Conciencia de ser

 
Página principal
 
Crecimiento personal en Madrid
Terapias y terapeutas
Vibración y energía
Aura humana
Campo de energía universal
Los 7 cuerpos
Los chakras
1º Chakra
2º Chakra
3º Chakra
4º Chakra
5º Chakra
6º Chakra
7º Chakra
8º Chakra
Acceso directo a la información
Chakras diagnóstico
Chakras sanos
Chakra enfermos
Chakra bloqueos
Chakra y adicciones
Chakra conciencia
Chakra reparar
Chakras y equilibrio
Chakra llenar energía
Chakra y los nadis
Chakras secundarios
Chakras y psicología
Chakras y estructura de carácter
Chakra limpieza
Entes y parásitos
Intrusión astral
Los meridianos
La microorbita
El Reiki
La sanación y el sanador
La Reconexión
Desarrollo espiritual
Nuevos chakras
La sexualidad
Energía
Abriendo tu canal
Dirigir la energía
El cuerpo dolor
Procesar el miedo
Chakra historia
La enfermedad como camino
Guerra de la enfermedad
La nueva medicina
Causas de la enfermedad
Las amalgamas
Fluoruro
Las cicatrices
Las vacunas, crimen a la humanidad
Libre vacunación
Derecho a NO vacunarse
Riesgo de cada vacuna
Disipando mitos vacunación
Una agresión a la especie humana
Las vacunas
Las vacunas 2
El gobierno esconde el peligro de las vacunas
La mano oculta y microchip
 

 

Ciertas vacunas provocan discapacidad en niños chinos
La corrupción y la mala calidad de fabricación y almacenamiento repercuten en la salud de la población

Informes recientes revelaron que las fábricas de vacunas en China continúan utilizando métodos de la década del 60 para su fabricación.
Estas vacunas, al ser de una calidad inferior a las vacunas de otros países, han aumentado el riesgo de dejar a quien las recibe discapacitado de por vida o incluso de provocarle la muerte.
Para los padres de aquellos niños que resultaron ser víctimas de dichas vacunas, el daño que una inyección ocasiona de manera repentina puede ser alarmante y desgarrador.
“Una única dosis de esa vacuna es como si una bomba atómica hubiese estallado en nuestro hogar, destrozando a nuestros hijos y a nuestro hogar”, escribió Li Bao, una madre de la ciudad de Linyi en la provincia de Shandong, en una carta dirigida a la Secretaría oficial de peticiones china, con el objetivo de exigir una compensación después de que su hijo quedara inválido por una inyección de la vacuna H1N1. Su caso fue citado en el periódico estatal Nanfang Daily, de la provincia de Guangdong.
“Mi hermano menor falleció por una vacunación cuando tenía apenas cinco años. En ese momento, mi madre estaba histérica intentando obtener una explicación del hospital. Pero al final, no se esclareció nada”, contó en una entrevista a La Gran Época una mujer que reside en China, de apellido Fang.
China todavía utiliza métodos obsoletos de la década del 60 para fabricar vacunas porque la industria está bajo el control de funcionarios corruptos que dividen beneficios y establecen precios, informó Chen Taoan, un ex jefe del Centro para el control de enfermedades Shaanxi, citado por la New Tang Dynasty (NTD) Television.
Según Chen, el oligopolio efectivo sofoca cualquier competencia que normalmente implementaría una tecnología más avanzada, y de este modo asegura que las vacunas de calidad inferior permanezcan en el mercado.
También mencionó “muchos errores” en el almacenamiento, transporte, comercialización y administración de las vacunas, lo que aumentó las posibilidades de provocar una discapacidad en el paciente. El Nanfang Daily publicó una encuesta de ocho páginas que señaló a los funcionarios corruptos como una de las principales razones del deterioro de la industria de las vacunas nacionales.
Además, es muy frecuente la compra y venta de vacunas a través de vías ilegales y sin controles, lo que aumenta el riesgo. “Algunos comerciantes de vacunas poco éticos compran al fabricante oficial y venden sus mercancías en el mercado negro; esto eleva los riesgos para la salud. Luego, para proteger sus espaldas, afirman que la vacuna se almacena adecuadamente”, contó Chen a NTD.
“La calidad de algunas vacunas chinas no cumple con los parámetros de salud necesarios para el consumo masivo”, admitió Wang Yu, director del Centro para el control de enfermedades.
Un internauta de la provincia de Shanghai escribió en Sina-Weibo, la plataforma virtual china similar a Twitter: “se prohíbe el uso de vacunas importadas” para evitar que las compañías nacionales pierdan terreno en el mercado a causa de sus competidores extranjeros, que cuentan con una tecnología más avanzada. “Algunas familias que podrían haber comprado vacunas importadas, que son más costosas, ahora no tienen acceso a ellas. Los culpables son los funcionarios que sólo velan por sus propios intereses”.
Se desconoce el número total de personas que padecen los efectos adversos en China, ya que no se recopila esa clase de datos.
No obstante, en Estados Unidos, donde ese tipo de información se obtiene de diversos encuestados, el Centro para el control de enfermedades recibió cerca de once informes que revelan efectos adversos por cada 100.000 vacunas distribuidas, con un total de 128.717 informes, de los cuales el 14,2% describió efectos secundarios críticos.
La muerte representó alrededor de 1,5% de todos los informes adversos y más de mil novecientos millones de vacunas fueron suministradas en Estados Unidos dentro del período 1991-2001.
En Australia se implementa también un mecanismo para aquellos que informan sobre efectos adversos a la Secretaría de Salud y Envejecimiento. Pero estas medidas no se implementan en países como China o India. Este último país cuenta con estudios pero no con una actualización sistemática de bases de datos, lo que dificulta determinar cuántas son las víctimas de los efectos adversos de las vacunas.
El régimen chino asegura que se vacuna a mil millones de habitantes por año, y según medios estatales, sólo la diezmilésima parte de dicho total se vuelven discapacitados o sufren otros efectos, a veces fatales.
Los expertos afirman que la diezmilésima parte es una estimación muy modesta, y aun así significa que al menos 1.000 niños, los destinatarios más frecuentes de las vacunas, quedan permanentemente lisiados cada año.
Mil millones de personas vacunadas es un cálculo excesivo, teniendo en cuenta que China tiene una población de 1.350 millones de habitantes, de los cuales el 50% reside en zonas rurales, según el CIA World Factbook, y la prevalencia de hepatitis A en China, que generalmente se previene a través de la vacunación.
Grandes cantidades de padres buscan hoy compensación para sus hijos víctimas de discapacidades provocadas por vacunas. Muchos reclaman a Beijing, pero pocos lograron conseguir auxilio.
“Siempre vas a perder un juicio contra un hospital”, declara Fang, hermana de un niño que falleció víctima de una vacuna. “El hospital puede ser tanto el acusado como el juez”.

 

 

RIESGO DE CADA VACUNA
MITOS VACUNALES
1º. Las vacunas son la razón principal del descenso en los índices de las enfermedades epidémicas.
Mito 1
"Las vacunas son la razón principal del descenso en
los índices de las enfermedades infecciosas"
De acuerdo a la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia las enfermedades infantiles decrecieron en un 90% entre 1850 y 1940, paralelamente a las mejores condiciones sanitarias y de , mucho antes de los programas de vacunación obligatoria. Las muertes por enfermedades infantiles en EE.UU. e Inglaterra declinaron en un 80% antes de la vacunación.
En Gran Bretaña el pico epidémico de polio fue en 1950 y había declinado un 82% al momento en el cual la vacuna se introdujo en 1956. Otras enfermedades como la escarlatina o varicela se han transformado en enfermedades leves comparada con las
características que tenían en sus comienzos. Para esta última recien en estos últimos años se ha comenzando a vacunar.
La Organización Mundial de la Salud informa que las cifras de enfermedad y mortalidad en países del tercer mundo no tienen correlación directa con los procedimientos inmunizatorios [1].
Todos sabemos por experiencia familiar y profesional que quienes padecen de paperas generalmente habían sido inmunizados para la misma con la vacuna triple vírica, pero lo habitual es que estos casos no sean denunciados. En Nueva York solamente el 3,2% de
los pediatras reportan los casos de sarampión al departamento de salud.
Es importante señalar que se comprobó que en la gran mayoría de los países donde se comienza a inmunizar con anti-polio (vacuna Sabin o Salk) o anti-diftérica, aumentan significativamente los casos de estas enfermedades, que se pretendían prevenir.
En síntesis, nada permite afirmar que las vacunaciones han hecho desaparecer o retroceder las epidemias: todo lleva a pensar que la evolución de éstas nada tiene que
ver con las vacunas.

2º. Las vacunas son muy efectivas
Mito 2
"Las vacunas son muy efectivas"
La literatura médica especializada, con demasiada frecuencia fuera del alcance del ciudadano normal, contiene un sorprendente número de estudios que documentan el
fracaso de las vacunas. Brotes de sarampión, paperas, varicela, polio, coqueluche y por haemophilus influenza, han ocurrido en poblaciones vacunadas [2,3,4,5,6]. En 1989 el Centro de Control de Enfermedades (CDC norteamericano) informa: “Entre niños en edad escolar han ocurrido brotes de sarampión con niveles de vacunación mayores al 98% [7] y hasta con 100.
Esto ha ocurrido en distintas partes del país, incluyendo áreas que no habían reportado sarampión por años”[8].
Japón experimentó un incremento anual de varicela siguiendo a la introducción de la vacuna. En la República de Omán durante 1989 se produjo un brote diseminado de polio
después de seis meses de haberse llegado a una completa vacunación (98%) [9].
En EE.UU. en 1986, 90% de 1.300 casos de tos convulsa (coqueluche) en Kansas estaban adecuadamente vacunados [10]. en Chicago durante 1993 el 72% de los casos
de coqueluche estaban al día con su vacunación [11].
Para la BCG existe un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud en la India, a gran escala, que revela que esta vacuna no es efectiva contra la tuberculosis (Salud Mundial, abril de 1980).
Comparando los casos de tétanos entre la primera y segunda guerra mundiales, se comprueba que la disminución en el porcentaje se debió más al cuidado de las heridas (higiene) que a la vacunación (Salud e Infección, Fernand Delarue, México, 1980).
En síntesis, las evidencias sugieren que las vacunaciones tienen un rol irrelevante en la prevención de las enfermedades infecto-contagiosas; siendo una notoria mejoría en las condiciones de higiene, tal como reconoció Pasteur en su lecho de muerte, la principal causa de la casi desaparición de las epidemias.

3º. Las vacunas son seguras
Mito 3
"Las vacunas son seguras"
El Sistema de Informes de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS de EE.UU.)
recibe 11.000 denuncias anuales de reacciones adversas, alrededor de 1% de las cuales equivalen a muertes. La mayoría de las muertes son atribuidas a la vacuna anticoqueluche, la P de la vacuna DPT (Difteria-Pertussis-Tétanos). La FDA (Administración de Drogas y Alimentos) estima que solamente alrededor de un 10%
de las reacciones adversas son informadas; un guarismo también sostenido por dos investigaciones del NVCI (Centro Nacional de Investigaciones Vacunales). Estos hallazgos sugieren que las muertes por vacunas están por encima de 1.000 cada año.
Estudios internacionales muestran que las vacunas son causa del Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SMSI), cuyo pico acontece entre los 2 y 4 meses, precisamente cuando comienza el plan vacunatorio. También hay estudios que afirman lo contrario, al señalar que ello es debido a una coincidencia entre el SMSI y la edad de vacunación. Sin embargo en Japón a mitad de la década del 70 se pasó la edad vacunatoria de los 2 meses a los 2 años, y la incidencia de SMSI cayó dramáticamente.
Se considera que uno de cada 175 niños que completaron las series de DPT sufren severas reacciones [12], entre las que se encuentran trastornos convulsivos (1 en 300)  [13]. Es llamativo que en Inglaterra, Gales y Alemania del Oeste tuvieron más casos fatales de coqueluche en los años 70, cuando la proporción de inmunización fue alta,
comparada con la década del 80, cuando la proporción había descendido [13].
Se considera que el costo por indemnizaciones del programa federal de compensación por injurias vacunales (NIVCP) asciende a $90 millones anuales en los Estados Unidos.
La Agencia de Salud y Asistencia Humana de California reveló un incremento del 273% en el diagnóstico de autismo en la pasada década. Para el Instituto de Investigación y Tratamiento del Autismo el incremento de las vacunaciones en los niños pequeños es un cofactor contribuyente en el desarrollo de esta enfermedad.
Muchos niños sanos antes de ser vacunados y que desarrollaron comportamientos autísticos también mostraron signos de disfunción del sistema inmune. Los estados de Florida, Maryland y New Jersey informaron similar incremento de esta patología.
Investigaciones efectuadas en 1998 y 1999 mostraron, luego de la administración de la vacuna contra hepatitis B (producida con nuevas técnicas de ingeniería genética), la aparición de
procesos artríticos, daño muscular y nervioso, pérdida de visión y de memoria, síndrome de fatiga crónica, polineuropatía desmielinizante y también el fallecimiento de bebés a las
horas de recibirla. Con la vacuna contra la gripe o influenza pueden darse casos similares.
Veamos que acontece con la diabetes Tipo I (insulino-dependiente). se la considera una enfermedad cuya susceptibilidad puede ser hereditaria pero donde los factores medio ambientales pueden iniciar su desarrollo [14], entre ellos, infecciones virales y la presencia de procesos autoinmunes [15, 16].
Entre las vacunas a las cuales se las vincula al desencadenamiento de esta enfermedad se encuentran la vacu a anticoqueluche [17], la vacuna contra la rubéola [18, 19], que se administra junto a la de paperas, que también puede ser un factor desencadenante [20].
Estos procesos se desarrollan con un período de latencia entre 2 a 5 años. La vacuna anti-sarampión que es la que completa la llamada MMR no está involucrada en este
padecimiento. En cuanto a la vacuna para haemophilus influenza B (Hib) se observó en 114.000 niños finlandeses que aquellos que habían recibido 4 dosis tuvieron una alta incidencia de diabetes Tipo 1 comparado con quienes habían recibido una sola dosis.
Barthelow Classen informó del incremento de Diabetes insulino dependiente luego de un programa de vacunación contra hepatitis B en Nueva Zelanda, a partir de 1988 [21].
En 1996 investigadores de la Universidad de Tel Aviv admiten que algunas vacunas pueden ser desencadenantes de procesos autoinmunes y que ello ha recibido poca
atención en los estudios clínicos y de laboratorio. Tales vacunas son las de influenza
(gripe), hepatitis A, hepatitis B, rabia, tétanos, MMR y polio oral. Dentro de estas enfermedades se encuentran la artritis, púrpura, lupus y afecciones del sistema nervioso como neuritis, desmielinización, miastenia gravis y síndrome de Guillain-Barré.
Un hecho interesante fue lo acontecido con la vacuna BCG, aplicada por Calmette y Guerin en 1928 a la población inamarquesa de la isla de Bornholm. A los 20 años se notó un descenso de la tuberculosis, en la misma magnitud que en zonas que no recibieron esta vacuna. Pero llamó la atención que en 1952 apareció súbitamente una enfermedad neurológica descripta por el Dr. Lépine y denominada por él como “enfermedad de Bornholm” que sólo se presentó en quienes habían recibido la vacuna ("El peligro vacunal". Florencio Escardó).
Aparte de los elementos biológicos las vacunas contienen una serie de sustancias que pueden tener un efecto tóxico como el Timerosal (compuesto mercurial), hidróxido de aluminio, formaldehído y ácido acetilsalicílico de síntesis química. A los 6 meses de edad un bebé, si cumple con las vacunas recomendadas, recibe una dosis de mercurio que excede los límites aceptados. Recientemente Gran Bretaña retiró una vacuna contra la polio al descubrir que se la cultivaba a partir de suero bovino producido cuando la “enfermedad de la vaca loca” estaba en su punto álgido. Sir Richard Southwood alertó de que el peligro de “infección” era moderadamente alto, en contra de la opinión de las autoridades (La Nación, 20 de diciembre de 2000).
En síntesis, las vacunaciones son causa significativa de invalidez y muerte.
4. Las enfermedades comunes de la infancia son extremadamente peligrosas

Mito 4
"Las enfermedades comunes de la infancia son extremadamente peligrosas"
En el momento actual las enfermedades comunes de la infancia tienen pocas consecuencias, son benignas y auto limitadas. En realidad en países del tercer mundo, las complicaciones dependen del estado nutritivo, higiene y sanitario de la población infantil. Por otra parte la naturaleza transitoria de la inmunización por las vacunas, para
aquellas que tienen alguna efectividad, hace que las enfermedades se padezcan en edad adulta, lo que conlleva mayor gravedad. En cambio las enfermedades naturales dan una
inmunidad sólida y permanente.
Se ha observado que quienes no han padecido sarampión tienen mayor incidencia de ciertas enfermedades de piel o degenerativas de cartílago y hueso. Es un hecho observado que luego de las enfermedades agudas comunes, los niños sufran un crecimiento y maduración significativos.
En síntesis, el peligro de las enfermedades infantiles está exagerado para atemorizar a los padres y lograr que vacunen a sus hijos.

5º. Las vacunas tienen una sólida base teórica y práctica

 

Mito 5
"Las vacunas tienen una sólida base teórica y práctica"
El fundamento de las vacunaciones es su capacidad de estimular la producción de
anticuerpos en el receptor. Pero no queda claro si esta producción de anticuerpos
constituye una real cobertura inmunológica. Niños con agamma globulinemia, que son incapaces de producir anticuerpos se recuperan de las enfermedades comunes de la infancia casi tan rápido como los otros niños [22].
Un estudio publicado por el Consejo Médico Británico (BMC) en 1950 informaba que durante una epidemia de difteria no había habido relación entre el recuento de anticuerpos y la incidencia de la enfermedad. Los investigadores encontraron resistencia en personas con cifras muy bajas de anticuerpos y enfermos con un alto nivel de los mismos [23].
La inmunización natural es un fenómeno complejo que involucra a varios órganos y sistemas, que no pueden ser replicados en su totalidad por una estimulación artificial. En realidad las vacunas sólo pueden en el mejor de los casos generar una inmunidad específica hacia los elementos que componen la vacuna, haciendo que el receptor sea incapaz de reaccionar a una infección diferente [24].
Otro de los elementos teóricos de la vacunación señalan que la ”cobertura poblacional”, en la cual un gran porcentaje de personas han sido vacunadas, aseguran la protección. Sin
embargo como vimos anteriormente (Mito 2), se han visto epidemias muy severas con coberturas de hasta un 100%[25].
Un funcionario epidemiólogo de Minnesota concluye que la vacuna contra haemophilus (Hib), incrementa el riesgo de padecer la enfermedad en contraste con los no vacunados.
Finalmente se asume que todos los vacunados responderán de la misma manera sin tener en cuenta factores raciales, sociales, nutritivas e individuales. Hace unos años se efectuaron campañas de vacunación en la zona norte de Australia lo que incrementó la mortalidad infantil en un 50%, probablemente por el déficit en la población aborigen de vitamina C [26].
En el New England Journal of Medicine se publicó que un significativo número de niños Rumanos desarrollaron polio secundaria a la vacunación y vinculable a la administración inyectable de antibióticos previa a las mismas. A mayor cantidad de inyecciones mayor es el riesgo.
En síntesis, la mayoría de los supuestos que avalan el uso de las vacunas resultan falsas, ante las evidencias recogidas por los investigadores

 

6º. El control de la polio fue uno de los grandes sucesos debido a la acción de las vacunas
Mito 6
"El control de la polio fue uno de los grandes sucesos debido a la acción de las vacunas"
En Nueva Inglaterra se informaron incrementos de polio un año posterior al comienzo de la introducción de la vacuna Salk. Al igual que en Río de Janeiro donde de una cifra
histórica de 80 casos de polio se pasó a 700 al comienzo de la vacunación Salk y a 1200 luego de la introducción de la Sabin en 1965. En Massachussets en el año 1959, 77.5% de los casos de parálisis habían recibido 3 dosis de Salk o VIP (Vacuna Inyectable de Polio). Durante 1962 en el Congreso Estadounidense el Dr. Bernard Greenberg, jefe del Departamento de Bioestadística de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Carolina del Norte, testificó que no sólo los casos de polio se habían incrementado sustancialmente (50% de 1957 a 1958 y 80% de 1958 a 1959) luego del inicio de la vacunación obligatoria, sino que las cifras habían sido manipuladas por el Servicio de
Salud Pública para dar una impresión opuesta [27] en concordancia con esto la
investigadora Viera Scheibner considera que el 90% de los casos de polio fueron eliminados de las estadísticas oficiales luego del comienzo de la vacunación. Miles de casos de meningitis viral o aséptica son diagnosticados en los EE.UU., previamente a la
vacunación se los diagnosticaba como polio.
En 1985 la CDC informó que el 87% de casos de polio que se presentaron entre 1973 y 1983 fueron causados por la vacuna, y más adelante declaró que todos, excepto unos
pocos, eran causados por la vacuna. Jonas Salk, quien desarrolló la VIP testificó ante una subcomisión del Senado que todos los casos de polio desde 1961 habían sido causados por la vacuna oral. El Dr. Samuel Katz de la Universidad de Duke considera que los 8 a 10 casos de polio que se presentan en EE.UU. anualmente son debidos a la vacuna, ya que el virus salvaje no está presente. En los niveles oficiales se dice que este es un “pequeño sacrificio humano por cada año”. La NVIC sugiere que el número de “sacrificados” sería mucho mayor que el denunciado por la CDC.
Se considera que de 34 países con vacunación a virus vivo, en 24 se registró incremento de los casos de polio.
En síntesis, las vacunas contra la polio incrementan los casos, aún después de una declinación estabilizada, siendo la única causa de polio en los EE.UU.

 

7º. Si un niño no tuvo reacción inmediata a la vacunación, no existe riesgo para él.
Mito 7
"Si un niño no tuvo reacción inmediata a la vacunación, no existe riesgo para él"
Existe una documentación confiable sobre los efectos adversos de las vacunas a largo plazo, tales como los trastornos crónicos a nivel inmunológico y neurológico como el autismo, hiperactividad y desórdenes de atención, dislexia, alergias, cáncer y otras condiciones, muchas de las cuales raramente existían antes de los programas masivos de vacunación. Las vacunas incluyen sustancias carcinogenéticas como el Timerosal,
fosfato de aluminio y formaldehído.
El investigador Harris Coulter, después de una extensa investigación concluye que la vacunación infantil puede “... causar una encefalitis de grado menor en los infantes en un porcentaje
mucho mayor que el admitido por las autoridades sanitarias, en alrededor de 15-20% de los niños”. El puntualiza que esta encefalitis puede generar daño cerebral mínimo y no tan mínimo,
autismo, trastornos de aprendizaje, convulsiones, epilepsia, trastornos del sueño y del apetito, desórdenes sexuales, asma, muerte súbita (SMSI), diabetes, obesidad y trastornos del carácter como violencia impulsiva, todos trastornos que aquejan
contemporáneamente a la sociedad. Nos recuerda que el “... toxoide del pertussis (coqueluche) es usado para generar encefalitis en animales de laboratorio” ("Vaccination, Social Violence and
Criminality" Washington, 1991).
Un estudio realizado en Alemania encontró correlación entre las vacunaciones y 22 condiciones neurológicas, incluyendo déficit de atención y epilepsia. El dilema que se presenta es que los elementos incorporados con las vacunas aparte de estos efectos crónicos conocidos podrían generar otros trastornos desconocidos por el momento.
Sobre todo teniendo en cuenta la rápida incorporación de nuevas vacunas que seproducen por ingeniería genética.
En síntesis, los efectos a largo plazo de las vacunas han sido virtualmente
ignorados, a despecho de la correlación con muchas condiciones crónicas"

8º. Las vacunas son legalmente impuestas y por lo tanto obligatorias
Mito 8
"Las vacunas son legalmente impuestas y por lo tanto obligatorias"
Es importante saber que no todas las vacunas son obligatorias y por otro lado existen excepciones médicas a la administración de las mismas. Por ejemplo para el caso de niños con trastornos neurológicos o inmunológicos, o para quienes presentaron reacciones adversas a las vacunas. Podrían también presentarse excepciones de tipo religioso o filosófico.
De todas maneras sería recomendable que los cuerpos legislativos, tanto nacionales como provinciales revisaran la obligatoriedad de algunas vacunas, dada la ineficacia y los posibles efectos adversos de muchas de ellas.
En mi criterio, y de acuerdo a las investigaciones relatadas sería mucho más prudente prohibir aquellas que están reconocidas como más riesgosas y recomendar en forma
optativa las menos riesgosas.
En síntesis, no todas las vacunas son obligatorias y existen excepciones de
tipo médico que pueden contraindicarlas.

9º. Las vacunas son la única opción preventiva
Mito 9
"Las vacunas son la única opción preventiva"
En principio es importante tener en cuenta que el germen no es el único elemento a considerar en una enfermedad infecto contagiosa. Es así que se debe tener presente el
estado nutricional, el medio psicoambiental, el tipo de vivienda y su saneamiento, el contacto con insectos o animales como ratas, pájaros, etc. Otros elementos interesantes
son los factores “terrestres”, gas argón, campo magnético terrestre, capa de ozono, etc.
se ha visto por ejemplo, una coincidencia entre las epidemias y pandemias de gripe y las tormentas solares [28, 29,30].
Estos factores no sólo pueden favorecer la aparición de una enfermedad infecto contagiosa, sino condicionar su evolución y el desencadenamiento de complicaciones.
Fernand Delarue llega a la conclusión luego del estudio detallado de las epidemias por décadas (Salud e Infección) que: “... a igual nivel de vida, las enfermedades evolucionan en curvas
paralelas tanto en países vacunados como en los que no lo están”. “en ausencia de vacunación, las epidemias retroceden en todos los países donde se eleva el nivel de vida” “A pesar de las vacunaciones, las epidemias no experimentan regresión en los países donde las condiciones de higiene o el nivel de vida se lo impiden”.
Dentro de la medicina homeopática existen medicamentos que son capaces de prevenir algunas enfermedades infecto contagiosas. Por ejemplo para el cólera se han usado medicamentos para prevenirlo desde la época de Hahnemann hasta nuestros días. En plena epidemia de polio del año 50 ninguno de los que recibió el medicamento preventivo desarrolló la enfermedad. Por otra parte como el tratamiento homeopático en general
mejora la resistencia y respuesta inmunológica, es excepcionalmente rara la posibilidad
de complicaciones frente a las enfermedades comunes de la infancia. Otro de los aspectos positivos de esta medicina es la de revertir en algunos enfermos los efectos adversos de las vacunas.
En síntesis, las vacunas no implican ninguna prevención segura. En las enfermedades infecto contagiosas están involucrados otros factores.
La medicina homeopática ha demostrado tener remedios preventivos eficaces.

10º. Los funcionarios de salud pública ponen a la salud por encima de todo
Mito 10
"Los funcionarios de salud pública ponen a la salud por encima de todo"
Muchos médicos, incluidos funcionarios sanitarios, conocen los datos expuestos, sin embargo hay una actitud negadora de esa realidad.
La médica canadiense Guylaine Lanctot, autora del best-seller "Medical Mafia" afirma:
Las autoridades médicas son mentirosas. La vacunación ha sido un desastre para el sistema inmune. Ella causa un gran número de enfermedades. Estamos ahora cambiando nuestro código genético a través de la vacunación ... de aquí a 100 años nosotros sabremos que el mayor crimen contra la humanidad fueron las
vacunas”.
Viera Scheibner, después de un exhaustivo estudio de la literatura médica sobre las vacunaciones concluye que: “no hay evidencia sobre la habilidad de las vacunas para prevenir alguna
enfermedad. Todo lo contrario, hay una abundancia de evidencias que ellas causan serios efectos
colaterales”.
Desgraciadamente se están desarrollando una serie de vacunas con biotecnología transgénica para incorporarlas en distintos alimentos. No hay que tener ningún conocimiento biológico para darse cuenta del riesgo que ello implica.
Ante estos “avances” todavía no ha habido ninguna advertencia de la “medicina oficial” sobre los peligros implícitos de esta tecnología.
En síntesis, hay una actitud negadora de los funcionarios de salud pública frente al riesgo para la salud psicofísica que conlleva la aplicación de las vacunas.

Yo Juan Carlos LLuch te puedo decir y confirmar que casi todas las vacunas que ponen a los recién nacidos y las siguientes de bebe afectan negativamente a la salud integral del bebe. Es un acto muy agresivo pinchar a un bebe y luego niño con un producto que son como desechos y química muy dañina, tanto por su contenido como por la lesión a los tejidos musculares, tendinosos y nerviosos que provoca. 

Estoy seguro que más del 80%  de lo que declaran asmáticos a esos niños es debido a la reacción adversa de las vacunas. Las vacunas a parte de dañar los tejidos colapsa el sistema energético y una linea de energía, una cadena muscular pierde toda su fuerza, toda su energía, Chi, Ki, Prana, etc. Esa cadena muscular sube por el músculo psoas  u otros y hace perder toda su fuerza a una o varias costillas, a una sección del musculo del diafragma y desde ahí sube hasta el cuello y la cabeza. El colapso de una pequeña linea de energía es multi funcional. Los primeros años no se nota nada, pero con el paso del tiempo casi todos los problemas de salud tendrán este origen. 

Porque no se nota, porque el cuerpo puede vivir casi sin esa energía Chi que rodea cada célula, porque el cuerpo hace muchas compensaciones, porque siempre estamos envueltos en muchas distracciones que te impiden interiorizar esos fallos energéticos, etc.

Por esta causa y muchas más la sociedad hace personas que no desarrollan su cuerpo de luz, sus cuerpos energéticos y así son autómatas, seres manipulables desde otros planos dimensionales y a la larga se convierten en psicópatas que pasan desapercibido.

Lo que he observado de los padres es que no les importa de verdad la salud de sus hijos a largo plazo, una salud integral, verdadera y en todos los sentidos, físico mental y espiritual. Lo que le interesa a la gente es dejarse llevar y dominar por las instituciones de todo tipo y que le den todo hecho y creérselo todo como borregos. 

La realidad es subjetiva y depende de tu nivel de energía y de tu nivel de vibración, así que si la gente no se esfuerza en ser mejores personas y elevar su nivel de vibración la predominancia serán personas débiles, flojas y manipularles, que es lo que provocan las vacunas.

Ponte en contacto con nosotros si quieres participar en algún encuentro periodico que realizamos en Madrid.

También estamos haciendo cursos de crecimiento personal, Reiki y diversas terapias.

Organizamos casi todos los meses encuentros en Madrid capital, para compartir charlas, terapias y crecimiento personal.

Para mantenerte informado y participar tienes que rellenar nuestro formulario de contacto:

Ponte en contacto con nosotros

Gracias por participar y hacer de Madrid una ciudad que crece en consciencia y humanidad