Ciencia y cerebro

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
1ª parte 2ª parte 3ª parte 4ª parte 5ª parte 6ª parte

 

Al inyectar sangre de cordón umbilical en ratas de laboratorio
ancianas, investigadores de la Universidad de Florida del Sur (Estados
Unidos) han hallado mejoras en el microentorno de la región del
hipocampo del cerebro de los animales y un subsecuente
rejuvenecimiento de las células madre progenitoras nerviosas. Los
resultados de su estudio se publican en la edición digital de BMC
Neuroscience.
"La neurogénesis de las células cerebrales desciende drásticamente a
medida que aumenta la edad, en su mayor parte por un empobrecimiento
del microambiente cerebral", ha explicado Alison Willing, una de las
autoras del estudio. "El aumento en la neurogénesis que conseguimos
parece deberse a un descenso de la inflamación".
Antes de este estudio, otra investigación de la USF descubrió que
reduciendo la neuroinflamación en ratas ancianas mediante el bloqueo
de la síntesis de la citocina proinflamatoria IL-1 se podía recuperar
cierto descenso de la neurogénesis asociada a la edad y mejorar la
función cognitiva. "La sangre de cordón umbilical tiene un potencial
similar para reducir la inflamación y para restaurar algunas de las
capacidades perdidas de las células madre progenitoras".
En este estudio el número de células proliferativas aumentó en las 24
horas siguientes a la inyección de sangre de cordón umbilical y este
aumento se mantuvo al menos durante quince días siguiendo un
tratamiento sencillo.
"La inyección de células de sangre del cordón umbilical puede reducir
la neuroinflamación. Nuestros resultados apuntan la posibilidad de que
una terapia celular podría convertirse en un acercamiento efectivo
para mejorar el microambiente del cerebro anciano y restaurar algunas
habilidades perdidas".

 

Cuando quedan ya muy pocos días para las elecciones el catedrático de
Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid Francisco Mora
analiza la intervención del cerebro en procesos como la política, la
ética, el lenguaje y la sociología. ¿Estamos condicionados desde el
nacimiento?Nos encontramos en ese período final de luchas dialécticas
que llamamos campaña electoral. Y es este un buen momento, no sólo de
elegir entre opciones ideológicas, sino también para añadir algún que
otro tipo de reflexiones. Lo cierto es que ningún político, incluidos
aquellos con preparación científica, ha apuntado, siquiera
superficialmente, los cambios sociales que se avecinan, esta vez
basados en nuestros conocimientos de cómo funciona el cerebro. ¿Qué
quiero decir con esto Hace apenas un par de años un prestigioso
neurocientífico británico, Semir Zeki, comentaba, en una reunión
informal, que pronto llegará el momento que entre los consejeros
personales de los jefes de estado o de gobierno, los directivos de las
más grandes empresas u organizaciones sociales, incluidas las
religiosas, haya un neurocientífico.
Y es que los nuevos conocimientos que aporta la Neurociencia sobre
Ética (Neuroética) , Sociología (Neurosociología) y Economía
(Neuroeconomía) e incluso Arte (Neuroarte) y Religión (Neuroteología)
están teniendo un gran impacto en la sociedad occidental actual pues
lo mismo que el arquitecto busca al neurocientífico para explicar cómo
las emociones y los sentimientos pueden influenciar los espacios
arquitectónicos para así orientar mejor nuevas obras y edificios o el
economista busca en el cerebro la raíz inviolable de la toma de
decisiones y el sociólogo cómo se genera la capacidad de transformar
las conductas éticas en Derecho y éste en Justicia, así también los
políticos avezados comienzan a entrever un "más allá" del cotidiano
palabreo de los intereses inmediatos y coyunturales y vislumbran la
importancia de conocer cómo funciona el cerebro para mejor
interaccionar con los ciudadanos y alcanzar así información cada vez
más sólida de la propia naturaleza humana. Mucho aprendería el
político al saber que el cerebro que alcanza mayor luz o conocimiento
es aquel que lo hace sobre contrastes claros, sobre blancos y negros y
lejos de los grises que generan confusión, desconcierto y conflictos y
que se usan casi todo el tiempo en la jerga política.
Y es bueno, por ejemplo, que desde la política, en la que se defienden
valores y se crean normas y se alcanza la justicia acorde a aquéllas,
se conozca que el cerebro del recién nacido no trae esos valores
escritos consigo, pero sí que viene al mundo con unos códigos que son
como tablillas en las que, acorde a un ambiente social determinado, se
escriben unos valores y no otros.
Y al igual ocurre con el idioma. De modo que el cerebro, al
nacimiento, es ya un libro de códigos que permite grabar lenguas tan
dispares como el chino o el castellano o valores éticos tan diferentes
como los del mundo griego clásico o los del mundo occidental actual.
También puede escribir con sus reglas un mundo emocional, sentimental,
cognitivo y social determinado y diferente al que tienen individuos de
otras culturas. Y es también de interés saber que dependiendo de la
lengua que se hable, su poseedor, nombrando las cosas del mundo de un
modo diferente a como lo hace otro ser humano con otra lengua, también
va a percibir el mundo de modo diferente. Y que ni aun lenguas muy
próximas como lo pueden ser el italiano o el catalán y el castellano
son tan idénticas que no tengan claras diferencias con las que marcan
de forma diferente la percepción del mundo. Y es así cómo con el
idioma materno el niño dibuja, "nombrándolo" y sin esfuerzo, el mundo
y "lo diferencia" de otros mundos, lo que incluye "matices" de las
cosas, sucesos y personas. Y al igual ocurre con la cultura en general
y sus valores que también rotulan el cerebro de una forma determinada.
Y que no da lo mismo una cultura que otra o vivir con una serie de
valores y normas que otros. Estos cambios plásticos del cerebro es lo
que hace que un determinado grupo social comparta mecanismos
perceptivos, emocionales y cognitivos que generan empatia, ese
"adhesivo social" de tanta importancia en la comunicación. Pero
también es cierto que estos mismos valores, comunes a un grupo,
generan agresión en otros grupos que comparten otros, produciendo una
disección entre quienes "son iguales" frente a los que no lo son. Por
eso un idioma y una cultura "unifican" emocionalmente a las gentes que
los usan pero también y al tiempo las "separan" de otros grupos con
otros idiomas y culturas. ¿Acaso todo ello no tiene una lectura
cercana?
Todos estos temas se debaten por ejemplo | en el consejo presidencial
de Bio y Neuroética que asesora al presidente de los Estados Unidos
desde donde se presta una seria atención a los nuevos acontecimientos
"neuro" pues tienen mucho que ver con las posibles decisiones
sociales, jurídicas, morales o éticas de los individuos en una
sociedad tan compleja como la norteamericana. Los fundamentos de la
ética y la sociología anclados o basados en el funcionamiento del
cerebro normal o enfermo tienen hoy ya una repercusión enorme.
Necesariamente el mundo va en la dirección de reinterpretar la
sociedad en función a los conocimientos que aporta el cerebro. Ir de
la mano de todos estos conocimientos nuevos puede ser clave en la
visión de un gobernante. Sr. Presidente, sea Ud. quien sea, ayúdese de
la Neurociencia y ponga un neurocientífico en su vida política

 

John Fobres Nash, el matemático y premio Nobel de Economía (1994) cuya
vida se paseó por las pantallas de cine con el filme 'Una mente
maravillosa', es un ferviente creyente en el progreso científico: "Los
avances de la ciencia ayudarán a disminuir el estigma de las
enfermedades mentales, como ya ocurrió con otros males, como las
úlceras de estómago, que se pensaban que eran psicosomáticas y luego
se descubrió que era una bacteria que se trata con antibióticos".
Nash, a sus 80 años, sabe bien de qué habla. Su privilegiada mente le
permitió elaborar complejas teorías de juegos matemáticos de
estrategia que aún hoy siguen vigentes, pero durante dos décadas
estuvo gravemente afectada por la esquizofrenia.
Fue en la década de los cincuenta cuando comenzó a tener delirios
sobre supuestas conspiraciones y mensajes cifrados; el investigador
veía espías que le seguían por todos los lados y se creía víctima de
criptocomunistas, hasta el punto que llegó a pedir asilo político en
Europea.
Como ha declarado en algunas ocasiones, gracias "al paso del tiempo"
logró salir de ese agujero negro que le atrapó en pleno vuelo de su
carrera académica.
Ayer, Nash estuvo en Madrid de la mano de la Fundación Juan José López-
Ibor, que le ha fichado como jurado del Premio Internacional con el
que la institución quiere reconocer el trabajo de personalidades y
entidades a favor de las personas con trastornos mentales.
Teorías del juego
Luciendo su corbata de graduado de la Universidad de Princeton, el
matemático norteamericano, de aspecto frágil y voz muy suave,
aseguraba en un encuentro con la prensa que, pese a su avanzada edad,
aún continúa dando conferencias por todo el mundo. Así, declaró, va
siguiendo "de cerca" los nuevos experimentos que otros colegas, más
jóvenes, aplican a sus teorías sobre juegos de cooperación, de las que
tanto provecho han sacado economistas y políticos en los últimos 50
años.
Quizá por ello, ayer, no eludió contestar a cuestiones políticas.
Entre ellas, la posible aplicación de sus estrategias en la campaña
electoral de su país, en concreto sobre el duelo entre los demócratas
Barak Obama y Hillary Clinton, inmersos en una batalla dentro de su
mismo partido. "Yo les aconsejaría que se paren y vean que enfrente
hay otro rival, McCain, que es quien saldrá ganando si siguen así",
argumentó.
"Cuando cada uno busca sus propios intereses sin contar con el otro,
la pérdida de todos puede ser superior y, tal vez, sea más rentable
cooperar", les aconsejó. "Tampoco es imposible que lleguen a un
acuerdo y se repartan la presidencia y la vicepresidencia", comentaba.
«Es cierto que las teorías del juego han influido mucho en la economía
y que, en el fondo, lo que hacen los políticos es administrar el
dinero de los ciudadanos; y también es cierto que se usan en
psiquiatría», aseguraba el investigador.
No mencionó que, además, sus trabajos fueron fundamentales durante la
Guerra Fría en la lucha de equilibrios que mantuvo en vilo al planeta,
ni que también lo son en el campo de la Biología, donde las
recompensas de los juegos se interpretan como adaptaciones y donde se
aplica la llamada estrategia evolutiva estable, uno de los equilibrios
explicados por Nash.
Sobre la película dirigida en 2001 por Ron Howard, y protagonizada por
Russell Crowe, asegura que "no es una biografía". "Tiene muchos
errores y licencias, incluso en los lugares de rodaje; por ejemplo, no
se rodó en Princeton, que es donde yo estudié, aunque sí aparece un
edificio como si fuera Princeton", se queja. Sin embargo, reconoce que
"lo positivo fue que supo llamar la atención sobre la esquizofrenia en
todo el mundo", un problema que nunca ha escondido.
"En el mundo de las matemáticas, hay personas que precisan tratamiento
psiquiátrico, sobre todo los que se dedican a la lógica matemática. En
el campo de la aplicación práctica racional no hay tantas", declaraba.
Ya hace dos años, en el Congreso Centenario Juan J. López Ibor
celebrado en Madrid, el matemático declaraba que "hasta los académicos
pueden ser ilógicos e irracionales". Explicaba que "los pensamientos
de un esquizofrénico pueden ser una vía de escape cuando se vive en
una situación de estrés, hasta el punto de que lleguen a gobernar la
mente de la persona".

 

Chimpancés y seres humanos utilizan la misma región cerebral para
comunicarse, ya sea de forma verbal o gestual, lo que significa que la
base neurobiológica del lenguaje ya pudo estar presente en el
antepasado común entre ambas especies, hace unos siete millones de
años.
Esta característica, que nos acerca aún más a estos primates, fue
descubierta en una serie de experimentos realizados con tres
chimpancés en el Centro Nacional de Investigación de Primates de
Yerkes, en Atlanta (EEUU). Jared Taglialatela y su equipo hicieron dos
experimentos diferentes.
Mientras les tenían conectados a un sistema de tomografía por emisión
de positrones, con el que se puede escanear un cerebro, un
investigador les mostraba alimentos desde fuera de su alcance.
Los chimpancés gesticulaban y vocalizaban sonidos para pedir comida.
La zona cerebral que se les activó fue el área de Broca, en el
hemisferio izquierdo, que es la relacionada con el lenguaje humano.
Sin embargo, cuando les enseñaban a pedir comida intercambiándola por
piedras, el resultado tomográfico era diferente.
«Una interpretación de estos resultados es que los chimpancés tienen
un cerebro preparado para el lenguaje y de hecho utilizan esa área
para producir señales de su repertorio comunicativo», ha declarado
Taglialatela.
Una cuestión importante es que el experimento en Yerkes se hizo con
chimpancés nacidos en cautividad, que realizan gestos no vistos en los
que están en estado salvaje. Ello indicaría que fue el aprendizaje de
esas señales lo que activó su Broca del cerebro. «Si es así, significa
que el cerebro del chimpancé tiene una enorme plasticidad, tanto como
el humano, y también que el desarrollo de ciertos signos de
comunicación puede influir en la estructura y función del cerebro»,
añade el investigador.

Stephen Dubovich tiene el cerebro al aire y el médico le pide que
sonría. "¿Te encuentras bien?" --le pregunta, y a continuación la
enfermera le muestra algunos objetos para que los identifique. La
técnica de operación a cerebro abierto se realiza desde hace algunos
años en la mayoría de los hospitales del mundo. La cosa va bien
mientras el paciente hable y se comporte con normalidad. Si se muestra
confuso o comienza a cambiar el nombre a las cosas, el cirujano debe
abandonar inmediatamente la zona en la que está trabajando.
Hace unos meses, en el Toronto Western Hospital, en Canadá, el
paciente comenzó a hablar durante la operación de los recuerdos que
venían de pronto a su cabeza. A medida que el cirujano estimulaba una
zona cercana al hipotálamo, el hombre recordaba con más nitidez a sus
amigos de cuando tenía 20 años y determinados detalles del pasado. La
estimulación llegó hasta tal punto que, durante varios minutos, les
habló de un parque en el que solían reunirse y hasta les describió la
ropa que llevaban.
Sin pretenderlo, el cirujano había activado la memoria del paciente de
tal forma que, después de tres semanas de estimulación con electrodos,
su capacidad de aprendizaje había aumentado notablemente.
La señora O'C, uno de los casos que describe Oliver Sacks en El hombre
que confundió a su mujer con un sombrero, acude a la consulta porque
ha empezado a escuchar la radio dentro de su cabeza. Por algún motivo
misterioso, su cerebro ha activado una especie de sintonía del pasado
y repite una y otra vez las canciones irlandesas que escuchaba cuando
era niña.
Después de varias exploraciones, el doctor descubre la causa: la
señora O'C ha sufrido una trombosis en el lóbulo temporal derecho que
ha estimulado una zona del córtex donde residían sus recuerdos
musicales.
Nadie sabe con exactitud cómo es el proceso de almacenamiento de los
recuerdos. Los científicos se dividen entre quienes piensan que se
borran o sufren interferencias y quienes creen que pasan a un segundo
plano dentro de la inmensa red de sinapsis que compone nuestra mente.
Descubrimientos como el de los doctores canadienses ponen de
manifiesto la posibilidad de que exista un lugar en la memoria
profunda donde nuestros amigos del pasado, sus chistes y la música que
nos gustaba escuchar, permanecen intactos hasta el final de nuestras
vidas.

 

 

 

Una serie de patrones de actividad cerebral se activan diez segundos
antes de que la persona elija conscientemente ¿Qué película ver hoy?
¿Qué pedir de postre en un restaurante? Todo apunta a que la mente
tiene la respuesta mucho antes de que seamos conscientes de ello. Un
grupo de investigadores ha descubierto que unos diez segundos antes de
saber que se toma una decisión, se activan una serie de patrones en el
cerebro que determinan la elección final, según un artículo publicado
esta semana en la edición digital de Nature Neuroscience.
En 1980, el psicólogo Benjamín Libet, de la Universidad de California
en San Francisco, descubrió que varios cientos de milisegundos antes
de que una persona pensase en presionar un botón, ya se habían
activado áreas del cerebro relacionadas con dicho movimiento.
Entonces, ese margen de tiempo era tan diminuto que se consideró que
podría tratarse de un error, ya que reflejaría que el cerebro se
estaba preparando para tomar la decisión, más que haberla tomado ya. ?
Este estudio fue probablemente el más debatido en el campo de la
neurociencia?, asegura, en declaraciones recogidas por la web
ScienceNOW, el científico John Dylan Haynes de la Universidad alemana
Charité-Universitätsmedizin en Berlín, que ha dirigido el estudio.
Para resolver todas estas dudas, Haynes y su grupo de científicos se
embarcaron en un nuevo experimento, cuyos resultados podrían abrir la
puerta a aplicaciones prácticas con pacientes con esquizofrenia o
trastornos de movilidad. Pidieron a 14 personas que se sometiesen a
pruebas de resonancia con un escáner. El experimento permitió a los
científicos registrar más regiones cerebrales que Libet, al ordenar a
los individuos que escogiesen entre pulsar un botón a su derecha o a
su izquierda.
Patrones en la corteza frontopolar
Los investigadores buscaron si se producían cambios en el cerebro que
determinasen la decisión final. En una parte del cerebro llamada
corteza frontopolar -vinculada con procesos muy complejos- apareció un
patrón de actividad que predijo la decisión con un 60% de exactitud y
se produjo diez segundos antes de la elección consciente, según
detallan en el estudio los investigadores.
?No esperábamos registrar tanto margen de tiempo?, señaló Haynes. ?
Aunque las predicciones no fueron perfectas, vimos que no hay mucho
tiempo para que entre en juego el libre albedrío. El resultado final
de una decisión está relacionado directamente con la actividad
cerebral mucho antes del momento en el que sientes que tomas la
decisión?, agregó Haynes, que espera que la investigación se extienda
a decisiones más realistas, como qué beber o a qué jugar.
El neurocientífico cognitivo de la Universidad británica de Oxford en
el Reino Unido, Dich Passingham, asegura en ScienceNOW que el artículo
aclara una de las mayores preocupaciones del experimento original de
Libet: ?Esta actividad que sucede antes es, no sólo una preparación
general, sino una decisión apropiada?.

 

 


Como podreis observar, este árticulo coincide en gran medida con otros temas ya comentados en este blog, no obstante nos hemos decidido ha trasladarlo hasta aquí dada la importancia que tiene ya que, aunque pueda parecer que se repiten conceptos expuestos por el Profesor Ivanovich , la verdad es que los complementa con nuevos estudios sobre los descubrimientos de energía, espacio, tiempo y sobre todo el tratar de comprender LO ABSOLUTO.

Los científicos han logrado fotografiar la cabeza del hombre, con la ayuda de la más moderna técnica electrónica tomográfica: Dentro de la cabeza bulle una vida extraña, unas hondas luminosas que pulsan con la misma frecuencia que el corazón. Las mismas traspasan los huesos igual que el aire traspasa una cortina de tul y ocupan todo el espacio alrededor de la misma. La física moderna confirma la posibilidad de fotografiar el campo bioenergético del ser humano.
El centro científico-técnico de las tecnologías no tradicionales dirigido por el académico Anatoli Eugenievich Akimov, hace ya 15 años que está investigando el campo bioenergético y la energo estructura del ser humano.
En el año 1913, el científico francés Ely Kartan supuso que el mundo está dirigido, no solo por la fuerza de la gravedad y electromagnetismo, sino también por una tercera fuerza. Los científicos llamaron a esta tercera fuerza el campo de torsión o de información, ya que es en este campo donde se guarda todo lo que ha existido, existe y existirá. Su existencia fue comprobada matemáticamente. Este campo actúa donde haya giro, es decir en todas partes. Hace poco se descubrió que el campo de torsión puede surgir por sí mismo, sin ningún giro.
Los físicos rusos del Centro de las Tecnologías no Tradicionales, inventaron fuentes artificiales del campo de torsión (llamado el generador de Akimov). En las investigaciones participaron técnicos de la Dirección General de Tecnologías Cósmicas del Ministerio de Defensa, también intervino la KGB, así como los Ingenieros con más talento de la Dirección de las Comunicaciones Gubernamentales. Con la ayuda de todos ellos fueron creados aparatos de torsión, de primerísima clase. Se descubrió que la velocidad de la señal de torsión supera en miles de millones de veces la velocidad de la luz. Para poner un ejemplo, la señal de radio llega a la Luna en 10 minutos, en la de torsión en un instante. Por todo lo que se ha descubierto y se está investigando, sobre los campos de torsión, esta técnica será la técnica del tercer milenio.
Durante los últimos 10 años, a partir del año 1986, las investigaciones del campo de torsión fueron realizadas por los físicos teóricos, ingenieros del Instituto de Mecánica exacta y óptica de San Petesburgo, de la Universidad de Tomsk y en 120 Institutos científicos mas de Rusia. Los científicos lograron aclarar la cuestión principal: la energía de torsión es más eficaz, económica y segura en comparación con la que utilizamos actualmente.
El ser humano en cada instante de su vida, siente la influencia del campo de torsión. Aún en las escrituras hindúes de los filósofos antiguos de hace dos mil años, podemos leer: “Cuando uno se enfada trae flujos de la energía negativa que se encuentra en el Eter. Incluso después de calmarse, la tormenta en la atmósfera alrededor de vosotros va a manifestarse aún durante dos días mas, como mínimo “. O también podemos leer: “Debéis ser la fuerza que destruya la mala energía de aquellos que emitan ondas de irritación, igual que la tierra apaga el fuego “. Resulta que los sabios de la antigüedad conocían ya, los campos y ondas de torsión. En esa época, algunas personas podían ver los campos de torsión del ser humano.
El campo de torsión influye directamente en el espacio en que se encuentra. A este espacio, los antiguos hindúes lo llamaban “Pralaya”, Newton lo llamó éter, la ciencia moderna lo denomina vacío físico. Es precisamente aquello que se queda después de sacar todo el aire de la bombilla, así como todas las partículas elementales. Resulta que lo que queda no es un vacío, es una materia especial.
Hace poco, se descubrió que el campo de torsión puede surgir por sí mismo, sin ningún giro. Así, cualquier letra o coma, a su manera rompe en el espacio en el Todo-Nada Absoluto, a lo que Él inmediatamente reacciona con un campo de torsión. Por eso, cualquier libro o artículo tiene millones de arco iris (los físicos los llaman espectros) de los campos de torsión. Ellos, sin duda, interaccionan con el campo de torsión del lector. Así el simple hecho de leer, libros, artículos, versos y cualquier letra impresa, no es un proceso simple como puede parecer.
Actualmente en el mundo hay más de cien científicos que investigan los campos de torsión, la mitad de ellos viven en Rusia. Los programas del Centro de Tecnologías no tradicionales son apoyados por la Academia de Ciencias Naturales de Rusia, Ministerio de la Ciencia. Los científicos-físicos trabajan junto con los científicos de otras ramas de la ciencia, entre ellos los médicos.
Resulta que este Mundo tiene ocho niveles de realidad. Ya que en la escuela nos decían que la estructura del Mundo consta de las partículas elementales, gases, líquidos y sólidos. Pero estos cuatro niveles solo forman el mundo material burdo, y precisamente esto es lo que investiga la física. Pero resulta que hay otros niveles. El quinto nivel son campos de torsión primarios con unas propiedades bastante extraordinarias: aparecen todos los puntos del Universo, lo cubren instantáneamente todo a la vez, para ellos no existe concepto de la propagación o velocidad. Luego siguen otros dos niveles más: el del vacío-vacío primario y el del Nada Absoluto-Todo Absoluto. Estos últimos niveles se consideran pertenecientes al Mundo de la Realidad Suprema, El Procreador de Todo en el Universo de El nacen átomos y moléculas, es igual al concepto de Dios o Absoluto.


Publicado por Ángel y Pilar en
Etiquetas: Descubrimiento del Absoluto
ALMA : UNA PARTE DEL ABSOLUTO (2ª parte)


El descubrimiento que a continuación detallamos, si se hubiese realizado hace unos años, seguramente habría sido mantenido en secreto. Pero actualmente ya no es tan sorprendente.
En los iconos y cuadros de los famosos pintores, los santos aparecen con un nimbo encima de sus cabezas. Hoy lo llamaríamos el aura. En las pantallas de los últimos aparatos electrónicos, que la ciencia ha podido descubrir, se lo puede ver alrededor de cualquier persona.

En el laboratorio de biolocalización, que antes pertenecía al Instituto Ruso de minerología, geoquímica y cristalografía, se obtuvieron no solo las imágenes, sino también las fotos del pensamiento y del alma del ser humano. Los investigadores llegaron a la conclusión de que el pensamiento humano, nacido en el cerebro, puede alejarse del cuerpo y viajar en el tiempo. Los experimentos realizados, testifican que la materia “sutil” no es mas que la envoltura del pensamiento, la misma esta formada por una partículas elementales, extraligeras llamadas microleptonos.

Precisamente las concentraciones de estas partículas (campo de ondas leptónicas) pueden ser percibidas por personas extrasensoriales. Puede ser que de allí venga la capacidad mística de los videntes, que pueden encontrar a personas desaparecidas así como por ejemplo yacimientos minerales.
La información sobre los microleptonos se puede, no solo captar sino transmitir a cualquier distancia. Un generador especialmente hecho para estos fines, puede mandar la información al enfermo, de la medicina que esta colocada en el, y es capaz de hacer que desaparezca el dolor en su corazón, actuando como si la medicina o una inyección se le dieran personalmente. Una planta medicinal colocada en dicho generador, al igual que la medicina, también da un efecto positivo en el enfermo que se encuentra a distancia. Por fin, con la ayuda del generador se puede curar por la foto. Una foto se introduce en el aparato, y la persona de esta foto, donde quiera que esté recibirá la información curativa.

No hay ninguna mística. El fenómeno se explica de la manera siguiente: la imagen se une con la persona por unos hilos extra finos, de los microleptonos extra ligeros. Se ha podido comprobar por los experimentos y cálculos teóricos realizados, que hay mas de cien de estos tipos de microleptonos extra ligeros.
¡Y la parte más increíble de esta información es que nuestro cuerpo de materia sutil es inmortal¡. Gracias a esta inmortalidad, el Espíritu tiene capacidad de vivir muchas vidas. “Los Cuadros” parecidos a las holografías, conservan esta información en el campo microleptónico que rodea a cualquier ser humano. De ahí se explican las capacidades que tienen los videntes. Por ejemplo, como era la vidente Búlgara Vanga que podía conectarse con el campo microleptónico y percibirlo visualmente, estando en un estado de conciencia determinado.
Así que nuestra vida no comienza con el nacimiento y no termina con la muerte. Nuestra vida es eterna, solo se cambian periódicamente los cuerpos físicos. He aquí una de las sensaciones de los años 70. Elene Marcard de 12 años de Berlín Oeste tuvo un traumatismo cerebral muy fuerte. Después de volver en sí, empezó a hablar en italiano sin conocerlo. Ella insistía que se llamaba Rosetta Kastelliane, que había nacido en Italia en 1887 y había muerto allí mismo en 1917. Viajaron a Italia y la llevaron a la dirección indicada por ella, resultó que allí vivía la hija de Rosetta que ya había muerto. Al verla Elene de 12 años dijo: “Es mi hija Fransa” indicando a una viejecita.
Aun quedan muchísimas preguntas a las que tienen que contestar los científicos. Por ejemplo, ¿Por qué precisamente solo los niños recuerdan cosas sobre sus vidas pasadas, y los mayores excepcionalmente en los casos de traumatismo cerebral? ¿Cómo se produce la transmigración del alma y cuantas vidas tenemos de reserva? Hace poco, en Rusia fue creada La Comisión para estudiar sobre los problemas del intercambio energético-informativo en la naturaleza, encabezada por el académico V.Kaznacheev. Ahora queda esperar los primeros resultados de sus investigaciones.
En respuesta a las preguntas anteriores, según nuestra impresión, el motivo por el que los niños son los únicos que recuerdan sus vidas anteriores, son los mismos por los que muchas veces los sorprendemos en su cuarto jugando y hablando con “sus amiguitos”, los cuales a todas luces son invisibles para nosotros. Este motivo no es otro que debido a su temprana edad, todavía no han sido “contaminados” por los condicionamientos de la sociedad preestablecida. Su estructura energética, sus campos energéticos informativos están al 100 por 100 de sensibilidad y de conexión. Los condicionamientos que tenemos en este mundo, poco a poco les va a ir cubriendo con una “coraza” que les va a impedir, como a todos los seres adultos, la conexión de su energético con los campos de información (campos de torsión).
Lo mismo puede suceder con aquellas personas adultas que hayan tenido un traumatismo craneoencefálico, ya que al producirse el traumatismo se ha liberado gran cantidad de energía de nuestro cerebro, dando lugar a que la misma “venza a esa coraza” de la cual nos vamos recubriendo poco a poco a medida que crecemos y que como anteriormente decimos, nos impide ponernos en contacto con los campos de información energéticos.
Referente a cuantas vidas tenemos de reserva, eso va ir directamente en función de la evolución del Ser inmortal, el Espíritu, de cada uno de nosotros, que un día salió del Sumo Hacedor (Dios), y en el transcurso de los tiempos (miles de reencarnaciones) regresaremos a Él. El tiempo y la cantidad de vidas que necesitemos para aprender, irá en función del aprovechamiento que hagamos de las enseñanzas que adquirimos vida tras vida.
Tal vez, en un futuro próximo, si logramos elevar nuestras vibraciones a través de nuestra consciencia, el ser humano pueda contactar con esos campos de información donde esta grabada toda La Creación: pasado, presente y futuro y que nuestro organismo a través del subconsciente “pasado”, consciente “presente” y supraconsciente “futuro” pueda tener acceso a toda la información que existe.
Referente a la transmigración del Alma, aquí hay que distinguir entre lo que es Alma y Espíritu, ya que mucha gente confunde estas dos estructuras. El Espíritu es el que trasmigra después de su última reencarnación, llevando consigo todas las enseñanzas y vivencias; y que van a ser utilizadas en posteriores reencarnaciones. El Alma, sin embargo, es una estructura que muere a los pocos días de la muerte del cuerpo físico y que este último utiliza para grabar todas sus vivencias de la última vida. Cada vez que el Espíritu se reencarna al nacer el nuevo cuerpo físico, nace también una nueva Alma que por su función de doble etérico o doble físico es el que nos va a servir de puente, entre el cuerpo físico y los cuerpos superiores, nutriéndonos de las energías que proceden de dichos cuerpos.
El Ser, que está compuesto por varios cuerpos y de los cuales el más burdo es el cuerpo físico, en el momento de la muerte libera las energías de los cuerpos sutiles junto con los mismos. Es indudable, que debido a la diferencia de vibración entre los cuerpos, cada uno se vaya a ubicar en el lugar que según su vibración le permite, dentro del espectro en un mundo paralelo, más sutil que en el que vivimos. Pero entiendo que el lugar donde van a ubicarse: el cuerpo emocional, el mental y el espiritual, que es lo que conforma el Espíritu, serán diferentes entre sí, aunque estén ínter conexionados, ya que cada uno de ellos es diferente en sutileza y vibración.
Hasta hace poco tiempo, la ciencia oficial, obstinadamente, negaba la existencia del campo bioenergético en los organismos vivos, pero ahora su existencia material es comprobada por aparatos especiales. Está comprobado, que cada organismo vivo tiene un campo energético dinámico, en comparación con los campos estáticos de los objetos “muertos”. La aplicación de ciertos métodos (el método de Kirlian) permite no solo registrar las ondas emitidas por los organismos vivos, sino también teniendo alguna parte de este organismo reconstruir su forma completa. Por ejemplo, teniendo una parte pequeña de la hoja del árbol, se puede construir la forma de la hoja completa.
En la literatura sobre el ocultismo y yoga, ya hace tiempo se habla de que el ser humano, además del cuerpo material (físico) también tiene cuerpos sutiles, por ejemplo el astral, que es una envoltura de ondas del ser humano.
Durante varios milenios el hombre, para curar muchas enfermedades, utilizaba la acupuntura. Lo que no permitía estudiarla seriamente, era que la medicina oficial consideraba la acupuntura como charlatanismo, aunque en los países del oriente este método de sanación se utiliza ampliamente desde hace siglos.
Solo en el año 1967, gracias a las investigaciones de laboratorio, fueron descubiertos los canales de acupuntura. Puede que sean los mismos canales “Nadis” de los que habla el Yoga. Estos canales no son visibles, fueron descubiertos con ayuda de un microscopio superpotente, por esos no queda ninguna duda de que estos canales son materiales. A este respecto, los científicos franceses realizaron un experimento muy interesante: en un punto de acupuntura en el cuerpo del ser humano, introdujeron un preparado de tecnecio. El preparado se desplazo dentro del cuerpo sin entrar en los sistemas sanguíneo, linfático y nervioso, a lo largo de los canales de acupuntura o nadis. Los científicos estaban sorprendidos: ¿Qué había ocurrido?.
Si estudiamos el problema desde el punto de vista de la radiofísica, se puede suponer, que los nadis o canales de acupuntura son un sistema de conductos de ondas dieléctricas, que unen el cerebro humano con órganos internos del cuerpo físico. A lo largo de ellos pasan, por ejemplo, las ondas magnéticas y posiblemente otras ondas de energía aún desconocidas por la ciencia. Con toda seguridad, estos canales son los transportadores del preparado (tecnecio) que se introdujo en el punto de acupuntura. El preparado se transportó por los canales en direcciones estrictamente determinadas, lo que lleva a la siguiente suposición: el sistema de acupuntura es una parte inseparable del esqueleto del cuerpo astral. Los canales de acupuntura ya no son un mito, las ondas que emite el ser humano (sobre todo alguno de ellos) pueden captarse por los aparatos: ciertamente, el ser humano tiene un cuerpo astral y es material.
Se puede preguntar si el ser humano tiene cuerpo astral, para que sirve y como se puede utilizar. Según la teoría yoga, el cuerpo astral tiene chakras, son 144 y se encuentran en el cuerpo físico del ser humano, en los lugares donde hay gran concentración de vasos linfáticos y filamentos nerviosos. Añadimos que para la formación de los chakras, se necesitan los canales de acupuntura o nadis de energía ya que por estos últimos fluye la energía procedente de los chakras y nos llega al cuerpo físico.
Si hablamos en términos radiofísicos, en el caso de los chakras tenemos lo siguiente: la sangre contiene la hemoglobina, es decir el sistema sanguíneo es una fuente de metal. La fuente de la corriente eléctrica son las membranas de las células de los tejidos, estimuladas por los impulsos nerviosos. El sistema linfático es un sistema muy original de enfriamiento. En cuanto a los canales, a través de ellos se transmiten ondas magnéticas. Es evidente que somos una formación, se puede cumplir el papel de antena de espejo o de lente y en este caso el sistema nervioso sirve como modulador o de modulador de ondas emitidas por esta formación. Según su deseo, el ser humano puede recibir o emitir, a través de los chakras, las ondas eléctricas, magnéticas, electromagnéticas, acústicas y ultrasonoras, con una amplitud muy amplia de las frecuencias. Dicha frecuencia, va a ir en función de la evolución de la conciencia de cada ser humano, ya que a través de dicha evolución podemos vibrar en frecuencias muchísimo más amplias.
Puede parecer a primera vista que todo es simple, sin embargo no es así. Detrás de la simplicidad aparente, probablemente, se esconde el campo bioenergético, tratado por muchos científicos como un juego determinado de ondas conocidas por la ciencia moderna. Lo principal consiste, en que cada célula del cuerpo humano es un organismo muy complejo, es un universo entero con su intelecto. A la vez, los órganos interiores de nuestro cuerpo, también poseen intelecto. Y si la voluntad del hombre es dirigida hacia lo incorrecto, el organismo, obedeciendo al intelecto, puede negarse a cumplir la orden dada por su consciente. Por lo tanto, el hombre obra según su evolución de conciencia.
Desde hace tiempo, los yoguis están desarrollando su cuerpo astral, siguiendo una metodología determinada en la preparación física, pero lo más importante, es que trabajan mucho con su consciente, limpiándolo de todo lo “oscuro”. Ellos utilizan, por ejemplo, unas posturas (asanas) y meditaciones determinadas. Los yoguis aprenden a “abrir” sus chakras, imaginándolos como flores de loto, con determinada cantidad de pétalos en cada uno. En este caso, el cuerpo astral permite conocer el mundo más profundamente que con los órganos habituales.
Los yoguis de un rango superior, incluso pueden separa su cuerpo físico de su cuerpo astral, y al pasar su conciencia al cuerpo astral pueden viajar donde quieran, conociendo el universo entero.
Nuestra apreciación personal, es que el Ser humano, a parte del físico posee otros cuerpos sutiles:

<!--[if !supportLists]--> <!--[endif]-->Cuerpo etérico ó doble físico ó Alma
Cuerpo emocional ó astra
<!--[if !supportLists]--> <!--[endif]-->Cuerpo mental
<!--[if !supportLists]--> <!--[endif]-->Cuerpo espiritual o causal
Estos tres últimos, dentro de la estructura del ESPIRITU.
Resumiendo el Ser esta formado de CUERPO, ALMA Y ESPIRITU.
Muchos no creen en la existencia del Alma, aunque muchas veces se quejan: “me duele el Alma”. Cuando uno dice le duele el Alma, el mismo, sin darse cuenta pone la mano en el corazón, es decir en el Anahata Chakra. El refrán dice: si se despierta “la nota” necesaria en el ser humano, su Alma responderá con una melodía maravillosa. Ella cantará.
Los médicos siguen negando la existencia del Alma, diciendo que al abrir los cadáveres no encuentran nada. Pero preguntamos: ¿Por qué el Alma necesariamente debe tener la envoltura material, en forma de algún órgano interior en el cuerpo físico? También puede ser que Ella sea de origen ondular o de alguna forma de materia, sobre la cual la ciencia ni sospecha, es decir vive y se desarrolla según leyes totalmente diferentes. Por ejemplo, los yoguis dicen que ven el Alma, que ella tiene una forma determinada e inclusive un color determinado.
Habitualmente se considera que el intelecto humano, se encuentra en el cerebro y que el ser humano piensa solo con el. Pero vamos a hacer un poco de crítica: ¿Cómo puede pensar un órgano que solo tiene tres tipos de células, aunque en gran cantidad y con un número muy alto (10 a la cuarenta potencia) de posibles variantes en combinaciones entre ellos?
Si hablamos sobre el pensamiento, desde el punto de vista del “tecnócrata”, comparado con el ordenador, el cerebro humano es como una máquina computadora biológica, compleja que realiza operaciones lógicas determinadas y no más que esto. Esta máquina tiene varios procesadores, módulo de memoria, dispositivo de entrada de datos y memoria masiva del desarrollo del organismo humano.
Sin embargo, el cerebro esta dividido en dos partes, el consciente humano “está colocado” en el hemisferio derecho del cerebro y el subconsciente en el izquierdo. El consciente y el subconsciente se dividen entre ellos el manejo de los cuerpos físico y astral. Su interacción es muy compleja y sobre su mecanismo nosotros solo podemos suponer. Si se supone que el cerebro es una “máquina computadora” biológica, podemos preguntar: ¿Cómo se realiza el proceso del procesamiento de la información que percibe el ser humano?
Suponemos, que esta información pasa a través de los órganos de los cuerpos físicos y astral, al consciente y al subconsciente y se procesa allí, luego las dos corrientes de la información procesada van (sino se contradicen una a la otra) al centro único, es decir al supraconsciente, y este último equilibra el trabajo del consciente y del subconsciente, así como sus dos cuerpos, el físico y el astral.
Queda por averiguar si es así, pues además de los procesos que ocurren en el sistema nervioso y en algún grado parecidos a los que ocurren en una máquina computadora, existe también el procesamiento inverso de la información, es decir, ante todo nosotros pensamos con imágenes. ¿Entonces con que piensa y conoce el mundo el ser humano? Probablemente, por el momento se puede decir: ya que cada célula del cuerpo físico, así como los cuerpos sutiles del cuerpo humano tienen su propio intelecto, puede ser que el pensamiento este acompañado por diferentes procesos que ocurren en todos los cuerpos que componen su Ser, es decir, mas probablemente, el ser humano piensa con todos sus cuerpos tanto con el físico como con los sutiles.