Ramesh S. Balsekar 1  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ramesh 1 Ramesh 2 Ramesh 3 Ramesh 4 Ramesh 5 Ramesh 6

¡NO IMPORTA!

 

LA EXTRAORDINARIA ENSEÑANZA DE
RAMESH S. BALSEKAR

 

Traducido por Guillermo Ricken
Editado por Blayne Bardo

 

martínez roca

 

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida de manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrica, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor.
Título original: Who Cares?
© 1999, Ramesh S. Balsekar
Zen Publications
Primera edición en español:
© 2001, Ramesh S. Balsekar
© 2001, Editorial Planeta Colombiana, S. A.
Traducción de Guillermo Ricken
E-mail: guillermoricken@hotmail.com www.advaita.org
Fotografía de la cubierta: Siva Nataraja, siglo XII, Bronce, 90 cm, Museo Nacional, Nueva Delhi. Tomado de
Historia Universal del arte, tomo XII. Espasa Calpe S. A., Madrid, 1996
Editorial Planeta Colombiana, S. A.
Calle 21 No. 69-6 1, Bogotá, D. C. - Colombia
ISBN: 958-42-0065-8
Primera edición: mayo de 2001
Impresión y encuadernación: Quebecor World Bogotá 5. A.
Impreso en Colombia - Printed in Colombia

 

 

 

 

                          CONTENIDO

 

CÓDIGO DE OBRAS DEL AUTOR CITADAS EN EL TEXTO
AGRADECIMIENTOS
¡NO IMPORTA!
Introducción 
1. UN BUSCADOR QUE ESCUCHA LA ENSEÑANZA
    POR PRIMERA VEZ 
    Olvida la enseñanza 
    La enseñanza comienza con el bhakti 
    La enseñanza básica 
    Nadie habla y nadie escucha 
    Silencio y símil 
    La vida no tiene valor 
    El más radical
    Claridad o confusión 
    La Divina broma: el ego que desea la aniquilación 
    El destino de venir y escuchar 
    Nadie puede obtener la iluminación 
    Un millón de dólares o la iluminación 
2. Todo lo que hay es la Conciencia 
    Conciencia-en-descanso, Conciencia-en-acción, Yo Soy 
     Yo—Yo, Yo Soy.
     Concepto, Yo Soy, Momento Presente.
3.  MANIFESTACIÓN
     Un reflejo
     Simultáneamente real e irreal
     El jarrón y la inmanencia
     Una sombra y la dualidad
     Dualidad y dualismo
     La dualidad y el espacio—tiempo
     El sueño y el espacio—tiempo
     La hipnosis Divina
     El destino
     Programación, condicionamiento y la computadora programada
     La película
4.  EG0
     El sentido de libertad
     Libre albedrío
     Pensamiento, sentimiento y oración
     Mente-intelecto
     Emociones
     Responsabilidad
     La muerte: prevalece la voluntad de Dios
     Nacimientos: reencarnación
5.  MENTE FUNCIONAL Y MENTE PENSANTE
6.  LA BÚSQUEDA
     ¿Qué es la iluminación? La paz del sueño profundo
     Sujeto-pseudosujeto
     El ego no es Dios: el ego nunca ha sido un buscador
     Por qué el ego hace preguntas
     La búsqueda es un proceso
     Esfuerzo y autosuperación
    El análisis de las acciones: el único sadhana
    El placer que surge del análisis exitoso
    Si entiendes el mensaje 
    Autoindagación: ¿quién soy yo 
    El vaivén y el involucrarse 
    Temporalmente no hay ego, no hay hacedor
    El ser testigo y el observar 
    El presenciar, el no presenciar, samadhi
    El guru 
    El último paso antes de la iluminación
7  EL EFECTO DE LA ENSEÑANZA EN LA VIDA COTIDIANA 
    La vida se torna más simple, no más fácil  
    ¡No importa! 
    Lo que trae el entendimiento 
    Expectativas: la importancia de hacer algo 
    El destino: extraño cómo se manifiesta 
    La vida sí se torna más simple 
    La responsabilidad  
    No se puede evitar el dolor dentro del mundo de lo manifestado 
    Uno sólo se puede rendir ante el misterio
    No hay un propósito tras el escuchar, únicamente el gozo 
    ¡No importa!
    Hablando de la enseñanza  
    Disfruta la vida 
APÉNDICE 
    Bhakti-jñana y Maharaj 
    Los himnos de Adi Shankara a la Madre
    Bhakti, jñana y el individuo 
Glosario 

 

 

 

 

CÓDIGO DE OBRAS DEL AUTOR CITADAS EN EL TEXTO

 

 

 

     Las obras de Ramesh citadas en el libro tienen los códigos de dos letras. No se ha hecho referencia del material que ha sido transcrito de satsangs.
          CC: Consciousness To Consciousness (segunda edición)
          CS: Consciousness Speaks
          CW: Consciousness Writes
          DO: A Duet of One
          EE: Explorations into the Eternal
          ET: Experiencing The Teaching
          FT: The Final Truth
          LR: Letters From Ramesh
          TM: Your Head in the Tiger’s Mouth

 

 

 

 

AGRADECIMIENTOS

 

Nada sucede que no esté destinado a suceder; los supuestos individuos son meros personajes dentro de ese acontecimiento, cualquier acontecimiento. No hay nadie a quién darle reconocimiento por nada ni ninguna cosa por la cual se pueda tomar el crédito; de la misma manera, no existe la cuestión de la culpa o del fracaso. (LR 9)

 

 

       Verdaderamente, el guru y el discípulo son un único movimiento dentro de la Conciencia y, al haber una comprensión total de este hecho, surgen un agradecimiento y una gratitud inexpresables por todo lo que te ha sido otorgado. Querido Ramesh, gracias.
              Existen tres razones principales por las cuales agradecer el que me hayan pedido por segunda ocasión que recopilara y editara el material para un libro de mi guru. Primeramente, es algo que le puedo obsequiar a Ramesh. Segundo, también es un regalo más que puedo hacer para que el público en general tenga acceso a la enseñanza que surge a través de Ramesh. Y tercero, me da la oportunidad de agradecer a Sharda, la esposa de Ramesh. Gracias Sharda Maaji por tu gentil y amable interés, por tu apoyo silente y expresado, y por las conversaciones relajantes y profundas que mantuvimos compartiendo el té y el café.
             Todo libro pulido, en especial si ha sido recopilado y editado en corto tiempo, es el resultado de correctores de pruebas y de lectores que encuentran errores y aportan sus sugerencias. Mis más sinceros agradecimientos a ustedes: Susan Herbert, Jennifer Claire Moyer, Faye Fields, Chaitan Balsekar, Geny Hackman, Mark Worthington y Avinash Kadam.

 

 

Gracias a la amabilidad y generosidad de Ben  Pierre, apareció en mi puerta, como por arte de magia, a través del correo privado, material publicado de manera privada que resultó ser invaluable. Otro material clave me fue suministrado por. Kanwarjit Singh, a través de las grabaciones de  satsang s, por Jennifer Claire Moyer, Giovanna Dalle Rive Carli, y a  través de varias transcripciones.
Mucha gente amable y generosa contribuyó posible mi estancia en Bombay mientras trabajaba en el libro: Luzius Jegher, Catherine M. Ashe, Ben Pierce, Philippe and Geraldine de Henning, Narayaní Etienne, Claudia  Nangoi, Geri Seglitz, y David y Faye F’ields. Mis cálidos agradecimientos a cada uno de ustedes.
El libro fue producido con la ayuda de dos computadoras: la primera, un préstamo generoso de Rajiv M.Naik,’ y la segunda, una último modelo alquilada gracias a la magnaminidad de William Van Braam.
           

 

 

 

 

 

 

 

 

¡NO IMPORTA!

 

 

Cada mes  el discípulo mandaba religiosamente a su Maestro un informe que detallaba su progreso.
En el primer mes escribió: «Siento una expansión de la conciencia y experimento mi unidad con el universo». El Maestro echó una ojeada a la nota y la tiró al bote de basura.
            Al mes siguiente, escribió: «Finalmente he descubierto que lo Divino está presente en todas las cosas». El Maestro pareció decepcionado.
El tercer mes las palabras entusiastas del discípulo exclamaron: «El misterio del Uno y de la multiplicidad ha sido revelado ante mi mirada de asombro» El Maestro sacudió su cabeza y volvió a tirar la carta al bote de basura.
La siguiente carta decía: «Nadie nace, nadie vive y nadie muere, porque el yo egoico no existe». El Maestro alzó sus manos al cielo en total desesperación.
Después de esto pasó un mes, luego dos, luego cinco, y finalmente un año entero sin recibir noticia. El Maestro decidió que era hora de recordarle al discípulo su deber de mantenerlo informado acerca de su progreso espiritual.
Entonces el discípulo respondió: « importa!».
Al leer esto, una mirada de gran satisfacción cruzó la cara del Maestro.

 

 

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La extraordinaria enseñanza que ocurre a través de Ramesh es puro Advaita.
¿Por qué puro? Porque la totalidad de la enseñanza es inequívocamente un solo concepto: todo lo que hay es la  Conciencia. Es no-dos, lo cual es el significado de a + dvaita. No es que exista la manifestación y todos sus objetos más la Conciencia, o sea cual fuese el nombre que le pongas a Aquello que es innombrable. Todo lo que hay es la Conciencia. No hay un ego que decida dedicarse a la búsqueda espiritual. Si éste fuera el caso, habría dos: Conciencia y ego. Sólo hay el Uno sin-segundo. Advaita puro. ¡Todo lo que hay es la Conciencia!
¿Por qué extraordinaria? Porque el Advaita nunca ha sido presentado exactamente de la forma como la enseñanza ocurre a través de Ramesh. Ramesh señala repetidas veces que lo que sea que él dice no es la Verdad: «Cualquier cosa que cualquier Sabio o cualquier escritura sagrada haya dicho jamás, es un concepto y por ende puede ser aceptado o negado». Su enseñanza es extraordinaria porque exhorta al buscador a no tratar de recordar lo que ha sido enseñado: «Dentro de cualquier esfuerzo por recordar está presente el ego. El ego está ausente únicamente cuando la comprensión trae consigo el recordar». Es extraordinaria porque dice: « el ego, ofrecer resistencia al ego sólo lo alimenta». Y es extraordinaria porque Ramesh comienza con bhakti, o devoción, y termina con jñana. O la comprensión última: »... aceptar que yo’ no soy nada, que yo’ soy meramente un objeto de la voluntad de Dios, no es básicamente otra cosa que devoción pura, o bhakti. Así que lo que yo digo comienza estrictamente con bhakti Hágase Tu voluntad». Finalmente, si se lee o escucha con decisión, entonces no habrá duda acerca de la enseñanza precisa que ocurre a través de Ramesh.
Se puede pasar por alto fácilmente la importancia de este último punto. Hazte la misma pregunta que les hace Ramesh en ocasiones a los buscadores que asisten al satsangs por vez primera: » es la comprensión ahora?». En otras palabras, como resultado de tanta búsqueda, ya sea a través de haber tenido maestros o de haber leído libros, ¿cuál es la comprensión exacta que tú. el lector u oyente, tienes en estos momentos? ¡Muy pocos lo pueden precisar!
Luego de asistir a cinco o seis satsangs te das cuenta de que la totalidad de la enseñanza que ocurre a través de Ramesh se plantea precisamente en siete palabras: todo lo que hay es la Conciencia. O, si lo prefieres, la Conciencia es todo lo que hay. ¡Eso es! Si el corazón intuye estas siete palabras total y espontáneamente, entonces el proceso de búsqueda ha terminado y el evento final ha sucedido. En caso de no ser así, más conceptos se entregan y la enseñanza se desenvuelve de manera simple.
¿Para «quién»? ese es el punto. La búsqueda de la enseñanza ocurre a través de «buscadores» que creen que «ellos» están buscando algo resueltamente. Para estos buscadores la enseñanza se desarrolla conceptualmente. En otras palabras, el concepto fundamental de «todo lo que hay es la Conciencia» es explicado de la única manera posible, con más conceptos.
El segundo concepto básico de la enseñanza es que no existe un «hacedor». Todo lo que sucede es el funcionamiento impersonal de la Conciencia, o la voluntad de Dios. A través de este concepto se sigue desarrollando la enseñanza.
La aparente manifestación es un reflejo que es Simultáneamente real e irreal de la Conciencia dentro de Sí misma Los seres humanos son organismos cuerpo-mente, objetos sin voluntad propia (sin libre albedrío). El ego es el sentido de ser el ente activo, el hacedor, no solamente la identificación con el «nombre y forma», y es creado por medio de la hipnosis Divina para que pueda suceder la vida tal cual la conocemos. La búsqueda espiritual puede ocurrir si es el destino del organismo cuerpo-mente y la voluntad de la Fuente. Si esta búsqueda ocurre, comienza con el ego y, si es el destino, termina con la aniquilación del ego. ¡Todo lo que hay es la Conciencia!
El concepto práctico de « importa!» fue cuádruple: el presentar claramente la enseñanza y la forma como ocurre a través de Ramesh, con un mínimo de interferencia y con un máximo aporte de su parte; el lograr esto utilizando citas de satsangs recientes y de obras anteriores de Ramesh; el hacerlo tan fácil de utilizar como fuera posible para el buscador-hay un glosario de conceptos y se especifican todas las citas de obras anteriores—; el lograr que la obra terminada fuera la mitad de larga que Consciousrtess  Speaks o Your Head in The Tiger’s Mouth; y el lograr una lectura cuidadosa del manuscrito y la aprobación de parte de Ramesh. Al lograr estos puntos, toda la información estaría en un solo lugar, y seria fácilmente accesible, auténtica y portátil.

***

 

El glosario contiene definiciones cortas de todos los principales conceptos utilizados en la enseñanza. Por ejemplo, si existe alguna confusión acerca del significado que Ramesh le da a conceptos relacionados como destino, programación y condicionamiento, o acerca de conceptos como dualidad y dualismo, el glosario brinda una rápida aclaratoria.
Sin embargo, hay cuatro palabras que ocurren frecuentemente a través de la presentación de la enseñanza y cuya importancia muchas veces no se aprecia. Exceptuando una de ellas, no son palabras que formen parte del típico vocabulario espiritual o filosófico. Dada la familiaridad casual que uno pueda tener con estas palabras, puede que se escape de la atención el significado profundo que tienen en esta enseñanza.
Dios: Este concepto o palabra lo utiliza Ramesh con frecuencia para referirse a Aquello que no puede ser concebido y que por ende está más allá de la mente y el intelecto. Dios no es un objeto ni una entidad y no tiene cualidades. Aquello que está más allá de la mente y por consiguiente no puede ser concebido es referido como Dios u otras referencias como Conciencia, Fuente, Noúmeno, Yo-Yo, Realidad, Tao, Potencial, Sujeto, Absoluto, Energía Primaria y otros conceptos. La enseñanza, en la forma en que ocurre a través de Ramesh, no es teísta. (En el Teísmo, Dios es un objeto y una entidad con cualidades como omnipresencia, omnisciencia, una misericordia infinita, etc.).
Ocurre, sucede: Estas palabras indican sucesos y eventos sin ningún hacedor haciendo nada, en otras palabras, sin un ente activo. «Ocurre» o «sucede» es algo espontáneo y sin intención o volición propia, aunque usualmente parece haber una cadena de eventos, de causas y efectos, que llevan a que algo simplemente suceda. El sentido que se le da a estas palabras se transmite de manera idónea a través de dos ejemplos:
«La enseñanza ocurre a través de Ramesh». En otras palabras, no hay un «yo» que haga ninguna cosa. Eso, la enseñanza, ocurre.
«No existe el buscador. La búsqueda sencillamente está ocurriendo».
Surge: Dentro de la enseñanza este verbo tiene el mismo significado de «ocurre» o «sucede».
Funcionamiento: Todo lo que hay es la Conciencia. No existe ningún hacedor, ni buscador, ni amante, ni nadie quien tome decisiones, pero existen el hacer, el buscar, el amar, el decidir. «Funcionamiento» es el movimiento impersonal de la Conciencia-en-acción que le da a la manifestación la apariencia de ser real Por ejemplo, el ego, el sentido de referencia personal de la acción, interpreta como funcionamiento y acción propia aquello que es y sólo podrá ser el funcionamiento impersonal de la Conciencia a través de un organismo cuerpo-mente.

***

 

Durante un satsang reciente le preguntaron a Ramesh cómo explicaba él el incremento en el número de buscadores espirituales en el mundo entero, el aparente aceleramiento en el incremento de organismos cuerpo-mente que logran la realización y el número siempre creciente de libros y revistas dedicadas al tema, y que sin embargo él siempre citara a Lord Krishna en el Bhagavad Gita diciendo cuán pocos buscadores existen en el mundo. La respuesta de Ramesh:
Eso sencillamente significa que hay más personas y por eso hay más buscadores. «Entre miles hay un buscador, y entre miles de buscadores no hay casi nadie que Me conozca en principio». Eso es lo que dice Lord Krishna. Así que hay más personas y hay más buscadores. Si hay más buscadores hay más Gurus, y si hay más Gurus hay más libros.

***

 

Si a este aparente editor se le pudiese conceder un deseo dentro de la totalidad del funcionamiento impersonal de la Conciencia, sería que todos los buscadores espirituales llegasen a tener la actitud de ¡No importa!, creando así el marco dentro del proceso de búsqueda para que la comprensión final y total suceda. ¡Y que suceda! Pero, ¡no importa!

 

Manifestación,
Aparente tapiz
Eternamente tejido de forma espontánea
en el momento presente
con una única hebra:
la Conciencia

 

A los pies del Maestro
BLAYNE BARDO
Bombay
Marzo de 1999

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

 

UN BUSCADOR QUE ESCUCHA LA ENSEÑANZA
POR PRIMERA VEZ

 

RAMESH: Un buscador, cuando escucha la enseñanza por primera vez, a menudo se queda atónito, incluso cuando la búsqueda ya ha perdurado por más de veinte años.

***

RAMESH: Los Maestros le dicen a la gente que debe luchar contra el ego, matar al ego; pero lo que yo digo es aceptar el ego. ¿Acaso no es eso algo único? No luches contra el ego. Acepta al ego. ¿Por qué? Porque «tú» no creaste el ego. La Fuente ha creado el ego, y la Fuente está en proceso de destruir el ego en algunos casos. Por esta razón es que tu cabeza ya se encuentra dentro de las fauces del tigre. No hay escapatoria. No hay escapatoria si luchas contra el ego. Ese es mi punto. Si sigues luchando contra el ego, el tigre tendrá sus fauces abiertas por los siglos de los siglos. Acepta al ego, y el tigre cerrará sus fauces rápidamente.

Olvida la enseñanza

RAMESH: Esta enseñanza es única en muchos aspectos. Lo usual con las enseñanzas es tomar nota de ellas, estudiar duro, ponerlas en práctica. Lo que yo te estoy diciendo es olvídate de la enseñanza. Deja que ella trabaje por su cuenta. ¡Muy importante!
Olvídate de la enseñanza, porque, ¿»quién» es el que quiere  recordarla? Es el ego el que quiere recordar la enseñanza, utilizarla para lograr algo. Pero si olvidas la enseñanza, entonces la enseñanza que lleva a la comprensión trabajará por su cuenta. Y si la enseñanza no lleva a la comprensión, entonces no vale la pena. Así que, en todo caso, ¡olvida la enseñaza! O es efectiva o no es efectiva. Y si no es efectiva entonces no hay caso. Si es efectiva, ¡deja que sea efectiva!
¿Querrá el ego contribuir con su propia aniquilación? El ego quiere la enseñanza únicamente para poder utilizarla para lograr algo, no para su propia aniquilación. Si la enseñanza es olvidada, el ego es olvidado y la enseñanza trabaja por su cuenta.
Tu esfuerzo es la obstrucción. Por eso digo que olvides la enseñanza: no trates de utilizarla. Deja que esta comprensión funcione en el nivel que sea.

La enseñanza comienza con el bhakti

RAMESH: La gente me pregunta si hay algo especial en lo que yo digo. Yo diría que sí. Lo especial en mi discurso es comienzo con bhakti y termino con la comprensión (Jñana) ¿Qué es bhakti? Hágase Tu voluntad. El «yo» dice: «Tú eres todo lo que hay. Hágase Tu voluntad».
WARRIK: Cuando usted dice «Hágase Tu voluntad», yo comprendo que quiere decir que, de hecho, la voluntad de Dios siempre se está haciendo.
RAMESH: Eso es correcto. ¡Se estuvo haciendo, se está haciendo y se hará!
WARRIK: Y es imposible que se haga nada que no sea la voluntad de Dios.
RAMESH: Eso es correcto. Sin embargo, en verdad ése no es el punto relevante. El punto relevante es que «yo» no soy nada.  Ése es el punto relevante. Tú (Dios) eres todo lo que hay. Tu voluntad prevalece siempre. Por eso, el pensar que «yo puedo lograr hacer cualquier cosa; yo puedo hacer algo; yo puedo lograr algo», es ridículo. Ése es el punto relevante. Aceptación, aceptación total del hecho que un objeto creado es impotente, es el punto relevante.
La cuestión de quién es la voluntad que prevalece —y tú le llamas Dios— es un concepto necesario, ya que el individuo se encuentra indefenso. Así que la mente-intelecto crea un objeto que es todopoderoso y luego dice que todo sucede de acuerdo con Su voluntad, lo que significa que no es «mi» voluntad. Asi, aceptar que «yo» no soy nada, que «yo» soy meramente un objeto a merced de la voluntad de Dios, es básicamente la más pura devoción, o bhakti. Por ende, lo que digo comienza estrictamente con bhakti: Hágase Tú voluntad.

 

La enseñanza básica

 

[Frecuentemente Ramesh exhorta a sus visitantes a relatar el proceso de su búsqueda. Y una pregunta que hace frecuentemente es: « Cuál es tú comprensión básica en este momento, como resultado de tus estudios con diversos maestros y de los libros que has leído?». Que yo sepa, nadie ha sabido indicar ni una sola vez con precisión cuál es su nivel básico de entendimiento espiritual. El que uno esté de acuerdo o no con Ramesh no es el punto, pero el visitante no tiene dudas acerca de la descripción que Ramesh brinda de su enseñanza fundamental].
RAMESH: ¿Tengo una enseñanza básica? Sí. Lo básico es que todo lo que hay es la Conciencia: no hay «nadie» que haga ninguna acción. Nada sucede, a menos que sea la voluntad de Dios. Y cuando digo «Dios» no me refiero a una entidad todopoderosa, ya sea dentro o fuera de la manifestación. Al decir «Dios» me refiero a la Fuente, a la Conciencia —el Uno-sin segundo— dentro de cuyo reflejo ocurre el funcionamiento de la manifestación.
El Buda dijo: «Eventos ocurren. Acciones son llevadas a cabo. No hay un hacedor individual de éstas». Ésa es la enseñanza básica. Nadie hubiera podido ponerlo en términos más breves o simples. Los eventos ocurren. Las acciones son llevadas a cabo. No hay un hacedor individual de éstas. Si no hay hacedor individual, entonces es irrelevante «quién» sea el que haga las acciones. Pero si el intelecto formula la pregunta y  necesita una respuesta, entonces al intelecto se le dice: «De quién es la acción? Es la acción de Dios».

 

 

 

 

Nadie habla y nadie escucha

 

ARTHUR: ¿Por qué Ramesh sigue hablando?
RAMESH: ¡Oh, Arthur! Ramesh no habla. Ni Arthur escucha en realidad. No hay un Ramesh que hable ni hay un Arthur  que escuche. Sin embargo, mientras haya un «Arthur» que escuche, Arthur necesita conceptos. La Conciencia proporciona esos conceptos a través de este organismo cuerpo—mente
ARTHUR: Entonces yo me preguntaba. ¿Por qué Ramesh  sigue hablando con Arthur?
RAMESH: Porque eso es parte del funcionamiento de la manifestación. Eso es parte de Lo-Que-Es en el momento. Es lo que se supone que debe suceder, y sucede. Nada puede suceder, a menos que deba suceder. Así que esta conversación está sucediendo. ¿Qué efecto tendrá esta conversación sobre cuál de las partes involucradas?, nadie sabe; sólo la Conciencia, Dios, sabe.
VIMAR: Para mí, un concepto es un concepto. Yo me he encontrado con muchas mitologías de diferentes maestros, y buenas historias.
RAMESH: ¡Sí! ¡Son historias! En otras palabras, lo que estás preguntando es: ¿cómo sabes que lo que estoy diciendo es la verdad? ¿Es tu pregunta, no es así?
VIMAR: ¡Exactamente!
RAMESH: Te acabo de dar la respuesta. Nadie te puede decir la Verdad. Cualquier cosa que alguien te diga es un concepto.
VIMAR: ¿Qué está más allá de los conceptos?
RAMESH: ¡Más allá de los conceptos está la Verdad! La Verdad se esconde tras los conceptos y la conceptualización.

 

 

 

Silencio y símil

RAMESH: Cuando hablas y utilizas un símil, ese símil se basa sólo en objetos. Por lo tanto, como decía Ramana Maharshi a menudo, «La única enseñanza es el silencio». Cuando usas cualquier concepto, cuando usas cualquier símil, cuando usas cualquier metáfora, todos están basados en objetos.
TIM: ¿Existe una transmisión de conocimiento por medio del silencio?
RAMESH: ¿Existe la transmisión de la Verdad por medio del silencio? Sí. Pero muy, muy pocos organismos están programados para poder aceptar la Verdad por medio del silencio. Por consiguiente, debido a la compasión que sentía por los muchos que no están programados para poder aceptar la Verdad por medio del silencio, Ramana Maharshi comenzó a hablar. Utilizó un símil como ejemplo para explicar esto: algunos pocos son como la pólvora, una chispa y se enciende. Quizás los buscadores que son como la pólvora no puedan aceptar el silencio, pero una chispa, una palabra —Todo lo que hay es la ¡Conciencia!, «nadie» hace nada, nada sucede a menos que sea la voluntad de Dios— y la pólvora se prende. Así que quien está programado para ser la pólvora, quien está programado para ser el carbón seco y quien está programado para ser el carbón mojado, es la voluntad de Dios. Pero Ramana Maharshi también brindó consuelo a aquellos que son como el carbón mojado y que necesitan de mucho trabajo: tu cabeza ya se encuentra dentro de las fauces del tigre, no hay escapatoria. Por eso, deja que el proceso se tome todas las reencarnaciones que la Fuente quiera.