1ª Capa del aura, cuerpo etérico

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

AURA FÍSICA

La primera capa, la más cercana al cuerpo físico, esta compuesta por minúsculas líneas de energía que siempre están en movimiento.
Quienes la perciben refieren haber vista un halo blanco azulado que sobresale del cuerpo unos 10 o 20 cm. Esto es lo que se ha llamado aura física.
Las emanaciones de esta aura reflejan las motivaciones fundamentales de nuestra salud y el funcionamiento de nuestra personalidad.
Estas emanaciones son de gran utilidad para estudiar nuestra salud física.
Esta aura física es muy brillante y densa debido a la materia física, como mucosidad y partículas de la piel, que se desprenden del cuerpo físico con la respiración y el movimiento. Estas partículas están suspendidas en un campo de energía electromagnética.
Ya que esta capa tiene la misma estructura que nuestro cuerpo físico, puede ser considerada como un espejo de nuestra armonía física.
Cuando tenemos buena salud esta capa aurica se puede ver brillante, clara y de tamaño uniforme alrededor de todo nuestro cuerpo. Cuando nuestra salud es precaria, la capa se abultara cerca de la zona afectada por la enfermedad.
Su tono azulado indica fluidez, flexibilidad y sensibilidad.
Según la tradición, esa capa aurica absorbe el prana (Energía Universal) y lo distribuye por todo el Cuerpo, razón por la cual recibe el nombre en sánscrito de Pranayamakosha.

Aura Primera

La primera de ellas - empezando por las más ínfima y material - es la que suponemos perteneciente al cuerpo físico. Se le llama algunas veces el aura de salud, por el hecho de que su aspecto depende, en gran parte, de la salud del cuerpo físico a que pertenece. Es casi incolora, y parece como estriada, es decir, como compuesta de una infinidad de líneas rectilíneas que irradian del cuerpo en todas direcciones. Tal es al menos su condición normal cuando el cuerpo está perfectamente sano. Esas líneas son, entonces claras, regulares y tan paralelas como su radiación lo permite; pero en cuanto acaece la enfermedad todo cambia de pronto, y las líneas próximas al lado enfermo pierden su rectitud y proyectan confusamente en todos sentidos.

         

Debajo del nivel del hara está la dimensión del núcleo central de nuestro ser, o lo que yo llamo el nivel de la
estrella del núcleo. Éste es el nivel de nuestra fuente interna, o de la divinidad localizada dentro de nosotros. Es
de esta fuente interior de donde mana toda la creatividad.

Figura 2-1: Las cuatro dimensiones del género humano
(De izq. a derecha: Lo físico – El aura – El  hara – La estrella del núcleo)
  

el proceso creativo natural requiere la salida de energías y conciencia de la estrella del núcleo hacia
esas cuatro dimensiones. Un cambio permanente en cualquier dimensión exige un cambio en su base, que
reside en la dimensión inmediatamente inferior. En consecuencia, desde la perspectiva de la curación, si
deseamos pasar nuestro cuerpo o cualquier parte del mismo, como por ejemplo un órgano, desde un estado
insano a un estado sano, debemos trabajar con las energías subyacentes que constituyen los cimientos del
cuerpo. Debemos trabajar con cada una de las cuatro dimensiones. Para efectuar ese trabajo, antes tendremos
que explorar cada una de las cuatro dimensiones. Empezaremos por el nivel aural, el campo energético
humano.

Cuerpos Inferiores

Cuerpo Físico Corresponde al elemento Tierra, es el cuerpo más denso de todos. Este cuerpo es el vehículo del alma para su jornada en el tiempo y el espacio.
Cuerpo Etérico Corresponde al elemento Fuego. Este cuerpo es de muy alta vibración y es el único que permanece junto al alma en todas  sus encarnaciones. Éste cuerpo lleva grabado el plan divino y todo lo que hicimos en cada una de nuestras vidas (hechos, emociones, pensamientos, etc.) está continuamente registrando absolutamente cada una de nuestras acciones a lo largo de todas nuestras vidas. Nada se le escapa. También se lo conoce como Aura.
Cuerpo Mental Corresponde al elemento Aire. Este cuerpo es el cáliz para la mente de Dios. Es el  depositario de nuestros pensamientos e ideas. No se lo debe confundir con el cerebro que es sólo el medio físico con el que se conectan los cuerpos físico y mental.
Cuerpo Emocional Corresponde al elemento Agua. Este cuerpo fue diseñado para reflejar los sentimientos de Dios (Amor, Misericordia, Compasión, etc.) este cuerpo es el depositario de las emociones humanas.

Cuerpos Superiores:

Consciencia Crística Este cuerpo funciona como mediador entre la consciencia divina y el hombre. Es  nuestro maestro interior. A través de él la Luz pura de Dios desciende a  nuestras vidas. A este cuerpo también se lo conoce como Santo Ser Cristico o Yo Real.
Cuerpo Causal Este cuerpo es el cuerpo de la ¨Primera Causa¨. Es el Aura del Altísimo. El cuerpo causal está compuesto de esferas concéntricas de luz que manifiestan diferentes virtudes divinas. Este cuerpo contiene todo el cumulo de buenas acciones   y obras realizadas por el alma a través de todas sus vidas. Todo éste cúmulo de  energía positiva está a disposición del alma.
Presencia Yo Soy Este cuerpo es nuestra chispa divina. Es Dios individualizado para cada hombre. Es una replica exacta de sí mismo que acompaña al alma en todo su recorrido. Se encuentra suspendido sobre nuestras cabezas y es la fuente ilimitada de Amor,  Alegría y Paz. Es espíritu purísimo.

El aura humana

 

 

 

VOLVER