Conciencia de ser

 
Página principal
 
Actividades año 2014
Mara Gascón
Ricard Montseny
 
Vibración y energía
Aura humana
Campo de energía universal
Los 7 cuerpos
Los chakras
1º Chakra
2º Chakra
3º Chakra
4º Chakra
5º Chakra
6º Chakra
7º Chakra
8º Chakra
Acceso directo a la información
Chakras diagnóstico
Chakras sanos
Chakra enfermos
Chakra bloqueos
Chakra y adicciones
Chakra conciencia
Chakra reparar
Chakras y equilibrio
Chakra llenar energía
Chakra y los nadis
Chakras secundarios
Chakras y psicología
Chakras y estructura de carácter
Chakra limpieza
Entes y parásitos
Intrusión astral
Los meridianos
La microorbita
El Reiki
La sanación y el sanador
La Reconexión
Desarrollo espiritual
Nuevos chakras
La sexualidad
Energía
Abriendo tu canal
Dirigir la energía
El cuerpo dolor
Procesar el miedo
Chakra historia
La enfermedad como camino
Guerra de la enfermedad
La nueva medicina
Causas de la enfermedad
Las amalgamas
Fluoruro
Las cicatrices
Las vacunas, crimen a la humanidad
Libre vacunación
Derecho a NO vacunarse
Riesgo de cada vacuna
Disipando mitos vacunación
Una agresión a la especie humana
Las vacunas
Las vacunas 2
El gobierno esconde el peligro de las vacunas
La mano oculta y microchip
Terapias y terapeutas
 

 

 

Sería un error creer que estos 7 centros energéticos son los únicos existentes, porque el cuerpo tiene muchos otros, llamados chakras secundarios. Así, tenemos los chakras de los hombros, de los codos, de las muñecas, de los dedos que están en relación directa con el chakra del corazón. Los chakras de las caderas, de las rodillas, de los pies están en relación con el chakra de la base. También, podemos pensar en la medicina china y a todos los puntos de acupuntura que son muy numerosos. No obstante parece ser que diferentes sistemas de circulación energética coexisten en el cuerpo. 

El mapa energético del ser humano se va modificando sobre todo, según su despertar espiritual. Nuevos chakras, ya existentes, se activan y actúan cuando se desarrollan cualidades psicológicas y espirituales de serenidad, paz, tolerancia, solidaridad y amor. 

Chakras, glándulas endocrinas y salud emocional 
Cada chakra principal está en sinergia con una glándula endocrina. Los chakras son centros de intercambio entre los cuerpos sutiles y la estructura fisiológica gracias a las glándulas. 
Las glándulas endocrinas llenan de hormonas la sangre, que tienen un impacto sobre la emoción y el estado psicológico del individuo. Hay un lazo directo, de doble sentido, entre las glándulas, los chakras y el estado psicológico. El buen funcionamiento de los chakras produce un sentimiento de bien estar. Pero un desequilibrio psicológico conlleva el deterioro de los chakras. Restableciendo el equilibrio psicológico, tenemos en nuestras manos la posibilidad de recuperar la vitalidad de nuestros chakras, Por ejemplo, los acupuntores son los primeros en saber armonizar las energías, pero también hará falta un trabajo del paciente sobre si mismo. 

Un chakra que goza de buena salud se presenta como un doble cono tónico y blando, puede recordar un órgano muscular con buena salud. Cuando los chakras se deterioran, el aspecto de los conos se modifica. Se pueden volver rígidos o al contrario blandos; se deforman y se vacían de su energía. 

Algunos podrán extrañarse de la correspondencia entre la corona y la glándula pituitaria, porque se escribe muy a menudo que la corona está asociada a la glándula pineal. Las dos asociaciones son correctas. A menudo tendemos a pensar por nuestra formación cartesiana, científica y mental que una correspondencia tiene que ser única; una excluyendo la otra. Pero, los dos centros están íntimamente relacionados; no existe una frontera hermética y rígida entre los chakras. Los lazos entre las diferentes partes de nuestro organismo son complejos. Por solamente citar a una especialista, Marie-Lise Labonté (Universidad de Montreal), privilegia la asociación pineal-conciencia y pituitaria- corona.

 

 

Aún hay más chakras
Además de estos chakras mayores, hay muchos otros chakras secundarios a los que nos gustaría referirnos. En el lado izquierdo del cuerpo, entre el chakra cardiaco y el chakra del plexo solar, se encuentra el chakra del bazo. Funciona como una armonizador interno de la energía y un equilibrante. Mientras otros chakras tienen fuertes salidas de energía, el chakra del bazo atrae energía cósmica, así es que te puede interesar sintonizarte con él y abrirlo cuando necesites más energía, de forma que sientas que la estás respirando a través de este punto.
En la palma de cada mano y en la planta de cada pie, hay otros centros. Los que están en las manos se relacionan con la creatividad, la auto expresión y las maneras en que tomamos contacto con el mundo. Los de los pies se relacionan con la manera en que tocamos la tierra y nos movemos por nuestras vidas de una forma arraigada. Es importante explorar estos chakras para abrirlos y sanarlos. Puedes adaptar los ejercicios que se darán más adelante en este capítulo para trabajar con estos cuatro.
Todas las coyunturas del cuerpo también tienen chakras, los tobillos, las rodillas, la cadera, los hombros, la cintura y los codos. Estos son chakras más pequeños, pero puedes utilizar las mismas técnicas con ellos hasta que tu cuerpo entero brille de luz. También hay un chakra que flota sobre tu cabeza, más arriba del cuerpo físico. Algunos lo llaman el punto transpersonal, otros el punto estrella. Así como el chakra corona nos conecta con el mundo del espíritu, este nos lleva un paso más allá. Conforme cobramos conciencia de él, nos movemos a una conciencia en la que ya no existe la dualidad que nos conecta con todos los mundos y dimensiones. Este chakra, igual que el chakra del timo, rara vez está dañado, sino más bien no está despierto. Así es que sintonízate con él, siéntelo brillar, siéntelo desplegarse pétalo por pétalo.
Los chakras y la historia, cambios en el énfasis de los chakras
Como descubriremos cuando hablemos acerca de diferentes sustancias, cada adicción tiene su momento. Y lo mismo ocurre con los chakras. Por supuesto, todos los chakras deben ser integrados a fin de tener una personalidad sana, pero hay diferencias en el énfasis que se les da a diferentes áreas. En los comienzos de nuestra historia en el planeta, el chakra raíz era el crucial mientras nos aveníamos a estar en la forma física y aprendíamos a lidiar con las realidades de la tierra para sobrevivir en ella. Hemos hecho progresos con el chakra raíz conforme dominamos nuestro ambiente, aunque a menudo damos dos pasos adelante y uno hacia atrás, testimonio de ello es el problema de los sin techo. Naturalmente, aquellos que se encuentran en países subdesarrollados o en áreas empobrecidas de los países desarrollados donde la supervivencia es dura, dedican la mayor parte de su energía únicamente al trabajo con el primer chakra.
Normalmente, en los territorios prósperos, nuestra mayor tarea tiene que ver con el chakra del corazón, para aprender a amar a todos los demás seres incondicionalmente; con el timo, que participa en la unión y la sanación globales; y también con los chakras superiores. La atracción masiva por la marihuana durante los sesenta sobrevino cuando colectivamente sentimos su capacidad de afectar al timo. Recurrimos a la marihuana para que nos impulsara a la unión global e hicimos ciertos progresos.
Aunque los adictos, especialmente las personas de tipo visionario, pueden tener destellos de estos centros superiores, es difícil utilizarlos bien a menos que se tenga cierta maestría sobre uno mismo. Pocos en nuestra cultura han desarrollado completamente estos centros superiores porque se requiere práctica en disciplinas espirituales con herramientas como la meditación y nosotros no formamos parte de una cultura meditativa. Esta es una de las razones por las que las adicciones son tan dominantes aquí, ya que sin herramientas como la meditación es difícil entrar en contacto con tu visión y recibir la inspiración necesaria y la fuerza para manifestarla.