gf

 

 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

"NO LO ACEPTO"

Una de las prácticas que la metafísica nos enseña para ser positivos, triunfar en todo lo que hagamos, hacer preponderar el bien sobre el mal, dominar situaciones adversas, salir airoso de momentos desagradables, es conocer la Verdad.

Jesús dijo: "Conoce la VERDAD y la VERDAD te hará libre", pero ¿Cuál es esta VERDAD y cómo lograr que impere para que nos haga libres? La VERDAD es la armonía, la justicia, lo correcto, aquello que nos hace bien a todos y se consigue negando aquello que no es la VERDAD y decretando que ésta se manifieste.

Una de las prácticas que más enseña la metafísica desde el principio es que debemos decir: "NO LO ACEPTO" a todo aquello que no sea la VERDAD. Cuando alguien te haga algo que no te gusta, te suceda una injusticia, te ofendan, perjudiquen, te conflictúes o te pongan en inarmonía di: "NO LO ACEPTO". Eso si, pensando que la VERAD, que es tu verdadero SER, tu Yo Soy, es perfecto, es salud, amor, perdón, armonía, justicia, alegría y salud. Esta enseñanza aparece en el libro Metafísica al alcance de todos de Conny Mendez, en el capítulo Nº III, lo que quiere decir que todo aquel que estudia metafísica lo pone en práctica desde que es un principiante.

Para el mejor funcionamiento de los grupos y de nuestras vidas en general algunos instructores de metafísica deberían revisar este punto tan importante, ya que enseñan metafísica y se les ha olvidado poner en práctica el NO LO ACEPTO, y deben no olvidarse de este recurso tan importante que hace prodigios maravillosos.

Hay personas que con todo el amor y entusiasmo del mundo planifican un evento, fundan una empresa, organizan algo, se meten en un negocio, y debido a situaciones inesperadas que surgen, inconvenientes creados por los demás o por ellos mismos, falta de planificación, alteración de programas o decisiones mal tomadas imprevistamente, ponen el asunto, la empresa, el evento o sus planes en peligro con amenazas de venírseles todo abajo, y dócilmente, pasivamente, silenciosamente, aceptan todo el desastre que se les viene encima y como no reaccionan se les olvida decir NO LO ACEPTO y no se declaran en contra del desastre y no afirman buscar o querer encontrar una solución, pierden millones invertidos, destruyen ilusiones, se les hunde el barco y así, de brazos cruzados en el fatalismo, depresivamente se quedan.

Cuando todo parece perdido y el fracaso es inminente acuérdate que puedes decir NO LO ACEPTO, pero éste es un no lo acepto reflexivo, no como el de un niño malcriado que no se quiere tomar la sopa.

Al decir NO LO ACEPTO es que además de tener una actitud mental de no aceptación al fracaso, a la destrucción del proyecto, es que de inmediato te vas a poner a buscar alternativas para ver cómo sacas a flote aquello en que pusiste tantas energías.

Hay cosas que uno se mete a hacer que no son armoniosas, no benefician a nadie, son destructivas y es mejor que desaparezcan, pero si eso que tú deseas hacer o estás haciendo beneficia a los demás, es constructivo, no tiene odio, crítica ni maledicencia, vale la pena que lo salves, y si está amenazado a desparecer haz todo lo que esté a tu alcance por salvarlo y di NO LO ACEPTO, habla, defiende, argumenta, muévete, busca aliados y sálvalo, que eso es de DIOS.

Hay seres que dicen tener al maestro a su lado, mandan a revisar a los demás sobre sus defectos, dicen cortar con la mentira en que estaban sumidos, acusan a los demás de no evidenciar las enseñanzas que predican, acusan a la gente de tener personalidades exaltadas, señalan de infantes a los demás, les molesta que otras personas lleven años en una empresa, que sean famosos, que dirijan, que escriban y que tengan magnetismo personal. No saben que por más impersonales o superados que se crean en ayuda personal, están llenos de odio, rencor, traición y mentira, pero eso no importa, no es grabe, se soluciona fácil, les hace falta aprender y están a tiempo de hacerlo usando el NO LO ACEPTO.

Lo importante no es que los demás tengan orgullo espiritual, se vanaglorien de sus logros, digan tener años en una empresa, que la gente los siga, que los idolatren, que se apropien de grupos espirituales. Lo importante es que si tú consideras que eso no debe ser, seas tú el que no lo aceptes. Pero si andas aceptándole defectos a los demás, recuerda que en lo que tú piensas, en eso te convierte, donde pones tu atención, allí estás, y si andas pendiente de los defectos de los otros, te estás convirtiendo en esos defectos. No hace falta que estés diciendo por allí las faltas de los demás, escribiéndolo en páginas y mandándoselo a todo el mundo, ese es un asunto tuyo, y con decir para ti mismo NO LO ACEPTO, tienes.

Si crees que tienes que estar alertando a los demás de los peligros es porque tienes complejo mesiánico, esto es creerte salvador de lo demás. Eso es muy bueno, pero recuerda que si de verdad eres metafísico y quieres probar la efectividad de esta enseñanza, recuerda que con sólo decir NO LO ACEPTO puedes solucionar el asunto.

No hacemos nada condenando la CRÍTICA, la INTRIGA, el DESEO DE DOMINACIÓN, la DESOBEDIENCIA y la DESLEALTAD en otras personas cuando nosotros somos los que estamos transmitiendo esa energía porque estamos llenos de traición a nuestras raíces y vemos el deseo de dominación de los demás como un reflejo de nuestra propia actitud, y cuando hablamos de crítica no nos damos cuenta que al criticar la crítica estamos criticando. Pero nada de eso es problema. i a todo aquello que no te gusta en los demás: NO LO ACEPTO.

A veces sucede que lo que vemos en los demás como defectos, a otros les encanta y les parecen virtudes, por eso no debemos asumir la postura de abanderados de decirle supuestas verdades a los demás. Si a ti no te gusta como alguien mastica, habla, se ríe, escribe o dirige date cuenta que ese es un asunto personal, muy tuyo y que con decir para ti mismo NO LO ACEPTO tienes. Así te proteges de no ser como ese ser que a ti no te gusta, pero los demás tienen que seguir siendo libres de aceptar ser como quieran aunque a ti te parezca que así no debe ser esa persona.

Es maravilloso que mucha gente sienta deseos de unirse para orar y esto se debe promulgar. La oración salva, pero a veces nos aprovechamos de los males que otros sufren para transformarnos en líderes de situaciones y atraer la atención hacia nuestra empresa, grupo, organización o país. Esto es maravilloso, pero más fantástico es enseñarle a la gente a decir NO LO ACEPTO y que la única fuente de PAZ y PODER SOLUCIONADOR está dentro de nosotros en el poder de nuestras afirmaciones, reconociendo la VERDAD, centrándonos en nuestro CRISTO INTERIOR.

SIGNIFICADO METAFÍSICO
 DE LA
 SEMANA MAYOR

El Maestro Jesús se encontró con una situación delicada. Los hebreos creían en un solo Dios, es verdad, pero a ese Dios lo consideraban estar localizado aparte, separado, allá en una región indescifrable e indescriptible, y aunque por tantos siglos lo nombraron (y lo nombran) por el nombre hebreo que les enseñó Moisés, o sea "Jehová" y "Yaveh", parece que el significado tan obvio no les penetró en la mente.

Jehovah y Yaveh dicen, textualmente, "YO SOY". Ese es el significado. De acuerdo con el "Léxico Hebreo de Lee", Jehovah es el principio masculino o padre, y Yaveh es el principio femenino, o madre. Este último es el que las iglesias sectarias han dado por llamar el "Espí­ritu Santo", o sea la parte femenina, afectiva, sentimental de Dios.

Claramente, Moisés enseñó que eso que llamamos "Dios", está dentro de cada ser.

Claramente, como luego verán en el Capítulo "GÉNESIS", él enseñó que el pensamiento es el padre, y el sentimiento es la madre.

Claramente, la llama triple  nos dice que la llama azul representa al padre, la llama rosa representa la madre y la llama amarilla representa el hijo, o producto de estos dos. Dios, o la Trinidad pues, se puede contactar con el pensamiento y el sentimiento, y a eso fue que se refirió tanto el ascendido Maestro Jesús, cuando por tres años estuvo enseñando que el Reino de los Cielos, y el Reino de Dios "están dentro de ti". Sin embargo, la gente ha continuado sin tomarlo en serio.

También explicó hasta la saciedad que la muerte no existe, que es sólo una idea que se puede superar, y llegó hasta el colmo de probarlo en carne y vida propia, poniendo el ejemplo frente a los ojos, dejando que lo "mataran" con una espada en el corazón, y con todo eso, después de todo eso, comprobó que él ¡NO MURIÓ! Cuando sus seguidores fueron a buscar su cuerpo, en un sepulcro prestado, encontraron la tumba abierta, y un individuo sentado esperándolos para decirles: "No está aquí. ¿Por qué lo buscan entre los muertos? Vayan a buscarlo entre los vivos".

A pesar de que los textos bíblicos no dicen que Jesús murió en la Cruz; pues lo que dicen es que "entregó el espíritu", lo cual significa en el lenguaje espirita de la época, que proyectó su cuerpo etérico o que se desdobló y esto está comprobado en los textos traducidos al inglés, del arameo, con la forma de "entregó el fantasma" (gave up the ghost), porque no tenía por qué continuar soportando irrespetos; el mundo corriente no ha podido leer entre líneas y ha continuado creyendo que el Maestro murió, fue sepultado y que resucitó al tercer día.

Lo que realmente hizo el ascendido Maestro Jesús fue permanecer ausente del cuerpo físico y luego recuperarlo cuando hubo terminado la misión que fue a cumplir en los planos subastrales.

A pesar de que los textos dicen que fue visto el Maestro caminando vivo por los caminos, que mostró las heridas de ese cuerpo y hasta permitió que se las tocaran; todo fue para comprobar que aquel era el mismísimo cuerpo físico que había sido ostensiblemente "matado", las multitudes continúan llorando su "muerte" y exhibiendo su imagen colgado en la cruz, olvidando totalmente la versión que después circuló, de que "había resucitado", en un esfuerzo por aclarar el misterio.

El Maestro resucitó a Lázaro quien había dejado el planeta. Sí invocó la vida que existe en todo, aún en lo aparentemente inánime. Pero un mínimum de consideración sobre los hechos, comprueba que las células iluminadas, vibrando a tan altísima frecuencia, no es posible que las desintegre la obscuridad, ¡por Dios!.  Al Maestro no lo podía tocar ni remotamente una vibración de malestar siquiera. El lo dijo cuando declaró: "El Dios de este mundo (el mal) viene a mí y no encuentra nada en mí a que asirse". (Nada puede entrar en nuestra experiencia a menos que encuentre algo afín en nosotros), prueba de que una vibración menor no puede afectar a una vibración mayor.

Esto último se puede comprobar en nuestros días.

Toda su actuación, que en las eras subsecuentes ha sido conmemo­rada en la Semana Mayor llamándola "La Pasión", fue efectuada con miras a la era presente, o sea, para que fuera comprendida en nuestros días, ya que en aquélla no se podía entender científicamente; y me atrevo a adelantar que aún faltan años para que sea aceptada mundialmente la verdad.

Esto es, a grosso modo, la explicación metafísica de la "muerte" del ascendido Maestro Jesús, el Cristo en la pasada "Era de Piscis".

Como ya tú lo sabes, las eras son: una negativa y otra positiva. En la negativa se crece todo lo material, visible y se "oculta" lo espiri­tual. En la era positiva decrece la importancia de lo material; se revela lo espiritual, o sea que se habla abiertamente, públicamente todo aquello que se escondía como cosa vergonzosa porque surge primeramente la sospecha de que en aquello que es invisible, pero no insensible, está la verdad y se impone el deseo de saberlo, y luego la avidez por todo lo espiritual.

A todos aquellos que se les llamaba "locos" porque hablaban de cosas invisibles e inaudibles para la mayoría, se les busca para escuchar­los con más detenimiento, y avanzando la era positiva, los "locos" resultan ser aquéllos que se ciegan y se ensordecen a la comprobación científica y matemática de la existencia real del espíritu y lo espiritual, (Einstein decía que mientras más profundizaba el comportamiento de la luz, más a menudo se encontraba con la comprobación del espíritu).

Por esta circunstancia, el Maestro Jesús, que vino en una era nega­tiva, obscura, materialista, tuvo que recurrir a medidas tan drásticas como la "Pasión" y la "Crucifixión" pública, para dejar en la mente del planeta, la comprobación de que la muerte es sólo una idea que se puede superar como la superó él.

Los Maestros, cuando se les hacían preguntas respecto a los "sufri­mientos y muerte" de Jesús, siempre han contestado "el vino a cumplir una misión y escogió él mismo esa forma de llevarla a cabo". Pero eso han dicho hasta el momento del cambio de la era de negativo a positivo, de material a espiritual, de Piscis a Acuario, cuando no se podía compren­der la relación del pensamiento individual y colectivo a los males del planeta. Pero con el cambio de la era, que de acuerdo con las profecías "Nada quedará oculto sobre la faz de la Tierra" y el anuncio del Maestro, que el nuevo mundo vendría cuando "caiga el manto de la vergüenza" significa que ya se puede ir hablando de todo, porque es la era positiva, la era de la verdad, además de que los humanos ya estamos mentalmente adultos para comprender todas esas cosas.

Sería demasiado largo -y prematuro- describir aquí y ahora lo que se sabe en metafísicas de la verdadera misión del Maestro Jesús, pero daremos algo para dar una ligera idea de las profundidades, o sea la incógnita que hay aún en ello para las conciencias terrenas.

Por ejemplo, el nombre "Gólgota" del monte donde ocurrió la crucifixión, significa "lugar del cráneo".

Ya tú sabes que en la mente (físicamente, cráneo) es donde polarizamos lo negativo en positivo. En lenguaje metafísico también lo llamamos "cruzarlo" o "crucificarlo". Es sencillamente formar el signo MAS (+) del signo MENOS (-). Cada vez que a alguno de nosotros nos llega el momento en que nos cansamos de estar manifestando un defecto, o que nos exaspera un hábito o una idea -digamos que una muchacha ya le molesta mucho el hábito de comerse las uñas y resuelve terminar con esa costumbre- nosotros decimos que crucificó el negativo.

Otro ejemplo es el "Cáliz" tradicional. La generalidad lo asocia con "el cáliz de la amargura", y la otra expresión "apurarlo hasta las heces", sin jamás recordar la parte positiva que contiene. Pues en meta­físicas el cáliz es símbolo de "la conciencia de vida eterna".

Cuando alguien ya ha logrado apersonarse de lo que es una vida eterna liberado del error, los sufrimientos; cuando ya ha crucifi­cado o "positivado" todos sus falsos conceptos, se ha hecho digno de "beber el cáliz", o de "apurar el cáliz". Generalmente ese cáliz lo repre­sentan muy bello, en oro con piedras preciosas. Es un delicioso brebaje y no tiene nada que ver con amargura.

Cuando Jesús restauró la oreja del hombre que había sido cortada por Pedro en el momento en que venían a buscarlo para llevarlo preso, el Maestro protestó y dijo ¡Envaina tu espada! El cáliz que me ha dado mi padre a beber ¿no he de beberlo acaso?

Te atreves tú a creer que "el padre" puede haberle dado un trago amargo a su hijo? (Ver "Metafísica al alcance de todos", capítulo 1, página 13).

¡El Maestro defendió ante Pedro su derecho a beber el cáliz que le dio su Padre! Defendió su derecho a la Vida Eterna. El estaba ya muy próximo a terminar la misión triunfal que lo había traído a la Tierra, y protestó de que Pedro impidiera o retardara el final.

Nadie puede redimir a otro, tal como no se puede dormir, ni comer, ni digerir por otro.

Sólo se puede allanar el camino, facilitar la tarea o abrir una puerta de entrada, pero cada cual tiene que hacer por sí sólo la trayectoria, sea a pie, en automóvil, en barco o en avión. El trasla­do hay que efectuarlo uno mismo.

El ascendido Maestro Jesús, manifestando ya externamente su Cristo interior, vino a allanarnos el camino, facilitarnos la tarea y abrirnos la puerta a esta era en que hemos entrado.

Andando la era, se verá comprobado lo que acabamos de decir. La Tierra está a punto de efectuar un cambio en su eclíptica (el término "a punto" puede que diste de 30 años a 1000 años). En su momento, ella entrará en la órbita de Venus. Tiene que ponerse ligera, apurando su velocidad y enderezándose.

Recuerda que la Ley de Correspondencia dice: "Como es arriba es abajo" y viceversa. Igual cambio estamos efectuando en los cuerpos sutiles. Tenemos que quitarnos el lastre, ponernos ligeros, aumentar nuestras vibraciones y volvernos más "rectos". (Ver el maravilloso No 7, Leyes Universales).

 

Sin la obra del Maestro Jesús, jamás hubiéramos podido lograrlo.

 

La efluvia* que rodea al planeta se iba a hacer demasiado espesa. El abrió una brecha de la Tierra a las tinieblas y de allí al Plano Crístico para que "el que quiera beber el agua de la vida", que lo haga.  O sea, el que quiera y pueda elevarse, superarse y espiritualizarse, tiene el camino abierto. (Ver libro No 4, La Llama Azul).


* EFLUVIA: es la masa de energía negativa que se ha acumulado alrededor del planeta, formada por los odios, maldades y pesimismo de la humanidad entera.

 

Metafísica II

L4__Conny Mendez__Rev. Metafísica: El Nuevo Pensamiento

L4__Conny Mendez__Rev. 2: SIGNIFICADO METAFÍSICO DE LA SEMANA MAYOR

 

 

EL PODER DEL SILENCIO

La necesidad del estudiante sincero es TRANQUILIZARSE a menudo, en el transcurso del día. Esto permite a la energía, a las directrices, radiación y poderes de la Presencia de Dios “YO SOY” fluir y alimentar los cuatro vehículos inferiores y a la conciencia externa. En Oriente, la práctica de la meditación concentrada en la Fuente Suprema antecede toda actividad. En occidente donde los requerimientos de cada hora parecen demandar la atención y las energías del estudiante, este período de comunión espiritual es a menudo descuidado y confirmado por la vanagloria de la rectitud propia de que el Servicio es tan grande, que literalmente no hay tiempo para “¡estar tranquilo y SABER que “YO SOY” Dios¡”.

 

Los individuos sienten que la demanda de los cuatro vehículos inferiores los apetitos y apuntes, son el impulso de la Presencia Interna, y esto retrasa el contacto con la Presencia “YO SOY”, y el reconocimiento correcto de sus directrices. El estudiante sincero necesita purificar y disciplinar estos vehículos en su posición correcta como  SIRVIENTES de la Presencia “YO SOY”, lo cual puede hacerse de la mejor manera tranquilizando las energías del  cuerpo mental, aquietando las oleadas del mar del mundo emocional, rehusando permitirle al cuerpo etérico traer a colación fracasos y desilusiones pasadas, y disciplinando el cuerpo físico. Claro está que esto toma tiempo, paciencia constancia y fuerza. Cuando esto se lleva a cabo, entonces y solo entonces, podrá escucharse “la pequeña y queda voz interior” de la Presencia “YO SOY”.

 

Los Maestros Ascendidos nos dicen que la invocación a la Presencia “YO SOY” y a la Hueste Ascendida de Luz es esencial para magnetizar una corriente directa de sus energías a través de nosotros. Sin embargo, llega un punto en que el individuo, habiendo hecho la aplicación necesaria, debe DESCANSAR EN EL SILENCIO.

 

El Amado Maestro Ascendido Jesús dijo lo siguiente: “Durante mi ministerio, lo mismo que en el mundo actual la humanidad requería de mucha asistencia. Hay una tendencia a apurarse a servir como sin el periodo necesario de reabastecimiento en la Fuente Cósmica. Recordarán que yo a menudo, iba al monte a orar.”

 

El Amado Mahá Chohán dijo: “Sonrío cuando veo a la humanidad de la Tierra, tan decidida a viajar y a vacacionar, cuando bien  puede venir a éste Ámbito interno en una respiración y regresar mas restaurado de lo que cualquier resort, sol físico, o spa acuático, puede hacer por ella”.

 

“¡Amados Hijos de mi Corazón, les imploro, que entren, profundo, profundo, profundo, dentro del corazón del silencio y conozcan por cuenta propia la plenitud de la vida que allí se encuentra para su salud, gozo, prosperidad y paz!”.

 

Saint Germain agregó: “El alcance ascendente de la conciencia exterior a través de la oración, invocación, el decreto, la visualización y el canto ES SOLO LA MITAD DEL EJERCICIO ESPIRITUAL PERFECTO, el cual debe ser conscientemente empleado por los estudiantes. La ACEPTACIÓN de las energías invocadas a través de vehículos controlados, receptivo, alertas, COMPLETA ESTE SERVICIO. ¡TOMA TIEMPO PARA SER SANTO!.