Conciencia de ser

 
Página principal
 
Crecimiento personal en Madrid
Terapias y terapeutas
Vibración y energía
Aura humana
Campo de energía universal
Los 7 cuerpos
Los chakras
1º Chakra
2º Chakra
3º Chakra
4º Chakra
5º Chakra
6º Chakra
7º Chakra
8º Chakra
Acceso directo a la información
Chakras diagnóstico
Chakras sanos
Chakra enfermos
Chakra bloqueos
Chakra y adicciones
Chakra conciencia
Chakra reparar
Chakras y equilibrio
Chakra llenar energía
Chakra y los nadis
Chakras secundarios
Chakras y psicología
Chakras y estructura de carácter
Chakra limpieza
Entes y parásitos
Intrusión astral
Los meridianos
La microorbita
El Reiki
La sanación y el sanador
La Reconexión
Desarrollo espiritual
Nuevos chakras
La sexualidad
Energía
Abriendo tu canal
Dirigir la energía
El cuerpo dolor
Procesar el miedo
Chakra historia
La enfermedad como camino
Guerra de la enfermedad
La nueva medicina
Causas de la enfermedad
Las amalgamas
Fluoruro
Las cicatrices
Las vacunas, crimen a la humanidad
Libre vacunación
Derecho a NO vacunarse
Riesgo de cada vacuna
Disipando mitos vacunación
Una agresión a la especie humana
Las vacunas
Las vacunas 2
El gobierno esconde el peligro de las vacunas
La mano oculta y microchip
 

 

 

El chakra enfermo
A través de los malestares de los chakras, el alma os habla de sus necesidades.
En las configuraciones de los chakras enfermos, describirernos el chakra rígido, el chakra desmoronado, el chakra vacio  el chakra desplazado, el chakra en forma de espada, el chakra fragmentado y aquel cuyo movimiento se ha invertido; sus particularidades serán explicadas cn los textos.
Estas configuraciones pueden adoptar todas las asociaciones y formas imaginables.
Esta explicación no se debe de tomar de forma radical o matematica, ya que es muy dificil definir con palabras exactas todo lo que no se ve y pertenece a otros planos

Los malestares del Alma se deben interpretar como una necesidad  de sanación y de reencuentros con vuestra divinidad.

Los chakras enfermos


Reconocemos un chakra enfermo debido a su vacío, a su endureciniento, a su sensación de frío, de picoteos, de resistencia, de bloqueo, de cristalización, que nos indican que las células del chakra han perdido su luz, su vitalidad.
Los vórtices situados en el interior del chakra no trabajan en  armonía. El movimiento de la espiral puede ralentizarse, acelerarse, desbocarse, agitarse, convulsionarse, provocar una ruptura, un desenraizamiento en el chakra y sus circuitos de energía.
El cono puede estar tapado, aplastado, desenraizado, hundido o nicluso invertido, etc., lo que corresponde a una anomalía, a un traumatismo o a una patología del cuerpo físico.

Los chakras enfermos son poco brillantes y sus colores vibratorios testimonian su estado de salud. A veces oscuros, pasando del gris al negro, parecen viscosos, inertes y giran a menudo en el sentido contrario al de las agujas de un reloj.
Más allá de las sensaciones inconfortables, los mensajes que nos transmiten los chakras nos hablan también de las memorias, de las miserias, del sufrimiento, de la desolación llevada a cabo por el mismo chakra.
Por ejemplo, si os volvéis vulnerables, si sois agredidos con fácilidad, si perdéis vuestras energías, es sin duda porque uno de vuestros chakras ha perdido su movirniento natural.
Así, el movimiento del chakra que ha perdido su sentido, su función espiritual, deja una puerta abierta a las agresiones, a las compulsiones, a las distorsiones de cualquier tipo.
La energía es utilizada entonces no desde la luz, no desde una respuesta sana de sus necesidades, sino en una forma de movimiento de negación de la vida, de destrucción de sí misno o del otro. El chakra se verá entonces situado en un espacio de incomodidad, atacado, incapaz de «bailar» con facilidad en la materia. La energía se encuentra apretada, ya no hay fluidez. El chakra se ha cerrado, como un bloque.
.
Si ese chakra está más o menos separado de sus raíces, la energía que contiene estará más o menos retenida, expresando una especie de rechazo de la expresión de la vida. Ahora bien, el sentido mismo de la vida es la fluidez; por lo tanto, la vida intentará circular. La vida intentará descristalizarse. ¿Cómo actuará? Irá en sentido inverso e intentará excavar el chakra hacia el interior, con el riesgo de provocar fugas de energía, fisuras, grietas que, no obstante, permanecerán tapadas, muy subterráneas, muy sutiles.

¿Cómo es que un chakra puede cristalizarse si su primera función es el amor?


A través de la encarnación terrestre, el alma vive en dimensiones de conciencia. Existen varias dimensiones. En este, momento, la mayoría de almas encarnadas viven en la tercera dimension, que denominamos «el coma terrestre». Esta dimensión está asociada a un sueño del alma que no se ha despertado todavía a su propia naturaleza, a su mandato ni a su realización. En la tercera dimensión, la personalidad del ser parece dominar la evolución del alma; es por eso que la denominamos el «coma», pues la conciencia aún está dormida. Podríamos definir esta dimensión como la de lo personal, la de la posesión, la del control, la del ego edificado. Y algunas veces, el alma puede incluso tocar la segunda dimensión, que es la dimensión de la guerra, puede incluso tocar la primera dimensión, que es la dimensión de la crueldad. Quizá un alma haya elegido encontrar estas dimensiones a través de su encarnación pata trascenderlas, hiriéndose e hiriendo a otros, reencontrando los viejos modelos de desamor, de odio, de cólera, de posesividad, de celos, de dependencia, de compulsión, de destrucción. Así, los chakras del recién nacido, que estaban sanos y que se habían desarrollado a través de la alimentación de los chakras de los padres, han podido ciertamente reestructurarse de tal manera que expresan ahora el desamor y la destrucción. No obstante, ¡tened cuidado, pues no sois de ninguna manera víctimas! Todos sois adultos, maestros de vuestra vida. Todos tenéis la estructura de conciencia y la energía del corazón para elegir sanar el desamor en vosotros y a vuestro alrededor.

 

Ejemplos de chakras enfermos

 

 

1. El chakra rígido
He aquí un chakra que se ha contraído por, razones muy específicas de agresión o de defensa. Cuanto más  se contrae más se aleja, de su verdadera función, de su  identidad y de la expresionm de su esencia.

Se intenta enraizar en otros chakras y se evade de si mismo.
Se crea un verdadero círculo vicioso. Cuanto más rígido se vuelve el chakra más busca su alimentacion en los  cha­kras de alrededor y mas se aleja de sí inisino; debido a esto, se vuelve todavía inás rígido.

El movimiento  del chakra  pierde así su fluidez, lo que provoca una rigidez que Se instala aun mas  en los vórtices hasta el corazón del chakra. El chakra no puede nutrir el Ser Ya no puede expresar libremente la «danza» del amor

 

2. El chakra hundido
He aquí un chakra (¡tic ha perdido su vitalidad. Empieza a cristalizarse. Se hunde, le lália Ida en una espe­cie de negación y de rechazo niás o menos exagerados. El individuo  que nace con este chakra ya se resiste a su encarnación; se prepara para pelearse con el abandono y el rechazo crónicos.
Así, una entidad cuyos chakras están hundidos, ¿puede espiritualizar la materia? ¿Puede alinearse con la vida? Des­de luego que no, pues ya sea que se aleje de su propia vida y que esta vida se vuelva poco interesante, ya sea que la nie­gue, ya sea que la asocie constantemente a los otros, crea una confusion , un estado de victimizacion o un estancamien­to de la acción.
Un chakra hundido es contagioso en el sen­tido que empuja a los demás hacia ese estado de no-vida. Tenéis así un hundimiento general (le la energía vital del ser. Por eso mismo, los cliakras adyacentes se verán profundarnente afcctados.

 

 

3. El chakra vacío
Aqtú tenemos un chakra que se ha
vaciado (le su ftierza de vida al haberse nutrido de tristeza, de decepción, de desilusión, de desesperación. A la larga, estos estados conducen al chakra hacia una acti­uid (le victinuzación, de negaciónde la vida. Entonces, el cono del chakra se hunde, se aplasta y disminuye poco a poco. Las raí­ces se vuelven blandas y el chakra se vacía. De todo ello resulta que la energía de la fluidez de la vida alimenta apenas a los otros chakras, y el humano pierde poco a poco su capacidad de dominar la expresión libre de su energía de vida.

En su fase extrema de expresión, este chakra niega toda relación con la Tierra y con los detnás. Se desmorona y vive la expresión de la ausencia. Experimenta literalmente el vacío del amor. La energía de vida, que apenas circula a través suyo, expresa la depresión.

 

4. El chakra desplazado

Aquí tenemos un chakra que se ha lle­nado de una emoción cristalizada, a lolargo (le un proceso que ha duradounos años. La carga emocional fijada en el centro de energía actúa corno un peso que, a la larga, desestabiliza los vórtices. Éstos pierden su verticalidad, ya que pierde su velocidad (le pulsión, deemanación y de receptividad. Este resultado proviene de la carga emocional llevada por el individuo en ese chakra. Cuanto más perdura la emoción, más se desestabiliza el chakra. Sus vórtices crean un principio de desplazamiento (le la materia emocional presente. Este de­rrame (le materia puede dirigirse hacia el núcleo del cuea-­po etérico (el núcleo del cuerpo que envuelve el cuerpo
físico), hacia otro chakra primario o hacia chakras scctunda­nos. Por ejemplo, podéis leer un derramamiento del corazón hacia el plexo o (le la garganta hacia el corazón o del
liara hacia la base. El derrame sigue habitualmente la ley de atracción terrestre contagio de derrame. Una cascada de derrames provoca un contagio de un chakra a otro.

 

5. El chakra en forma de espada
Aquí nos encontrarnos con tm chakra en for­ma de espada. El chakra es puntiagudo y se erige con una verticalidad exagerada, se de­fiende de manera excesiva, ataca constante­mente. Esta necesidad de delenderse escon­de tina carencia y una herida profimda.
Esta configuración puede provenir de una chakra que súbitamente se ha construido con la cólera, la rabia o la impotencia. Expresa la rebelión frente a las agresiones de esta vida o de otras vidas, frente a las heridas en las que ha reaccionado defendiéndose. Esta re­ acción puede ser conscient.e o inconsciente, y el chakra se parece a una espada.
Se instala entonces la defensa; es necesario parar los ataques. Por este motivo, el chakra transmite esta información a los chakras adyacentes y a aquellos que están en el camino por el que circula la energía. El chakra en espada no es agradable de Podéis notarlo fácilmente si os acercais a un individuo sentís dolor, de repente, al entrar en contacto con él. Posad delicadamente  vuestra mano en su plexo, su corazón o su garganta, sin juicios; notaréis, quiza, la punta de una espada

 

6. El chakra en sentido invertido
 
He aquí un chakra cuya energía vital gira en el sentido opuesto al de su movimiento de vida. Así, en lugar de emanar hacia el interior, hacia el ex­terior o hacia los lados, la energía gira sobre ella mismas, a la larga, se arriesga a entrar en el chakra para iniciar en él una especie de autodestrucción. Es importante reestructurar, restablecer el disfunción, también es importante ayudaros nutriendo este chakra con la energía del Cielo y de la Tierra. Permitid que la energía que contiene vuelva a encontrar su fluidez elevando su tono vibratorio; con ello, las materias que se encuentran en él y que ponen trabas a su movimiento natural se eliminarán. Es importante que os despertéis a vuestra propia luz.

 

7. El chakra fragmentado
He aquí un chakra que pierde constantemente su energía vital porque reposa en una sushumna o en un cuerpo etérico que ya está agrietado. Así, su «tierra», es decir, la envoltura física (el cuerpo) o sus otros cuerpos sutiles (etérico, emocional, mental, astral) que le dan soporte, están fragmentados con arrnaduras o corazas que ahogan la libre circulación de la vida. Para que este chakra esté fragrnentado, es necesario que el entorno del cuerpo que lo contiene también lo esté. Estas fragrnentaciones del cuerpo físico y de los cuerpos sutiles pueden provenir a menudo de un ego edificado. La personalidad se ha contraído en sus propias defensas, se ha vuelto rígida. Un chakra fraginentado ya no lleva su energía vital; la personalidad intenta dominar el templo del alma, pues sus centros ya no sostienen la fuerza de vida. Por eso mismo, el alma tiene dificultades en habitar «i1 cuerpo a la defensiva, rígido y contraído, que lleva chakras fragmentados.
Un chakra fragmentado a menudo está acompañado de un chakra adyacente rígido que intenta contener a cualquier precio la fuerza vital que se desplaza desde el chakra vecino fragrnentado. Esto crea entonces un gran desequilibrio en la estructura misma del Individuo. En la lectura de los chakras, a menudo somos testimonio de uu centro fragmentado seguido de un centro muy rígido. Esta rigidez del chakra adyacente es peligrosa, pues a la menor sacudida sísmica interna, el chakra rígido puede estallar. A esto le sigue un derramamiento muy grande y una pérdida dce energía vital. El resultado es una pérdida de energía muy elevada, tanto del chakra fragmentado como de su vecino que ha estallado.
Todo ello puede provocar grandes malestares. El individuo con un chakra fragmentado experimenta constantemente una pérdida de energía vital y un enorme cansancio.


 

La sanación y la maestría de su vida
Si escogéis llegar a ser maestros de vuestra vida, es importante que seáis maestros de cada uno de vuestros chakras y que captéis también su sentido, su importancia, Su acción.
Os hemos hablado de los chakras primarios , de los vínculos que los unen entre ellos y de los vínculos que los une a la tierra al cielo. Cuando vuestros chakras están realmente alineados a la energía del amor y se han desintoxicado de vuestro propio desamor y del de los demás, cuando esta desintoxicación se ha realizado, os convertís en una tuerza de vida. LLegaís a Ser maestros de vuestros chakras. LLegaís a ser maestros de vuestra vida.
Así, la envoltura física que es el templo de vuestra alma se alinea totalmente con la mision de vuestra alma. Y esto no puede vivirse sin  la ayuda de vuestros centros de energía, de esos vórtices tan preciosos a través de los cuales circula vuestra energía de vida, vuestra energía espiritual, vuestra energía de amor.
Cuanto más os volvéis maestros de vuestros chakras, tanto más os volvéis conscientes de vuestros chakras, tanto más podréis guiar a todos los humanos que vendrán a vosotros a ayudarlos a tomar la responsabilidad de las distorsiones o del desamor que existe en sus respectivos chakras.
Lo que es importante, es la humildad del maestro en vosotros, vuestra capacidad de contemplar vuestros propios centros vibratorios, vuestro deseo profundo de armonizar y de sanar vuestras heridas. Esto exige de vosotros el recogimiento, el deseo profundo de evolucionar, el deseo de sanar. Sabéis que los chakras humanos representan también los cha­kras del planeta. Transportáis en todos vosotros el planeta Tierra.
Utilizad las enseñanzas para crecer. Utilizad las enseñanzas para construir y reconstruir.
Volveos maestros de vuestros chakras. Volveos maestros de vuestra fuerza de vida. Volveos luz.
Volveos amor. Encarnad lo quc sois.

Organizamos casi todos los meses encuentros en Madrid capital, para compartir charlas, terapias y crecimiento personal.

Para mantenerte informado y participar tienes que rellenar nuestro formulario de contacto:

Ponte en contacto con nosotros

Gracias por participar y hacer de Madrid una ciudad que crece en consciencia y humanidad.

Colabora con un Me Gusta en esta red social

www.terapiaycursos.com

www.sicoenergetica.com

www.concienciayespiritu.com

www.sicoterapiaenergetica.com 

www.madridactividades.es

www.concienciadeser.es/Craneosacral/index.html