy o sea: Yo soy puro ser incondicionado, ilimitado por completo.

Afirmar que Dios es algo en particular entrañaría una limitación, y Dios es ilimitado.


Al hombre le corresponde ser algo en particular y no tratar de serlo todo, ya que él es una individualización.

Si tocas todas las notas de la escala al mismo tiempo, lo único que producirías sería un ruido confuso.

La música consiste en la selección y agrupaciones especiales de ciertas notas.

En el universo de Dios, cada uno de nosotros tiene su lugar, y es cuestión nuestra la de encontrar ese Lugar Verdadero y expresarlo ejecutar correctamente nuestra parte en la gran orquesta.

Dios es el Gran Director y también toda la orquesta, ilimitado y sin principio ni fin.


Palabra Clave de la Biblia: SALVACIÓN


La palabra "salvación" aparece más de ciento veinte veces en la Biblia.

En generaciones pasadas, la gente religiosa la usaba constantemente, y si bien hoy día no se escucha con tanta frecuencia, no es menos cierto que es una de las palabras más importantes en la Biblia y una de las menos comprendidas.


En la Biblia, la palabra "salvación" quiere decir salud perfecta, armonía y liberación.

Cuando tienes un cuerpo sano de manera que vivir es, de por sí, un gozo; cuando estás viviendo en condiciones que son completamente armoniosas; cuando tu tiempo esta colmado de actividades útiles y alegres; cuando tu entendimiento de Dios incrementa a diario, y no estás consciente de temor alguno has logrado la salvación en el sentido bíblico.


Son estas las cosas que Dios quiere para el hombre para ti mismo; y la Biblia fue escrita justamente para decirnos cómo alcanzarlas.


Alcanzamos la salvación buscando a Dios en pensamiento, y dejándolo que actúe a través de nosotros; rehusando darle poder a las condiciones externas; entrenándonos a desdeñar el miedo.


"El Señor es mi luz y mi salvación." Salmo 27:1
"Él solamente es mi roca y mi salvación." Salmo 62:2 "Y nos levantó un poderoso Salvador" Lucas 1:69 "Y verá toda carne la salvación de Dios." Lucas 3:6


Textos como estos son característicos de las promesas bíblicas sobre la salvación.

 

La oración de Habacuc ilustra la angustia mental que a menudo acompaña a la actividad (ira) de Dios en nuestra alma, cuando las dificultades salen a la superficie para ser despejadas, y se presenta un período de tensión antes de la demostración.


A algunas personas la salvación les llega suave y fácilmente, pero por mientras a la mayoría no le queda más que conseguirla con cierto grado de "temor y estremecimiento".

 

La forma en que llega no es realmente importante, pero llegará... siempre y cuando la busquemos de todo corazón.

Un tratamiento excelente es buscar la palabra "salvación" en un índice, y entonces leer algunos versículos donde aparezca, interpretándolos espiritualmente, por supuesto.

La Biblia dice que el temor de Dios es el inicio de la sabiduría [Salmo 111:10], y el inicio del conocimiento [Proverbios 1:7].

Esto ha confundido a mucha gente, porque la verdad es que el miedo es negativo y, sin lugar a dudas, es el único enemigo que realmente tenemos.

En la Biblia el "temor de Dios" significa reverenciar a Dios, no tenerle miedo en el sentido acostumbrado de la palabra.


Reverenciar a Dios es el inicio de la sabiduría.

Esto no se hace mediante complicadas oraciones o meditaciones, sino simplemente viendo a Dios en todas partes, negándonos a reconocer algo que no sea Él, y viviendo la vida Crística.


Confiar es tener fe. ¿Tienes más miedo que fe en Dios?... Tu eliges.....Esta es la sublime lección.

Fuente:http://www.circulometafisico.com.ar/quienessomos/index.htm#importante

 

 

El amor y el miedo

El ser humano sólo puede experimentar dos sentimientos, a saber, amor y miedo.

Suele suponerse que los distintos tipos de sentimientos que podemos tener son innumerables, pero eso es una ilusión.

Al ser analizados, todos los otros sentimientos son simples subproductos del amor y el miedo

La ira no es otra cosa que miedo disfrazado.

El júbilo, el interés, la sensación de éxito y logro, la apreciación del arte, son todas formas de amor.

La gran diferencia entre ambas estriba en que el amor siempre es creativo, y el miedo es destructivo.

"A nosotros nos toca decidir cuál de estos dos sentimientos gobernará nuestra vida."

 

El miedo es el único enemigo que realmente tenemos.

Se puede sanar la condición que sea si es posible liberarse del temor vinculado a dicha condición.

Los problemas o las enfermedades no son más que temores subconscientes reflejados en nuestro entorno.

En todo momento es cierto que "no tenemos más que temer que al miedo mismo".


El miedo es un factor muy fuerte que precipita lo temido.


Sabemos que todo es mente.

Los pensamientos proyectan al mundo de las formas su contenido.

Este proceso se acelera notablemente cuando es apoyado desde el campo emocional con sentimientos como la fe o el miedo.


Examinemos un ejemplo al respecto:


Si pensamos constantemente sobre tal o cual enfermedad, porque hemos escuchado que es muy contagiosa, etc., probablemente todo esto dispare el miedo en nuestro campo emocional y terminemos contrayendo un problema de salud.


Más del 80% de las enfermedades son psicosomáticas. Esto lo asevera la Organización Mundial de la Salud.


Primero se genera el miedo en la psiquis. Bajan las defensas naturales del organismo, dando paso a que la enfermedad se plasme en el cuerpo.


Todo este proceso comenzó con un pensamiento, se apoyó en una emoción y se trasladó al cuerpo.


Lo mismo sucede con el dinero, las relaciones, etc. Se comienza pensando en las condiciones económicas adversas del entorno. Se teme la indigencia, culminando todo este proceso con la manifestación de la pobreza.


Podemos reflexionar al respecto que la semilla es el pensamiento; el miedo es la raíz, el tronco y las hojas, y los frutos son el resultado tan temido.


Cuidando de no sembrar la semilla del pensamiento negativo, cortamos la secuencia que precipita el error.


Polarizando nuestro campo emocional en el polo opuesto positivo, comenzamos la tarea de cultivar el opuesto.


Si pensamos con optimismo cultivamos la fe. Esta nos ayudará a plasmar en las formas todo lo positivo que se ha pensado.


Si en vez de regodearnos en el fracaso, analizando una y otra vez lo ocurrido, nos centramos en que todo cambiará, puesto que somos herederos de la grandeza del Padre, tarde o temprano veremos los buenos frutos del pensamiento positivo.


Sabemos que la verdadera naturaleza del Ser es la armonía perfecta e inmutable.

Esta es una Verdad absoluta, y nada puede cambiarla.


Claro está que podemos aceptar ideas erradas acerca de la Verdad, y en tanto que aceptemos tales errores, tenemos que vivir esclavizados por ellos.


También le damos cabida al miedo, y el miedo no es más que una falta de confianza y fe en Dios.


Entonces al fin, nos decidimos a orar volviéndonos hacia Dios y realizando la verdad lo mejor que podemos.


Tan pronto como hacemos esto, comienza la acción de Dios, comienzan a evaporarse nuestros temores, y la falsa condición comienza a mejorar sostenidamente. Así, la Verdad del Ser y la bondad de Dios son revindicadas una vez más en nuestras vidas.


Cuando parezca que ciertas personas nos han injuriado, en vez de pensar en ello con resentimiento, debemos expulsar de nuestra mente todos los pensamientos en cuestión, realizando la bondad y armonía de Dios en nosotros y en el agresor.


Esto no sólo subsana por completo la condición, sino que también nos trae gran progreso espiritual.

Aprendamos a vivir por encima de las tensiones que plagan la conciencia de los pueblos del mundo.

No hay manera de sobrevivir en paz si se vive por debajo de la "línea de flotación", donde reside el miedo y toda índole de angustias, intolerancias, odios, ira, rebeliones y envidias. El que hace esto se convierte en parte de la "creación masiva" y de la "mente de la masa"; estará en el fondo del "foso" de la creación humana en vez de en la cima,

Estando en la cima se podrá dejar caer una soga (Enseñanza Metafísica) a quienes se encuentra debajo, mediante la cual podrán ser elevados (por su aceptación) y ser sacados de la oscuridad de la iniquidad humana, llevándolos a "La Luz de Dios que Nunca Falla".

El amor y el miedo 2º parte

En el curso del diario vivir, surgen crisis individuales que afectan sólo a una persona, a una familia o a un grupo localizado de seres relacionados; y en muy pocas ocasiones gracias a Dios se dan grandes crisis nacionales e internacionales que afectan a millones.

Lo importante que cada quien debe recordar es que cualquier grupo, sin importar cuán grande o pequeño pueda ser, está compuesto de la unidad individual, multiplicada.

El individuo calmado, equilibrado y razonador se convierte en el punto fundamental para la gran masa que es incapaz de hacerle frente inteligentemente al estremecimiento repentino, sorpresa, miedo o lo que la apariencia pueda ser.

Todos hemos escuchado hablar de cómo grandes masas de público han sido sacadas con toda seguridad de edificios en llamas mediante el rápido pensar y control maestro de un artista del escenario o de un miembro del público, quien dirigió el patrón de pensamiento de la masa, manteniendo el orden y el equilibro de todo el grupo.


La histeria emocional y todo el sentimiento masivo son altamente contagiosos, y se desplazan como un fuego forestal a través del mundo emocional de la humanidad.

No hay individuo que pueda enfrentarse a la inesperada perturbación repentina, a menos que se haya auto entrenado cuidadosa y sostenidamente para permanecer equilibrado y en calma ante la faz de emergencias, y que haya construido un momentum de energía controlada en el ambiente.

El campo de práctica para tal entrenamiento es el propio ambiente diario.

"Qué bueno es poder conservar la calma cuando todos los demás a tu alrededor están perdiendo la suya y culpándote por ello."

La cuestión de mantener la calma (orientar la mente a las indicaciones de la Inteligencia Superior, y mantener los sentimientos en paz y serenos ante las más desagradables experiencias diarias), harán toda la diferencia entre la seguridad y el desastre en la eventualidad de surgir una emergencia.


Todos hemos tenido la experiencia de contactar a un individuo calmado y equilibrado cuando nosotros mismos hemos estado angustiados, y hemos atestiguado el efecto de la transferencia de ese sentimiento calmado equilibro y sereno que calma nuestras emociones perturbadas.

Así, aunque la histeria, el miedo y las emociones incontroladas son instantáneamente transferibles, también lo son las cualidades espirituales superiores de paz, equilibrio y balance.

Por encima de la raza humana, se proyectan grandes Seres Guardianes cuya responsabilidad y servicio voluntario consiste en proteger a las corrientes de vida del planeta, doquiera que surge la necesidad.

Llevan a cabo este trabajo conectando sus propios sentimientos de Paz, Equilibrio, Seguridad, Calma y Sanación, con algún individuo encarnado físicamente que pueda mantener el control armonioso de sus energías emocional y mental en un momento en que las grandes masas están perturbadas.

A tales individuos se les singulariza, y a través de sus cuerpos fluye la sustancia del Amor de Dios como un recubrimiento de Sanación, Protección, Paz y Suministro.

Es así como las "alas del Todopoderoso" se despliegan sobre la faz de la Tierra.


Asimismo, individuos que por naturaleza y cultivo propio, son auto controlados y equilibrados en momentos de crisis, se convierten en los recipientes y dispensadores naturales de la sustancia sobrenatural el "maná del cielo" de la cual a veces requiere la gente para sostener la vida del cuerpo durante actividades catastróficas, hambrunas, guerra, pestilencia u otras crisis de naturaleza similar.

Observen cómo Moisés alimentaba a los israelitas en el desierto, y cómo Jesús multiplicaba los panes y los peces.

Comencemos individualmente, entonces, a auto entrenarnos para permanecer como la Presencia de Paz ante las pequeñas experiencias triviales del diario vivir, de manera que de presentarse la ocasión, podamos refugiarnos bajo las alas del Todopoderoso y, más aún, convertirnos en esas mismísimas alas para los hijos de la Tierra que puedan requerir de nuestra presencia, confort, asistencia y consejo.

"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve." Pablo [Hebreos 11:1]


"Si tuviereis fe como un grano de mostaza---nada os será imposible" Jesús [Mateo 17:20]

La Fe es una cualidad que es inherente a la vida.


No hay nadie que no tenga fe en algo. En su esencia primigenia, la vida contiene subdesarrollada toda cualidad que es constructiva.

Los egos que evolucionan parecen perder temporalmente el uso de algunas cualidades al menos temporalmente, durante sus largos viajes por el plano terrenal tales como Liberación, Victoria y Pureza.

Sin embargo, no hay ego evolucionado que haya entrado al sendero de la experiencia de vida, que no tenga fe mediante la cual ha moldeado, a diario, la energía de su propio ser.

Los individuos siempre han tenido, tienen y siempre tendrán fe en algo.

Llegamos ahora a la clara comprensión de la cualidad que representa la fe.

ES un canal a través del cual fluye la energía vital del ego evolucionado para energizar todo aquello que el individuo escoja aceptar como verdad para él y, conforme a su fe, tal cual dijera Jesús repetidamente, le será hecho.

El poder directivo de la atención y el poder receptivo de los sentidos son instrumentos de fe.

Sin embargo, la fe, de por sí, es una vertida consciente de esencia vital que energiza y magnifica aquello que el ego evolucionado cree que es real, y a lo cual, mediante su fe, le da su propio Poder Divino mediante el cual se le permite vivir en este mundo de la experiencia.

 

Fuente:http://www.circulometafisico.com.ar/quienessomos/index.htm#importante