La mente humana

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
1ª parte 2ª parte 3ª parte 4ª parte 5ª parte 6ª parte

DESPERTANDO EL GIGANTE QUE LLEVAMOS DENTRO
Enviado por: "Mario" genteplus@yahoo.es   genteplus
Sáb, 22 de Mar, 2008 8:16 pm
En la mayoría de las personas el cerebro funciona como un iceberg,
solo utiliza el 1% de su capacidad y el otro 99% permanece sumergido
en un mar de desconocimiento y descontrol.
Imaginate que la mayoría de las personas va por la vida sin saber que
un 99% de su cerebro funciona sin ningún tipo de control por su parte
¡que peligro! Y también ignora que esa es la causa de todos los males
de la humanidad, las guerras, las enfermedades, la infelicidad.
Pero la buena noticia es que existe un método para tomar el control
de ese 99%, para despertar el gigante que llevamos dentro y que
trabaje para nosotros. No te puedes imaginar como cambian las cosas
cuando empiezas a tomar el control, es increíble.
En fin, el método al que hago referencia consta de varias fases de
aprendizaje. En una primera fase, que consta de 10 días, y que
estamos promocionando gratis, aprenderás cosas como:
- Comprenderás como funciona tu Mente. Verás que la mente es como
un "Iceberg", que las personas Normales aprovechan sólo el 1%,
mientras el 99% queda "dormido debajo del Agua". Y, lo más
Importante, aprenderás a MANEJAR ESE 99% que está "dormido" debajo
del Agua.
- Aprenderás a ELIMINAR EL DOLOR de tu cuerpo CON SOLO UN
PENSAMIENTO. Durante el Curso podrás atravesar tu cuerpo con un aguja
y verás con Asombro que NO sientes NADA de dolor.
- Aprenderás como se da la Orden Mental que BORRA los "Traumas"
de nuestra vida. Con este Poder conseguirás en 5 minutos, eliminar
traumas Mentales que un Psicólogo normal tarda un año y medio de
terapia profesional. Y eliminarás "neuras" que la mayoría considera
Imposibles de Eliminar.
- Aprenderás como hacer que tu Subconsciente haga que en tu vida
Simplemente "Tiendan a Ocurrir" las cosas que Deseas, y que NO
ocurran las que No deseas.
- Aprenderás la Orden Mental que Eleva tu Amor a niveles
Increibles. Aumentando así tu carisma personal.
- Aprenderás la Orden Mental que hace que en 20 minutos alcances
un nivel de Meditación, que sólo los Mejores Meditadores alcanzaban
tras 50 años de Experiencia. Y tú alcanzarás ese nivel tan profundo
AUN cuando NO tengas experiencia en Meditación.

- Obtendrás un Título que te certificará para trabajar como
Terapeuta Mental.

- Y muchas cosas más que irás descubriendo durante este primer
ciclo.

El proceso de aprendizaje está concebido de tal forma que no importa
la experiencia o la formación previa, todo el mundo está capacitado
para seguirlo y comprenderlo, y según vayan pasando los días y vayas
adquiriendo las estrategias mentales que te vamos a enseñar te irás
dando cuenta de lo grande que es esto y de lo mucho que va a mejorar
tu vida.
Ahora sólo falta comenzar, lo único que tienes que hacer es pedirme
el primer día mandando un mensaje de confirmación a
dia1semi@gmail. com
Ya sabes, tu pones el ritmo de aprendizaje, pues cuando termines un
día y estés listo para otro, me envías un mensaje solicitándome el
dia siguiente y yo te lo mando.

Una concentración excesiva bloquea la mente; los científicos aconsejan
abstraerse. Los científicos abogan por dejar el cerebro que procese
datos a nivel subconsciente Si son ustedes el tipo de personas que
tienen sus mejores ideas en la ducha como Woody Allen, o en la bañera
como Arquímedes, o si son víctimas de uno de esos jefes que vuelven de
vacaciones cargados de nuevos proyectos, un equipo científico de las
universidades de Londres y Viena tiene una explicación que ofrecerles:
las mejores ideas, las más originales y creativas, no se encuentran
concentrándose a fondo en un problema; al contrario, un exceso de
concentración bloquea la mente, según datos de una investigación
presentada ayer en la revista científica Plos One; lo más útil, para
tener una buena idea, es abstraerse y dejar que el cerebro reorganice
pensamientos a nivel subconsciente. Y de las áreas del cerebro que
procesan información a nivel subconsciente, surgirá sin previo aviso
esa sensación de "eureka, ya lo tengo, voy a empezar hablando de Woody
Allen y Arquímedes, y de paso voy a meterme con el jefe".
"Centrarse en el problema es importante, pero concentrarse demasiado
es perjudicial porque puede bloquearnos", explica Joydeep
Bhattacharya, de la Universidad de Londres, por correo electrónico.
"El pensamiento creativo relaciona ideas que no tienen conexión
aparente entre ellas. Este tipo de relación raras veces puede forzarse
de manera consciente".
En la investigación han participado 21 voluntarios que se han prestado
a que se les hicieran electroencefalogramas mientras intentaban
resolver problemas. Las soluciones no se podían encontrar por
deducción sino que requerían inspiración. En la mayoría de casos, los
voluntarios llegaron a un punto en que pensaron que no resolverían el
problema antes de dar con la solución.
Los electroencefalogramas revelan que, durante este estado de bloqueo
mental, hay una gran actividad de ondas gamma en la región posterior
del cerebro. Estas ondas se asocian a la atención selectiva
consciente, que limita la capacidad de analizar un problema desde
perspectivas distintas. Pero aquellas personas que fueron capaces de
relajar estas ondas gamma y liberar en otras áreas regiones del
cerebro ondas alfa -asociadas a estados mentales más relajados-
acabaron encontrando las soluciones.
Los resultados, según Bhattacharya, pueden ayudar a mejorar el
rendimiento en profesiones creativas y a mejorar la educación en las
escuelas. "Debería potenciarse más la parte inconsciente del
procesamiento de información en el cerebro", afirma.

 

Una técnica pionera por medio de la cual se emplean los nervios del
cuerpo para circunvalar las lesiones medularesGracias a ella sería
posible recuperar la sensibilidad, e incluso el movimiento en los
miembros paralizados, según un grupo de científicos.
Aplicando una especie de bypass -que se practica en la cirugía
cardíaca en las venas es posible circunvalar los daños medulares y,
así, volver a conectar el cerebro con el resto del cuerpo.
El procedimiento, que ha sido empleado con éxito en ratas, eleva las
expectativas de que, en un plazo de unos cinco años se puedan comenzar
los ensayos clínicos con personas, lo que supone una gran esperanza
para los afectados por lesiones de la médula espinal.
Los investigadores saben que parte de la médula que queda por debajo
de una lesión es capaz, con frecuencia, de responder a señales
eléctricas. Pero a causa de la lesión las señales no llegan a su
destino.
De acuerdo con el estudio, publicado en New Scientist, en los citados
experimentos con ratas con lesiones medulares, el equipo dirigido por
John Martin, un neurocientífico de la Universidad de Colúmbia, en
Nueva York, resecaron un nervio de la zona inmediatamente superior a
la lesión lo reinsertaron en la médula justo por debajo de la misma. A
partir de ahí, las ratas afectadas comenzaron a mostrar un notable
incremento en los movimientos de sus miembros paralizados.
«Lo que hemos logrado es volver a conectar el sistema nervioso de
forma consistente», ha declarado John Martin. Aseguró que ha sido muy
estimulante el que los nervios que controlan determinados movimientos
hubieran sido capaces de regenerarse. «Nuestras esperanzas se centran
en intentar vencer a la parálisis», añadió.
Sin embargo, el hecho de reconectar un solo nervio podría ser
insuficiente para reactivar las funciones perdidas. «En el caso de los
tetrapléjicos, un incremento de la fuerza de los músculos de sus
hombros sería muy beneficiosa porque les ayudaría a situar la silla de
ruedas a la cama o al baño, lo que les haría más independientes».
Un destacado neurocientífico del Reino Unido, Patrick Anderson,
asegura que estos hallazgos son interesantes, pero advierte que queda
mucho trabajo de investigación.

No es una leyenda urbana. La crisis de los 40 es una realidad
científica según investigadores británicos y estadounidenses, que han
desarrollado un ambicioso estudio sobre la felicidadSus conclusiones
sitúan el punto más problemático de la vida en los 44 años. En ese
momento somos más propensos a sufrir depresiones y problemas de
ansiedad y nos cuesta más estar a gusto con nuestras vidas.
Lo más sorprendente del estudio -realizado sobre una muestra de más de
dos millones de personases quizá que refleja resultados muy similares
en seres humanos de 80 países. De Albania a Argentina, pasando por
Laos, Bosnia o Zimbabue, el punto crítico se sitúa en el mismo momento
vital. Hay una excepción: Estados Unidos, donde los hombres pasan por
su peor momento alrededor de los 50 años y las mujeres, una década
antes, alrededor de los 40.
De todas formas, no todo son malas noticias. El estudio detecta que
las personas pueden ser felices con idéntica intensidad a los 20 que a
los 70 años. Juventud y vejez son los puntos vitales donde más a gusto
se sienten los seres humanos, lo que ha llevado a los científicos de
la Universidad de Warwick y del Dartmouth College americano a decir
que la felicidad tiene forma de U. Súbita depresión ¿Pero cuáles son
las razones de esa súbita depresión a mitad de camino? Según el
profesor Andrew Oswald, coautor del estudio, no está demasiado claro:
«Algunas personas sufren más que otras, pero según nuestros datos la
media es muy grande y sucede con los hombres y con las mujeres, con
las personas casadas y con las solteras, con los pobres y con los más
ricos, con aquellos que tienen hijos y con los que no los tienen».
En cuanto al repunte de la felicidad al final de la vida, Oswald
apunta tres posibilidades: «Una es que los seres humanos van
aprendiendo a adaptarse a sus debilidades y a sus puntos fuertes.
Otra, que las personas animadas viven por sistema más. Una tercera es
que a una cierta edad la gente ha visto morir a amigos de su edad y
valora más los años que le quedan por delante».

 

El hallazgo se ha realizado gracias a un error. Los facultativos
operaban a un paciente obeso, de 190 kilos y 50 años, con una técnica
experimental de estimulación cerebral. El objetivo de las descargas
era reducir el apetito. Para ello los facultativos colocaron unos
electrodos en el cerebro de este hombre. Pero en vez de perder el
apetito, el paciente, que además tenía problemas de memoria, recordó
una escena que había ocurrido 30 años antes. Después de hacerle varios
test los médicos comprobaron que no había sido un hecho aislado, su
capacidad de aprendizaje se había incrementado desde el momento de la
estimulación cerebral.
Según informa el diario británico The Independent, ahora los
científicos están probando esta técnica en pacientes que padecen
Alzheimer. Tres enfermos, en la primera fase de esta enfermedad
degenerativa, ya tienen implantados los electrodos y los resultados
están siendo prometedores, según ha asegurado Andrés Lozano, el
profesor de Neurocirugía del Toronto Western Hospital, en Ontario, que
lidera la investigación.
"Es la primera vez que una persona, que ha tenido electrodos
implantados en el cerebro, ha experimentado una mejora de su memoria.
Estamos tratando de incrementar la sensibilidad del cerebro, subir el
volumen de los circuitos de la memoria", ha explicado Lozano.
El profesor y su equipo, para quienes el descubrimiento ha sido una
"completa sorpresa", buscaban durante la operación el punto del
cerebro para tratar la obesidad del paciente, que se había sometido a
todo tipo de tratamiento sin éxito. La cirugía cerebral era su última
oportunidad. Mientras los médicos buscaban el punto del hipotálamo que
se corresponde con el hambre, el paciente empezó a decir que estaba
recuperando la memoria.
La estimulación cerebral ha sido usada durante más de 10 años para
tratar desde depresiones hasta Parkinson. Precisamente 40.000 enfermos
de Parkinson ya han sido tratados con éxito en todo el mundo gracias a
esta técnica de estimulación cerebral. El proceso es menos lesivo que
otras operaciones porque el paciente está despierto y con anestesia
local se le hace el implante de unos pequeños electrodos. Pero los
médicos aseguran que aunque supone una esperanza para los enfermos de
Alzheimer hay que mantener la calma. "No sabemos si funcionará", ha
dicho el propio Lozano.