Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Estudios científicos sobre la meditación

La meditación se practica desde hace más de 3000 años principalmente en el mundo Oriental. Sin embargo en los últimos años la lista de adeptos ha ido creciendo hasta calar tambien en los países occidentales como un método eficaz para reducir el estrés o aliviar el dolor producido por diversas enfermedades. Hoy en día en EEUU se puede acceder a cursos o sesiones de meditación en los colegios, los hospitales, en instituciones oficiales y prisiones y la cifra de practicantes ronda los 10 millones.

Los científicos comenzaron a interesarse por esta técnica ya en los años 60 y demostraron que el uso de estas técnicas proporcionaba una extraordinaria concentración. El profesor de medicina de la Universidad de Harvard (EEUU),Herbert Benson, a través de sus investigaciones llegó a la conclusión de que la práctica milenaria contrarrestaba los mecanismos cerebrales asociados al estrés.
La meditación es un método tremendamente eficaz para conseguir la relajación y mejorar la concentración.

Especialmente apto para los que les cuesta "desconectar" de la mente.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos, descubrió que la meditación tiene efectos biológicos sobre el cuerpo. Del estudio se desprende que la meditación produce cambios en el cerebro asociados a emociones más positivas y mejoras en la función inmune.
Los estudios neuronales han demostrado un incremento de actividad en el lóbulo frontal izquierdo, que es la residencia de las emociones positivas. Al mismo tiempo se reduce el funcionamiento de la región derecha.

Todo ello se torna muy eficaz para nuestra vida diaria pues los neurocientíficos han observado que las personas que emplean más la zona izquierda tardan menos tiempo en eliminar las emociones negativas y la tensión que pueden provocar situaciones cotidianas. Este desequilibrio entre los hemisferios conlleva también una reducción del miedo y la cólera.

Las posibilidades de la meditación están todavía por explorar. El Doctor Richard Davidson y su equipo, los mismos que llevaron a cabo la citada investigación, tienen en marcha un trabajo con pacientes depresivos, "del que aún no tenemos resultados". Sin embargo, John Teasdale de la Unidad de Ciencias Cognitivas y del Cerebro en Cambridge (Reino Unido) ya dispone de datos. Este investigador ha encontrado que la combinación de meditación introspectiva con terapia cognitiva reduce a la mitad las recaídas de los pacientes depresivos crónicos.

En el Centro Clínico Essen-Mitte, en Alemania, los médicos han empleado durante cinco años un programa de meditación introspectiva antiestrés diseñado por Jon Kabat-Zinn, un investigador de la Universidad de Massachussetts y autor de numerosos libros sobre este tema, en casi 3.000 pacientes con todo tipo de patologías entre las que se incluye el cáncer. La experiencia no se planteó como un ensayo clínico, de modo que no existen datos objetivos de los resultados, pero los facultativos observaron que la mayoría de los individuos experimentaba mejorías significativas en su enfermedad.

 

 

¿Qué es una meditación guiada?

Una meditación guiada consiste en usar el poder de la mente para visualizar una situación, con la ayuda del "guía" (en éste caso John Curtin) que conduce a los participantes por un determinado recorrido mental. Las meditaciones guiadas encajan perfectamente dentro de nuestro concepto occidental que parece necesitar una estructura y forma dentro de un trabajo energético o espiritual, aparte de la posibilidad de alcanzar metas concretas.

Otra ventaja de éste tipo de meditación es que el trabajo mental activa nuestro lado energético. En otras palabras, lo que creamos con la mente se convierte a un nivel más profundo en un trabajo energético, consiguiendo así un resultado más profundo y efectivo. Además, se puede elegir el nivel al que se desea trabajar. Quiero decir que si sólo deseas reducir tu estrés o relajarte después de un día laboral, ¡adelante! Experimentarás un bonito "paseo virtual" para relajarte y olvidarte del estrés durante una hora. Pero si tu meta es ahondar en tu "ser interior" y explorar tus caminos energéticos y/o espirituales, te aportará mucho en ese sentido.

Lo importante, por encima de todo, es pasarlo bien así que... ¡a disfrutar!

 

 

 

Ésta es la meditación del mes utilizada en el servicio de oración. Te invitamos a unirte a nosotros en este tiempo de oración al leer la siguiente meditación en voz alta o en silencio.

Los ángeles que anunciaron el nacimiento de Jesús asombraron a los pastores que cuidaban de sus ovejas. Los ángeles compartieron noticias de paz y buena voluntad, buenas noticias que resonarían a través de las edades. Por medio de Su vida y Sus enseñanzas, Jesús mostró al mundo un sendero de paz, luz, vida y amor abundante.

Al establecerte en este momento tranquilo de oración, unirás el corazón con amigos que oran y afirmarás el mensaje de Jesús para la humanidad. Manteniendo pensamientos de serenidad, sabiduría, salud y prosperidad en el corazón, entras a la quietud ahora. Piensas en la presencia de paz que rodeó a María y José cuando dieron la bienvenida al niño Jesús.

Mi alma abriga el amor del Cristo. La paz mora en mi corazón.

El amor de Cristo me sustenta en lo más profundo de mí ser y satisface los anhelos de mi alma por paz. Protegido por el espíritu de amor, dejo que éste me apoye y conforte. En la seguridad de este amor, dejo ir cualquier pensamiento o sentimiento de incomodidad y relajo cada parte de mi cuerpo.

Al descansar en este momento callado, siento seguridad y serenidad. La paz de Cristo irradia de lo profundo de mi ser, y sé que puedo enfrentar cualquier situación con aplomo y fe.

Con un corazón lleno de paz, descanso en la presencia del Cristo según oro…

Mi sendero es claro, sigo la luz radiante del Cristo morador.

La luz del Cristo vierte sobre mí su cálido brillo, al igual que lo hizo sobre Jesús, María, José y los pastores hace mucho tiempo. Aprecio esta luz y la claridad de pensamiento que me proporciona.

Dejo ir todo sentimiento de confusión e incertidumbre y confío en la luz del Cristo por discernimiento al tomar decisiones. La guía divina siempre está disponible para mí, y al abrir mi mente a la sabiduría e inspiración del Cristo morador, confío en que me guía en cada paso que doy.

Mi mente se aquieta según descanso en la luz del Cristo y despierto a más comprensión en el silencio… 

He sido creado a la imagen de la plenitud divina y disfruto del bienestar divino.

Ahora me centro en la vida divina... vida pura… la vida del Cristo. Por haber sido creado a la imagen de perfección, cada célula y tejido de mi cuerpo templo vibra con vida con la energía sanadora del Cristo.

La vida divina fluye en cada átomo y órgano para purificarme y renovarme, para sustentarme y asegurar mi bienestar. La plenitud es mía, y me siento fuerte, lleno de vitalidad. En estos momentos callados, doy gracias por este valioso regalo de vida según descanso y oro…

 

Las bendiciones surgen en mi vida por medio del amor del Cristo que mora en mí.

El amor del Cristo es un tesoro que llega a mi vida con bendiciones innumerables. Pienso en relaciones personales gratificantes, hermosas puestas de sol y palabras de aliento que son expresiones del amor del Cristo. Inspirado por estas bendiciones y aún más, sé que el bien inagotable está en camino.

Al orar, afirmo provisión abundante. Invito a que las ideas creativas ocupen mi mente y acojo los modos de utilizarlas para que me bendigan y bendigan a otros.

Ahora descanso y abro mi corazón y mente al amor próspero del Cristo…
en estos callados momentos…

Esta actividad especial te brindó la oportunidad de estar más consciente de la presencia del Cristo en ti y de la luz, vida, paz y amor que bendicen tu vida. Al regresar tu atención al momento presente, da gracias por este momento de oración y anticipa disfrutar de las bendiciones que te esperan según oras la “Oración de protección”:

La luz de Dios me rodea;
el amor de Dios me envuelve;
el poder de Dios me protege;
la presencia de Dios vela por mi.
¡Dondequiera que estoy, está Dios!...

Con mucho amor.

 

 

“MEDITACION GUIADA DE FEBRERO”

Ésta es la meditación del mes utilizada en el servicio de oración de  Te invitamos a unirte a nosotros en este tiempo de oración al leer la siguiente meditación en voz alta o en silencio.

No soy yo, sino el Cristo en mí quien hace la obra.

“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios   Dios  es amor.”

El amor de Dios nos une de alma a alma, unos con otros y con las personas alrededor del mundo. Nuestra conciencia de este vínculo sagrado se profundiza cada vez que unimos nuestros corazones para orar.

Al unir nuestras oraciones con personas en todas partes del mundo, nos centramos en el amor divino y nos volvemos receptivos a las bendiciones que reciben todas las personas por quienes oramos. Al establecer este vínculo de corazón a corazón, nos unimos en la presencia de Dios y nos preparamos para ser nuevas expresiones de Su amor.

Hagamos ahora una pausa y reflexionemos en las bendiciones que el amor de Dios tiene para cada uno de nosotros.

En la seguridad del amor de Dios, siento tranquilidad y paz.

Siento agradecimiento por estos momentos callados en los que puedo respirar profunda y lentamente. Permito que cada aliento me calme y me llene de un sentimiento profundo de la presencia amorosa de Dios en mí. Al exhalar, dejo ir cualquier negatividad o tensión, y descanso desde la cabeza hasta los pies.

Con el corazón abierto al amor de Dios, me sereno. Tengo la certeza de que todo está bien conmigo y con las personas que amo.

Inmerso en el amor de Dios, continúo respirando profundamente y con facilidad. Este amor me arrulla, allana el camino que tengo ante mí y me llena de satisfacción. Me siento seguro y a salvo…
            a medida que descanso en el amor
                        divino y oro…

El amor divino me guía en todas mis decisiones. Tengo sabiduría y confianza..

Al permanecer en el amor divino, centro mi atención en Dios y abro mi corazón a Su sabiduría. Confío en Dios para que me guíe por el camino correcto, para que me llene de nueva comprensión y para que me inspire a desarrollar mi potencial en pleno.

Con el corazón inmerso en el amor divino, hago una pausa ahora para escuchar atentamente el silbo apacible y delicado en mí. Con confianza en que veré claramente el camino ante mí, alineo mi mente con Dios y descanso…
            en el silencio…

El amor de Dios fluye en mí ahora, revitalizándome y renovándome.

Con profunda seguridad en el amor y la sabiduría de Dios, sé que la curación se está llevando a cabo. Nueva vida fluye en cada átomo y célula de mí ser, llenándome con renovada energía.

Con mayor vitalidad en cada tejido y órgano, me fortalezco. Vivo con facilidad y entusiasmo, y siento gratitud.

Hago una pausa durante este momento callado para dar gracias a Dios por el amor que me hace perfecto y completo en cuerpo, mente y espíritu. Espero vivir una vida saludable cada día. Con la certeza de que expresiones nuevas de vida se hacen más evidentes a cada momento, descanso
y oro…
            en el silencio…

El amor de Dios me prospera y me bendice con bien abundante.

Soy bendecido verdaderamente de tantas maneras. Una palabra amable en el momento correcto, una mano tendida cuando más se necesita, un corazón amoroso en un momento difícil, la belleza de la naturaleza que aprecio como nunca antes. Estas expresiones de abundancia me recuerdan que la prosperidad está siempre disponible para mí.

Al abrir mi mente a Dios, me lleno de agradecimiento por las bendiciones que sé que están en camino. Muestro receptividad a las ideas creativas que me guían a una provisión abundante

. Sé que al utilizar estas ideas, poseo riquezas inimaginables.
Con profunda gratitud, doy gracias a Dios…
            al regresar al silencio de la oración…

El amor nos ha acercado más a Dios y los unos a los otros durante estos momentos sagrados de oración, y este amor irradiará de nosotros a las personas con quienes tendremos contacto al regresar a nuestras actividades diarias.

Suavemente y con agradecimiento, nos volvemos conscientes de este día glorioso que Dios ha creado para nosotros a medida que traemos nuestros pensamientos de nuevo a este momento y a este lugar. La paz que hemos obtenido por medio de la oración permanecerá en nuestros corazones.

Concluyamos afirmando la

 “Oración de protección”:

La luz de Dios me rodea;
el amor de Dios me envuelve;
el poder de Dios me protege;
la presencia de Dios vela por mí.
¡Dondequiera que estoy, está Dios!

 

 

Libro: Zen en el hogar
Ideas prácticas para vivir en armonía
Autora: Bridget Bodoano
Editorial: Parramón. Barcelona. 2003

Página 59

MEDITACIÓN

La fuerza que guía el zen es la búsqueda de la paz interior, que puede obtenerse mediante la contemplación serena.


Alcanzar un estado de quietud y silencio nos permite vaciar nuestra mente de sentimientos y recuerdos confusos, potenciando el flujo de ideas frescas y pensamientos positivos.


La disciplina calmada y despejada del jardín zen crea el ambiente perfecto para el pensamiento introspectivo.


Contemplar un objeto nos ayudará a concentrar la mente y los sentidos, protegiéndonos de distracciones indeseadas.

 

EFECTOS FISIOLOGICOS DE LA MEDITACION
 
 
       La ciencia actual tiene un gran interés en los procesos meditativos y ha dedicado su atención a determinar, entre otros campos, los efectos que en el plano físico se derivan de la práctica del relajamiento profundo y de la meditación.
        Ya que hasta ahora no son necesariamente concluyentes en términos absolutos todas las observaciones realizadas, la investigación continúa y con el tiempo tendrá que llegar a establecerse un esquema más preciso que explique fehacientemente lo que ocurre en el cuerpo denso del meditante.
        A continuación se exponen algunos de los aspectos relevantes observados actualmente por los científicos.
  •  Durante la meditación se presentan de 4 a 6 respiraciones por minuto
  •  En la meditación el metabolismo disminuye respecto al metabolismo normal del consciente.  El metabolismo es la velocidad a la cual el cuerpo opera sus reacciones químicas.
  • El consumo de Oxígeno disminuye el 20%
  • La meditacíon es un estado de profundo descanso, más efectivo que el sueño, ya que todos los procesos del cuerpo disminuyen su velocidad.
  • El mecanismo de la respiración se hace más lento.
  • Los pulmones operan al máximo de su eficiencia, de manera que se conserva una gran cantidad de energía.
  • Los latidos del corazón disminuyen a la mitad, es decir de 70 a 35 por minuto
  • La presión sanguinea disminuye un 20%, por lo cual la meditación es recomendable a personas con presión sanguinea alta o con corazones muy cansados.
  • La respuesta galvánica de la piel (R.G.P.), que mide la tensión muscular, disminuye notablemente.
  • La resistencia de la piel se duplica; esto protege al cuerpo de las bacterias y microorganismos, y se preserva por tanto la salud del cuerpo.
  • Se produce un aumento en el pH Sanguineo.
  • Se observa durante la meditación una disminución de la uropepsina, que es la enzima que digiere la carne.
  • Posiblemente el cerebro aprovecha la energía que no se utiliza en condiciones normales, para explorar sus dominios más elevados.
  • La Meditación produce estados Alterados de Consciencia.
  • Durante la meditación se producen los siguientes estados de frecuencia mental:

a) Frecuencia Beta, Inicio de la meditación, Predomina el Consciente.  Se presenta una frecuencia de 13 a 20 ciclos por segundo.

b) Frecuencia Alfa.  Estado meditativo.   Frecuencia entre 13 y 6 ciclos por segundo.   Las ondas Alfa aumentan en amplitud o energía, de 45 a 65 milivoltios.  Este es un estado sereno y alerta, de vigilia relajada de concentración interior.  La corteza cerebral no está exitada ni tensa y la mente está extremadamente concentrada y elevada.   

c) Frecuencia Theta.  Son ondas más lentas que las Alfa.  Aparecen entre los 4 y 7 ciclos por segundo con una amplitud o energía de 85 milivoltios.  La concentración es extremadamente profunda.   Se presentan durante el cambio entre el estado de vigilia relajada  (Alfa) y el estado de sueño. 

d) Frecuencia Delta.  Se generan durante el estado de sueño profundo y de movimiento ocular rápido.  Su entensidad varía entre 0.5 y 4 ciclos por segundo.  Este patrón de ondas cerebrales no es semejante a ningún otro estado de conciencia.

  • Resistencia Eléctrica de la Piel.  A mayor grado de relajación, la resistencia eléctrica de la piel aumenta, es decir, se impide el paso de la corriente eléctrica, y a mayor tensión muscular, la resistencia al paso de la electricidad disminuye.  Es así que durante la meditación, el meditador se convierte en un mal conductor de electricidad, ya que está impidiendo su paso libremente.
  • Bloqueo Alfa.   Dentro del  estado meditativo existe una predisposición a mantener por tiempo indefinido el estado de relajamiento profundo alcanzado, de manera que a un estímulo externo, con su respectivo regreso al consciente, corresponde una reacción inmediata que vuelve a estabilizar el nivel Alfa que fue alterado.  Cuando el estímulo externo se repite siendo el mismo, las ondas Beta son de muy corta duración, o prácticamente no se presentan y las ondas Alfa continúan sin alteración, es decir, se sigue meditando normalmente, y el bloqueo Alfa practicamente no llega a existir.  Este es el caso del empleo de Nadams, que son estímulos externos repetitivos percibidos indefinidamente.  Es así como mediante pruebas científicas realizadas en personas habituadas a la meditación, se ha demostrado que en relajamientos profundos, el bloqueo Alfa no se presenta en absoluto al recibir estímulos normales durante los procesos de prueba.