Curso de creación consciente 1ª parte

 

Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 4
Introducción
Todos hemos oído hablar de que podemos generar la realidad que queremos, que solo
depende de nosotros mismos, de nuestros pensamientos y emociones, de que
utilicemos correctamente los métodos que tenemos por doquier a nuestra disposición.
Generar la realidad que uno quiere no es difícil, teóricamente, pero sin embargo no es
una cosa que se pueda conseguir sin un conocimiento más o menos completo de todos
los aspectos que están involucrados en el proceso de manifestación, desde
comprender que es la realidad en sí misma, como y porque percibimos lo que
percibimos, hasta el proceso completo de transmutación energética que convierte una
onda en algo físico, pasando por los obstáculos que nos impiden manifestar lo que
deseamos y las herramientas que tenemos a nuestra disposición para crear nuestra
vida “perfecta”, sea lo que sea que soñamos tener como tal.
Este curso trata a fondo todos esos temas. No se trata de aprender una técnica de
visualización y listo, se trata de bucear en todos los aspectos de la creación consciente
e inconsciente (muy importante), para integrarlos en nuestro día a día y ser capaz de
usar muchas herramientas y de controlar el poder de nuestro sistema energético para
generar y atraer mediante la vibración que emitimos, aquello que deseamos. La Ley de
la atracción, explicada a fondo, es mucho más compleja que el solo hecho de que
debemos tener pensamientos positivos para atraer una realidad positiva. Hay muchos
más parámetros que hay que estudiar, comprender y dominar, y luego hay que
moldear con diferentes técnicas esas energías y vibración para que la Ley de la
Atracción trabaje a pleno rendimiento en nuestro favor. Es algo que haremos durante
este curso de creación y manifestación consciente, y que espero os sirva para activar y
poner en marcha los cambios que queréis hacer para generar una realidad exterior
más acorde a lo que deseáis en vuestro interior.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 5
Primera Parte
Creando la realidad en la que existimos
Todo es energía, vibrando a una cierta frecuencia
Todo lo que existe no es más que energía, que nosotros podemos moldear. Esa es nuestra
premisa básica: que todo en el universo, toda la creación, es energía en diferentes estados,
vibrando a una frecuencia determinada.
El concepto de vibrar a una cierta frecuencia es como decir que aquello que vibra o resuena a
poca frecuencia es más sólido, y aquello que vibra muy rápido, a una frecuencia muy alta, es
más “etéreo”.
Dualidad onda-partícula
La parte más pequeña de un átomo es pura energía, y vibra también a una frecuencia
determinada. En realidad, la física cuántica nos dice que las partículas más pequeñas que
conforman las partes más pequeñas del átomo, ni siquiera existen como tales, sino que se
encuentran en estado de “onda” y solo se colapsan en algo “físico” cuando alguien las observa.
Es decir, que ni siquiera el núcleo central sobre el cual está construida nuestra realidad es algo
físico, sólido y tangible, solo se convierte en algo “físico” cuando es “observado”, mientras
tanto, no es más que una pura onda energética que ofrece múltiples posibilidades de
manifestarse de una u otra forma, dependiendo de qué otra energía interactúe con ella.
Una roca, una flor o Saturno, todos estamos formados por esa misma energía, esas mismas
ondas que forman los componentes primarios de los átomos, que se colapsan en estado más o
menos sólido, cada uno con su frecuencia vibratoria específica, pero manteniendo el mismo
componente básico: ese núcleo energético. Así como nuestro cuerpo físico es energía con
ciertas características (billones de átomos organizados en células, órganos y demás), que ha
tomado cierta forma, nuestros pensamientos y sentimientos emiten a su vez energía a una
frecuencia determinada. Es esencial comprender esto. Es el punto principal del curso.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 6
Cada vez que piensas o sientes algo, emites energía de cierto tipo, que forma ese
pensamiento o emoción que has tenido y que va a tener unos ciertos efectos en el mundo
exterior donde esa energía va a manifestarse.
Ese mundo exterior va a depender principalmente de dos cosas, la energía mental
(pensamientos, ideas) y la energía emocional (sentimientos, emociones) que proyectamos, que
combinadas pueden resultar en una poderosa máquina de creación, pero que cuando trabajan
en oposición o descoordinadas, pueden resultar en un bloqueo permanente para generar lo
que quisiéramos.
A lo largo del curso vamos a ver en detalle que cuanto más focalizado o intenso es el
pensamiento o sentimiento que emitimos, más directo es el haz energético creado o lanzado al
exterior.
Piensa por ejemplo en tu voz, cada vez que hablas, cantas, gritas o susurras, envías un haz de
energía hacia fuera. Esta energía puede ser captada por los oídos de las personas que te
escuchan, o por cualquier grabadora, micrófono o radiocasete. Cuando piensas, emites el
mismo tipo de energía con cada uno de tus pensamientos, de diferente tipo y frecuencia, solo
que no tienes a tu disposición, físicamente, un artefacto que te permita ver o medir esa
energía que sale constantemente de tu cabeza.
Al igual que cuando gritas concentras mucha energía en un solo haz sonoro, cuando
concentras tu pensamiento fijamente en un solo concepto, emites una energía focalizada en
ese tema. En este caso, la energía de tu pensamiento se disipa por el aire, por el mundo
porque esa energía tiene una cierta potencia y llega hasta un cierto punto.
Al igual que tu voz se oye bien a pocos metros de distancia y nada a dos kilómetros de tu casa,
tu pensamiento concentrado llega hasta cierto punto, aunque al tratarse de una energía con
una frecuencia vibratoria más alta, llega mucho más lejos aún con poca potencia que
cualquiera de los gritos que puedas dar.
Al contrario que la voz, los pensamientos, emociones y la energía que contienen tienen una
característica muy especial que dice que “lo semejante se atrae”. El concepto exacto es que,
aquello que es igual, acaba por acabar junto. Cuando emites “A” (consciente o
inconscientemente), tu energía atrae más de “A”, si cambias a emitir “B”, atraerás hacia ti todo
lo que tenga “B”, sean estas letras sinónimo de emociones, deseos, sensaciones, o eventos
reales. Aquello que emites es principalmente lo que da la indicación de que es lo que siempre
atraes o atraerás hacia ti y lo que conformará tu vida, la que tus cinco sentidos pueden percibir
como “real”. Es lo que se llama genéricamente la Ley de la Atracción.
Imanes energéticos
Piensa en ti como un imán para describir el concepto de por qué sistemas energéticos de la
misma frecuencia tienen tendencia a atraerse unos a otros. Los núcleos de energía básica que
componen nuestros pensamientos y emociones son como imanes que buscan juntarse con
otros núcleos energéticos de la misma frecuencia y con las mismas características. Nosotros,
como seres humanos, somos el compendio y la suma de millones de células cada una con sus
millones de átomos cada uno vibrando a una cierta frecuencia ligeramente diferente del resto
(es lo que hace que un mismo núcleo energético básico se pueda convertir en una célula para
el corazón o en una célula para el hígado). Aquello que emitimos, somos, o pensamos, no es
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 7
sino un gran imán para todo aquello “de ahí fuera” que concuerda exactamente con nuestras
mismas características.
Es como ponerle una etiqueta a cada pensamiento de forma que diga “unidad energética 1,
potencia 12, vibra a frecuencia X y contiene la imagen de un coche rojo”. Y eso sale disparado
al inconsciente colectivo flotando por algún sitio encima de nuestras cabezas
(simbólicamente). En la mayoría de los casos, esta energía se disipa y se desvanece antes de
que ese pensamiento actúe como el imán que es, detecte y atraiga energía similar a ella y
convierta esa energía en algo real. Sin embargo, como decimos, en la mayoría de los casos,
para nosotros, nada sucede en realidad porque nuestro pensamiento se ha disipado mucho
antes de que ningún proceso “de atracción” pudiera llegar a ocurrir. Nuestro imán no ha
tenido tiempo de hacer su trabajo.
Si lo que queremos es atraer algo a nuestra vida de forma consciente, la forma que la
materialización de nuestros pensamientos cobrará, mediante ese impulso energético, desde el
momento que deseamos algo hasta que aparece, pasa por diferentes estados o fases y tiene
diferentes requisitos que han de ser cumplidos, que veremos más adelante en detalle.
A partir de aquí vamos a ver que tenemos dos formas básicas de manifestar el mundo exterior
en el que vivimos: de forma consciente, sabiendo lo que generamos y trabajando por ello, y de
forma inconsciente, dejando que sea una realidad común y el trabajo de nuestro
subconsciente quien se encargue del trabajo. Vamos a ver primero esta última forma que es la
más normal para la mayoría de nosotros.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 8
Creación inconsciente- generando la
realidad sin darnos cuenta
Para la mayoría de las personas de este planeta, la realidad que perciben y en la que viven
inmersas les viene “dada”. Nos la encontramos cada mañana cuando nos levantamos de la
cama y, en casi todos los casos, creemos no haber tenido nada que ver con ella. Aunque en
parte sea así, pues simplemente hemos aceptado que lo creado por el inconsciente colectivo
es lo que “ya nos va bien”, por otro lado es también nuestra mente subconsciente la que se
encarga de trabajar día y noche, sin descanso, para generar aquello que percibimos como
“nuestro mundo exterior”.
¿Quiere decir esto que género mi realidad sin darme cuenta de ello? Pues así es. Puesto que el
mundo que creemos ver como real y sólido no es más que la suma de millones de ondas
electromagnéticas, de energía en movimiento, creando un perfecto holograma tridimensional.
Todas las posibles realidades están presentes en forma de componentes energéticos que
decodificamos con nuestros sentidos y nuestro cerebro.
Aquello que todos vemos por igual y con lo que todos estamos de acuerdo, no son más que las
proyecciones energéticas del inconsciente colectivo, al cual estamos todos conectados, y de lo
cual hemos creado una versión en nuestra propia realidad. El hecho de que la hierba sea
verde, la nieve blanca y fría, el fuego queme o el agua sea transparente es porque todos
estamos de acuerdo en que eso es “así”, y así lo percibimos, estamos programados desde
tiempos inmemorables para aceptar que para todo el mundo esas cosas tienen el mismo
significado, y gracias a ello, podemos interactuar y vivir juntos en algo que aparentemente es
tangible y real para todos por igual, pero que en realidad, no son más que “proyecciones
holográficas” aceptadas por todos. Al igual que en la película Matrix, donde “la verdadera”
realidad no era más que un conjunto de números pasando sin cesar en un ordenador, la
realidad común de este planeta no es otra que múltiples ondas que todos decodificamos de la
misma forma.
Generación común
Ahora bien, ¿quién genera esas ondas? ¿Quién genera esas realidades potenciales? Nosotros
lo hacemos. O mejor dicho, la suma de nuestra mente consciente y de nuestro subconsciente
lo hace. Como decodificamos esa realidad y la convertimos en “nuestra realidad” lo veremos
un poco más adelante. De momento, empecemos por explicar cómo funciona la creación del
mundo que llamamos real, la generación de pensamientos y como conseguimos que las cosas
lleguen a nosotros sin que nuestra mente analítica parezca ser parte involucrada en el proceso.
El modelo siguiente nos puede ayudar a comprender bien todo lo que voy a explicarte a
continuación:
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 9
Este modelo se basa en tres factores: nuestro pensamiento consciente, nuestra mente
subconsciente y la mente inconsciente colectiva.
El pensamiento consciente es el conjunto de nuestra actividad mental diaria (todos nuestros
pensamientos, decisiones y proceso de datos que entran por nuestros cinco sentidos), la
mente subconsciente es nuestra mente automática de la que no somos conscientes, la que
absorbe todos los datos que le llegan sin discriminar ninguno y ejecuta sus propios procesos
lógicos de razonamiento. Es también el mediador entre la mente lógica y el inconsciente
colectivo, así como el almacén de todos nuestros recuerdos, sensaciones, memorias y
emociones enterradas profundamente a lo largo de toda nuestra vida que salen pocas veces, si
no ninguna, a la luz de la mente racional, pero que la influencian constantemente. Finalmente,
el inconsciente colectivo es la mente infinita que contiene toda la información, de todas las
personas, de todo el planeta, la suma de todos los pensamientos de la gente, acumuladas
como en una gran tela de araña que toma su forma y se ha instalado muy por encima de
nuestras cabezas, fuera del alcance de nuestros sentidos, en un rango frecuencial ligeramente
superior del que podemos percibir.
Si nos fijamos en el diagrama, vemos que hay cuatro personas (A, B, C, y D). “C” no está
indicado como tal, pero es la persona en la parte superior del dibujo. Los semicírculos son las
mentes subconscientes y el círculo externo es la mente colectiva que ya hemos comentado,
también conocida por muchos nombres en las diferentes filosofías, literaturas y
religiones. Finalmente, la línea de puntos exterior indica que no existe frontera para la mente
colectiva, abarca todo y a todos sin excepción.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 10
El poder del subconsciente- deseos concretos
Veamos un ejemplo. Jorge, un joven deseoso de irse a trabajar a Australia, tiene esa idea en la
cabeza desde hace tiempo, es un gran deseo, y su pensamiento “normal”, la mente analítica,
es obviamente consciente del mismo. Asignemos a Jorge la letra A del diagrama. Pero Jorge no
es de los que conocen ni ha oído hablar de herramientas de creación consciente, ni sabe que
puede generar su deseo controlando el proceso, sin embargo, eso no es obstáculo para que
pueda terminar consiguiéndolo.
Lo que sucede es que la mente subconsciente de Jorge toma este deseo y lo implanta en el
inconsciente colectivo, no sólo el deseo total en sí (el objetivo final), sino además toma en
cuenta cada detalle en el cual se pueda descomponer nuestra petición.
De forma paralela, la mente subconsciente de cada ser humano está continuamente
explorando, activamente, el inconsciente colectivo buscando cualquier cosa con la cual
resuene, es decir, cuya frecuencia vibratoria sea la misma que la del deseo expresado (de este
y de todos los otros que anteriormente hayamos emitido). Puesto que somos imanes, nuestro
sistema energético en su totalidad, el emisor de “luz” que es, tampoco puede dejar nunca de
emitir, y, por naturaleza, está siempre intentando atraer todo aquello con lo que resuena a su
mismo nivel frecuencial. No es que sea un esfuerzo pasarse el día explorando el inconsciente
colectivo y el conjunto de las “ondas energéticas” que existen “ahí fuera”, forma parte de su
propia naturaleza y de sus funciones “cotidianas”.
Sigamos con el ejemplo. Pongamos ahora que Cristina es directora de recursos humanos de
una empresa en particular que ofrece un trabajo en Australia (letra C). El subconsciente de
Cristina detecta el deseo del subconsciente de Jorge, y se fija al mismo. En estos momentos,
ambas mentes están “enganchadas” a través del inconsciente colectivo. Ni Cristina ni Jorge
tienen la más remota idea de que la proyección mental del primero (el deseo de trabajar en la
empresa de Cristina) ha sido “recogido” por la persona adecuada para hacerlo realidad, ni
sabrán jamás que esto ha sido así a no ser que sean altamente conscientes de los procesos
mentales que suceden en su subconsciente, algo normalmente improbable.
Para que esto haya sido posible no ha bastado un simple pensamiento de Jorge al respecto, si
hubiera sido así y solo hubiera emitido un pequeño haz con el contenido de su deseo, este se
hubiera diluido rápidamente en la mente colectiva. No, para que el subconsciente de Cristina
(y el de muchas otras personas) se hayan podido fijar y enganchar al deseo de Jorge, este ha
tenido que emitirlo con gran potencia, quizás no ha dormido durante noches dándole vueltas
al asunto, imaginando sin parar cómo sería su vida en Australia, hablando a los amigos del
tema y viéndose a sí mismo ya en ese puesto. Solo así su pensamiento ha tenido tanta fuerza
que ha impactado al inconsciente colectivo. Todo esto sin saber que estaba usando ciertas
herramientas de creación que veremos luego.
Sigamos. ¿De qué manera se preparan la sincronicidades necesarias para que Cristina pueda
contratar a Jorge, si es que se puede llegar a dar el caso?
Las mentes subconscientes de ambos influenciarán a sus respectivas personalidades para
hacer aquello que sea necesario para que Cristina y Jorge graviten el uno hacia el otro. El
inconsciente de Cristina, sabiendo que esta tiene que cubrir unas vacantes y que ha puesto un
anuncio en el sitio tal, proyectará una cierta señal en el inconsciente colectivo que hará que
Jorge sea influenciado por su mente inconsciente para que se acerque a mirar un cierto
periódico donde está publicada esa vacante. El universo y la mente colectiva (sin entrar en las
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 11
ayudas que tenemos de nuestro Yo Superior y nuestros guías espirituales para generar estas
sincronicidades), sincronizarán todos los eventos posibles para que Jorge termine encontrando
ese anuncio o consiga enterarse de que la empresa de sus sueños está buscando gente, incluso
puede que Jorge sienta una fuerte intuición de que debe hacer o mirar algo con respecto a esa
empresa, como si fuera una idea implantada en la cabeza que aparece de repente.
Es probable que Jorge esté buscando trabajo en decenas de lugares a ver si encuentra lo que
busca, pero su mente subconsciente le está intentando guiar hacia un lugar determinado
donde sabe que está lo que desea. Cuando Jorge hace caso de esa idea que le vino a la cabeza,
a esa conversación que oyó “por casualidad”, a ese anuncio que vio en el periódico o a ese
slogan que oyó en la radio y donde salía el nombre de esa empresa, y se fía y sigue esas
señales, ¡tachan!, el anuncio del puesto de trabajo de sus sueños está allí colgado. Vaya
casualidad, ¿no? Evidentemente esto no es todo. El trabajo aún no está conseguido y el
proceso para que Jorge consiga su objetivo puede ser aún muy largo. Pero el proceso será el
mismo. Los eventos que sean necesarios poner a disposición de Jorge para conseguir su
objetivo irán apareciendo (y aquí vamos a poner de momento en el mismo “saco” a todas las
ayudas que tenemos para generar las sincronicidades, desde la pura atracción energética,
hasta las influencias de nuestros guías o entidades espirituales, que están evidentemente, al
tanto de lo que está pasando).
Obviamente, estamos presuponiendo que los diferentes niveles de conciencia (desde su
subconsciente, a su alma, a su Yo Superior) de Jorge “aprueban” que termine en ese trabajo,
porque si, por alguna razón, en algún otro nivel sabemos que para nosotros es mucho mejor
opción hacer otra cosa, importará poco el deseo de la mente de Jorge, y, aunque puedan
aparecer pequeñas sincronicidades que parecen querer llevarle hacia su deseo, pues la ley de
la atracción es pura física, en el fondo no lo terminará consiguiendo.
Suponiendo que Jorge está en el buen camino, y que empieza a percibir eventos sincronizados
en su vida, todos relacionados con ese deseo suyo de trabajar en la compañía de Cristina.
Sabiéndolos interpretar y siguiéndolos puede acortar el tiempo de consecución del objetivo,
dejándolos pasar puede provocar que Cristina contrate a otra persona y el proceso tenga que
volver a ponerse en marcha o que Jorge al final abandone su sueño y decida hacer otra cosa,
con lo que el proceso de sincronización se parará y simplemente comenzará otro basado en el
nuevo deseo de Jorge. Porque eso también pasa. Cambiamos de deseo como cambiamos de
camisa, al menos la mayoría de los mortales. La elección es nuestra en todo momento y
nuestra mente inconsciente seguirá trabajando sin interrupción ejecutando y buscando los
eventos que concuerden con nuestros deseos.
Así es como funciona más o menos la creación inconsciente de la realidad en la que vivimos,
especialmente a nivel de deseos concretos, simplemente nos conectamos a la mente
colectiva, y de una forma u otra vamos atrayendo hacia nosotros aquello con lo cual
resonamos. Mientras que nuestro subconsciente tiene el papel más importante en ese sentido
al hacer por si solo parte del trabajo de atracción de aquello que queremos a nivel racional,
sigue siendo un proceso del cual no tenemos control por no saber que está sucediendo, como
sucede, cuando y como podemos influir en lo que sucede.
Es una forma de manifestación más cómoda, de hecho, al ser inconsciente, es automática,
pero eso no quiere decir que sea la más óptima, pues en este caso, podemos atraer cualquier
cosa, ya que prácticamente nadie es capaz de controlar conscientemente sus pensamientos y
emociones, y esa es la clave para trabajar con los métodos de manifestación consciente que
veremos luego.
Curso de creación y manifestación consciente
© David Topí www.davidtopi.com 12
Ejercicio: Párate a observar deseos y pensamientos que estén sucediendo de manera
más o menos constante en tu cabeza. Aprende a tomar conciencia durante unos días
sobre esas ideas que no dejan de rondarte y empieza a anotarlas. Intenta averiguar
que estas en estos momentos manifestando a nivel subconsciente observando la
realidad que tienes a tú alrededor: cosas, personas, eventos, situaciones. Haz una lista
de cómo es tu entorno y de cosas que no te gustan, y otra de cosas que sí, para
empezar a discriminar todo aquello que debemos empezar a transmutar poco a poco
en el proceso de creación de una nueva realidad.
__________________________________________
_____________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________