Las doce deformaciones

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Vibración y energía
 
 
 
 
 

Las doce deformaciones

Alejandro Jodorowsky

 

(Selección de texto extraída de “Los Evangelios para sanar”, Ed. Dolmen, 1997)

 

 

“... Los cuatro palos del Tarot –el Oro, el Basto, la Espada y la Copa- nos simbolizan: hablan del cuerpo, del sexo, del intelecto y de la energía emocional. Estos cuatro aspectos de nosotros nos conducirán a nuestro Dios interior...”

“...El desequilibrio surge con la aparición de deformaciones. Éstas son en número de doce, y se caracterizan por el desborde o la invasión de una energía en el dominio de sus compañeras...”

 

Cuando el Oro está en su lugar, es decir cuando el cuerpo es vivido plenamente por lo que es, ello corresponde a la perfección. El problema aparece en el momento en que las otras tres energías vienen a parasitar el cuerpo o cuando él mismo se sustituye con las demás energías.

 

La Espada invade al Oro: el cuerpo está dirigido por el intelecto: lo debilitan las concepciones y las ideas. Esto produce lo que llamamos “un intelectual”, que no se permite a su cuerpo vivir y expresarse. Lo inhibe. Se mueve mal, baila mal: está contraído.

El Basto en el Oro: el cuerpo se vuelve un puro objeto sexual. Se vive en la seducción. El aspecto exterior es primordial en detrimento del interior. La persona en este caso es cínica y destructiva, porque no se concibe sino como un objeto.  El tiempo que transcurre inexorablemente es, desde luego, resentido como una angustia y, mientras más esa persona pierde la carrera contra el tiempo, más su cuerpo se vuelve su enemigo.

La Copa en el Oro: el cuerpo es invadido por lo emocional: es manso, rollizo, blando, perezoso. Está siempre en demanda de calor y se aferrará a os demás para recalentarse, así como para ser hospedado y alimentado.

Una energía sexual equilibrada es maravillosa. Parasitada, produce tres deformaciones posibles:

La Espada en el Basto (el intelecto en el sexo): produce la frigidez, la impotencia, la eyaculación precoz, etcétera.
El sexo posee su propia sabiduría, e invadirlo con teorías o doctrinas resulta inútil, y aún nocivo. Es naturalmente perfecto, místico, divino. ¡Dejemos de culpabilizarlo, de disfrazarlo, de huir de él! Dejémoslo vivir tal cual es. Me niego a pensar que portaos en nuestro cuerpo cualquier cosa sucia o diabólica. Esta maravillosa energía está en raíz de nuestra creatividad. Y además, es ella la que transmite la eternidad.

La Copa en el Basto: No hay orgasmo. La relación sexual se diluye en una insaciable demanda de ternuras y caricias. La molicie será la palabra clave de esta deformación. El orgasmo no puede realizarse porque el animal interior no tiene la posibilidad de manifestarse en todo su poder. La energía sexual no es brutal, y sin embargo es poderosa. En un momento dado hay que vivirla como tal, sin tener miedo de ahogarse en ella puesto que, una vez el deseo realizado, se vuelve siempre a la personalidad base. Las personas que tienen miedos infantiles piensan que morirán si se dejan sumergir por esta energía.

El Oro en el Basto: conduce a la prostitución. Se valora el sexo por otros motivos que el esencial, que consiste en encontrar la verdad divina. Esa invasión de lo material en esta energía divina es una verdadera desgracia.

La Copa habla de la energía emocional.

La Espada en la Copa: cuando la copa es parasitada por la espada, la energía emocional, que permite entrar en comunicación con el otro, se vuelve calculadora. Todo es sopesado, contabilizado, cada gesto hacia el otro espera una respuesta, un reembolso. “te hablé ayer por teléfono: ¡hoy es tu turno!” “Si das un paso hacia mí, daré un paso hacia ti”, etcétera. El cálculo en la relación amorosa es algo extremadamente penoso.

El Basto en la Copa: produce un corazón posesivo y celoso. Caer en las manos de una persona de este género, es una pesadilla, y tener uno mismo esta deformación es otra pesadilla. Los celos con una plaga que revela un feroz complejo de inferioridad y de abandono. El “el miedo a que alguien dé al ser amado lo que yo no le pueda dar”.

El Oro en la Copa: la energía emocional se vuelve fría. El corazón es cerrado y egoísta.
Tener un corazón cerrado no significa que no se pueda amar, sino que se está lleno de un amor que la persona no puede expresar. Está anestesiado. Esta obstrucción emocional nace cuando un niño no ha sido verdaderamente amado y cuando no ha podido expresar su amor. Al crecer, esta persona, inhibida en tal energía, forma un caparazón para protegerse. Sin embargo, querámoslo o no, somos seres que aman. La copa está llena de amor.

Cuando la energía intelectual, que es sin duda muy bella, resulta deformada por las otras, crea tres tipos posibles de comportamiento:

El Basto en la Espada (la sexualidad en el intelecto): el espíritu de competición, la agresividad, la violencia y la dominación son las características de un ser en el cual los pensamientos son parasitados por su sexualidad. El pensar se vuelve una forma de poseer al mundo. La comunicación resulta salpicada de agresiones en la meta de herir al interlocutor.
En este tipo de deformación, se desea también ocupar el sitio del otro. Creemos que su pensamiento es mejor que el nuestro.

La Copa en la Espada (lo emocional en el pensamiento): quien lo padece halla difícil controlarse, puesto que se encuentra nadando en un magma emocional. No  llega verdaderamente a concentrarse, a centrarse, a pensar. Desde el momento en que intenta resolver un problema, se sumerge en la confusión y el caos. Todo se vuelve problemático porque esta persona no piensa: resiente. En esta deformación, los sujetos tienden a beber alcohol y a drogarse.

El Oro en la Espada: produce seres extremadamente materialistas que sólo piensan en el dinero. Aquí no hay imaginación o propósitos espirituales. La persona se queda pegada a lo material: ninguna posibilidad de desarrollar un alma.

En tanto que no hemos encontrado a nuestro Dios interior, bordeamos una u otra de estas deformaciones, y a veces incluso varias de ellas.