Prueba muscular

 
 
Tienda de minerales
00 Inicio
02 Trilogía de la salud
03 La propiocepción
04 Ortoestática y rolfing
05 Test muscular
06 Zonas reflejas
07 Localización neurolinfáticos
08 Neurovasculares
09 A. R. En el brazo
10 Sistema vestibular
11 Neurodesorganización
12 Centrado de propioceptores
13 Grabar la información
14 Estrés general
15 Los mudras
16 Lesión primaria lesión secundaria
17 Virus informativo
18 Reverso psicológico
19 Switching
20 Metales pesados
21 Cándida albicans
22 Alergias
23 Propioceptores espaciales
 

Kinesiología y energía

07 Meridiano intestino delgado
08 Meridiano vejiga
09 Meridiano riñon
10 Meridiano pericardio
11 Meridiano triple calentador
12 Meridiano vesícula
13 Meridiano hígado
15 Todo es energía
16 Efectos de la corriente eléctrica
17 Corazón, venas y luz
18 Puntos PRM

Kinesiología

Aplicada

 
01 Inicio
02 Localización terapeutica
03 Prueba muscular
04 Sistema neuro-vascular
05 Sistema reflejo
06 Liberación tensión emocional
07 Relación órgano músculo
08 Pectoral mayor
09 Dorsal mayor y ancho
10 Subescapular
11 Cuadriceps
12 Peroneo
13 Psoas ilíaco
13 Glúteo medio
14 Glúteo medio
15 Redondo menor
16 Deltoides anterior
17 Pectoral mayor
18 Serrato mayor
19 Tensor de la fascialata
20 Deltoide medio
21 Redondo mayor
22 Test muscular
 
Masaje de zonas reflejas
Engrama
La espalda y las emociones

Cuerpo humano

Página principal cuerpo físico
 
Columna vertebral
Sistema respiratorio
Sistema nervioso
Sistema endocrino
Sistema circulatorio
Sistema digestivo
Sistema óseo
Sistema muscular
Sistema excretor
Sistema reproductor
La homeostasis
Posición anatómica
Medir la energía
Los sentidos
Imágenes
Enfermedades
Vibración y energía
Página principal Radiestesia
 

PRUEBA MUSCULAR

Por Gordon Stokes

 

 

 

LA PRUEBA MUSCULAR ES UN ARTE –y como todas las artes requiere práctica para alcanzar la perfección. Esto significa trabajar con MUCHA gente porque cada individuo responde de modo diferente. Para utilizar eficazmente el TOQUE PARA LA SALUD, debemos contar con una prueba muscular precisa. La “respuesta” muscular proporcionada por el cuerpo es la que nos permite localizar los desequilibrios musculares y de energía.

El 80% de la prueba muscular se realiza en la mente –sólo el 20% es realmente físico.

El ordenador cerebral determina si un músculo se bloqueará o no se bloqueará. Eso es lo que olvidan los que realizan la prueba muscular. Estamos comprobando solamente si se “bloquea o se libera”, y no la amplitud completa de movimiento del músculo. El mayor problema de quienes
realizan estas pruebas es que ejercen un EXCESO DE PRESION; es decir, aplican más presión de la necesaria para comprobar el “bloqueo”.

POR EJEMPLO: La comprobación de un músculo fuerte, como el cuadriceps. Si utiliza mucha presión, parecerá más fuerte porque el sistema de la persona activa otros grupos de músculos para mantener la pierna levantada. Sólo si utiliza la presión justa para comprobar el “bloqueo” tendrá un resultado preciso.

 

AL REALIZAR UNA PRUEBA MUSCULAR SU ACTITUD ES IMPORTANTE

Por diversas razones que condicionan a la persona, tanto a la que realiza como a la que sufre la prueba, con demasiada frecuencia una prueba muscular
se convierte en una competición de fuerza.

Una buena prueba muscular es aquélla en la que ambas personas están interesadas en descubrir desequilibrios, y no un juego de “Yo gano/tú pierdes”.

Recuerde, está usted buscando el “bloqueo”, no toda la amplitud de movimiento. Explíquelo y muestre exactamente lo que va a hacer a cada nueva persona. Lo que usted desea es cooperación, no competición.

SI UN MUSCULO ESTA DEBIL: Dado que el cuerpo recurrirá a otros grupos musculares para mantenerlo firme, observe si se doblan los codos, se gira el torso, se aprietan los puños y la pierna se endereza (al someter a prueba el gluteus maximus). De ser así, indique a la persona lo que observa y vuelva a colocar el miembro sometido a prueba.

Es cierto que puede ejercer un exceso de presión en casi todos los músculos de casi todo el mundo. Pero esto supone el riesgo de dañar realmente los músculos y tendones (al fin y al cabo, usted desea que las personas salgan de su consulta en mejor forma que cuando llegaron). Teniendo esto presente, utilice la fuerza de prueba adecuada para la persona con la que trabaja.

 

 

Si una persona es fundamentalmente débil, controle la presión que aplica utilizando solamente uno o dos dedos. Si la persona es sumamente fuerte y duda usted de la presión del resultado que está obteniendo, roce los puntos neuro-linfáticos del músculo débil y repita la prueba. Ahora observará “un temblor”, una “ligera debilidad”. Aplique su criterio para el resto del procedimiento de prueba.

Cuando ejerza presión, recuerde que su presión no debe ser superior a una pulgada o pulgada y media. Manténgala durante no más de dos segundos y libérela. Determine si el músculo está fuerte o débil. (SI SIGUE INCREMENTANDO LA PRESION SOBRE EL MUSCULO MIENTRAS DECIDE, PUEDE FATIGARLO, Y SU INTERPRETACION PUEDE RESULTAR INVALIDA. ¡Otro buen motivo para no aplicar una presión excesiva!).

AMPLITUD DE MOVIMIENTO

La amplitud de movimiento va en dirección contraria a la función normal del músculo. Por ejemplo, el cuadriceps levanta la pierna. La amplitud de movimiento que probamos baja la pierna. En la prueba, nuestra presión va en el sentido de la amplitud de movimiento.

COLOCACION

En la colocación, nuestro objetivo es acercar lo más posible el origen y la inserción del músculo antes de la prueba. Esto hace que el músculo se encuentre en un estado de contracción y no de extensión. (Recuerde, la colocación debe ser exacta, debido a que un gran número de otros músculos puede entrar en juego).

 

DESEQUILIBRIO BILATERAL

Recuerde observar cualquier desequilibrio de fuerza en cualquiera de los lados del cuerpo. Para un músculo determinado, el derecho puede ser fuerte y el izquierdo débil. Este es un dato importante.

 

MOVIMIENTO CONTRARIO POR PARTE DE LA PERSONA SOMETIDA A PRUEBA
Durante el proceso de prueba con frecuencia la persona sometida a prueba realiza un movimiento contrario, por ejemplo, subir mientras usted prueba a bajar. No ejerza una “contra-resistencia”. Simplemente, deje que su mano acompañe el movimiento de la persona. Luego, reposicione, explíquele que simplemente quiere que “lo mantenga ahí”.

 

UTILICE LA PALABRA “AGUANTAR” EN VEZ DE “RESISTIR”

“Resistir” activa todo tipo de factores mentales y emocionales negativos. Pone a la persona en un estado automático de “luchar o huir”. Por otro lado, la palabra “aguantar” centra la atención de la persona en mantener una función localizada específica.

 

SU MENTE PUEDE INFLUI EN SUS PROCEDIMIENTOS DE PRUEBA

Por ejemplo, puede pensar que el mismo músculo da una respuesta “débil” a la prueba en casi todo el mundo, su experiencia he ha convencido de ello. Compruébelo, su actitud mental puede tener mucho que ver en ello. Si sospecha que está sucediendo algo así, la próxima vez que realice la prueba REPITA MENTALMENTE EL ALFABETO MIENTRAS PRUEBA ESE MUSCULO (si piensa usted que la otra persona puede estar invalidando la prueba al querer que un músculo determinado esté fuerte, haga que la persona recite el alfabeto en voz alta mientras usted realiza la prueba. Esto funciona porque “despeja la mente” en sentido real y figurado).

 

 

AL PROBAR LOS MUSCULOS, ES DE VITAL IMPORTANCIA QUE SE ENCUENTREN EN LA POSICION CORRECTA, ya que en cualquier acción participa más de un músculo. Por ejemplo, el mero gesto de levantar el brazo implica al:

Deltoide anterior
Pectoral mayor clavicular
Corachobrachialis
Bíceps

Compruebe su procedimiento de colocación y su presión de prueba para cerciorarse de sus resultados.

Ahora, con todo esto en mente, hablemos de procedimiento de prueba en sí.

  1. ANTES DE REALIZAR LA PRUEBA PROTEJASE A SI MISMO Y A LA OTRA PERSONA

 

Explique brevemente en qué consiste la prueba muscular y lo que implica. Entonces pregunte, “¿Hay algún motivo por el que no debamos someterle a la prueba?. Compruebe si ha sufrido alguna intervención quirúrgica reciente, calambre, un problema en la rodilla, un dolor intenso ahora mismo, etc. Eso les protege a los dos contra daños por inadvertencia, o evita someter al sistema a una tensión excesiva.

  1. PRUEBE LA AMPLITUD DE MOVIMIENTO ANTES DE REALIZAR CADA PRUEBA

 

Observe si existe alguna tensión en el cuerpo del paciente mientras realiza la comprobación, como puños apretados, tobillos cruzados, o el cuerpo entero ofreciendo resistencia. Si ve que esto sucede, diga a la persona que abra los puños, descruce las piernas y se relaje. Cerciórese de no tener las manos sobre su cuerpo.

  1. DIGA A LA PERSONA QUE “AGUANTE”

 

Entonces realice la prueba, teniendo cuidado de proceder muy despacio para dar al cerebro tiempo para responder a través del músculo sometido a prueba (recuerde la regla, ¡no más de una pulgada a una pulgada y media de presión, mantenida durante no más de 2 segundos a lo sumo!).

¡Y ES ASI DE SENCILLO!

 

 

RECORDAR:

  1. Colocar al paciente correctamente.
  2. Explicarle lo que queremos hacer.

 

  1. Que el paciente no cierre los ojos al hacer la prueba.
  2. Que el paciente no inspire y retenga el aire durante la prueba.
  3. Avisar al paciente en el momento de iniciar la prueba.
  4. Realizar la prueba durante 3 segundos.