Ciencia hindú yogi de la respiración

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8

CIENCIA HINDÚ YOGI DE LA RESPIRACIÓN



Manual de Filosofía Oriental de la Respiración        el Desarrollo Físico Mental Psíquico y Espiritual

 


www.formarse.com.ar


Ciencia Hindú Yogi de la Respiración   por Yogi Ramacharaka
Manual de Filosofía Oriental de la Respiración el Desarrollo Físico Mental Psíquico y Espiritual
Ó, Copyright Editorial Medina Hermanos, S. A. México. S / a
Digitalizador: @ Regina
L-01 – 25/01/04

Nos rodea el elemento más valioso de la naturaleza. No cuesta nada. Solo hay que saber utilizarlo
ÍNDICE
CAPÍTULO I                  SALAAM
CAPÍTULO II                 RESPIRAR ES VIVIR
CAPÍTULO III    TEORÍA EXOTÉRICA DE LA RESPIRACIÓN
CAPÍTULO IV                TEORÍA ESOTÉRICA DE LA RESPIRACIÓN
CAPÍTULO V                EL SISTEMA NERVIOSO
CAPÍTULO VI                RESPIRACIÓN NASAL VERSUS RESPIRACIÓN BUCAL
CAPÍTULO VIII              CUATRO MÉTODOS DE RESPIRACIÓN
CAPÍTULO VIII              CÓMO SE ADQUIERE LA RESPIRACIÓN COMPLETA YOGHI
CAPÍTULO IX                EFECTOS FISIOLÓGICOS DE LA RESPIRACIÓN COMPLETA
CAPÍTULO X                ALGUNOS FRAGMENTOS DE LAS ENSEÑANZAS YOGHIS
CAPÍTULO XI                SIETE EJERCICIOS YOGHIS DE DESARROLLO
CAPÍTULO XII               SIETE EJERCICIOS MENORES YOGHIS
CAPÍTULO XIII              VIBRACIÓN Y RESPIRACIÓN RÍTMICA YOGHI.
CAPÍTULO XIV             FENÓMENOS DE LA RESPIRACIÓN PSÍQUICA YOGHI
CAPÍTULO XV              MÁS FENÓMENOS DE LA RESPIRACIÓN PSÍQUICA YOGHI
CAPÍTULO XVI             RESPIRACIÓN ESPIRITUAL YOGHI
Capítulo I    Salaam
No es difícil que el estudiante occidental tenga ideas algo confusas sobre los yoghis, su filosofía y sus prácticas. Los viajeros han escrito muchos relatos fantásticos de las hordas de fakires medicantes, charlatanes, que infestan los grandes caminos y las calles de las ciudades de la india, arrogándose imprudentemente el título de “yoghi”. Así que es disculpable si el estudiante occidental cree que el yoghi típico es un extenuado, un sucio fanático  o un indio ignorante que se sienta en una postura fija hasta la osificación de su cuerpo; que eleva los brazos hasta que se ele ponen rígidos, permaneciendo en esta posición toda su vida, o que cierra el puño y lo mantiene así hasta que las uñas han crecido a través de la palma de la mano. Esta gente existe, es verdad, pero su pretensión al título de “yoghi” parece tan absurda al yoghi verdadero, como la pretensión al título de “doctor”de parte del pedicuro, al cirujano eminente, o el de “profesor” empleado por el vendedor de polvos contra la polilla, al presidente de la Universidad de Harvard o Yale.
Desde la más remota antigüedad  han existido en la India y otros países orientales personas que consagran su tiempo y atención al desarrollo físico, mental y espiritual del hombre. La experiencia adquirida por varias generaciones de diligentes investigadores, ha sido transmitida  durante siglos de maestros a discípulos y gradualmente se ha ido elaborando una ciencia yoghi perfectamente definida. A estas investigaciones y enseñanzas se aplicó finalmente el término yoghi, de la palabra sánscrita Yug, que significa juntar. De esta misma fuente procede la palabra inglesa yoke, de significado análogo. Su aplicación, en conexión con estas enseñanzas, es difícil de indicar, por el hecho de que diferentes autoridades dan sobre el asunto distintas explicaciones; pero, probablemente, la más ingeniosa de estas explicaciones es aquella que la presenta como un equivalente hindú de la idea encerrada en esta expresión inglesa: “getting into harness” “gets into harness”, se somete a cierta sujeción en su esfuerzo por contralorear el cuerpo y la mente por medio de la voluntad.
La Yoga está dividida en varias ramas, desde aquella que enseña al contralor del cuerpo hasta la que señala los medios para alcanzar el mayor desarrollo espiritual. En esta obra no tocaremos los aspectos más elevados del asunto, salvo cuando la “Ciencia de la respiración” tenga relación con ellos. La “Ciencia de la respiración” tiene muchos puntos de contacto con la Yoga, y aunque se ocupe principalmente del desarrollo de lo físico, también posee su lado psíquico y hasta penetra en el campo del desenvolvimiento espiritual.
En la India existen grandes escuelas de Yoga, a las que pertenecen millares de pensadores de aquel gran país. La filosofía yoghi es el código que rige la vida de muchos. Sin embargo, las enseñanzas puras yoghis son proporcionadas a pocos y a las masas se les satisface con las migajas que caen de la mesa de las clases ilustradas; a este respecto la costumbre oriental es opuesta a la de occidente. Pero las ideas occidentales principian a abrirse camino aun en el oriente, y las enseñanzas que en otro tiempo se proporcionaban a unos pocos, ahora están al alcance de todos aquellos que se encuentran en condiciones de recibirlas. El oriente y el occidente se aproximan día a día, y aprovechando esta relación más íntima se influencia recíprocamente.
Los yoghis hindúes han dedicado siempre gran atención a al ciencia del a respiración, por razones que serán visibles a los lectores de esta obra.
Muchos escritores occidentales han mencionado esta faz de las enseñanzas yoghis, pero creemos que le ha estado reservado al autor de este trabajo dar al estudiante occidental, en una forma concisa y sencilla, los principios fundamentales de la ciencia de la respiración, conjuntamente con muchos de los ejercicios y métodos preferidos por los yoghis. Damos en nuestra obra la idea occidental así como la oriental, demostrando que se complementan una a la otra, presentándolas en el lenguaje más corriente y evitando los vocablos sánscritos, que producen tanta confusión en el término medio de los lectores occidentales.
La primera parte de esta obra está dedicada al aspecto físico de la ciencia de la respiración, tratando después los aspectos psíquico, mental y, finalmente el espiritual.
Esperamos que el lector nos perdonará si manifestamos la satisfacción de haber conseguido condensar tantas enseñanzas yoghi en tan pocas páginas y sin tener necesidad de emplear palabras y expresiones que no sean comprensibles a todos. El único temor que abrigamos es que esta sencillez sea motivo para que algunos conceptúen la obra poco digna de atención y vayan por otro camino en busca de algo profundo, misterioso, incomprensible. Sin embargo, el pensamiento de occidente es profundamente práctico y sabemos que es cuestión de sólo poco tiempo para que se reconozca la practicabilidad de este trabajo.
Enviamos a nuestros estudiantes nuestro más profundo salaam y les rogamos se preparen a recibir las primeras lecciones de la ciencia de respirar.

VOLVER