6ª Capa del aura, cuerpo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Audio sobre el cuerpo emocional

Aura mental superior
EI borde exterior del aura superior suele ser de color violeta con una franja azul oscuro en la parte interior. Dada su energía, este cuerpo vibra con una frecuencia difícil de apreciar por el ojo humano y por lo tanto sólo se puede ver una parte de este cuerpo, que en forma de medialuna, esta dispuesta transversalmente sobre la cabeza. Suele medir unos 60 cm. lado a lado.

.

 

 

 

 

 

 

 

La capa áurica mental superior contiene las energías que generan la capacidad de nuestra mente superior. Es nuestro vínculo con nuestro origen. Es la morada de nuestro ser superior y nos proporciona la información mas amplia que la que nuestro cerebro es capaz de crear a partir de la experiencia diaria. También que se concen­tra la suma total del Conocimiento Universal. Es esta capa la que utilizan las personas con poderes psíquicos.
Esta capa áurica, en forma de medialuna, es de gran importancia en el estudio y análisis del aura, ya que demuestra nuestra capacidad para usar energías superiores y el grado de desarrollo espiritual que tenemos, y lo que en potencia podemos llegar a evolucionar

Aura espiritual
Contenida en la capa mental superior, es el núcleo del aura superior y recibe el nombre de aura espiritual. Se le ha descrito como una luz blanca nacarada radiante e inimaginable. Sólo por medio de la visión interna es posible saber que está ahí.
Este lazo que nos une a EI, al Origen. Es aquí donde se manifiesta la forma más alta de energía del mundo físico.
Toda la Energía Universal que usamos en nuestra vida es enviada desde este cuerpo.
Rara vez empleamos todo su potencial, la cual es procesada al entrar al chakra de la cabeza. Aquí la energía pura es transformada en las partes de energía específica que necesitamos para satisfacer nuestras necesidades. La energía alimenta los siete cuerpos sutiles y luego es envia­da a las diferentes capas del aura inferior.

Gracias a que la energía es procesada, no nos sentimos abrumados por las intensas propiedades de la energía.
Ya que vivimos en un mundo tan denso y de vibración lenta el aura espiritual necesita separarse de las capas inferiores. Pero debemos tener presente que el aura supe­rior está próxima a nosotros para tirar inconscientemente de ella y continuar nuestro proceso evolutivo,
Cuando llegamos a la punta del "ser" en el que tomamos conciencia de nuestro lazo con el universo, cuando perci­bimos la Luz y el Amor en todo lo que existe, cuando sentimos que formamos parte de ese Arco iris maravilloso y sabemos que somos uno con EI, entonces es cuando hemos rozado este nivel del aura.

 

"Brilla... brilla! Veré la maravilla de ti mismo,
para ser solamente como Tu arco iris puede ser "

Auras Sexta y Séptima

Las auras sexta y séptima existen sin duda, pero no tenemos datos sobre ellas; las mismas anteriores son ya bastante difíciles de imaginar por el que no las ha visto. Podrá formarse quizá una idea recordando que todas las partes constitutivas del aura son sencillamente manifestaciones de una misma entidad en planos diferentes, no siendo sino emanaciones del hombre como diversas expresiones del mismo. Al verdadero hombre no podemos verle, pero a medida que aumenta nuestra vista y nuestro conocimiento nos aproximamos a Eso que se oculta en él; y si admitimos que el Karana Sharira es el vehículo más elevado que podemos percibir, estamos entonces cerca de la concepción del verdadero hombre que podemos ver. Pero si el mismo hombre no se considera sino desde el punto de vista de los planos inferiores devachánicos, únicamente se verá lo que puede expresarse por el cuarto aura, la cual es la manifestación de la personalidad; y si se le examina sobre el plano astral, se encuentra que un nuevo velo le recubre, y que su parte inferior sólo ha podido expresarse por el vehículo kámico visible, mientras sobre el plano físico nos hallamos peor situados, puesto que el verdadero hombre nos está más escondido y oculto que nunca. Y aunque una vista abierta pueda percibir todas esas manifestaciones, no es menos cierto que las más elevadas de ellas se aproximan más que las otras a la realidad, de suerte que es el aura lo que es el verdadero hombre, y no ese agregado de materia física cristalizada que se ve en medio de ella y a lo que atribuimos por nuestra ceguera una exagerada importancia. Estas líneas no pretenden, por lo demás, sino esbozar la superficie de un grandísimo problema, pero pueden servir para mostrar que el aura no es un estudio que esté desprovisto de interés para quien la ve, y desde que la visión de ella es a menudo una de las mayores evidencias de la apertura del sensorio supernatural, es razonable esperar que un gran número de nuestros miembros se coloquen en situación de completar por su método de observación directa, la información que han de decidir para el estudio de nuestra literatura teosófica.

 

 

Cuerpos Inferiores

Cuerpo Físico Corresponde al elemento Tierra, es el cuerpo más denso de todos. Este cuerpo es el vehículo del alma para su jornada en el tiempo y el espacio.
Cuerpo Etérico Corresponde al elemento Fuego. Este cuerpo es de muy alta vibración y es el único que permanece junto al alma en todas  sus encarnaciones. Éste cuerpo lleva grabado el plan divino y todo lo que hicimos en cada una de nuestras vidas (hechos, emociones, pensamientos, etc.) está continuamente registrando absolutamente cada una de nuestras acciones a lo largo de todas nuestras vidas. Nada se le escapa. También se lo conoce como Aura.
Cuerpo Mental Corresponde al elemento Aire. Este cuerpo es el cáliz para la mente de Dios. Es el  depositario de nuestros pensamientos e ideas. No se lo debe confundir con el cerebro que es sólo el medio físico con el que se conectan los cuerpos físico y mental.
Cuerpo Emocional Corresponde al elemento Agua. Este cuerpo fue diseñado para reflejar los sentimientos de Dios (Amor, Misericordia, Compasión, etc.) este cuerpo es el depositario de las emociones humanas.

Cuerpos Superiores:

Consciencia Crística Este cuerpo funciona como mediador entre la consciencia divina y el hombre. Es  nuestro maestro interior. A través de él la Luz pura de Dios desciende a  nuestras vidas. A este cuerpo también se lo conoce como Santo Ser Cristico o Yo Real.
Cuerpo Causal Este cuerpo es el cuerpo de la ¨Primera Causa¨. Es el Aura del Altísimo. El cuerpo causal está compuesto de esferas concéntricas de luz que manifiestan diferentes virtudes divinas. Este cuerpo contiene todo el cumulo de buenas acciones   y obras realizadas por el alma a través de todas sus vidas. Todo éste cúmulo de  energía positiva está a disposición del alma.
Presencia Yo Soy Este cuerpo es nuestra chispa divina. Es Dios individualizado para cada hombre. Es una replica exacta de sí mismo que acompaña al alma en todo su recorrido. Se encuentra suspendido sobre nuestras cabezas y es la fuente ilimitada de Amor,  Alegría y Paz. Es espíritu purísimo.

VOLVER