Curso de creación consciente 2ª parte

 

Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 13
Proceso de transmutación de energías
“genéricas”

Hasta ahora hemos visto que los dos principales responsables del proceso de creación de
nuestra realidad son nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, sin embargo, cuando
estamos hablando de una realidad creada “inconscientemente” nos olvidamos que es el
conjunto entero de nuestro sistema energético quien se encarga de emitir, transmutar y atraer
hacia nosotros aquello que deseamos manifestar, y eso implica comprender el papel de otros
componentes muy importantes: el ADN, los chakras y los cuerpos sutiles.
Como hemos visto antes, nuestro subconsciente es importante a la hora de atraer hacia
nosotros deseos concretos, en los cuales trabajamos sin darnos cuenta, pero que resuenan con
lo que emitimos focalizadamente, y también es el responsable en cierto grado de la
manifestación de la realidad común que todos compartimos.
Lo que vamos a ver ahora es que, de forma natural, cada uno de nuestros deseos corresponde
a un concepto más amplio y genérico, más global, y que está constantemente a nuestra
disposición, a través del cual podemos trabajar los procesos de atracción mucho más
eficazmente.
Las personas que de forma natural usan y manifiestan esos conceptos globales, son los que
siempre parecen nadar en la abundancia sin ningún esfuerzo, los que atraen y viven en una
relación de amor con el mundo y la gente sin restricciones, los que manifiestan
aparentemente sin ningún trabajo por su parte las cosas, situaciones y eventos. Todo esto
porque los diferentes componentes que a nivel energético intervienen en el proceso de
transmutación de esos conceptos globales en cosas tangibles, funcionan a la perfección.
En este caso, no se trata solo del trabajo que hacemos a nivel inconsciente con una idea que
tenemos en la cabeza, como conseguir el trabajo que queremos del ejemplo anterior, que solo
es una parte del mecanismo, el uso de formas mentales generadas por el subconsciente y
proyectadas a través del cuerpo mental, sino ser una máquina de manifestación constante
automática de todos y cada uno de esos conceptos globales que existen a nivel energético en
nuestro inconsciente colectivo, usando el resto de partes de nuestro sistema energético.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 14
Modelo de manifestación a partir del subconsciente –cuerpo mental
Modelo de manifestación global de energías “genéricas”
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 15
Ondas energéticas de conceptos “genéricos”
Lo primero que tenemos que entender es que cada cosa “material” corresponde a un
concepto general: una casa, dinero, un coche, etc., corresponden al concepto general de
abundancia. Una pareja, una relación feliz,
una familia unida, son deseos que entran
dentro de las energías globales del amor y
las relaciones, la seguridad, la estabilidad,
etc. Cada cosa que queramos manifestar a
nivel de detalle, podemos extrapolarla a
niveles globales, que son en realidad los
niveles que están presentes en el inicio de
la cadena de la manifestación de la
realidad en nuestro mundo.
Todo lo que existe son ondas que corresponden a diferentes vibraciones, algunas llevan la
frecuencia de la abundancia, otras las del amor, otras las de la seguridad, la voluntad, la
creatividad, el poder, etc., etc. Como ondas de radio y televisión, estas señales deben ser
sintonizadas por un receptor para convertirse en una canción o en una imagen, y ese receptor
global no es otro que el conjunto de nuestro cuerpo humano y sistema energético.
Sintonización inicial a través del ADN
La antena principal de estas ondas es nuestro
ADN, literalmente, la doble hélice presente en
todos nosotros es el receptor que capta de
forma natural todo lo que nos rodea. Estas
ondas de conciencia y energía son captadas en
un primer nivel y reducidas en frecuencia, de
una muy genérica y “etérica” a una más baja y
que empieza a ser más cercana a la frecuencia
de vibración del nivel físico en el que
existimos. Como funciona lo veremos en breve
en conjunto con el resto de partes del sistema
energético que vamos a ver ahora.
El papel de los chakras
¿Qué ocurre con esa energía genérica que vibra al concepto global de abundancia, por
ejemplo, y que hemos captado con nuestro ADN y reducido ligeramente en frecuencia? Esa
energía, una vez dentro de nuestro sistema energético, pasa, según su nivel y características, a
ser transmutada y trabajada por su chakra correspondiente.
¿Qué es exactamente un chakra? Los chakras son puntos de energía, vórtices, lugares en el
sistema energético de nuestro cuerpo en los cuales confluyen una serie importante de canales
a través de los cuales se distribuye la fuerza vital de nuestro ser. Estos centros se visualizan en
forma de remolinos y son los responsables del campo electromagnético que rodea el cuerpo
físico y que está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez
más elevadas. Cada uno de estos chakras está relacionado con una de las capas del aura, como
veremos más adelante, teniendo cada una de estas una representación de los 7 chakras en sí
misma.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 16
Cada uno de los chakras, excepto el primero y el
séptimo, tiene una parte frontal y una parte posterior y
todos ellos están unidos por un canal energético que
corre a lo largo de toda la espina dorsal por el cual se
comunican y se traspasa la energía vital de un punto al
otro.
Cada chakra se asocia a un tipo de función y lleva
asociada unas cualidades específicas ¿Por qué decimos
que un chakra está asignado al amor, a la comunicación,
a la fuerza de voluntad, u a otro tipo de energía? Porque
cada uno de ellos vibra a una frecuencia determinada,
relacionada con esa energía global presente en nuestro
mundo, por todas partes, y esa frecuencia se asimila a
varias cosas, de ahí las correspondencias que vemos en todos los libros y webs que nos hablan
de ello. Así, el chakra del corazón es el encargado de transmutar las energías del amor, el
primer chakra es el encargado de transmutar las energías de la abundancia, el segundo trabaja
con las energías de la sexualidad o la creatividad, etc.
Cuando los chakras están funcionando bien, se comportan como “remolinos”, es decir, están
girando y haciendo mover el tipo de energía al cual están asociados en perfecta armonía por
todo nuestro cuerpo. Cuando algún chakra está parcialmente cerrado, “giran” a menor
velocidad, o están parcialmente bloqueados, que es lo mismo que decir que la energía
asociada a ellos no fluye por nuestro sistema físico, energético y los cuerpos sutiles. Los
bloqueos de los chakras están asociados cada uno a su propia función, siendo evidente que por
ejemplo, la represión de los sentimientos es un bloqueo principalmente en el chakra del
corazón, los problemas de comunicación son bloqueos en el chakra de la garganta, problemas
sexuales son bloqueos en el segundo chakra, etc.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 17
En una persona, cuando el funcionamiento de los chakras es normal, cada uno de ellos estará
abierto, girando en el sentido de las manecillas del reloj para metabolizar las energías
particulares que necesita del campo de energía universal (energía que también se llama Chi o
prana, y de las energías globales que nuestro ADN sintoniza).
Cuando el chakra gira en sentido contrario a las agujas del reloj, la corriente fluye del centro
hacia fuera, con lo que interfiere el metabolismo y estas energías no se procesan, aquí es
cuando se dice que el chakra está cerrado o bloqueado a las energías que le llegan.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 18
Funciones de cada chakra y áreas de manifestación
En el proceso de manifestación, los chakras son el segundo paso por el cual transmutamos
esas energías genéricas que han sido sintonizadas por nuestro cuerpo, a través de nuestro
ADN, para reducirlas aún más en frecuencia, siendo cada chakra encargado de un tipo de
“energía genérica” en concreto:
El primer chakra es el encargado de transmutar todo lo relacionado con la abundancia, los
deseos materiales, la carrera profesional. También las sensaciones de seguridad, de
pertenencia a la sociedad en la que habitamos, nuestro entorno, etc.
El segundo chakra es el centro del poder personal, la creatividad, la sexualidad y también
energías asociadas a las finanzas y a la abundancia material, aunque en menor grado que el
primer chakra.
El tercer chakra nos ayuda a desarrollar nuestra estima personal y nuestra personalidad.
Transmuta los conceptos de placer y extroversión, sabiduría espiritual y conciencia de la
universalidad de la vida, así como el poder y la voluntad.
El cuarto chakra es el centro de poder del sistema energético del cuerpo. Este es el chakra del
equilibrio entre los chakras llamados superiores y los inferiores, por lo que su energía es el
puente entre ambos y en él se reúne lo material con lo espiritual. Transmuta las energías
asociadas al amor, las relaciones, la pareja, la interacción con otras personas a nivel de
sentimientos.
El quinto chakra es el responsable de la transmutación de las energías de la comunicación, la
expresión, la palabra, la comprensión y el entendimiento. También es un chakra responsable
de energías creativas, en conjunción con el segundo, aunque este último más influenciado por
los sentimientos y emociones, y el quinto más sobre conceptos e ideas.
El Sexto Chakra rige la claridad mental y espiritual. Es el chakra de la intuición el que desarrolla
la clarividencia. Transmuta las energías más sutiles de compresión de planos y conceptos más
elevados, así como la capacidad de llevar las cosas a la práctica.
El séptimo chakra es nuestra conexión con lo divino, nuestra espiritualidad, nos proporciona la
capacidad de conectarnos con energías más sutiles y universales. También rige la habilidad
para manifestar lo que deseamos a niveles más genéricos, el poder mover y trabajar con
energías. Transmutas las energías de unidad con el resto de la creación y el sentirnos parte de
ese “todo”.
Así, lo que vemos es que esas energías globales y universales que captamos a través del ADN
serán transmutadas por el chakra que corresponda, que si está en buen funcionamiento, será
el encargado de reducir aún más su frecuencia y vibración, cada vez convirtiéndola en energías
más “físicas” y preparándolas para ser “emitidas” en el inicio del proceso de atracción.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 19
Correspondencias entre chakras y órganos del cuerpo
Cuerpos sutiles: emocional y mental
Hemos dicho hasta ahora de que los
pensamientos y las emociones son los que
atraen nuestra realidad hacia nosotros, pero
¿Quién o que emite esos pensamientos y
emociones? En este caso, los responsables de
“llevar” y “proyectar” al exterior estas energías
son dos de los llamados “cuerpos sutiles”.
¿Qué son los cuerpos sutiles?
Nuestro sistema energético global, además de
los sistemas “internos” tales como los canales
energéticos, los chakras y las capas del aura,
poseemos los llamados cuerpos sutiles que
siguen latentes y activos aun cuando el cuerpo
físico ya ha cesado su actividad. Son las
diferentes capas que la “conciencia” o el alma se
pone cuando entra en un cuerpo físico, en una
nueva encarnación, y son parte muy importante de nosotros en el proceso de manifestación
de nuestra realidad.
Los dos cuerpos sutiles que más nos importan, porque son los dos que intervienen
directamente en la manifestación de nuestra realidad son nuestro cuerpo mental (conjunto de
nuestros pensamientos) y nuestro cuerpo emocional (conjunto de nuestras emociones y
sentimientos).
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 20
El cuerpo emocional
El cuerpo emocional o psicosoma, con frecuencia denominado también cuerpo astral, es el
portador de nuestros sentimientos, de nuestras emociones y de las cualidades de nuestro
carácter; ocupa aproximadamente el mismo espacio que el cuerpo físico. En una persona poco
desarrollada emocionalmente sus contornos están poco delimitados y el cuerpo emocional se
presenta como una sustancia nebulosa que se mueve caótica y desordenadamente en todas
las direcciones. Cuanto más desarrollada esté
una persona en la definición de sus
sentimientos, sus simpatías y las cualidades
de su carácter, tanto más claro y transparente
se manifestará su cuerpo emocional.
Ninguno de los otros cuerpos no materiales
marca con tanta fuerza como el cuerpo
emocional la visión del mundo y nuestra
realidad, es decir, tiene el mayor poder de
atracción de todo el conjunto de nuestro
sistema energético. En el cuerpo emocional
se hallan almacenadas, entre otras, todas
nuestras emociones, sobre todo las no
liberadas, las angustias y agresiones
conscientes e inconscientes, las sensaciones
de soledad, rechazo y falta de autoconfianza,
etc. Y por supuesto también toda emoción
positiva que radiemos: alegría, felicidad, paz, tranquilidad, etc., que se emiten a través del aura
en esas “ondas imán” y transmiten el mensaje inconsciente que enviamos al mundo exterior
de cómo nos sentimos.
El pensamiento consciente y los objetivos mentales del cuerpo mental tienen poca influencia
sobre el cuerpo emocional, que sigue sus propias leyes. El cuerpo mental puede dirigir el
comportamiento hacia el exterior, pero no suprimir las estructuras emocionales inconscientes.
Así, por ejemplo, una persona puede aspirar conscientemente al amor o el éxito, e
inconscientemente irradiar frecuencias energéticas contradictorias de celos y falta de
autoconfianza, que le impedirán alcanzar su objetivo consciente.
El cuerpo mental
Nuestros pensamientos e ideas, y nuestros conocimientos racionales e intuitivos, tanto los
generados a nivel consciente como subconsciente, son llevados por el cuerpo mental o
mentalsoma. Su vibración es mayor que la del cuerpo etérico y la del cuerpo emocional, y su
estructura es menos compacta.
En una persona poco desarrollada mentalmente, el cuerpo mental tiene la apariencia de una
sustancia blanca lechosa. Cuanto más vivos son los pensamientos y cuanto más profundos son
los conocimientos intelectuales de una persona, tanto más claros e intenso son los colores que
irradia su vehículo mental.
Todo aquello que generamos constantemente a través de nuestros procesos mentales
conforma el conjunto del cuerpo mental, que de nuevo, al igual que con el cuerpo emocional,
se emiten al exterior en busca de atraer y manifestar aquellas energías que resuenen a la
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 21
misma frecuencia. En este cuerpo mental nos vamos a encontrar tanto los pensamientos
positivos sobre nosotros mismos y nuestra percepción de la realidad, como todas las creencias
limitadoras y pensamientos negativos que generamos a la par.
Proceso completo de transmutación energética
Ahora que hemos visto los diferentes componentes de nuestro sistema energético que
intervienen en el proceso de manifestación consciente, vamos a ver porque y como hay
personas que se encuentran constantemente atrayendo hacia sí mismos todo tipo de
situaciones y cosas “ideales” sin aparentemente ningún esfuerzo, y como otras personas
atraen, sin ser conscientes, todo lo contrario.
Paso 1- Sintonizando la energía infinita
Bien, ya hemos dicho que todo lo que existe es energía, esta energía son “ondas” que nosotros
“sintonizamos”. La energía del amor es una “onda” con una frecuencia concreta, la energía de
la abundancia es otra “onda” con otra frecuencia concreta. Son energías genéricas, abstractas,
universales, infinitas, están en todos lados y no desparecen nunca. Tienen más o menos esta
pinta (A representa un tipo de energía, D otro, C otro, etc.). Están mezcladas, superpuestas
entre sí, pero al tener
diferentes frecuencias no se
“molestan” las unas a las otras.
Para poder manifestar la
contrapartida “física” de lo que
estas energías universales
representan, debemos
transmutarlas a nuestro plano
frecuencial. La transmutación
se hace en nosotros mismos,
siendo nuestro ADN las
“antenas” que sintonizan cual
radio estas ondas. Las hélices
del ADN “recogen” estas
frecuencias y las introducen en
nuestro sistema energético.
Este es el primer paso de
transmutación de la energía de
un concepto global, a algo que más adelante será algo “físico”.
Paso 2- Primera transmutación energética- Chakras
La energía que nuestro cuerpo a través del ADN recoge se canaliza a través del chakra
correspondiente, por ejemplo, las ondas que correspondan al amor serán metabolizadas en el
cuarto chakra, las energías de la abundancia son metabolizadas en el primer chakra.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 22
Paso 3- Conversión de la energía del chakra hacia el cuerpo emocional
Una vez el chakra
correspondiente ha procesado la
energía recibida, hemos
reducido y adaptado a la
frecuencia de nuestra “realidad”
para que pueda interactuar con
el mundo en el que vivimos. A
partir de aquí, esta energía se
incorpora a nuestro sistema
energético, y se convierte en una
de las frecuencias que emitimos
al exterior a través de nuestro
cuerpo emocional y del cuerpo
mental, en lo que llamamos
“ondas-imán” pues a partir de
ahora, todo aquello que estemos
emitiendo empezará a atraer
aquello que resuene a su misma
frecuencia.
Este es el momento en el que esa energía “universal” genérica está ya incorporada a nosotros
y empezamos a emitir aquella “señal” que funcionará como imán para aquellos elementos en
nuestra realidad que concuerden con ella.
Paso 4- Canales de Manifestación
No es sin embargo hasta que esa energía que hemos atraído hacia nosotros es transmutada
una vez mas o canalizada a través de los canales de manifestación que vemos el resultado
físico de esta “creación” de nuestra realidad.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 23
Para la energía de la abundancia los canales de manifestación son por ejemplo una tienda, una
web online, un sistema de recepción de pagos, una nómina a final de mes (poco flexible, pero
canal al fin y al cabo), etc. Para la energía del amor, un canal de manifestación puede ser una
reunión, un club de encuentro, una cita, etc. Solo cuando existe una forma “física” de que las
energías transmutadas lleguen materialmente a nosotros, podremos percibir el resultado de
nuestra “creación”. Sobre canales de manifestación veremos más detalles a continuación.
Mejora y optimización de cada paso
Para poder optimizar cada paso es evidente que debemos trabajar a muchos niveles. El primer
paso se mejora a través de la intención consciente de sintonizar “más cantidad” de energía, o
usando símbolos de poder para ello (lo veremos luego).
El segundo paso se trabaja limpiando a fondo los chakras y se pueden usar gemas y minerales
para mantenerlos sanos u otras técnicas para ello (veremos cómo hacerlo).
El tercero se trabaja con cualquier terapia que elimine residuos en el cuerpo emocional y
mental (también lo veremos) y el cuarto paso es en el que debemos ponernos en “acción” para
crear las estructuras físicas que nos permitan materializar la energía que estamos atrayendo.
Acabamos de descubrir cuál es la segunda forma en la cual manifestamos nuestra realidad de
forma inconsciente y genérica, dejando actuar a nuestro sistema energético al completo para
que transmute las energías universales que nos rodena por doquier.
Todas aquellas personas cuyos cuatro pasos funcionan a la perfección, sin bloqueos, sin
restricciones, se encuentran con que son manifestadores natos, sin quererlo, sin pedir ningún
deseo en concreto. Atraen hacia si diferentes facetas y representaciones de la abundancia, del
amor, de la creatividad, del poder, etc., etc., y no han tenido que pasarse toda la noche
pensando en su trabajo favorito como habíamos visto en el ejemplo del poder del
subconsciente.
Este “sistema” es algo a lo que debemos intentar tender siempre, a tener estos cuatro pasos
funcionando al 100% de forma automática, algo que ya veremos no es fácil, y que combinado
con la creación detallada que veremos luego, nos darán un control y un poder mucho mayor
sobre lo que manifestamos en nuestra realidad.
Canales de manifestación
Los canales de manifestación son una parte primordial del proceso de creación. Tienen tanta o
más importancia que todos los primeros pasos juntos.
Todos entendemos la lógica “física” detrás de la Ley de la Atracción, el hecho de que nuestro
cuerpo energético se comporta como un imán, que tiende a atraer hacía sí aquellos objetos o
situaciones que contienen el mismo tipo de “frecuencia” que nosotros es la analogía más fácil
para representar su funcionamiento. Sin embargo, lo que más nos cuesta a todos entender es
el hecho de que nosotros además debemos poner los medios para que esas cosas o
situaciones lleguen a nosotros si deseamos que se materialicen lo más rápidamente posible.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 24
El baúl en la playa
Imaginemos que estamos en lo alto de una pequeña colina desde la cual vemos a unos pocos
cientos de metros de distancia una playa, en la playa resulta que hay un baúl que contiene un
objeto que deseamos, algo que queremos atraer. Desde nuestra colina, cogemos una cuerda
muy larga que tenemos y la lanzamos, con tan buena puntería que conseguimos enganchar el
baúl, y así, al estirar fuerte, podemos arrastrar el tesoro hacia donde estamos. Sin embargo,
resulta que entre la playa y la colina hay un montón de maleza, zarzas, arbustos, que ralentizan
el acercamiento de ese cofre, por mucho que estiremos. La resistencia de las ramas, las
piedras del suelo, la maleza que se engancha, etc., hacen terriblemente difícil que por mucho
esfuerzo que hagamos, consigamos atraer el baúl a nosotros al ritmo deseado. Evidentemente
que si seguimos estirando tarde o temprano lo conseguiremos, y tendremos el objeto deseado
junto a nosotros en la colina, pero sería mucho más fácil si por ejemplo pudiéramos limpiar un
poco el camino, quitando piedras, o cortando parte de las zarzas.
En el ejemplo anterior, el baúl es por supuesto aquel evento o cosa que queremos manifestar,
se encuentra en cualquier punto de nuestra realidad pero aún no lo percibimos o no lo hemos
atraído a nuestro lado, la cuerda es la energía que emitimos, la frecuencia que literalmente
hace de imán y se engancha a nuestro deseo, y las zarzas y matorrales son los obstáculos
físicos y movimientos que debe hacer ese objeto para llegar a nosotros. Básicamente si
queremos acelerar el proceso tenemos dos formas de hacerlo, o bien estirar de la cuerda con
una fuerza impresionante (incrementar enormemente la potencia de nuestro imán) o bien
allanar todo lo posible el camino para que a igual fuerza de atracción, exista menos resistencia
para que el objeto nos llegue. Esto último es lo que llamaremos los canales de manifestación.
Crear un canal de manifestación no es otra cosa que ponerle las cosas más fáciles a nuestro
imán interno para que se encuentre los menos obstáculos posibles en el proceso de atracción
de aquello que queremos. Se trata de crear las estructuras que permitan que ciertas cosas,
eventos, personas o situaciones tengan lugar. Por ejemplo, si deseamos que entren en nuestra
vida nuevas amistades o relaciones sociales, podemos quedarnos en casa o podemos
apuntarnos a un club, organismo, actividad, en el cual entre y salga gente, en el cual, gracias al
ser una estructura ya creada sea fácil que se puedan dar las circunstancias para que
encontremos a esas nuevas amistades.
Si estamos emitiendo fluidamente energías asociadas al amor, las relaciones, etc. porque
nuestro proceso de transmutación automática está a pleno rendimiento, la ley de la atracción
funcionará en ambos casos, tanto si nos quedamos en casa (nunca se sabe que nuevos vecinos
van a llegar a vivir en nuestro bloque) como si vamos a un lugar en el cual la resistencia a la
manifestación de nuestro deseo sea menor (más gente, más conexiones, más situaciones en
las cuales podemos terminar materializando ese deseo). Si queremos atraer más abundancia
material es más fácil tener nuestro propio negocio o servicio, al cual lleguen “de la nada”
nuevos clientes, que trabajar en una empresa donde el flujo energético de la abundancia
encuentra más resistencias hasta llegar a nosotros.
Si buscamos trabajo o nuevas oportunidades profesionales, hemos de poner nuestro currículo
en funcionamiento, asistir a encuentros, reuniones, lugares donde puedan aparecer “de la
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 25
nada” aquellos que nos abrirán las puertas a esa nueva oportunidad profesional. Muy
importante: Hay que moverse siempre en la dirección general de aquello que queremos, y
hacer así que la parte física y energética del proceso fluya más fácilmente.
La cuestión es quitar del medio todos los bloqueos y obstáculos que creamos puedan interferir
en el proceso, allanando el camino hacia nosotros de aquello que queremos atraer. Cuantas
más zarzas y piedras del camino quites, más fácilmente podrás llegar a tener el baúl contigo en
lo alto de la colina.
Limpiando nuestro sistema energético - Estado Vibracional
Vamos a un apartado práctico. Limpiar nuestros cuerpos sutiles para empezar a desbloquear
esas “ondas imán” de energías “negativas”. El ejercicio que te explico ahora se llama Estado
Vibracional, y lo que vamos a tratar de conseguir es poner esas energías internas
precisamente a eso, a vibrar, para que se suelten, para que se puedan mover por el cuerpo,
para que se desbloqueen.
Acumulando energía
Cerrando los ojos y relajándonos vamos a concentrar nuestro atención en nuestro cuerpo
etérico, en la energía que nos recubre físicamente, que podemos notar “en contacto” con
nuestra piel. Notamos como existe ese pequeño cosquilleo desde los pies a la cabeza, si
focalizamos nuestra atención en una mano, quizás notemos la sensación de calidez que genera
la energía de nuestro cuerpo sutil.
Lo que vamos a hacer ahora es, simplemente por el poder de nuestra voluntad, mover y subir
toda la energía que podamos a nuestra cabeza, encima de la misma, alrededor del chakra de la
coronilla. Vamos a ir subiendo la energía por los pies, piernas, tronco, brazos, etc., hasta
acumularla en la cabeza, pensándolo, ordenándolo. Una vez notamos que hemos acumulado
parte de nuestra energía en la cabeza, la vamos a mover mentalmente hacia abajo,
recorriendo todo el cuerpo, hasta que llega a los pies. La volvemos a almacenar toda en los
pies de nuevo, y cuando lo hayamos hecho, volvemos a mandarla hacia arriba, recorriendo
todo nuestro cuerpo, sintiendo como esa energía sube.
Instalando el estado vibracional
¿Cómo hacer que toda nuestra energía se ponga a vibrar? Lo que haremos será ir
incrementando la velocidad y la intensidad del movimiento de subir y bajar energía desde la
cabeza a los pies. Es una cuestión de voluntad. Cada vez más rápido de forma que vayamos
arrastrando en cada pasada bloqueos que puedan existir en cualquier parte de nuestro cuerpo
al ir pasándoles “la escoba” energética que acabamos de crear. A medida que vamos
incrementando la rapidez, notaremos que empezamos a “vibrar”, se crean unas vibraciones
que no es otra cosa que nuestros cuerpos sutiles entrando en una especie de resonancia.
Dejemos que sigan esas vibraciones, pues estamos desenganchando energía atascada,
bloqueada. Podemos dejar este efecto actuar unos minutos y luego poco a poco hacer que
cesen y volver a nuestro estado normal.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 26
Bloqueos y repetición
El ejercicio que os acabo de explicar tiene buenos resultados si se hace con constancia.
Conseguir un estado vibracional que sea potente y que haga romper estructuras energéticas
estancadas requiere bastante práctica. También será común encontrar bloqueos en varios
chakras (sobre todo en el tercer y cuarto) cuando estemos intentando subir y bajar energía por
el cuerpo. Para romper estos bloqueos, hay que “empujar” con voluntad la energía hacia abajo
y hacia arriba, para que pueda atravesar el chakra y desbloquearlo. Personalmente en los
primeros intentos mi energía “daba un salto” o “se iba por los lados” al llegar al tercer chakra,
así que tenía que “obligarla” a pasar por el medio para romper y desbloquear lo que estuviera
ahí atascado.
La sensación después de hacer 5-10 estados vibracionales al día es que parece que tus energías
fluyen mucho mejor por todo tu sistema, lo cual repercute enormemente en la potencia y
calidad de la energía que emitimos al exterior.
Ducha magnética
Otro ejercicio para mantener limpio nuestros cuerpos energéticos.
El agua es el limpiador universal por excelencia, todo lo que se usa para limpiar en este planeta
tiene al agua como base. La ducha que nos metemos cada día es el ritual de limpieza físico y
corporal que todos llevamos a cabo, pero lo que quizás no conocíais, es que también actúa
como limpiador “energético”. El hecho de darnos una ducha ya hace que nuestras energías, a
un cierto nivel, se “limpien”, pero si además lo hacemos con una pequeña dosis extra de
energía consciente, tenemos lo que llamamos una “ducha magnética”.
El objetivo no es otro que eliminar, con nuestra propia energía, y gracias al efecto
“arrastrador” del agua de la ducha, esos pequeños bloqueos y energías estancadas que
podamos tener en nuestra aura.
Para ello lo que haremos será simplemente “exteriorizar” energía. Es decir, cuando nos
estemos duchando podemos tranquilamente cerrar los ojos, y “sacar” nuestra energía como si
estuviéramos llenando un balón, a todo alrededor nuestro. Exteriorizar energía no es otra cosa
que “ordenarle” mentalmente a nuestro cuerpo que emita “hacia fuera” su fuerza, que la
proyecte. Nos rodeamos mentalmente de esa energía y nos recubrimos de ella. Estamos
sacando energía que al entrar en contacto con el agua, y ser arrastrada, ayudará a eliminar
residuos estancados y pegados a nosotros.
El efecto de la ducha magnética, cuando la hacemos por unos minutos conscientemente, no
provoca solo la relajación del cuerpo físico, sino de todos los cuerpos del aura, por lo que nos
ayudará a sentirnos bien a muchos niveles, habiéndonos desprendido de todo tipo de residuos
que hayamos acumulado durante el día y que nos están impidiendo que nos encontremos
armonizados completamente.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 27
Abrir y limpiar chakras- Visualización
Para trabajar los chakras por nuestra cuenta, también podemos usar técnicas de visualización
como la que os explico a continuación.
Sentados cómodamente, vamos a relajarnos y visualizar que nos entra un haz de luz por
nuestro séptimo chakra, que baja directamente por nuestra espina dorsal hacia el primer
chakra, el chakra base.
Mentalmente vamos a imaginar cómo esta luz envuelve ese chakra, visualizando el remolino o
la bola que es ese vórtice energético y ordenamos mentalmente a la energía que lo haga girar,
lo limpie, lo desbloquee, lo sane. En la visualización podemos empezar a notar como ese
chakra suelta energías estancadas, o se va limpiando. Tras pasar unos minutos en ese chakra,
movemos mentalmente la energía al siguiente.
Estamos ahora en el segundo chakra, y repetimos el proceso. Lo recubrimos de luz, de energía
pura, lo limpiamos, lo desbloqueamos, lo hacemos girar. La energía obedece a nuestras
ordenes mentales, así que le indicamos que sane el chakra en su totalidad. Tras unos minutos,
vamos a visualizar como conectamos el primer y el segundo chakra con un canal limpio por el
cual esta energía fluye libremente y sin obstáculos.
A continuación subimos al tercer chakra, y repetimos el proceso. Una vez desbloqueado,
mentalmente conectamos este tercer chakra al canal que tenemos entre el primero y el
segundo, notando como ahora fluye perfectamente la energía entre nuestros tres primeros
chakras.
Y así sucesivamente, vamos envolviendo energéticamente cada chakra, los vamos limpiando,
desbloqueando, y conectándolos entre si. Este ejercicio con constancia y práctica nos ayuda a
mantener todos los chakras en buen estado para que transmuten correctamente el máximo de
energía posible hacia los cuerpos sutiles.
Otras formas de limpiar chakras y cuerpos sutiles
Puesto que a nosotros nos interesa mantener limpios al 100% nuestros chakras y nuestros
cuerpos sutiles (y todo nuestro sistema energético en general) hemos de tener una o varias
técnicas para ello que podamos usar regularmente. Existen decenas de herramientas, desde la
gemoterapia y el uso de piedras, sesiones de sanación energética, reiki, terapias basadas en el
sonido, etc. Cada uno tendrá sus preferencias, y sus combinaciones, lo importante es usarlas
de forma constante para mantener los “emisores” de la energía que vamos a manifestar en
pleno funcionamiento.
Cancelando los efectos negativos
Otra cosa que podemos hacer es aprender a detectar nuestros pensamientos “negativos” y
aprender a cancelarlos inmediatamente.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 28
¿Cómo hacemos para cancelar energías que ya hemos proyectado sin darnos cuenta? Pues
emitiendo mentalmente una orden de sentido contrario. Es decir, si nuestros pensamientos
son ondas mentales, que tienen una frecuencia, amplitud y potencia determinada, cuando
generamos una onda de sentido contrario ambas se cancelan.
Podemos hacer dos cosas, lo primero, emitir un pensamiento contrario a lo que nos hemos
dado cuenta que estamos emitiendo. Si no hacemos más que pensar en que tenemos un
problema que no se va a solucionar, vamos a pensar en que se va a solucionar.
Esto no va a arreglar nada, simplemente va a cancelar las energías que manifiesten obstáculos
a la solución de nuestro problema, que es lo que estamos emitiendo en primer lugar, de forma
que al menos, aunque sigamos teniendo el problema, no estamos echando más leña al fuego
atrayendo situaciones que confirmen que no podemos quitárnoslo de encima.
También podemos usar una frase o afirmación genérica, que podamos proyectar hacia el
exterior en cualquier momento, y que viene a ser algo así como:
“Creo la intención de cancelar cualquier manifestación de todo tipo de forma de
pensamiento negativa o emoción negativa que haya podido proyectar, bloqueando su
aparición en cualquier forma en mi realidad”.
Ejercicio: Trabajar durante unos días las diferentes técnicas vistas para limpiar nuestro sistema
energético, empezar a transmutar de forma genérica estas ondas “globales” para conseguir
manifestar estos conceptos de forma automática.