Arcángel 8

 

 
 
 
 
 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Arcángel 1 Arcángel 2 Arcángel 3 Arcángel 4 Arcángel 5 Arcángel 6

Mensaje Nº 2 del Arcángel Miguel

25 de Octubre de 2004
                                                                                  Mensaje N°:  2
Queridos hermanos nuestros:

Ya estamos en Cuarta Dimensión.
Los Hijos de la Luz deben tomar conciencia que los 9 chakras fueron abiertos desde planos espirituales hace seis años y recién ahora se empezarán a manifestar y que tienen que aprender a expandir y a desarrollar.
Cuanto más expandan su energía de luz, más difícil resultará engañarlos y dominarlos mentalmente, ya que su determinación primará con su voluntad para reconocer donde está la verdad.
Los Hijos de la Luz tienen que vencer el miedo que los paraliza de todo lo que están viendo, viviendo y percibiendo en todos los lugares del Planeta.
Al estar paralizados por el miedo no actúan y al no actuar se permite que todo continúe igual o peor.
Al reaccionar, con las Energías Divinas, comenzaran a limitar todos estos graves acontecimientos.
Esto se logra con buenos pensamientos, buenos deseos y buenas acciones. Es así de simple.

¿Qué son los Chakras?
Son centros de energía que vivifican y energizan todas las funciones de todos sus cuerpos. Ellos son el Cuerpo Físico, el Cuerpo Emocional, el Cuerpo Mental y el Cuerpo Energético Almicoespiritual.
Si una computadora no se enchufa, ni se conecta a la red no funciona, aunque esta sea la computadora de última generación.
Si en un Hijo de la Luz sus chakras se bloquean, no tienen energía, se enferma. Pero si sus chakras están en equilibrio y armonía estará sano. Los chakras pueden bloquearse o autobloquearse, entonces comenzarán a funcionar mal y enfermarse los órganos cercanos a esos chacras bloqueados.
La energía no les alcanza o no les llega.
Si piden Energía Divina al Todo, guiándola, para que se desbloqueen todos sus chakras y también que se activen los nuevos, aunque ustedes no sepan donde están, la energía si lo sabe y allí llegará.
Antes tenían 7 chakras, con un ADN físico, un ADN energético y un tercer ADN de origen Espiritual de Luz.
Ustedes serán los que los diferencien por sus nombres.
Todo se basa en la Ley Triuno = 3
Ahora tienen 9 chakras, al tener más chakras los campos etéricos del aura, que es la energía que circunda a cada ser se expande. Al expandirse, se sutiliza, esto genera un cambio en los tres ADN, desarrollando y ampliando más las capacidades funcionales y genéticas del Genoma Humano, en los dos tipos de ADN el Físico y el Energético.
Al tener 9 chakras con el tiempo se generarán algunas modificaciones en sus cuerpos densos y sutiles.
Si antes se usaba el 10% de la Capacidad Cerebral, ahora podrán llegar a usar el 100% de la misma.
El inicio de su funcionamiento para desarrollo de los mismos y sus posteriores modificaciones están comenzando a sentirse en todos los Hijos de la Luz que son adultos, como ser cansancio, pesadez, problemas térmicos corporales, problemas de presión arterial por oscilaciones en la misma.
Pero los Niños de Luz, que ya estuvieron y están naciendo desde hace años ya traen los 9 chakras abiertos. El Timo y la Hipófisis son las glándulas físicas que actúan con los nuevos chakras.
Estos nuevos niños que ustedes llaman Niños Índigo, no habían terminado su Rueda Kharmica de encarnaciones y llegan a cumplimentar lo que les falta.
En ellos sus capacidades perceptivas se encuentran más desarrolladas con modificaciones genéticas de nacimiento.
Claro, están rompiendo las reglas establecidas de parámetros que Ustedes consideran normales.
Ahora también ustedes romperán otras estadísticas de “normalidad”, al extender la longevidad con una vida más sana y útil, el traslado de la adolescencia a más años, que las mujeres podrán ser madres al tener más de 50 años de edad; se despertarán sus capacidades perceptivas siendo cada vez más intuitivos con altas frecuencias vibratorias, alejándose de los estados instintivos de bajas frecuencias de vibración.
Dejando de estar agresivos y violentos más cercanas estas emociones al Reino Animal, para emprender actitudes más compasivas y comprensivas, rectas y justas que identifican al ser conciente y espiritualizado que conforma al Reino Humano.
Pero, como también se está viviendo un Gran Proceso de Cambio Planetario al estar en la Cuarta. Dimensión, muchos Maestros Ascendidos en la Luz, porque habían superado sus Ruedas Kharmicas no encarnaban, decidieron hacerlo ahora para ayudarlos en el mismo, ellos son más sutiles, ya habían alcanzado su Evolución Espiritual en ese Plano Físico con los 9 chacras.
Son los Niños que llaman Cristal.
Ahora sabrán que es más simple de lo que creían y de lo que por ahí están informando y circulando. Por esto aprendan con su intuición a descartar lo que no enseña y lo que confunde aún este mensaje, si no sienten que es verdad.
Todo es nuevo y todo hay que aprehenderlo con la experimentación propia e individual.
Busquen en su interior las respuestas.
Cuando todo es claro y se explican los porqués, es más rápido comprenderlo y tratar de concretarlo.
Se pierden los miedos.
Los niños Índigo vienen a aprender lo que les falta aprender y a enseñarles como se desempeñan con los 9 chakras desde chiquitos.
Los Niños Cristal, son Maestros que vienen a enseñarles y también a aprender, porque siempre se aprende aunque sean Maestros, en el intercambio del ida y vuelta y de la vida en sí.
También han aumentado los porcentajes de Niños Autistas, esto es producto de la sociedad en que actualmente se vive, la falta de tiempo y de afecto, y del cumplimiento de sus propios procesos Kharmicos.
No van a sostener ninguna energía del Planeta.
Sería un acto de egoísmo el permitir que estos niños perdieran las experiencias de aprendizaje que deben vivir para así evolucionar, para sostener la energía del Planeta en este proceso, cuando todos los Hijos de la Luz con sus deseos, intenciones y oraciones de Paz, Amor y Sabiduría al pedir la Energía del Todo, pueden hacerlo sin la necesidad de involucrar  los Niños Autistas para que sacrifiquen una encarnación, mientras que todos los Hijos de la Luz que ya están encarnados de antes se sigan quedando cómodamente tranquilos, esperando que otros más sacrificados lo realicen por todos.
¿Qué bárbaro? Esto es genial, por lo cómodo.
¿Saben que la Tierra es su gran casa y es la casa de todos?
Entonces todos deben cuidarla y sostener sus energías.
Hay que tomar conciencia, haciéndose cargo de lo que hay que hacer, no sólo para lo individual sino para lo colectivo, cooperando con todo y para todos.
Nada se regala. Nada es gratis sin el esfuerzo de cada uno por lograr lo que se quiere lograr para con uno y también para con todos.
La Gran Casa de Ustedes es la Tierra y si Ustedes que la habitan no la cuidan ¿Quién la va a Cuidar el Todo, Dios?
¿Por qué? Si son ustedes quienes la atacan, la golpean, la contaminan, la bombardean, la vacían, la exprimen, le regalan basura y plagas.
Entonces viene Dios y limpia todo (Los que creen en Dios). No importa seguimos explotando, total Dios no existe (Los que no creen en Dios).
Así no se aprende, ni de una ni de otra manera.
La Tierra está viva, tiene también sus centros de energía o chakras planetarios. Es el Medio Cosmos, ya que Ustedes, cada uno es un microcosmos formando partes integrantes del Macrocosmos Universal.
Todos los chackras de la tierra han sido abiertos purificados y energizados desde planos espirituales, luego muchos grupos de verdaderos trabajadores de la luz han enriquecido y energizado dichos chacras.
Desde aquí nuestro amor y agradecimiento, ahora necesitamos que todos los hijos de la luz individual o colectivamente hagan lo mismo.
Si la Tierra no estaría viva, sería totalmente estéril, pura roca y sequedad, no crecería nada, ni nada en ella viviría.
A Dios y al Todo hay que ayudarlos con el pensamiento, con el deseo y la acción de todos para lograr el mundo que quieren merecer, para el que fueron creados los Hijos de la Luz.
Y si siguen esperando soluciones de lo Alto, les comento que Dios se sentará en una silla y esperará que sus Hijos pasen y sufran las experiencias que ustedes mismos generan, hasta que reaccionen determinados a cambiar y hacer, para crecer y evolucionar.
Si a un niño de 5 años se le enseñan ecuaciones de física cuántica, no las va a entender porque es chico.
Se espera el tiempo y la hora para que pueda comprenderlo, si quiere comprenderlo, respetándolo.
Dios tiene todo el tiempo universal, que no es el mismo tiempo, para esperar a que los niños crezcan.
¿Pero si en ese crecimiento Destruyen todo lo Creado?
No es culpa de Dios. Es culpa del Hombre o de los Hombres que lo quieren destruir.
Evidentemente a Dios no le gustaría que destruyan lo que El construyó.
Sepan que El va a intervenir porqué no es un niño que hay que esperar, es una Humanidad y un Planeta que está en peligro por las desinteligencias del Hombre al perseguir el poder y el control sobre los demás.
¿Pero, porqué llegar a los extremos de vivir más experiencias de sufrimientos, de destrucción y de caos? ¿Pero, donde está la voluntad y la determinación de querer un mundo nuevo y mejor?
Si todos pidieran la Energía Divina, ya sentirían a Dios y su infinito Amor, entonces corroboraran su concreta existencia y si con esa energía envolvieran a la Tierra y a todos los Hijos de la Luz, estén seguros que todo empezará a cambiar y todos querrán crecer.
Un Maestro de Luz de ese plano dijo:
“La casualidad no existe, porque por casualidad ya el hombre hubiera destruido la Tierra” y esto es verdad.
En esa tierra hay bombas nucleares, que la destruirían más de 130 veces. Ah..., Dios no construyó las bombas.
La casualidad, no existe. Pero Dios si existe, si El no existiera, nada existiría, porque nada hubiese sido creado.
También lo que existe es la “Causalidad” por la Ley Universal de Causa y Efecto. Todas las causas, generan sus efectos.
Cada siembra, resultará una cosecha.
Cosecharan lo que se sembró.
Con el Todo y por el Todo.
El Todo está en mí
Y Yo estoy en El.

            Con todo amor, Arcángel Miguel  

Recibido de Caminos del Luz
Mónica Barbagallo
monicaba@ciudad.com.ar

VOLVER