Curso de creación consciente 4ª parte

 

Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 43
Obstáculos personales a la creación de
nuestra realidad
Teniendo claro todos los mecanismos que hemos visto hasta ahora, vamos a ver un poco más
en detalle las piedras que nosotros mismos nos tiramos al tejado cuando nos ponemos a
trabajar en estas técnicas y métodos. Desafortunadamente, para la mayoría de las personas,
son varios los impedimentos que trabajan en nuestra contra para ello.
Proyecciones negativas de los demás sobre nuestra realidad
Uno de los primeros problemas que nos encontramos es que todo nuestro entorno,
queriéndolo o sin querer proyecta sobre nosotros multitud de bloqueos y obstáculos para
crear lo que deseamos. Básicamente el problema es que se nos enganchan a nuestro sistema
energético energías de otras personas que incluyen una vibración en nosotros mismos que no
es la que de forma natural deberíamos emitir.
Lo que sucede normalmente es que hay veces en que los demás sueltan sus opiniones
negativas acerca nuestro y nosotros, conscientemente o inconscientemente, aceptamos esas
opiniones como válidas. Suele pasar que igual estás pasando un periodo sintiéndote de tal o
cual forma, y que la imagen que damos sea un reflejo de esa situación, haciendo a su vez que
otros se creen una percepción irreal y nos la transmitan de vuelta. No hay nada malo o
negativo especial en estas situaciones tan corrientes, lo malo es cuando esas “opiniones
negativas” se transforman en pensamientos reales que nos tragamos y que se “anclan” a
nuestra aura.
Si imaginamos nuestros pensamientos como plastilina, podemos visualizar como dirigiendo un
pensamiento negativo hacia el aura de otra persona, ese pensamiento puede quedarse
“pegado” en ella. Para que esto ocurra deben suceder varias cosas, 1) que ese pensamiento
realmente tenga una carga energética enorme, 2) que este mantenido en el tiempo, y 3) que
nosotros lo aceptemos.
Si por cualquier motivo, de repente, todo tu entorno empieza a pensar en ti como alguien
“torpe” (por decir algo, aunque tú no lo seas), la imagen que todos aquellos que te rodean
proyectan sobre ti va a crear un “pegote” en tu aura que va a transmitir a todo aquel que se
cruce contigo esa sensación de que eres una persona torpe. Claro que este pegote solo se
habrá quedado enganchado si tú le has dado permiso (la mayoría de veces de forma
inconsciente), pues quizás en los últimos días se te han roto varias cosas, o lo que sea, y de
alguna forma, has aceptado al oír esa opinión que quizás sí que eres algo torpe.
Al haberte creído que eres torpe y el tener ahora ese “parche” energético que no has creado
tú, sino los otros, pero que tú has dado como bueno, tu “ser” empezará a transmitir hacia el
exterior la señal de que “eres torpe”, pues esa nueva vibración ya es parte de tu ser, de tu
aura, y se une a todo aquello que radias hacia el mundo. Recuerda que tu realidad exterior
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 44
depende de tu realidad interior, así que ahora simplemente le estás diciendo a todo el
universo que tú, en tu interior, eres alguien torpe.
A partir de aquí es pura ley de la Atracción en marcha. Aquello que emites atrae situaciones
de idéntica frecuencia vibratoria y patrón energético, así que básicamente has completado el
círculo. Algo que a priori tu no eras, sino que fue creado artificialmente por las opiniones de
los demás sobre ti, pero que tu diste por válidas, se ha convertido en un componente muy real
de tu aura y ahora te ves envuelto en un montón de historias en las que el
componente básico es que sigues siendo torpe, lo cual, validará la imagen que
los demás tienen de ti, y reforzará tu propia opinión de ti mismo.
Eliminando patrones energéticos negativos
Hay varias formas de cancelar estas formas de pensamiento negativas, una de ellas es
simplemente hacernos limpiezas energéticas regularmente, mediante cualquier tipo de terapia
o mediante los ejercicios que hemos visto anteriormente del estado vibracional, etc. Otra
forma es cancelar conscientemente, cuando nos damos cuenta de lo que estamos emitiendo,
el patrón vibracional que emitimos, algo que ocurre cuando dejamos de creer y poner energía
en ellos. Otra forma es directamente bloquear esas proyecciones de los demás sobre
nosotros, como os explico a continuación.
Esa no es mi realidad
Para evitar esto anterior, al menos para minimizarlo, lo que podemos hacer fácilmente y de
forma consciente es bloquear esas formas de pensamiento negativas.
Hace mucho tiempo me propuse a mí mismo un ejercicio, cada vez que oía algo o alguien me
decía alguna cosa que en realidad yo no deseaba que fuera parte de mi “mundo”, me dijera a
mí mismo “es posible, pero esa no es mi realidad”. Empezó con cosas tan tontas como ir al
parking a recoger la moto uno de estos días que ha estado cayendo agua a mamporros y oír
como el vigilante me decía “David, ¡que te vas a poner empapado!”, y aunque le contestaba
amigablemente, mentalmente decía “esa no es mi realidad, no me voy a mojar en este
trayecto”. O cuando iba a comprar y la gente en la tienda hablaban de lo mal que están las
cosas, y yo pensaba “puede, pero esa no es mi realidad”, o cuando alguien te decía que era
difícil hacer esto o lo otro, siempre pensando “puede, pero no en mi realidad”.
Y es que si algo no te gusta o no quieres que a ti te suceda, te afecte o te influya, ¿porque
aceptarlo como valido? Rechazar que algo se manifieste en tu vida es tan sencillo como decir
mentalmente “esto no forma parte de mi realidad”, y se desactiva (dejemos de lado lecciones
en la vida y demás eventos importantes). No aceptes las típicas conversaciones, consejos o
predicciones de aquellos que hablan por hablar, porque es lo que han oído, han visto en la tele
o les han dicho, y sobre todo, de aquellos que están construyendo su mundo en base al mundo
de los demás. Si a ti te dicen que la economía está mal, que hoy hace un día de perros, que hay
una pasa de gripe y la vamos a pillar todos, que no hay forma de conseguir algo que deseas,
etc., bloquéale el paso a esa energía y dite a ti mismo “no lo acepto, para mí, eso no forma
parte de mi realidad”, y sigue adelante.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 45
Solo cuando aceptamos la energía que nos envía nuestro entorno con el mensaje que sea, es
cuando le damos permiso para que se convierta en parte de nuestro mundo. Si no quieres
algo, se consciente de que no lo quieres en tu día a día, y no le des permiso para que se
convierta en realidad. Sea lo que sea, desde la cosa más tonta a la cosa más trascendental, si
no es de tu interés, ¿porque ibas a tener que dejar que se manifestara en tu mundo? El
ejercicio requiere de cierta práctica, pero cuando llevas días haciéndolo, notas que hay cosas
que realmente dejan de pasarte, porque tú has decidido que no sea así.
Procesos y proyecciones desde el cerebro reptil
Sin embargo no solo las proyecciones de los demás son un peligro potencial para la
obstaculización de la manifestación de aquello que deseamos, sino que nosotros mismos, en
niveles muy profundos, podemos auto bloquearnos todo tipo de esfuerzos de creación
conscientes, este caso, debido a proyecciones de lo que llamamos al complejo-R o cerebro
reptil.
La evolución humana ha mantenido todos estos miles de años una parte de nuestro cerebro
que proviene de las etapas más primarias del desarrollo de la misma. Esta parte, el llamado
"cerebro reptil", aún sigue teniendo un papel importante en nuestra vida, pues controla las
tendencias básicas que garantizan nuestra supervivencia — el deseo sexual, la búsqueda de
comida o las respuestas agresivas del tipo de reacción: "huye o pelea".
En los reptiles, las respuestas automáticas al objeto sexual, a la comida o al predador potencial
permanecen como actos reflejos y programados en el cerebro tal y como han estado durante
los miles de años de evolución de la especie. En nosotros, en los seres humanos, muchos
experimentos han demostrado que también existe una gran parte de nuestro comportamiento
que se origina en zonas profundamente soterradas, que son las mismas que las que hace
mucho tiempo dirigieron los actos vitales de nuestros antepasados.
Los impulsos y respuestas de nuestra mente animal no tienen nada que ver con las respuestas
y el trabajo que hace nuestro cerebro humano. Es puramente “instinto”, son las reacciones
que hacemos sin analizar, sin procesar, porque nos sale de dentro, al estar pre-programada
una determinada respuesta a un cierto hecho o situación. En la vida diaria, el instinto nos avisa
o nos protege, permitiéndonos actuar rápido, sea para notar una situación peligrosa sea para
avisarnos que hay que comer urgentemente porque el cuerpo se muere de hambre. Esas
respuestas no provienen de un análisis detallado de la mente, sino que salen desde lo más
profundo de esta.
Pero este mecanismo tiene una parte negativa, nos condiciona a un nivel que no nos podemos
ni imaginar. Como decía Carlos Castaneda, a pesar de que la mayoría de nosotros no hemos
pasado nunca hambre, todos sufrimos de ansiedad por una posible falta de comida, a pesar de
que probablemente nunca nos ha faltado lo básico, todos tenemos la sensación de que nos
podemos quedar sin “nada”. Y eso en el día a día hace que una de las cosas que tiendes a
proyectar en tu realidad es la “falta de”, pues a un nivel extremadamente profundo, estamos
generando un miedo a “no tener” lo que sea. Esta proyección en este caso, proviene de la
mente y del cuerpo emocional, y se añade al mecanismo de manifestación inconsciente que
tenemos funcionando todos las 24h del día.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 46
Ser conscientes y cancelar el comando
La forma de evitar que generemos y atraigamos una parte de situaciones relacionadas con la
“falta de…” es ser conscientes de esta programación del cerebro reptil. En el momento en que
notes cualquier tipo de ansiedad relacionada con la “supervivencia” a cualquier nivel, puedes
cancelarla siendo consciente de que en estos momentos, no tiene sentido ni utilidad. Los
“comandos” del cerebro reptil pudieron ser útiles a nuestros antepasados, pero a nosotros nos
bloquean más que nos benefician. Reconocerlos y cancelarlos es el primer paso para librarnos
de su poder sobre nuestro subconsciente.
Profecías auto-cumplidas y creencias limitadoras
Otro bloqueo más. Hay personas que tienen implantadas fuertemente en el subconsciente
ideas tales como “no merezco que me quieran”, “no soy lo bastante bueno”, “no merezco
esto”, etc. Como y cuando se han generado estas ideas da para otro curso en sí, pero lo que
nos interesa conocer es que este tipo de pensamientos incrustados en nuestro subconsciente
son la causa que en estos momentos tengamos problemas con todas y cada una de las
relaciones en las que nos metemos, nunca consigamos llegar tan lejos como podríamos, se nos
escapan las promociones laborales, nadie reconoce nuestra valía, la gente nos trata como si no
fuéramos gran cosa, etc.
Pero no es el mundo exterior quien tiene la culpa, no son las personas con las que te cruzas,
los jefes, las parejas, los amigos, los que son los causantes de que te sientas así, sino tú mismo.
A estas alturas ya sabemos que a esas personas tú las atraes para que se comporten así y
atraes hacia ti esas situaciones que han de confirmar que nadie te quiere porque no te lo
mereces, donde no te dan nunca el puesto que quieres porque tú lo has rechazado
inconscientemente emitiendo fuertemente una señal que dice “no merezco esto”, etc. La vida
de ahí fuera no es causa de lo que nos pasa a nosotros. La vida es el efecto de lo que somos
nosotros.
El mismo proceso resulta de esas afirmaciones que nos decimos cada mañana en el espejo, en
plan, “que gordo/delgado estoy”, “que guapo/feo me veo”, etc. Ya sabéis a que me refiero, es
lo que hemos visto en el apartado de mantras y afirmaciones. El cuerpo sigue siendo pura
energía moldeada a partir de la imagen que tenemos de él.
Si nuestra mente construye una imagen de nosotros mismos de una determinada forma, la
energía del cuerpo se adaptará a esa forma. Es el típico caso de personas que por mucha dieta
que hagan, siguen estando gordos, porque es lo que se dicen cada mañana cuando se miran al
espejo. Y personas que a pesar de comer como cosacos, nunca engordan, porque simplemente
se han dicho siempre a sí mismos que ellos no están gordos, sea en el nivel que sea. Las
personas que se dicen cada mañana que se quieren, que se gustan y que les encanta ser como
son, materializan esa realidad en su forma física, anímica y en su carácter. Recuerda que la
imagen real de lo que somos no es más que una construcción de la mente, un holograma
tridimensional que puede tomar la forma que nosotros, con constancia, le digamos que tome.
Hay muchos casos de gente que se ha curado de enfermedades usando entre otras cosas,
afirmaciones y visualizaciones, o que han adelgazado (por ir a temas más mundanos) poniendo
todo su empeño en convencerse a ellos mismos que se ven perfectamente.
Existen para ello varias técnicas que vale la pena explorar, como las terapias regresivas o la
hipnosis, porque la mente consciente no podrá llegar nunca a hurgar lo bastante profundo en
el subconsciente para limpiar todo aquello que se ha quedado ahí olvidado durante tanto
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 47
tiempo, tantas vidas incluso. Y es que muchas veces estas afirmaciones tan radicales como “no
merezco que me quieran” o “jamás de volveré a enamorar para no sufrir”, probablemente no
tengan su origen ni siquiera en una situación real reciente, sino vete a saber en qué momento
nos hemos podido jurar a nosotros mismos no volver a sufrir por amor (por ejemplo) y a partir
de ahí es la realidad que manifestamos sin darnos cuenta de ello.
Para nosotros, lo importante es comprender que, vengan de donde vengan estas ideas, están
presentes en nuestra mente actualmente y son las causantes de las cosas que atraemos hacia
nosotros en nuestro día a día. Y que si nos damos cuenta que realmente estamos atrapados en
uno de estos ciclos de manifestación del mismo tipo de situación una y otra vez, es necesario
recurrir a algún tipo de ayuda para desenterrarlo de las profundidades del subconsciente y
limpiarlo, dejando paso por fin a una nueva frecuencia que empiece a atraer hacia nosotros
otra realidad mejor.

Ejercicio: Lista todas esas emociones y pensamientos negativos que pareces sentir o
tener. Analiza tus creencias limitadoras, tus bloqueos auto impuestos, o aquello que
tomamos del inconsciente colectivo y de la sociedad como válido. Sácalo a relucir,
empieza a pensar y a incorporar conscientemente en tu mente que esas creencias ya no
son válidas, añádelas como mantra si lo deseas para desactivarlas (es decir, si crees
que no mereces algo, empieza a trabajar en sentir que SI que lo mereces).
Analiza lo que oyes de los demás que te pueda estar afectando, y prueba durante
varios días seguidos el ejercicio de “esa no es mi realidad” hasta que notes como
empiezas a no aceptar las proyecciones de los demás sobre ti.