Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Temas variados

 

 

Terapias y cursos en Madrid, España www.terapiaycursos.com

www.mineralesmagicos.es Tu tienda de minerales

EL SEXO, LA COMIDA Y EL ESPÍRITU

 

Cuando las personas van ejerciendo y perdiendo el placer en el sistema sexual lo irán a buscar en el sistema lengual en la comida, se dedican a comer. Por eso dicen que cuando acaba el sexo empieza la comida, hay que buscar la sensación, el placer, el darnos satisfacciones.

Lo ideal es encontrar el equilibrio en todo. El problema es cuando abajo existe inhibición, las satisfacciones las iremos a buscar compulsivamente en la sensación del placer en la comida. Parece que comemos lo que sea por que necesitamos sentir algo. Un desequilibrio a la inversa también es contradictorio.

Cuando le quitamos la energía o la vitalidad al sexo y se la quitamos a la comida podemos trabajar en otro plano, el nivel espiritual, el centro del espíritu, un plano mucho más elevado.

No se trata de quitar toda la energía o hacer la total abstinencia en el plano sexual, ni en el plano lengual, si no que se trabaja con menor ritmo en los planos inferiores y así toda la energía que disponen la elevan al plano espiritual. Claro está que este trabajo que realizan los monjes es un poco difícil.

Sin embargo hay dos vías de monjes, la vía monacal que se elevan hacia lo espiritual renegando lo mundano y la vía del monje tántrica o vía tántrica. En la vía primera la del monje que anula la sexualidad y lleva al límite los alimentos, para potenciar el espíritu es un camino donde muchos se quedan en mitad del trayecto, tan sólo unos pocos encuentran de verdad la realización. De muchos que lo practican hay muy poco éxito.

Mientras que la vía tántrica es la de la experiencia de la sexualidad y descubrir en esto el potencial energético para luego subir hacia arriba, hacia el espíritu. Entre la sexualidad, y el espíritu es cuestión de cantidad, ya que la energía es la misma. Unos prefieren celibato y otros la relación de pareja.

Sucede en algunos seres muy especiales que cuando hay abstinencia sexual en sus vidas, llegan a una etapa de la vida que se llama la etapa del andrógino, donde ni es hombre ni mujer, sino ambas cosas a la vez. Es bisexual, la relación sexual la tiene consigo mismo, el cuerpo empieza a ensanchar, aparecen las curvas femeninas, el rostro se trasforma, la voz se hace más fina, etc. Él mismo está intentando descubrir la parte femenina que tenía que buscar en la mujer y la encuentra en él con tan poder que cambia su morfología. Hay mayor crecimiento de hormonas femeninas en su cuerpo. Es un proceso que les viene a seres muy evolucionados en cuerpo, alma y espíritu. A lo largo de la historia han existido maestros de sabiduría que han pasado por esta transformación, y según la humanidad valla evolucionando habrán más todavía.

 

CONFLICTOS EN EL SUEÑO

Para personas con problemas en el sueño les aconsejaremos que antes de ir a dormir practique varios minutos la posición fetal.

También  aconsejaremos que antes de ir a dormir hagan varias respiraciones por la fosa nasal izquierda, tapando la fosa derecha. Que se pongan sentados en una silla con la espalda recta y hagan sesiones de doce respiraciones con la fosa nasal izquierda, tres o cuatro series. Con un ritmo lento y tranquilo.

Con este tipo de respiraciones modificamos el comportamiento eléctrico del cerebro e inducimos al cerebro a que valla de un estado de vigilia hacia un estado de semi-sueño. Así llevaremos al cerebro de las ondas alfa a las ondas theta, de mayor frecuencia a menor frecuencia. De un estado de excitación a un estado de relajación

Desde luego que también  tendremos que normalizar la función del esfenoides y de la silla turca y de la sincondrosis esfeno-basilar.

También  veremos y testaremos los músculos oculares, ver como están, si funcionan de forma simétrica, ver si la musculatura ocular hace que los dos ojos suben hacia arriba de forma simétrica, bajan de igual manera, si a la izquierda y la derecha van bien y si en los cuatro oblicuos van bien.

Muchas veces los cruces de los hemisferios cerebrales se producen porque los campos visuales también  están distorsionados en la entrada de la retina. Es importante observar como el individuo recibe la información externa, como le entra a través de sus ojos.

 

LAS SUSTANCIAS TOXICAS

Tenemos que saber que hay muchas sustancias tóxicas que pasan a través de la BCH con mucha facilidad y entran en el cerebro. Esto provoca a veces un ensanchamiento del cerebro, éste se inflama provocando una presión extra al sistema de fascias craneales.
Este efecto puede crear desajustes en los huesos craneales. Lo que podría llevar a una lesión craneal duradera si el impacto fuese duradero e intenso.
Por el contrario si el hecho fuera de escasa magnitud se podría crear un efecto medio beneficioso. Esto lo podemos entender por el hecho de que se produce un Still Point un parón en el impulso rítmico craneal y se está forzando a que se  produzca un nuevo ajuste craneal. El efecto es parecido a lo que llamamos la liberación del quiste emocional. A veces para liberar una tensión tenemos que tensar deliberadamente esa zona, comprimirla para después encontrar una mejor relajación de la zona. Es parecido a lo que sucede a nivel fisiológico cuando liberamos una emoción reprimida.

***********************************************************************************
Los músculos se tensan, se activan, uno grita, llora, ríe, o se mueve, o eructa, o castañea con los dientes, o se activa un tic nervioso, etc., es el efecto de activar o tensar un músculo o fascia para que ésta se relaje a posteriori.
Podemos pensar que es un efecto parecido al producido por las vacunas que necesitan de la propia bacteria o tóxico en pequeñas dosis para que el cuerpo renueve sus anticuerpos y se haga inmune al virus o bacteria que trasmite la enfermedad.
Podemos pensar que casi todo en pequeñas dosis puede ser de utilidad para nuestra salud. El veneno en pequeñas dosis se puede convertir en medicina.
Con todo esto debemos tener un cierto respeto y precaución y realizar estudios científicos sobre cualquier sustancia tóxica que tomemos.
El consumo de alcohol, de tabaco, marihuana o cualquier otra droga afecta sin duda alguna negativamente a la salud. Sin embargo, también sabemos que en algunos casos y en su justa medida puede servir de medicina para una persona. Los últimos estudios científicos sobre el vino parecen indicar que consumido en pequeñas cantidades puede ayudar a la prevención de enfermedades como el Alzheimer, entre otras.

 

INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA

Cualquier intervención quirúrgica provoca enormes restricciones fasciales en la zona, primero locales y luego más dístales, que no son sino respuestas en otras partes del organismo por el acortamiento de los tejidos. Esta fuerza de tracción provoca dolencias en zonas alejadas del punto intervenido como es el caso de los muy frecuentes dolores del hombro derecho tras una operación de apéndice.

 

Revolución en el tratamiento de las lesiones dolorosas.
Pam Bell.
Traducción: Viviana Diogo.
El Dr. Stephen Typaldos es el creador de un nuevo enfoque en el tratamiento de las lesiones, que él denomina «medicina ortopática». Ha escrito un libro sobre sus métodos, que ya va por la tercera edición en inglés, una traducción al japonés, y una traducción al alemán prevista para el próximo otoño. El libro se utiliza como texto en los seminarios que da tanto en los EE.UU. como en otros países, pero está lleno de ilustraciones y explicaciones no técnicas que incluso profanos y pacientes pueden entender.
Typaldos es doctor en osteopatía (una rama de la medicina que trata las lesiones por medio de la manipulación manual del sistema músculo-esquelético). El método osteopático de Typaldos va un poco más allá del método tradicional, incluyendo la manipulación no sólo de los músculos y los huesos, sino también de otros tejidos del cuerpo llamados fascias. Las fascias son un tipo de tejido conjuntivo presente en todo el cuerpo. «La mayoría de los profanos, e incluso la mayoría de los médicos», dice Typaldos, «no son conscientes de la ubiquidad de las fascias».
Los tendones y ligamentos son fascias, y las fascias envuelven todo, incluyendo el corazón, los pulmones y la médula espinal. Están hechas de una materia brillante, blanca, fibrosa y fuerte, que se daña con frecuencia, pero que pocas veces se trata directamente. «Las lesiones en las fascias», afirma Typaldos, «consitutyen la mayoría de los problemas músculo-esqueléticos que sufre la gente: dolor de espalda, túnel carpiano, hombros rígidos. Los cirujanos y otros médicos tratan las fascias, pero no reflexionan de forma específica sobre la forma en que lo hacen; y puede ocurrir que sus consultas y tratamientos tengan éxito debido a que, de forma indirecta, están tratando las fascias. La medicina ortopática dice: «Vamos a examinar las fascias, además de estas otras lesiones, vamos a tratarlas de forma directa y veremos cual es el resultado».
Al parecer Typaldos obtiene excelentes resultados en algunos de sus pacientes, tanto en lesiones antiguas como en las recientes. La teoría es que, aún cuando la lesión primaria, por ejemplo, un hueso roto, se haya curado, el daño infringido a la fascia seguiría sin haber sido tratado, lo que haría que el paciente experimentase dolores o disfunciones. El médico sin conocimientos de ortopatía puede no ser capaz de tratar el problema o siquiera de comprenderlo.
La propia situación de Typaldos es un caso muy a propósito. La muñeca que se rompió siendo médico interno en el hospital Mercy de Toledo (Ohio) fue tratada por un médico ortopédico. Tras tenerla varias semanas escayolada, el hueso se había curado considerablemente; pero dos años más tarde, Typaldos todavía no había recuperado del todo la movilidad en la muñeca. La respuesta de su médico, que la cura hubiese consistido en no romperse la muñeca, no satizfizo a Typaldos. Una mañana, mientras estaba en la ducha, Typaldos se puso a trabajar en esa muñeca sin compasión, manipulándola con toda la fuerza que tenía en su otra mano. El dolor era atroz, pero el resultado mereció la pena. Al día siguiente podía mover la muñeca como si nunca hubiese sufrido una lesión, y no sentía ningún dolor. A lo largo de más de cinco años, Typaldos practicó medicina de urgencias, durante los cuales ideó y perfeccionó el tratamiento ortopático de las lesiones agudas. «Me dediqué a ello», dice Typaldos, «partiendo de los errores. La gente venía a mi consulta y me decía: "No me está Ud. ayudando". Me decían: "Me duele aquí, doctor; ¿Qué es?". Y empecé a escucharles».
La descripción que los pacientes dan de su dolor es la primera pista que sigue Typaldos. El dolor puede ser «ardiente», «tirante», «móvil» o «palpitante», y el paciente puede señalar un punto específico o puede hacer un gesto con la mano que abarca una zona amplia. Esta información dice a Typaldos de qué tipo de lesión fascial se trata (ha identificado seis tipos). Cada tipo requiere un tipo de tratamiento diferente. El tratamiento se aplica con las manos, por medio de presión y movimiento que reestructuran la fascia y la ponen en su lugar correcto. No obstante, algunas lesiones fasciales pueden darse a un nivel profundo o fuera del alcance de las manos; por esta razón, Typaldos hace un fuerte hincapié en educar a otros terapeutas, especialmente a los cirujanos, sobre la importancia de reparar las lesiones fasciales durante la cirugía.
Typaldos espera que la ortopatía llegue a ser tan popular entre los terapeutas como lo es entre sus pacientes. «Se está estableciendo», asegura Typaldos, «porque es mejor que ningún otro tratamiento, y los pacientes lo pueden entender».
Actualmente, la ortopatía trata, por lo común, esguinces, dolores de espalda, cuello y hombros; codo de tenista; síndrome del túnel carpiano; fibromialgias; e incluso ciertos dolores articulares y abdominales.
Aunque su libro sienta las bases para la práctica de la ortopatía, Typaldos opina que sólo trata la superficie de las posibilidades médicas de la ortopatía. En el epílogo de su libro, Typaldos prevé posibles aplicaciones de la ortopatía para la próxima década, en la que «los pacientes parcialmente paralizados por una apoplejía se recuperarán en cuestión de semanas; y la ortopedia experimentará una revolución a través del desarrollo de técnicas de modelo de lesión fascial intraquirúrgicas. Quizás incluso los infartos de miocardio se podrán prevenir. Estos son retos médicos para el siglo XXI; retos en los que el modelo de lesión fascial jugará, sin duda, un papel importante.
Nota: El libro de Sthepen Typaldos se titula «Orthopathic Medicines: The Unification of Orthopedics and Osteopathy Through the Fascial Distorsion Model».
El modelo de distorsión fascial.
Pam Bell.
Traducción: Viviana Diogo Guinarte.
Revisión: José Luis Gonzáiez Nieto.
Esta es la segunda parte del artículo publicado en esta sección en el número anterior: «Revolución en el tratamiento de las lesiones dolorosas», que nos presentaba la «medicina ortopática», creada por el Dr. Stephen Typaldos.
Modelo de Distorsión Fascial (MDF).
Perspectiva anatómica en la que las lesiones músculo-esqueléticas son consideradas alteraciones específicas en las fascias del cuerpo. Como modelo, el Modelo de Distorsión Fascial es una interpretación abreviada de la patología de las lesiones fasciales y contempla las consecuencias estructurales de las intervenciones osteopáticas y ortopédicas.
Las fascias son el tejido conjuntivo principal del cuerpo, y forman los tendones, ligamentos, retináculos, bandas fasciales, miofascias, adherencias y otros tejidos que rodean y contienen los músculos, huesos, nervios y órganos.
En el modelo de distorsión fascial existen actualmente seis tipos principales de distorsiones fasciales:
1. Banda «gatillo» («Trigger band»):
Banda de fascia distorsionada. La más común de todas se trata de fibras fasciales retorcidas o arrugadas que provocan dolor con sensación de quemazón o de tirón a lo largo del recorrido de la banda fascial. A menudo, los pacientes, inconscientemente, hacen un movimiento con la mano que engloba ese recorrido cuando describen el dolor. (La banda «gatillo» se puede imaginar como una cinta enroscada y un arnés retorcido en el hombro).
2. Punto «gatillo» herniado («herniated triggerpoint»):
Protrusión anormal de un tejido a través del plano fascial. Rara vez se observa en las extremidades. El PGH se percibe como «canicas esponjosas», y son del tamaño de una almendra o herniaciones fasciales más pequeñas.
3. Distorsión en continuo (DC):
Alteración de la zona de transición entre ligamento, tendón u otra fascia y el hueso. Imaginen estas distorsiones como lesiones diminutas de la zona de transición hueso-ligamento. Los pacientes señalan a la DC con el dedo y se quejan de un dolor localizado en un punto.
4. Distorsión de plegamiento:
Alteración tridimensional del plano fascial. Estas lesiones son similares a lo que pasa con un mapa de carreteras que se despliega y luego se vuelve a plegar incorrectamente. Las distorsiones de plegamiento duelen a un nivel profundo de la articulación.
5. Distorsión en cilindro:
Superposición de las espirales cilíndricas de las fascias superficiales. Las distorsiones en cilindro provocan un dolor profundo en una zona no articular que no se puede reproducir o aumentar con la palpación.
6. Fijación de planos:
Alteración en la capacidad de deslizamiento de las superficies de las fascias. Cuando los pacientes se quejan de que la articulación está rígida o sienten como que «le falta aceite», están describiendo una fijación de planos. Las fijaciones de planos son superficies fasciales que han perdido la capacidad de deslizarse.
Prácticamente todas las lesiones músculoesqueléticas, desde un tirón en un músculo a un hombro congelado, se pueden incluir en una o varias de las distorsiones fasciales anteriorrnente descritas. La estrategia del tratamiento en el enfoque ortopático es determinar qué tipos de distorsiones están presentes en una lesión dada y corregirlas.
El doctor Typaldos en su consulta.
El doctor Typaldos en su consulta.
Esguince de tobillo:
Una lesión del tejido blando en el tobillo en la que hay hinchazón, dolor y pérdida de movimiento, pero no fractura. En el MDF, los esguinces de tobillo se dan en tres variedades: continuo, banda gatillo y plegamiento.
Bursitis:
Área dolorosa bajo un músculo que es sensible al tacto. Desde el punto de vista clínico, la mayoría de las bursitis son bien bandas gatillo o distorsiones en continuo.
Síndrome del túnel carpiano:
Distorsiones fasciales del retináculo y las fascias de la muñeca que resultan en síntomas de quemazon, parestesia, hormigueo o dolor en muñeca, antebrazo, dedos o mano. Las distorsiones en cilindro y las bandas gatillo son las etiologías más comunes.
Dolor crónico:
El concepto ortopédico de «crónico» depende del tiempo; si una lesión ha estado presente durante seis meses o un año, entonces se considera crónica. Esta perspectiva temporal implica que las lesiones crónicas son de larga duración (o incluso permanentes), pero no dice nada sobre la naturaleza de la lesión anatómica, o el porqué de que tales lesiones no se hayan curado. En el modelo de distorsión fascial, el dolor crónico es visto desde una perspectiva anatómica. Una vez se forman las adherencias fasciales, la lesión se torna crónica. Teniendo en cuenta que todas las distorsiones fasciales de cualquier tipo pueden, eventualmente, generar bandas gatillo y que las adherencias se forman a partir de los entrecruzamientos de las zonas retorcidas de las bandas gatillo, toda lesión fascial puede terminar siendo crónica. Hay que señalar que las lesiones que requieren férula o descanso tienden a aumentar la formación de adherencia fascial, porque los movimientos musculares, que tienden a movilizar las fibras afectadas están reducidos. Por lo tanto, para evitar que las lesiones se vuelvan crónicas, las bandas gatillo necesitan corregirse antes de que se formen las adhesiones. La actividad física, tal como estiramientos o gimnasia, también puede ser útil, ya que ayuda a volver a alinear las fibras fasciales separadas e impide que los entrecruzamientos se unan incorrectamente a estructuras adyacentes.
Fibromialgias:
Distorsiones fasciales múltiples que involucran amplias zonas del cuerpo con una excesiva formación de adherencias. Los signos físicos siempre comprenden bandas gatillo con adherencias (que convierten la lesión en crónica), el punto gatillo herniado supraclavicular, y distorsiones de plegamiento paravertebrales. Sin embargo, también son frecuentes otras distorsiones fasciales como las distorsiones de continuo y las fijaciones de planos. En casos extremos, los síntomas de distorsiones en cilindro son tan prominentes que confunden el diagnóstico médico al añadir extraños descubrimientos objetivos y quejas de tipo neurológico a la presentación clínica.
En la fibromialgia se da una lesión inicial (por lo general, un plegamiento) que no se corrige. La pérdida de capacidad de amortiguación de las fascias de plegamiento paravertebral provoca que las bandas fasciales adyacentes se distorsionen cuando se ejerce un exceso de fuerza sobre ellas. Debido a que, funcionalmente, son más cortas que cuando no están lesionadas, las bandas gatillo recién formadas tiran de otras fibras adjuntas con tal fuerza que esas bandas (incluyendo las fibras fasciales en torno a la fosa supraclavictilar) también se distorsionan. Para empeorar las cosas, los entrecruzamientos rotos son incapaces de reordenarse correctamente debido a las fibras fasciales no corregidas y retorcidas, y al final se regeneran indebidamente al unirse a estructuras incorrectas, tales como fascias en espiral, formándose así una distorsión en cilindro. Como las bandas fasciales acortadas tiran de forma desigual de sus orígenes e inserciones, surgen distorsiones de continuo. Y, finalmente, todo este complejo de alteraciones anatómicas limita el movimiento articular y permite que se formen las fijaciones de planos.
La estrategia a seguir en el tratamiento de la fibromialgia es identificar los componentes de la distorsión fascial y corregirlos uno por uno. Si bien la fibromialgia, por lo general, se considera incurable y permanente, para el ortópata, todos y cada uno de los casos son potencialmente solubles.
Esguince de pie:
Lesión del tejido blando del pie que conlleva distorsiones en continuo, distorsiones en cílindro. bandas gatillo y/o distorsiones de plegamiento.
Enfermedad de Osgood-Schlatter:
Distorsiones en continuo de la tuberosidad de la tibia.
Artrosis:
Trastorno en el que la fascia distorsionada en una articulación, o cerca de ella, ha adquirido las características del hueso adyacente.
Tirón muscular:
Banda fascial distorsionada trabada en el vientre de un músculo con alguna angulación respecto al eje del músculo.
Tendinitis:
Banda gatillo o, con menor frecuencia, una distorsión en continuo, presente en un tendón.
Uno de los libros de Stephen Typaldos.
Uno de los libros de Stephen Typaldos.
Codo del tenista:
Zona sensible sobre el epicóndilo externo o interno provocada bien por una banda gatillo, bien por una distorsión en continuo.
Lesión de «latigazo»:
Trastorno resultante de una súbita flexión o extensión de las vértebras cervicales. Las distorsiones fasciales habitualmente responsables del dolor y la pérdida de movimiento del cuello son bandas gatillo, distorsiones de plegamiento, puntos gatillo herniados supraclaviculares y distorsiones en continuo.
Fuente: Bangor Business Monthly (Bangor, Maine, EE. UU.), mayo del 1999.
Contacto:
Ortopatía.
Stephen Typaldos, D.O.,
Osteopathic Extremity Clinic
399 S. Main Street,
Brewer, Maine 04412, EE.UU.
Teléfono: +1-207-989-5879.
Fax: +1-207-989-5399.
Correo-electrónico: <info@orthopathy.com>.
Artículo publicado en el número 60 de la revista «Medicina Holística». Edita: Asociación de Medicinas Complementarias (A.M.C.).

Terapias y cursos en Madrid

Cláusula de derechos de autor

Esta web es personal, privado y gratuito. Su finalidad es divulgativa. Los textos e imágenes de esta página no están destinados a su grabación ni difusión, préstamo, alquiler o cualquier otra acción que vulnere los derechos de autor.La consulta de alguna página de un tercero, a través de ésta, no supone ninguna cesión de derechos por su parte. Ni tampoco su cesión al dominio público.Cualquier persona que se sienta perjudicada puede ponerse en contacto con el autor, para que se suspenda la publicación de cualquier texto o imagen sobre la que ostente derechos. También se puede dirigir a la misma dirección las reclamaciones que corresponda. Juan concienciadeserluz@gmail.com

VOLVER