Alquimia Solve et coagula

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 

 

Apiano León de Valiente

ALQUIMIA, SOLVE ET COAGULA Y CRECIMIENTO INTERIOR


Me solicitas hermano, que me explaye sobre los ejercicios alquímicos. Esa disciplina está compuesta por la constante repetición de un solo proceso denominado Solve et Coagula.
Los autores clásicos, en el ámbito del Arte Real, sostienen que una comprensión cabal de la Alquimia y, naturalmente, de una de sus prácticas fundamentales, el Solve et Coagula, encuentra su fundamento y necesidad en el Génesis bíblico, y otros textos sagrados, por cuanto nuestra Obra es un sistema que guarda total armonía con el mundo mayor o Macrocosmos, vale decir, el Arte es el reflejo vivo y a escala del quehacer Supremo, porque ésta es una creación perfecta, en la cual reside la manifestación omnisciente del Creador, donde está el nacimiento de todo lo superior.


I . FUNDAMENTOS:
Atendido lo precedente, abocetaré un paralelo entre el Génesis (contenido en el Facsímil de la Biblia de Casiodoro de Reina, "Biblia del Oso" y el Arte Real, con el exclusivo y único propósito de deslindar y definir el pensamiento alquímico del medioevo, plenamente operante en nuestros días.
Las citas bíblicas, en general, se refieren al aspecto cósmico de la Creación, en tanto que el Arte Real, a la materia de la piedra, u hombre en desarrollo.
Génesis:
1. En un principio Creó Dios los Cielos y la Tierra.
Arte Real.
1. En un principio Dios creó al Mercurio Divinizador y a la materia caótica.
Génesis:
2. La tierra estaba desordenada y vacía.
Arte Real.
2. La materia caótica estaba obscurecida y desconectada de lo Divino.
Génesis:
3. Las tinieblas estaban sobre la faz del abismo.
Arte Real:
3. En el principio de la Gran Obra, la densa oscuridad artificiosa, aparentemente predominaba y se imponía sobre el poder de la magnificencia Divina, que yacía en el fondo o Punto de Origen de un abismo, o espacio sin dimensión. Así, parecía que la Luz Suprema no podía traspasar la impenetrable dureza del Caos.
Génesis:
4. El Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
Arte Real.
4. El Mercurio Divinizador o Espíritu de Dios, se movía sobre la superficie de la materia endurecida.
Génesis:
5. Y Dios dijo sea la Luz y fue la Luz.
Arte Real:
5. La tierra o materia estaba formada por una masa obscurecida y caótica que, sin embargo, guardaba en su seno la inmanifestada omnisciencia Divina o Chispa Divina. De pronto, el Mercurio Divinizador se insufla e irrumpe dentro de la materia. La flama del Mercurio Superior, despierta de su letargo a la potencialidad de la Chispa Divina, hecha a imagen y semejanza de Dios y, entonces... ¡ Se hace la Luz!
El letargo previo del Ser interior, no es propiamente un adormecimiento del Maestro Interno, o Chispa Divina, sino, más bien, la incapacidad que tiene la obscurecida percepción de la materia para percibirlo.
Génesis:
6. Y llamó Dios a la Luz Día y a las Tinieblas Noche.
Arte Real:
6. Y llamó Dios a la Luz Mercurio Divinizador y al Caos Oscuridad.
Génesis:
7. Y dijo Dios sea un Entendimiento en medio de las aguas y haya apartamiento entre Aguas y Aguas.
Arte Real:
7. Por orden del Altísimo, se estableció un Principio Ordenador, función que recayó en el Mercurio Divinizador que, con su Luz enaltecida, traspasó todas las cortezas metálicas, pestilentes y obscurecidas de la materia, y con su radiancia separó las aguas turbias o no evolucionadas de la aletargada Chispa Divina..
Génesis:
8. Dios apartó las aguas que estaban debajo del entendimiento, de las aguas que estaban sobre el entendimiento.
Arte Real:
8. En el Sistema Solar y, particularmente, en el planeta tierra el Principio Rector, o Mercurio Divinizador, que está específicamente degradado, en la medida justa para ser absorbido por lo terrenal, procedió a separar ala aguas de las aguas, vale decir, la materia evolucionada de la materia involucionada.
La involucionada quedó situada jerárquicamente bajo el control del Elemento Ordenador, Entendimiento o Mercurio Divinizador, y la evolucionada, por sobre este Mercurio Divinizador degradado, la cual es situada en un reservorio de carácter cósmico, para ser catalogada y corregida por un Mercurio Divinizador más elevado que el mismo plano cósmico.
Génesis:
9. Y llamó dios al Entendimiento Cielo.
Arte Real:
9. Y llamó Dios al Entendimiento Mercurio Divinizador.
Génesis:
10. Y dijo Dios júntense las Aguas que están debajo de los cielos en un lugar. Y descúbrase la seca y así fue.
Arte Real: 
10.Desde el punto de vista alquímico, el juntar las aguas que están debajo del cielo, equivale a separar la materia agitada y convulsionada, de la Chispa Divina o parte esenciada. 
 Génesis: 
11. Y llamó Dios a la seca Tierra y al ayuntamiento de las aguas llamó Mares, y vio Dios que era bueno. 
Arte Real: 
11. La unión o ayuntamiento de aguas, se denomina agitación o convulsión de la materia, y la seca es llamada Chispa Divina o Esencia.  
Génesis: 
12. Y dijo Dios, produzca la tierra hierba verde, hierba que haya simiente, árbol de fruto, que haya fruto según su naturaleza, que su simiente esté en él, sobre la tierra, y fue así. 
Arte Real: 
12. La propia materia o tierra debe ser trabajada mediante acciones que le sean beneficiosas, que limpien a la materia de su Caos u oscuridad, y que dicho quehacer produzca el fruto del bien, según sea la semilla u obra realizada, y según sea el desarrollo de la esencia interior o Chispa Divina del labrador. 
Génesis: 
13. Y dijo Dios: Sean las luminarias en el extendimiento de los cielos, para apartar el día de la noche, y sean por señales, y por tiempos determinados, por días y años.  
Arte Real: 
13. La misma mano que, desde el Origen, diseñó la imantación y astros de lo sidéreo, cinceló en el hombre el Astro que le sirve de guía y medición en su caminar. Así pues, el cielo del hombre ha sido habitado y regido por una vasta luminaria, Sol Central, o Chispa divina (Maestro Interno), centro que da Vida y movimiento a su pequeño cosmos. 
El hombre es movido, paulatinamente, por un impulso superior. Acomoda su paso al caudal de la Luz imantadora que recibe, de manera que su desplazamiento por la senda espiritual, es determinado por la absorción de la potente radiación de la Luz que, en cada oportunidad propicia, le permite unificarse con un estado de elevación cada vez superior al anterior. 
En otros términos, la potencialidad de la Luz recibida es un claro y preciso indicador, para mediar el tiempo invertido, como el avance logrado por el discípulo en su Gran Obra. 
Génesis: 
14. Y sean las luminarias en el extendimiento de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y fue así. 
Arte Real: 
14. Y la Chispa Divina continuará imantando a la materia obscurecida, para que, algún día entre los días, transformarla en Mercurio Divinizador.  
Génesis:  
15. Hizo Dios las dos luminarias grandes, la luminaria grande para que se señorease en el día. Y la luminaria pequeña para que señorease en la noche, y las estrellas.  
Arte Real: 
15. Y puso Dios en el hombre una luminaria grande, Sol Central, Ser Interior, Maestro Interno o Chispa Divina, que como un sol, genera su propia luz, nutrida por el Mercurio Superior, y engastó también en el hombre una luminaria de menor tamaño, que corresponde a la materia, la que es incapaz de emitir una luz propia y, por ello, se limita a reflejar, como una luna, La Luz de su Sol Central, o Chispa Divina. 
Asimismo, el Todo Poderoso, sembró en el hombre estrellas o átomos simientes permanentes, que si bien de tamaño reducido son imprescindibles para mantener viva y presenta la experiencia, resultancia de la evolución. 
La Chispa Divina o luminaria superior, se desplaza como dueña y señora por los ámbitos luminosos, en tanto que la materia, tierra o luminaria menor, debido a sus tendencias involucionadas, de continuo es succionada por la tenebrosidad, donde se desplaza con beneplácito, sin perjuicio que, en su oportunidad, debido al esfuerzo de la luminaria mayor, se transforme en Mercurio Divinizado. 
Génesis: 
16. Y púsolas Dios en el extendimiento de los cielos, para alumbrar sobre la tierra.  
Arte Real:  
16. Dios puso su sello en lo inconmensurable del Cosmos, con la impronta de su magnificencia Divina, con el propósito de conservar la Vida en la tierra, perduración que, en el plano terreno, implica el desarrollo de la Gran Obra, en la cual el Mercurio Divinizador, emanado desde la Fuente de Origen, desciende hasta el cuerpo o materia, para alumbrar, encender, quemar y disolver las capas metálicas endurecidas y obscuras, que impiden que aflore y se perciba el resplandor de la propia Luz interior, Chispa Divina o Mercurio Divinizado Originario. 
Génesis: 
17. Y para señorear en el día y la noche, y para apartar la Luz y las tinieblas, y vio Dios que era bueno. 
Arte Real: 
17. Todo ello para separar del hombre el Caos u oscurecimiento, y hacer viva Su Luz interior, para que permanezca por siempre activa en el ruedo luminoso del Creador. 
Génesis: 
18. Y dijo Dios: Produzcan las aguas reptil de ánima viviente, y aves que vuelen sobre la haz del extendimiento de los cielos. 
Arte Real: 
18. El hecho que las aguas convulsionadas produzcan el reptil de ánima viviente o Caos, se interpreta como que las capas metálicas externas y endurecidas, que ahogan la materia del hombre, se expresan en forma de intensa voluptuosidad sinuosa y engañosa.  
Que las aves vuelen sobre la tierra y en la extensión del firmamento, alude a la manifestación de lo Divino que duerme en la simiente del Caos, simbolizado por las aves que se encargan, con la ayuda de lo superior, de trasmutar en Luz la obscuridad de la materia del Caos, y que se elevan en el haz del firmamento para absorber el Mercurio Divinizador y nutrir constantemente a la materia entenebrecida.  
Génesis: 
19. Y crió Dios las grandes ballenas y toda cosa viva, que anda reptando, que las aguas produjeron según su naturaleza, y toda ave de alas, según su naturaleza, y vido Dios que era bueno. 
Arte Real: 
19. En el mundo alquímico, la ballena dice relación con grandes espacios inmensos, cuya potencialidad no es percibida por la adormecida mente humana. 
Simbólicamente la ballena representa un estadio transitorio entre dos etapas de conciencia, cuya vivencia lleva al estudiante desde la oscuridad a la Luz. 
En algunos mitos y leyendas el iniciado es engullido por la ballena, ocasión en que su materia densa muere y trascendido lo basto, retorna a la vida inserto en un cuerpo de Luz, condición de la cual ya no retrograda.
El hecho que en las aguas convulsas del hombre se haya creado toda cosa viva, implica que el ser humano ha despertado toda su parte sensitiva superior e inferior.  
Génesis: 
20. Y bendíjolos Dios diciendo: Fructificad y multiplicad y henchid las aguas en los mares, y las aves se multipliquen en la tierra. 
Arte Real: 
20. El fructificar equivale a permitir que la tierra o materia, sea sembrada por la Luz Superior, para que florezca en su interior y de frutos. 
Multiplicar, consiste en que esa eclosión de Luz tenga lugar en todos los componentes obscurecidos de la materia. 
El henchir las aguas de los mares, consiste en llenar las aguas turbulentas o Caos, con la Luz superior o Mercurio Divinizador.  
Que las aves se multipliquen en la tierra, prescribe que el Ave o Luz, en este caso el Mercurio Divinizador, interpenetre y accione en cada diminuto corpúsculo, átomo de la materia. 
Génesis: 
21. Y Dios dijo: Produzca la tierra ánima viviente según su naturaleza, bestias y serpientes, y animales de la tierra según su naturaleza. 
Arte Real: 
21. La creación de bestias, serpientes y animales de la tierra, simboliza el desarrollo de la capacidad de percibir conforme a los sentidos bastos y ordinarios (animales), y el valerse o servirse de la fuerza impulsiva, desordenada, bestial y enfierecida que dirige a la materia, destruyéndola, y que ella misma ha creado.
La circunstancia de que esas tendencias y expresiones sean creadas según su propia naturaleza, evidencia que cada una de estas características se desarrolla según el molde, patrón, matriz o arquetipo se le designa desde lo Alto.  
Génesis: 
22. Y Dios dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y señoree en los peces del mar, y en las aves de los cielos, y en las bestias y en toda la tierra y en toda serpiente que anda arrastrando sobre la tierra. 
Arte Real: 
22. Dios creó al hombre a su imagen, porque elaboró dentro de él un Centro Interior, o energía creadora (Chispa Divina), similar a la potencialidad de lo Divino. 
Dios creó al hombre a su semejanza, al dotarlo de un poder de creación ilimitado y expansivo, el cual yace, por ahora, adormecido por la rigidez de la armadura metálica o estado de oscuridad que dirige e impone la artificialidad en el ser humano, privándolo de una correcta conexión con su Ser interior o Chispa Divina, fuente de esa potencialidad creativa.  
El mandato de que el hombre ha de enseñorearse de todas las criaturas, debe, desde el punto de vista alquímico, interpretarse en el sentido que el hombre debe ejercer dominio sobre sí mismo. Específicamente debe domeñar los mecanismos automáticos que le constriñen para virarlos y convertirlos en voluntarios, para canalizar, a través de ellos, la voluntad del mercurio Superior.  
Enseñorearse sobre los peces del mar, equivale a dominar las corrientes adversas que tienden a detener innecesariamente la evolución del propio Ser Divino en el hombre.  
Enseñorearse de las aves del cielo, equivale a saber absorber y dirigir la Luz, convertirse en un consciente y permanente canalizador de lo mercurial, en la medida que el grado de desarrollo de cada cual lo permita. Para ello debe haber un crecimiento interior, fundado en el desprendimiento de lo que nos limita artificialmente, un deshacimiento de pasiones, orgullos, o, mezquindades, deseos innobles, que permita el despertar y activación del poder de su Chispa Divina o Mercurio divinizado, y que el estudiante se haga apto para imantarse o nutrirse del Mercurio Divinizador.  
Finalmente, enseñorearse sobre todos las serpientes que se arrastran sobre la tierra, es hacerse inmune al engaño de toda tentación, tomando fuerza de la oscuridad de su materia, para destruir la propia tenebrosidad. 
Allí donde se concentra la oscuridad, está toda la potencia artificiosa de la materia, fuerza desconectada de la imantación superior. El dinamismo de esta formidable fuerza inferior es dirigido por el giro del movimiento inferior, que se desplaza en el ámbito tenebroso, causando destrucción y pesar a su poseedor como a su derredor.  
Para transmutar esta corriente turbulenta, engañosa y dañina, para restarle fuerza y apagar el venenoso impulso que la mueve, es menester comprender que se trata de un mecanismo instintivo, automático, generador de oscuridad, propio de un estado inferior e involucionado de la materia.  
Si sabes eso, de inmediato, verás cambiar la dirección de esa energía, la cual se desprende de lo entenebrecido, lo que facilita que esa poderosa potencialidad y su contenido asciendan hacia otro estado, lo que le permita absorber una luminosidad superior relativa que sustituya al nivel de vibración negativo, por otro de superior índole.  
En síntesis: El Aprendiz, cuya conciencia y quehacer necesariamente están enmarcados con la insondable limitación que le circunda y mueve, se esfuerza por esgrimir la espada de su discernimiento, para que la Luz se enseñoree en su constreñido y paupérrimo estado.  
Utilizando la potencialidad de su energía esclarecida, asesta potente golpe lumínico a la oscuridad que, hasta ese entonces, le dirigía, cambiando el curso de todas sus acciones entenebrecidas, y desarma con ello todo plan de iniquidad que pretende perturbarlo.  
El discípulo toma posesión de la fuerza maligna y la impulsa a superiores niveles mercuriales, donde el Alkahest o Mercurio Externo o Divinizador, la absorbe y la transforma en corriente iluminadora.  
Génesis: 
23. Y creó Dios al hombre a su imagen. Dios los creó, macho y hembra los creó.  
Arte Real: 
23. “Desde el punto de vista de la Gran Obra o Arte Real, primitivamente el hombre era un ser completo, pues reunía en sí los aspectos de macho y de hembra..  
Lo anterior, habida consideración que simbólicamente el humano era la viva representación del diagrama y cronograma de la Creación, que también era completo en su unidad, para así sostener el peso de todo lo creado, lo que se está creando y lo que se creará en la mente del Hacedor: Todo un conjunto de Unidad sin división..  
Este sentimiento de completividad, permitía al hombre participar o fijarse en un permanente estado de inmutabilidad, gozaba de un constante samadhi. Poseía la omnisciencia y omnipotencia propia de la Chispa Divina, pero no era consciente del contenido de esa Sabiduría: Sabía, pero no sabía que sabía. Era incapaz de aplicarla a sabiendas, no podía experimentar..  
Para conceder la autoconciencia, el Yo Soy el que Soy, a esa Mónada, fue necesario escindirla en macho y en hembra.. 
Ahora bien, al ser separado en macho y hembra, se produjeron en el interior del hombre dos polaridades: lo femenino y lo masculino, con ello se sintió despojado de la percepción de una indescriptible potencialidad Mercurial, que hasta ese entonces, le nutría. Al no percibir esa fuente del Trevisano con toda su intensidad, se desestabilizó, despeñándose y dando tumbos de plano en plano, atravesando, en su caída, niveles cada vez más densos y tortuosos, que le cubrieron con capas metálicas sucesivamente más densas y obscuras, hasta inmovilizar y reducir aparentemente a su Chispa Divina. En verdad, lo que se enturbió fue la percepción encargada de detectar a ese Ser interno, o Maestro Interior inactivo, que lo redujo a un centro interior inactivo, meramente artificial y terreno..  
Esta condición, de suyo reducida, impulsó al hombre a experimentar en la búsqueda de los medios necesarios para superar su deteriorada situación, a fin de desasirse de sus superficiales y nauseabundas costras metálicas, y elevar su materia hacia la Luz.”.  


II LA DESMEDRADA PIEDRA BRUTA O IMPERFECTA. 
Mientras el hombre habitaba en el Origen, el contenido de su piedra era absolutamente mercurial.
Posteriormente, hombres y mujeres fueron desbarrancados, despeñados, precipitados desde las alturas, con ocasión del Big Bang, o Gran Ignición, al decir de Irineo Filaleteo, para que, algún día, retornen con creciente conciencia, al hogar primigenio.  
Los seres catapultados a una sima cada vez más densa, espesa y obscura, debieron atravesar y ser contaminados por mefíticas miasmas carentes de Luz, que se adhirieron a su humanidad, conformando gruesas y bastas costras de pétreo metal negro, que ahogó y embotó toda espontánea e ilimitada capacidad espiritual de esas mónadas descendentes.  
A medida que los humanos se hundían y envolvían en el miasma de las abajadas regiones, el contenido mercurial de sus vasos descendía, se rebajaba, hasta tornarse, en el presente, en un mercurio cristalizado, inactivo,  coagulado.  
El Caos asienta su imperio en los hombres, con su leva de envolturas bastas, corrosivas, que sojuzgan a la materia y la mantienen en un estado de no-ascensión, teñida cual camaleón, con el tiente de mil pasiones contrapuestas.  
En una mezcla de humazo y de fuego fatuo, quemante y destructor, los individuos coercidos por el peso y corrosividad de su materia, se contorsionan buscando un acomodo, un equilibro que, encontrado no perdura, pues surge, en los sufrientes, su parte obscura y descontrolada que, con violento trazo, agosta y suprime toda andamiada de buenos propósitos. No obstante ello, el empecinado hombre o mujer, se rehace, y surgen de ellos nuevas ideaciones y buenos propósitos de enmienda que, otro torvo y contrario impulso, vuelve a desintegrar y, así, la vida del obscurecido gira en un redondel de anhelos y frustraciones, sin dar tregua a su cansada humanidad, que no logra alcanzar algo que desconoce, y cuya ausencia tiñe de secreta desolación todo su actuar, pues ignora la manera de imprimir un definitivo giro ascendente a su Obra interior.
Hombre y mujer se han convertido en tierra ardiente, ríspida, seca... a punto de fenecer. Todo en ellos es monstruosa petrificación, material tórpido y no elaborado, donde aflora la agresividad de los bajos instintos, expresada en un actuar estereotipado, artificial y pedestre. 
En síntesis, después de su caída, el ser humano está reducido a un compuesto caótico, irracional, arbitrario, autodestructivo. Conjunto en el cual la esencia, lo mercurial, Chispa Divina y Mercurio Interno o Divinizado, están aparentemente paralizados por la sentina infecta de todo lo bajo. 
Con todo, allí alienta el Mercurio coagulado y la Chispa Divina o Maestro Interno, para invertir la situación.
Lo precedente, no implica que la humanidad esté desconectada del Alcahest o Mercurio Divinizador, pero el lazo que los une es tan precario y débil, que sólo es suficiente para mantener la trémula llama de una existencia pueril y adormida, sin perjuicio de que en ella esté el Sello de la Divinidad. 
Este influjo ígneo laso y mortecino es el patrimonio de todos los seres que alientan, acceden a él por el sólo hecho de respirar. Este derecho inalienable es denominado, por los autores clásicos, “Bodas Alquímicas”, la cual contrasta con la facultad de atraer, procesar, acumular y fijar concientemente un mayor caudal de Alcahest en el vaso y acrecentar la producción intracorporal del Mercurio Divinizado, acto que Irineo Filaleteo nomina: “De la Purgación Accidental del Mercurio y del Oro”. 
En este caso, se entiende por “Purgación accidental” el reservorio o acumulación suplementaria de Mercurio Interno, que es lograda mediante la diaria práctica del Solve et Coagula, que permite sobrepasar las necesidades energéticas y vitales diarias del discípulo. 
El acceso a la acumulación mercurial siempre está disponible por doquier, y entrega sus dones, uno a uno, a quien desee recibirlos. Aunque es ignorada por la mayoría, perdura en toda ocasión y lugar.  


III. EL SOLVE ET COAGULA. 
La práctica diaria del Solve et Coagula, resulta indispensable para que puedas cambiar ese giro artificial que te disminuye y restringe, e inicies ese crecimiento interno que no retrograda, y seas un verdadero conocedor de ti mismo y de tus tesoros soterrados. 
El Solve et Coagula ordena lo ocultamente escondido. Extrae y separa a tu esencia de tus costras endurecidas y a ellas las impulsa a una acción correcta, liberándolas de ese hacer convulsionado y servil de tu personalidad no iluminada. 
Dentro de ti, el Mercurio Divinizador, lleva a cabo la unificación del disperso Mercurio coagulado.
La práctica en comento, constituye una actividad soterrada, silenciosa, paciente, necesariamente inadvertida por tus toscos sentidos exteriores debido, principalmente, a que en su inicio, tu costra externa y rebelde, recibe recios mandobles mercuriales, al ser desbastada por la Luz, y consecuencialmente replica y arremete con furia, y en tal maremagno, eres incapaz de graduar, armonizar y tener conciencia clara de tu estado de oscilación. Sólo percibes la dureza de tus cambios externos y, cada vez, con menos frecuencia te verás arrastrado por estados impulsivos y convulsos que incitan y galvanizan a tu fuerza inferior. 
La escondida, pausada, silente y profunda mercurización de tu vaso, es desarrollada y afinada más allá de los alcances de tu mente concreta. 
El Solve et Coagula comienza por reunir a la materia prima o Mercurio coagulado, con el auxilio del Alcahest. Para ello, como lo han descrito tantas veces los tratadistas clásicos, el calor del Mercurio Externo purga y deshace una ínfima parte de los bloques pétreos, y de ellos extrae un Agua Mineral o Leprosa, fétida y de bajo potencial mercurial, la cual, posteriormente, es transformada en azufre licuado que, vaporizado se une al Alkahest también volatilizado, para ser trocado en Mercurio Interno o Divinizado. Toda la acción del procedimiento, cada vez, recae sobre una pequeña porción de azufre licuado, pero la cantidad y poder del Mercurio interno, se acrecienta con cada práctica del Solve et Coagula. 
La amalgama o unión alquímica, no tiene lugar entre cuerpos físicos o sólidos, sólo es posible unirlos cuando ambos están volatilizados. Las aleaciones o amalgamas tienen lugar cuando concurren dos cuerpos que representan a una fuerza pasiva y otra activa. La conjunción de ambos cuerpos tiene lugar cuando ambos están volatilizados. La unión no se produce entre cuerpos sólidos, ni cuando uno está fijo y el otro volatilizado. Deben estar ambos simultáneamente evaporados. 
Cuando la materia se somete reiteradamente al fuego, el azufre y el mercurio suben juntos, como un vapor ígneo, y entonces todo lo que produce el Caos en la materia, se quemará e irá, paulatinamente amenguando su negrura. 
Lo similar atrae lo similar, por ello, para que pueda acceder a nosotros la inconmensurable radiancia del Mercurio Superior, en una gradación compatible con nuestra resistencia y capacidad de asimilación, es indispensable llevar a cabo una limpieza y un aquietamiento de lo tenebroso que subyace en la materia, labor que nos prepara para el contacto con el Mercurio Divinizador, que adecua a la materia para ser penetrada por las fuerzas de Luz que, progresivamente, la estabilizarán y conferirán un impulso ascensional perpetuamente renovado. 
Con la práctica del Solve et Coagula, cada partícula corpórea, cada chakra, experimenta un pausado y profundo cambio, hasta acceder a un nivel distinto. Desde allí, mediante una atención y constante control, se anulará la potencia mineral que se desarrolla en nosotros, a tal punto que, cada uno de nuestros actos producirá un efecto positivo, que irradiará su luz hacia la fuerza maligna, hasta limpiar el campo poseído por las energías tenebrosas.  
El ejercicio del Solve et Coagula que practica el aprendiz, no está a la par de lo que se conoce como “Águila o Sublimación”, pues el novato aún ejecuta un mero inicio de captación mercurial, y su preparación corresponde a la de un primerizo. 
No obstante lo anterior, el ejercicio del neófito y el del Maestro de Obras, son de igual naturaleza, su diferencia radica en el grado de pureza de la materia o tierra que compone a uno u otro practicante, así como la capacidad que tenga de atraer un Mercurio Exterior de más o de menos gradación, y a la debida aptitud para almacenarlo y procesarlo. 
El estudiante atrae un Mercurio Superior más degradado, acorde con la propia resistencia acumulativa del interesado. Además el aprendiz desperdicia diariamente un gran porcentaje de la energía que absorbió en la víspera, por su actuar aún no esclarecido.
Disolver los impedimentos propios del oro vulgar, implica un Trabajo de Hércules, que conduce a la primera preparación de la materia prima. 
En la materia se rompe, pulveriza y es arrastrado por el Viento, Aire o Mercurio Divinizador todo lo que hasta ahora era importante para ella, aquello que la hipnotizaba, sin desmerecer lo de noble que ya hay en el ser humano, amor, fraternidad, lealtad etc. en fin, desarticula todo apego a lo banal y lo que lleva la personalidad, infundadamente, a determinar que ella era la dueña del destino de su Ego, y que posee la sensatez, visión y coraje para vencer todo obstáculo. Esos son humos y telarañas que, a la postre, impiden el desarrollo y verdadera expresión de todo hombre o mujer. 
El Solve et Coagula es el antecedente necesario del Elixir. 
En efecto, primero se lleva a cabo la descomposición de la materia. 
Segundo: Se cuece y digiere la materia, mediante la Luz y calor el Mercurio Divinizador.
Tercero, se sublima la materia sumergiéndola en la Luz del Alkahest, para reducirla a vapores y ascenderla hacia el Mercurio Divinizador y, cuarto, Mercurizarla, para retornarla a la tierra, para que la irradie mercurialmente. La resultante de todo esto es el Elixir, atea que ocupa la secuencia de vidas para llegar a su excelsitud. Mas, el intentarlo, en cualquier lapso, proporciona un alto salario. 
Se debe recordar que el desarrollo e este proceso está fuera de los alcances de la mente de vigilia, por ende, para poner en práctica el Solve et Coagula, no hay que memorizar ninguna etapa de la Gran Obra, basta con llevar a cabo la práctica diaria del Solve et Coagula, Nada de peligroso hay en él para el estudiante industrioso. De lo que sí hay que precaverse es de las convulsivas y enajenadas reacciones de nuestra materia no elaborada u oro vulgar, ante los embates del Mercurio Superior. 
Recuerdo que cuando llevaba unos dos años preparando a mi materia, para recibir al Mercurio Dvinizador, de pronto, en el tiempo y espacio que lleva el descender un escalón a otro del porche o entrada de la casa habitación, en un instante, me sentí como una bolsa de apestoso alquitrán o basalto repugnante e hirviente, repleta, atiborrada, de una descomunal insanía y agresividad contra mí mismo y los demás, irritado e irritable por cualquier minucia. Fue un odio torvo, mudo, quieto, sin manifestaciones externas. Fue mi enfrenamiento con esa parte monstruosa que está dentro de uno mismo. Luego, esa experiencia se diluye en pocos minutos u horas, y nunca más retorna, para dar paso a las morosas transmutaciones alquímicas.
En mi labor de mero divulgador, en las obras que diseño, entrego esa fórmula, ese Verbo perdido del Trevisano, o la palabra perdida de los constructores y picapedreros del medioevo, pero dentro de un texto y sólo después de escribir al respecto unas cuatrocientas páginas, única forma que me permite inferir que el estudiante estará cierto de no incurrir en determinadas faltas, que le pueden dañar. ¿Qué acontecería si no mediara esa preparación previa?. 
Estimo, con franqueza y humildad, que ha llegado el instante de mirar por encima del hombro a todas aquellas admoniciones y amenazas que penden sobre quien devele los secretos de la alquimia, no como un desmerecimiento a quienes las formularon en el pasado, sino porque son, en el presente, disposiciones obsoletas, inconsecuentes con una Humanidad doliente, capaz de aprender y anhelosa de cambiar, por esto trasmito lo que se me enseñó de boca a oído, a plena luz del día y asumo las consecuencias correspondientes, si las hay.