Crecimiento personal en Madrid
Terapeutas y terapias
Vibración y energía
Tu mundo de energia
Se consciente
Mejora tu nivel bioelectromagnético
Consulta craneosacral
Sesión craneosacral
¿Qué es la terapia craneosacral?
Técnicas
Tratamiento
Beneficios
Biodinámica
Videos Masaje fascial
Movimiento respiratorio primario
El esfenoides
Articulación esfenobasilar
Lesión esfenobasilar
Huesos craneales
Dura madre craneal
Sistema nervioso central
Pituitaria y pineal
La médula espinal
S.N. y craneosacral
La espalda y las emociones
Los diafragmas
El sacro y la pelvis
El pie
La mandíbula o ATM
Paladar duro y blando
Las fascias
Anatomia cuerpo humano
La cabeza humana
Los ojos
Las cadenas musculares
Dirección de las fibras
Segmento facilitado
Fulcros inerciales
Liberación somatoemocional
Procesar tus miedos
Pensamientos
El cuerpo dolor
Emociones
Autoestima
La mente humana
El Ser conciente
La consciencia corporal
El campo energético humano
Los chakras
El quiste energético
La sanación
La inteligencia del cuerpo
La escucha y percepción
La relacion entre la psicología y craneosacral
Una visión personal
La salud del terapeuta
Energía positiva
Bioenergía
Relajación
Estrés
Meditación
Respiración pulmonar
La polaridad
¿Dónde acudir?
Diagnóstico a distancia
Trabajo energético
Tu niño interior
Mensajes para el Alma
Afirmaciones Yo Soy
Embarazo y nacimiento
Evolución humana
Defectos psicológicos
La osteopatía
Reeducación postural
Vidas ejemplares
Buenos consejos
Videos cerebro
Videos craneosacral
Fotos craneosacral
Misterios
Grandes maravillas
Frases y dichos
Resumen
Cursos
Varios1
 

ENLACES

ESPECIALES

 
Tao equilibrio energético
Puntos de osteopatia
Anatomía musculoesquelética
El sexto sentido
Salud y enfermedad
Otras terapias
Las amalgamas
Las cicatrices
Las vacuna
Las vacunas 2
Las vacunas 3
Libros
Audios
Videos
Enlaces
MUNDO DE LAS TERAPIAS
 
NUEVO TAROT
 
POWERT POINT

Reeducación postural

 

 

 

CADENAS MUSCULARES  Y TEJIDO FASCIAL

Hubo un médico francés en 1975 que se puso a investigar el tejido fascial, observó que el alineamiento de las fibras de las fascias provocaba que tras un golpe se produjera un acortamiento de las fascias que llegaba hasta la otra punta del cuerpo, produciendo dolores en estas zonas más dístales.
Si una persona tiene un dolor en el hombro y nosotros le masajeamos ahí, este notará un alivio momentáneo y superficial, pero al día siguiente cuando exista la isquemia nocturna y el enfriamiento, el tejido muscular y tendinoso volverá a su posición y el dolor de nuevo sobrevendrá.
Esto es porque en las zonas profundas el tejido fascial sigue retorcido, guarda la memoria de la retracción del impacto tirando hacia zonas más dístales. El sujeto estará otra vez igual y tendrá que ir a otro terapeuta.
Es como las técnicas de cadenas musculares de Messier (1780) y otros autores, que no son más que las cadenas longitudinales de fascias, de tendón, de músculo, de túnicas, que cuando tiras de una punta se produce efecto en la otra punta.
Simplemente le han puesto diferentes nombres a este hecho de cadenas musculares, que no es mas que la maravillosa unidad y entrelazado de todas las fascias que actúan y son una misma pieza.


Hasta que no hemos llegado a la época de la electrónica, gracias a los microscopios digitales, no hemos podido ver la estructura interna de las fascias, que es muy parecida a la muscular.
Todas las fascias como todo el músculo están huecos en su interior y esto quiere decir que algo está circulando por su interior.
Algunos conductos llevan sangre, otros llevan linfa y un descubrimiento reciente nos dice que en algunos de los conductos se ha encontrado líquido cefalorraquídeo. Anteriormente se creía que este líquido sólo se encontraba en la cabeza y en la columna vertebral, funcionando como una bomba hidrostática.
Este líquido es un material muy especializado, pues está en contacto con el sistema nervioso y tiene la función de alimentar a todo el organismo. Se encuentra en todas las partes del cuerpo, en menor cantidad en las partes más dístales del cuerpo.
Dependiendo del PH de este líquido van a depender las funciones motoras y sensitivas de la persona.
Cualquier desequilibrio de éste líquido que está en contacto con el cerebro y el sistema nervioso periférico, puede provocar muchas patologías.
Cuando tuvimos la oportunidad de observar que las fascias interconectan con todo el cuerpo, hubo osteópatas y quiroprácticos que observaron que estas fascias dan forma al cuerpo humano. Empezaron a estudiar como daban forma al perímetro humano y observaron los diferentes diafragmas que existían: diafragma pélvico, torácico bajo, torácico alto, cervical y craneal.
Estos diafragmas están hechos para mantener la estructura morfológica externa del cuerpo. Es como tener muchos hilos longitudinales y según ponemos y apretamos uno hilos transversales dan forma al perímetro del cuerpo, en la cintura más estrecho y en el tórax más ancho.
La calidad de transmisión de la información del tejido fascial longitudinal depende de ¿cómo? están las tensiones reciprocas del tejido fascial transversal que forman los diafragmas del cuerpo humano. Por lo tanto una de las técnicas cráneo-sacrales es devolver la movilidad a estos diafragmas.
Si queremos que la transmisión de la información por vía fascial y neurológica sea correcta desde la cabeza hasta los pies y desde los pies a la cabeza, tenemos que devolver la total movilidad a estos diafragmas.
En muchos casos esto no sucede y suele haber fallos en alguno de estos diafragmas y las respuestas neuro-vegetativas están atascadas. Muchas personas tienen algún trauma psíquico o físico en algunos de estos diafragmas.
Esto afecta a toda la funcionalidad y fisiología de los órganos que se encuentran en ese diafragma.
Si es el diafragma de la pelvis, estará afectando a todo el aparato reproductor, con sus consecuentes patologías.
Si afecta al diafragma torácico estará afectando a las funciones respiratorias, la respiración correcta debe de ser el perfecto equilibrio entre oxígeno y anhídrido carbónico.
Si fallara el diafragma torácico alto estaría afectando a todas las patologías de origen circulatorio cefálico, una mala circulación hacia la cabeza, una mala nutrición cerebral.
Si se ve afectado el diafragma cervical las patologías tendrán que ver con la deglución, comunicación y expresión.
Si se ve afectado el diafragma craneal es la suma de todas las anteriores más  las relacionadas con la central que es el cerebro. Un cortocircuito aquí en el cerebro es de lo más importante, pues de aquí se gobierna todo el organismo.
Si una persona muy sensible se conecta mentalmente con todo su sistema de fascias, con sus cadenas musculares, con la globalidad de su cuerpo desde la cabeza hasta los pies, descubrirá la perfecta interrelación tensional de membranas que  hay por todo su  cuerpo.
Yo mismo en pequeños estados de meditación me he dado cuenta de esta sensación. Me he concentrado en alguna parte de mi cuerpo para aliviar la tensión de sus tejidos y enseguida he notado como en partes más distales, por ejemplo los pies, se iba realizando un nuevo ajuste, se iba relajando otros tejidos bastante separados de la zona donde estaba realizando la curación o transmisión de energía. La impresión o sensación es maravillosa. Es como tratarte con energía el cuello y ajustarte automáticamente el estómago o las caderas, a la vez que percibes un cosquilleo en el pie.
Todo esta unido por el tejido fascial y todo tiene una inevitable interrelación en el ámbito de tensiones reciprocas y de canales de energía.
Ahora a veces noto como se  desajusta el esfenoides, se anterioriza el lado derecho y percibo como todo mi lado derecho del cuerpo se anterioriza también, hasta las caderas. Esto simplemente puede ser un ajuste que el cuerpo necesita hacer para re-encontrar un mejor equilibrio o punto medio. Pongo mis manos en mis caderas y percibo las membranas de mi cadera y de mi pierna derecha mas baja que la otra.
Esto al principio me pareció impresionante, mágico y sorprendente. Me preguntaba por que notaba y sentía una pierna más larga que otra, ponía mis manos en las piernas y notaba la membrana derecha más baja que la otra, yo me decía que no podía ser. Fui siguiendo la tensión de las membranas hasta llegar al esfenoides, que por algún motivo lo tenía anteriorizada derecha.
Como ya sabéis, yo sigo la tensión de las membranas con una percepción algo extrasensorial, llamado percepción quinestésica. Es una percepción elevada a través del tacto, por eso me resulta tan fácil percibir los aspectos sutiles de los tejidos y su componente energético.


 


REEDUCACIÓN POSTURAL GLOBAL

R.P.G.

Es un método de terapia corporal descrito por su creador, P. Souchard, en su obra "Le Champs Clos" escrita en 1.981 después de 15 años de investigación en el campo de la Gimnasia Postural.
Actualmente hay más de 5.000 especialistas diplomados en esta disciplina en el mundo.

 


BASES ESENCIALES

Las funciones hegemónicas del cuerpo: respiración, alimentación y movimiento, son realizadas por la musculatura estática con el consecuente peligro de sobrecarga

La R.P.G. produce contracciones isotónicas excéntricas de la musculatura estática y concéntricas de la musculatura dinámica.

La R.P.G. es un método propioceptivo de inhibición.

 


¿ESPALDA DEBIL?

La musculatura posterior del cuerpo tiene una misión esencial: la de permitirnos permanecer erguidos.
Cuando estamos en pie, nuestros músculos posteriores actúan contrayéndose. Si, además, realizamos algún esfuerzo con nuestras manos y brazos, aún deben esforzarse más.
Dejamos de tener la espalda erguida cuando nos acostamos. En ese momento, nuestros músculos posteriores pueden descansar. Sin embargo, durante unas 16 horas al día esos músculos están actuando, tensándose.
Semejante tarea no puede realizarse con una musculatura "débil" como algunos pretenden.
Las molestias, los dolores de espalda, nuca, etc., son siempre la consecuencia de una musculatura posterior demasiado fuerte y que presiona en exceso sobre las articulaciones y los discos intervertebrales.
No es casualidad el hecho de que los problemas musculares aparezcan siempre en la parte posterior del cuerpo.
En conclusión, "débil", cuando se trata de espalda, sólo puede ser una metáfora para querer decir rígida, carente de capacidad elástica.
Fortalecer aún más la espalda dolorosa porque se la tiene por débil sólo conduce a mayor rigidez y, por tanto, a mayor dolor.


La causalidad

El encadenamiento muscular

El cuerpo es una totalidad funcional integrada. El aparente sencillo acto de caminar, por ejemplo, implica un complejísimo proceso de coordinación neuro-muscular. Podemos estudiar en anatomía el funcionamiento de tal o cual músculo, analizarlo finamente; pero no entenderemos nada si no alcanzamos una visión sintética, aquella que ve la interrelación de los músculos entre sí para lograr realizar una función corporal.

Los músculos están organizados. Su organización adopta la forma de cadena muscular. Cuando actuamos sobre un eslabón, todos los demás eslabones de la cadena se ven afectados.
Si sólo nos fijamos y tratamos terapéuticamente la zona en la que aparece el síntoma: dolor, deformación, torsión, etc., sólo logramos un alivio provisional. Mientras la causa del síntoma esté en otro lugar de la cadena muscular y no seamos capaces de hacerla desaparecer, el síntoma, la patología, no desaparecerá. Esta es la razón por la que un buen número de terapias corporales son ineficaces: carecen de la necesaria visión global de la dinámica muscular.


La enfermedad no existe

Sólo los enfermos son reales. Cada persona es un mundo: tiene una sensibilidad propia, una historia corporal diferente y, por consiguiente, responde a los estímulos de una manera personalizada.
La lesión corporal es, con frecuencia, el resultado de disfunciones que van produciendo sus efectos nocivos, incluso durante años, hasta que un día se manifiestan en forma dolorosa en el otro extremo de la cadena muscular en la que se originaron.
En esos casos, la causa no se conoce o ha sido olvidada.
Un pie, por ejemplo, sufre un esguince doloroso que produce una serie de retracciones, rotaciones, etc., encaminadas a evitar el dolor. Si el dolor persiste durante un tiempo, la deformación defensiva se fija y, años después, puede manifiestarse como un dolor cervical sin causa aparente.

El especialista en R.P.G. siempre investiga a cada persona en particular buscando las causas últimas de sus perturbaciones.


Reeducación Postural Global R.P.G

La R.P.G. no se llama así porque corrija "las malas posturas" -cosa que también hace, por cierto- sino porque realiza su acción terapéutica a través de posturas corporales por medio de las cuales efectúa una corrección global de las cadenas musculares y un ajuste preciso del cuerpo de acuerdo a la normalidad de sus ejes anatómicos.
Las sesiones de R.P.G. duran 50 minutos generalmente. Si la lesión o disfunción no es grave, una sesión semanal será suficiente.
Desde los siete años de edad cualquier persona puede ser tratada ya que se trata de un método suave y progresivo.

Indicaciones:

Escoliosis, Hiperlordosis, Hipercifosis.

Patología dolorosa de la columna (cervialgia, dorsalgia, lumbalgia, ciática y alteraciones sacrolíacas).

Rigidez y dolor articular (artrosis, reuma, espondilitis).

Alteraciones de la biomecánica de la estática (acortamiento de las cadenas musculares).

Alteraciones de la biomecánica de la marcha (pies cavos y planos, hallus valgus, rodillas valgas y varas).

Alteraciones de la biomecánica de la respiración (bloqueo inspiratorio, pecho hundido).

Alteraciones de la biomecánica del miembro superior (adormecimiento, hormigueos, hombro congelado, escápulas latas, hombros elevados).

Contracturas, cansancio y calambres musculares (hipertonía muscular, stress).

Cefaleas, vértigos, tortícolis de origen mecánico.

Recuperación de la elasticidad muscular y corrección de la morfología corporal.

 

 

 

 

Por http://www.euskalnet.net/eragin/c-postura.htm


 

 

¿Qué es el dolor de espalda?

Es un dolor, una sensación de tensión muscular o de rigidez localizada en la espalda que puede o no puede ir acompañada de dolor en los brazos o en las piernas.
¿En qué situaciones se produce el dolor de espalda?
En situaciones de la vida diaria, cuando recogemos objetos pesados, o niños pequeños del suelo, cuando conducimos o viajamos en coche durante muchas horas, o cuando estamos sentados en una silla trabajando o estudiando durante mucho tiempo, tenemos muchas posibilidades de que se nos manifieste un dolor de espalda.

¿Por qué el dolor de espalda es un problema de primera magnitud?
Porque es una enfermedad muy común en hombres y mujeres de esta edad. Por ejemplo, más del 50% de los finlandeses de más de 30 años han experimentado más de 4 episodios de dolor de espalda en su vida. En una encuesta realizada a finlandeses y finlandesas de edades comprendidas entre los 20 y los 50 años de edad, cerca de la mitad de las personas refirieron haber tenido un episodio de dolor de espalda en el mes precedente. Además, el dolor de espalda es la causa más importante de incapacidad en las personas mayores de 45 años, y es la segunda causa de absentismo laboral, detrás de los catarros y gripes. También es una de las causas de visita al médico más frecuentes. El dolor de espalda afecta por igual a hombres y a mujeres, a trabajadores de oficina y a trabajadores manuales, y su incidencia va creciendo en los últimos años, debido a los cambios que se están produciendo en los hábitos de vida. Por lo tanto, se trata de un problema de primera magnitud, por su repercusión en la calidad de vida de las personas de mediana edad y en los costes sociales, laborales y económicos que conlleva.

¿Cuáles son los principales componentes de la espalda?
La espalda es el centro de una elaborada red de nervios, huesos y músculos que trabajan coordinadamente para que podamos mantenernos de pie, movernos y relacionarnos con el exterior. Esquemáticamente se puede dividir en dos componentes: 1) la columna vertebral y, 2) los músculos y ligamentos de la espalda.

¿Qué es la columna vertebral?
La columna vertebral es un conjunto de 26 huesos, llamados vértebras, separados entre sí por unas almohadillas de tejido blando, llamados discos intervertebrales. Este conjunto de vértebras y discos se mantiene unido por medio de ligamentos situados entre las vértebras y a lo largo de toda la columna vertebral. Los músculos de la espalda, se insertan en las vértebras.

¿Qué son las vértebras?
Las vértebras son los huesos de la columna vertebral. La figura (2.15 y de pagina 41) muestra un dibujo de dos vértebras y de un disco.

Se observa que cada vértebra tiene una parte interna central más frágil, rodeada por una zona más sólida. Las vértebras se prolongan hacia atrás, en forma de espinas, llamadas "apófisis espinosas". Estas apófisis son las que se tocan cuando nos palpamos la espalda. A ambos lados de las apófisis se encuentran las "carillas articulares" que mantienen la columna vertebral bien alineada y sirven para enlazar una vértebra con las dos vértebras contiguas. Además de ser el principal soporte de la espalda, las vértebras sirven para proteger la médula espinal, que discurre en un canal llamado "canal espinal" situado entre la parte central de la vértebra y las apófisis espinosas. De la médula espinal, salen nervios entre las vértebras que inervan a otras partes del cuerpo. Como el espacio dejado por las vértebras para que salgan los nervios es pequeño, basta que se produzcan pequeñas alteraciones en las vértebras, en los discos o en las carillas articulares para que puedan afectar a los nervios y provocar dolor en la espalda y en otras partes del cuerpo.

¿Qué son los discos?
Los discos que están situados entre dos vértebras, llamados "discos intervertebrales", son almohadillas de tejido blando que permiten que las vértebras puedan contorsionarse más fácilmente. La figura (2.16) muestra un esquema de un disco intervertebral, situado encima de una vértebra.

Se observa que el disco está formado por una zona central gelatinosa, llamada "núcleo pulposo", rodeada por una zona de tejido más firme y fibroso, llamada "anillo fibroso". El anillo fibroso del disco absorbe la mayor parte de la tensión que se transmite a la columna vertebral cuando esta es sacudida, y el núcleo fibroso ayuda a que la tensión se transmita de modo uniforme a la columna. El disco se alimenta de los nutrientes que le suministra la sangre por medio de unos vasos sanguíneos situados en una zona de tejido situada inmediatamente por encima y por debajo del disco y, en menor medida, por los vasos sanguíneos que alimentan las vértebras. Sin embargo, los vasos sanguíneos situados en la zona inmediata del disco desaparecen con la edad y el disco solamente queda pobremente irrigado por los vasos sanguíneos que irrigan a la vértebra. Esta poca irrigación del disco hace que, con los años, se vaya volviendo rígido, soporte mal las sacudidas y pueda salir hacia el canal espinal y comprimir la médula espinal.

¿Qué son los ligamentos de la espalda?
Son tejidos que conectan las vértebras entre sí, y permiten mantener juntos los huesos de la columna vertebral. Sin embargo, los ligamentos no son estructuras tan fuertes como para permitirnos mover, levantar o girar. Para ello, necesitamos la ayuda de los músculos.

¿Para qué sirven los músculos de la espalda?
Para permitirnos realizar los movimientos de la espalda. Es importante que los músculos tengan la fuerza suficiente para realizar los movimientos y las tareas que se le exigen a la espalda. De lo contrario, los ligamentos, los discos intervertebrales y las vértebras deberán soportar cargas más elevadas que podrán alterarles y favorecer la aparición del dolor de espalda.

¿Por qué se producen los dolores de espalda?
Los dolores de espalda pueden tener orígenes muy diversos y muchas veces no se sabe por qué ocurren. Algunas de las causas más frecuentes que favorecen la aparición de los dolores de espalda son las siguientes:
1) Contracturas musculares o lesiones de ligamentos. Muchos dolores de espalda se producen porque los músculos o los ligamentos de la espalda no pueden soportar las tensiones y las tareas que se le solicitan, porque están débiles o fatigados. Otras veces se producen las lesiones en músculos en buen estado sometidos a esfuerzos bruscos o excesivamente intensos (ejemplo: levantar objetos muy pesados). Afortunadamente, estas lesiones suelen curar bastante rápidamente haciendo reposo, tratándolas con hielo y tomando medicación.

2) Alteración de los discos intervertebrales. Se ha señalado anteriormente que con la edad disminuye la irrigación de los discos intervertebrales. Esto hace que el núcleo cada vez se haga más rígido y fibroso y soporte peor las tensiones a las que se le somete. Con los años, el núcleo puede sobresalir hacia atrás y comprimir la médula espinal o uno de los nervios que salen de la médula espinal. Esto puede provocar dolores de espalda y también dolores en otras zonas del cuerpo que están inervadas por el nervio que sale de la médula espinal y ha sido comprimido. Es lo que ocurre por ejemplo con la ciática.

3) Alteración en las articulaciones que hay entre las vértebras. Como las vértebras están separadas por los discos intervertebrales, cuando estos se degradan se suelen producir alteraciones entre las articulaciones situadas entre dos vértebras que favorecen la aparición del dolor de espalda. Por ejemplo, una alteración de las articulaciones es la llamada "espondilolistesis", que es el deslizamiento de una vértebra sobre otra. Este deslizamiento puede comprimir la médula ósea o un nervio que sale de ella y provocar dolor.

4) La osteoporosis. Como se ha visto con detalle en el apartado dedicado a la infancia, la osteoporosis es una enfermedad que se caracteriza porque la masa de los huesos está muy disminuida y su contenido está muy deteriorado. La osteoporosis puede deformar las vértebras y favorecer los dolores de espalda.

5) El embarazo. Cerca de la mitad de las mujeres embarazadas tienen dolor de espalda. Ello se debe, probablemente, a que durante el embarazo se estiran los músculos abdominales y esto aumenta la tensión en los músculos de la espalda. Además, durante el embarazo se producen una serie de cambios hormonales en la mujer que ablandan algunas estructuras, como por ejemplo los discos intervertebrales, que pueden favorecer la aparición de la fatiga y del dolor de espalda.

6) Por último, hay una serie de factores controlables que favorecen la aparición de dolores de espalda. Estos factores son: la obesidad o el sobrepeso, los movimientos bruscos, el tabaquismo, las malas posturas en la vida diaria, el sedentarismo, los valores bajos de fuerza muscular de los músculos de la espalda, el abdomen, y las piernas, los valores bajos de movilidad de las caderas, la depresión, el estrés y la falta de calcio.
En los siguientes apartados se señalarán los pasos que hay que dar cuando sintamos dolor de espalda, los tratamientos médicos más recomendados y la manera de ayudar a prevenir y tratar los dolores de espalda mediante programas de ejercicio físico y mediante una buena educación postural.
¿Qué pasos hay que dar cuando uno siente dolor en la espalda?
El primer paso que conviene dar es saber si es necesario que consultemos o no al médico. Se recomienda que hay que ir inmediatamente al médico si se tiene un dolor de espalda con estas características :
- El dolor se ha producido como consecuencia de un golpe, una caída o un accidente.
- El dolor se ha producido súbitamente levantando un objeto pesado (en el caso de que se trate de una persona mayor).
- Cuando, además del dolor de espalda, notamos que nuestro pié tropieza al andar o no podemos ponernos de puntillas.
- Cuando, además del dolor de espalda, sentimos una continua sensación de hormigueo, entumecimiento o debilidad en las piernas o en la parte baja del tronco.
- Cuando el dolor de espalda nos despierta por la noche, pero mejora si nos levantamos y andamos.
- Cuando se ha perdido el control al orinar o al defecar.
En todos esos casos, se recomienda ser visto rápidamente por un médico. Además, también conviene ir al médico, aunque sin urgencia si:
- Además del dolor, sentimos un dolor que recorre nuestras piernas o brazos.
- Si tenemos inflamados o doloridas otras articulaciones sin que hayamos tenido un accidente o una caída.
- El dolor no mejora después de varios días de reposo y de haber tomado algunas medidas para intentar aliviarse por sí mismo.

¿En el caso de que no sea necesario ir al médico, cómo puede uno intentar aliviarse por sí mismo?
Siempre que no se necesite ir al médico, se recomiendan 6 consejos para intentar aliviarse el dolor de espalda por sí mismo:
1) Detener la actividad y estar en reposo. Una buena posición de reposo es estar tumbados boca arriba en la cama, con una almohada bajo las rodillas. Otra posición recomendada es tumbarse boca arriba en el suelo, poniendo una almohadilla debajo del cuello y apoyando los pies en el asiento de una silla o sillón. Es importante que las rodillas estén en ángulo recto. La figura muestra esta última posición.

Si el dolor es muy intenso, se puede intentar estar en reposo en cama durante 2 días. No conviene estar más de dos días de reposo en cama, excepto si lo recomienda el médico, porque los músculos que soportan la espalda pueden debilitarse y perjudicar la curación.
2) Mientras se esté 1 ó 2 días en la cama, hay que evitar la posición sentada, porque se aumenta la tensión en la espalda. Sin embargo, conviene levantarse cada 2 a 3 horas de reposo en cama, ponerse de pie y moverse durante 20 a 30 minutos. En este tiempo se puede andar despacio.

3) Hay que tumbarse y levantarse con precaución de la cama. Para ello, si se tiene dolor en la parte izquierda de la espalda, hay que acostarse por el lado izquierdo de la cama, y si duele la parte derecha de la espalda, viceversa. Para acostarse, hay que bajar la cabeza y el tronco hacia la izquierda, como indica la figura , y levantar las piernas. Después, rodar despacio hasta colocarse boca arriba. Para levantarse de la cama, hay que seguir los pasos inversos.

4) Se puede tomar un analgésico y un antiinflamatorio (aspirina). No hay que tomarlos si se tiene asma o pólipos nasales, o si se es alérgico a estos medicamentos. Siempre conviene consultar el prospecto.

5) Durante las primeras 48 horas, aplicar hielo (en el interior de una bolsa de plástico) durante no más de 20 minutos, sobre la piel o sobre una toalla fina que esté sobre la piel de la zona dolorosa de la espalda. El frío reducirá el dolor, la inflamación y las contracturas musculares. Se puede repetir esto tres o cuatro veces por día. Si se es muy sensible al frío o se tiene artritis reumatoide, hay que ser prudentes con el frío.

6) Después de 2 días de dolor, se puede tratar la zona dolorosa con calor, excepto si el dolor de espalda fue causado por una accidente o caída. El calor suele disminuir el dolor. El calor se puede aplicar tomando una ducha caliente en la zona dolorida, o aplicando sobre la zona dolorosa una botella de agua caliente envuelta en una toalla, durante 20 minutos, dos veces al día.
Por último, si los dolores no ceden convendrá visitar a su médico.

¿Cuáles son los tratamientos más recomendados por los médicos para tratar el dolor de espalda?
El reposo, la medicación contra el dolor (analgésicos), la inflamación (antiinflamatorios), y las contracturas musculares (miorelajantes),la fisioterapia, el ejercicio físico y la educación postural, portar aparatos ortopédicos (como los corsés), las tracciones, y las intervenciones quirúrgicas. En los próximos párrafos se comentarán los consejos sobre educación postural para prevenir en lo posible el dolor de espalda.

¿En qué consiste la educación postural para prevenir los dolores de espalda?
Consiste en aprender una serie de consejos y normas que conviene tener en cuenta en los gestos y posturas habituales de la vida diaria, para intentar prevenir los dolores de espalda. En los siguientes párrafos se señalarán algunos consejos útiles a tener en cuenta cuando se está de pié, durmiendo, conduciendo, en la oficina, o tenemos que coger pesos.
¿Cómo se aconseja estar de pié?
La figura muestra cuál debe es la mala postura (izquierda) y cuál es la buena postura (derecha) cuando estamos de pié .

Se observa que la postura correcta se caracteriza porque la cabeza está echada hacia delante, la parte de debajo de la espalda está extendida, la tripa sale hacia adelante y los hombros y las caderas no están alineadas. Por el contrario, la postura correcta se caracteriza porque los hombros están levantados, la cabeza está tiesa, los hombros están alineados con las caderas, y la tripa no sale hacia adelante.


¿Cómo se aconseja dormir?
Si se duerme boca arriba, dormir sin almohada o con una almohada pequeña bajo la cabeza o el cuello. También puede ser adecuado dormir con una almohada bajo las rodillas.
Si se duerme boca abajo y se sienten molestias en la espalda al dormir, se puede colocar una pequeña almohada bajo la tripa.
Siempre conviene utilizar un colchón duro porque es un buen soporte para la columna y permite cambiar de posición más a menudo que un colchón blando.

¿Cómo se aconseja conducir?
- Parándose con frecuencia y dando un paseo durante unos pocos minutos.

- No intentar hacer un ejercicio violento de fuerza después de un largo viaje. Las vibraciones que produce el vehículo cansan los músculos de la espalda. Hacer ejercicios violentos cuando se tienen los músculos de la espalda fatigados, puede favorecer la aparición de dolores de espalda.

- Para entrar en el coche, ponerse de espaldas al coche, colocando una mano en el respaldo del asiento y la otra en la parte superior de la puerta. Sentarse lentamente. Flexionar las caderas y las rodillas, para levantar los pies y llevarlos hasta la repisa del coche. Ayudándose con ambas manos, girar el cuerpo hasta colocarse en posición de conducir. Para salir del coche, utilizar la secuencia inversa.

- Cuando conduzca, mantenga la espalda lo más pegada posible al asiento. Para ello se puede colocar un soporte en la parte baja del asiento. No tenga los brazos y piernas demasiado estirados. Por último, asegúrese que las rodillas están más elevadas que su cadera (Figura 2.23).

¿Cómo se aconseja estar sentado en la oficina?
Estar mucho tiempo sentado debilita los músculos de la espalda y agrava los dolores de espalda. Se suelen dar algunos consejos para sentarse delante del ordenador, para escribir y para elegir la silla adecuada.

¿Cómo se aconseja sentarse delante del ordenador?
Como lo indica la figura (figura 2.24), es decir:
- Ajustando la altura de la silla de modo que la parte alta de la pantalla del ordenador quede ligeramente por debajo de los ojos.
- Colocando el ordenador exactamente enfrente de nosotros, no a un lado.
- Colocar la pantalla a un brazo de distancia de nuestro cuerpo, e inclinar la pantalla para que no deslumbre.
- Usar un sujeta papeles ajustable para leer lo que tenemos que pasar al ordenador.
- Asegurarse que estamos apoyando la parte baja de la espalda y las muñecas.
- Apoyar los pies en un apoya pies situado en un plano inclinado que permita mantener las rodillas más elevadas que las caderas.


¿Cómo se aconseja sentarse para escribir en la oficina?

Como lo indica la figura (figura 2.25), es decir:
- Asegurándonos que estamos apoyando la parte baja de la espalda y las muñecas.
- Manteniéndose erguido.
- Colocando el cuerpo cerca de la mesa.
- Apoyando el papel en el que se escribe en un plano inclinado, como indica la figura.
- Reposando los codos en la mesa o en los brazos de la silla.
- Apoyar los pies en un apoya pies situado en un plano inclinado que permita mantener las rodillas más elevadas que las caderas.
- Si se prefiere estar inclinado hacia delante, se puede apoyar los brazos en la mesa. En este caso, los brazos soportan el peso del tronco.


¿Qué características debe tener la silla que utilizamos para sentarnos en la oficina?
Se aconseja que la silla tenga las características de la figura (figura 2.26), es decir:
- Asegurarse que el asiento ofrece un buen soporte para los muslos y que existe suficiente espacio a cada lado de nuestro cuerpo para mover los muslos en la silla con facilidad.
- La silla debe poder inclinarse ligeramente (unos 10 grados) hacia atrás, pero no mucho más. El respaldo de la silla debe ser ligeramente más ancho que nuestra espalda y ligeramente más bajo que nuestros hombros. Si la silla va acompañada de un soporte lumbar, mejor.
- Asegurarse que la silla puede girar fácilmente y que tiene ruedas.


¿Cómo conviene levantar o mover objetos pesados de un estante situado encima nuestro?
Como lo indica la figura (figura 2.27), es decir: subiéndose a un taburete, doblando las rodillas y evitando coger objetos por encima de la cabeza o ponerse de puntillas.


¿Cómo conviene levantar o mover objetos del maletero de un coche?
Como se indica en la figura (figura 2.28), es decir: apoyando una rodilla en el borde del coche, y manteniendo la mano que no va a coger el objeto apoyada en un lado del coche. Después, coger el objeto y mantenerlo lo más próximo posible del cuerpo.


¿Cómo conviene levantar objetos que están en el suelo?
Como se indica en la figura (Figura 2.29), es decir: doblando las rodillas (no doblando los codos). Doblar la pelvis y contraer los músculos abdominales. Mantener el objeto lo más cerca posible del cuerpo. Levantar el objeto haciendo fuerza con las piernas.


¿Por qué es importante el ejercicio físico para prevenir el dolor de espalda?
Ante todo, conviene señalar que el ejercicio físico no es la fórmula mágica que permite prevenir y tratar los dolores de espalda. Sin embargo, se ha demostrado que las personas que tienen pobres valores de fuerza de extensión del tronco, de fuerza en los pectorales y poco equilibrio y resistencia aeróbica, suelen tener más dolores de espalda o perciben que su espalda no funciona normalmente. Además, se ha observado que las personas que hacen ejercicio físico de modo frecuente pero no intenso, tienen menos episodios de dolor de espalda que las personas sedentarias. Por último, algunos estudios han encontrado una reducción muy importante de los dolores de espalda en sujetos sometidos a entrenamientos intensos de fuerza de los músculos abdominales y de la espalda, Por ello, se recomienda que las personas que hayan tenido un episodio de dolor de espalda, o quieran prevenirlo, realicen un programa de ejercicio físico. Este programa, es muy similar al recomendado a la población que no ha tenido dolores de espalda, aunque hay que respetar algunas peculiaridades.

 

El ejercicio físico mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez, la "imagen corporal" y la sensación de bienestar, se produce una estabilidad en la personalidad caracterizada por el optimismo, la euforia y la flexibilidad mental.

Los programas de actividad física deben proporcionar relajación, resistencia, fortaleza muscular y flexibilidad. En la interacción del cuerpo con el espacio y el tiempo a través del movimiento, se construyen numerosos aprendizajes del ser humano. Esta construcción se realiza a través de una sucesión de experiencias educativas que se promueven mediante la exploración, la práctica y la interiorización, estructurando así el llamado esquema corporal

En el V Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria se ha destacado la importancia de la realización de actividades deportivas para el desarrollo físico, psíquico y social. Además, el deporte tiene una gran influencia en la prevención de muchas enfermedades como la obesidad, la hipertensión y la diabetes.

Se estima que entre un 9 a un 16 por ciento de las muertes producidas en los países desarrollados pueden ser atribuidas a un estilo de vida sedentario. En el estado de salud de una persona este es un factor fundamental que se combina con otros determinantes importantes como la dotación genética, la edad, la situación nutricional, la higiene, salubridad, estrés y tabaco.

5.1. Beneficios de del Deporte sobre la Salud Física y Mental de los Individuos:

Sobre el corazón

Disminuye la frecuencia cardiaca de reposo y, cuando se hace un esfuerzo, aumenta la cantidad de sangre que expulsa el corazón en cada latido. De esta manera la eficiencia cardiaca es mayor "gastando" menos energía para trabajar.
Estimula la circulación dentro del músculo cardiaco favoreciendo la "alimentación" del corazón.
Sobre el sistema circulatorio:
Contribuye a la reducción de la presión arterial.
Aumenta la circulación en todos los músculos.
Disminuye la formación de coágulos dentro de las arterias con lo que se previene la aparición de infartos y de trombosis cerebrales.
Actúa sobre el endotelio, que es la capa de células que tapiza por dentro a las arterias segregando sustancias de suma importancia para su correcto funcionamiento, mejorando su actividad y manteniéndolo sano y vigoroso. Todo esto por una acción directa ya través de hormonas que se liberan con el ejercicio.
Mejora el funcionamiento venoso previniendo la aparición de varices.
Sobre el metabolismo:
Aumenta la capacidad de aprovechamiento del oxígeno que le llega al organismo por la circulación.
Aumenta la actividad de las enzimas musculares, elementos que permiten un mejor metabolismo del músculo y por ende una menor necesidad de exigencia de trabajo cardíaco.
Aumenta el consumo de grasas durante la actividad con lo que contribuye a la pérdida de peso.
Colabora en la disminución del colesterol total y del colesterol LDL ("malo") con aumento del colesterol HDL ("bueno").
Mejora la tolerancia a la glucosa favoreciendo el tratamiento de la diabetes.
Incrementa la secreción y trabajo de diferentes hormonas que contribuyen a la mejoría de las funciones del organismo.
Colabora en el mantenimiento de una vida sexual plena.
Mejora la respuesta inmunológica ante infecciones o agresiones de distinto tipo.
Fortalecimiento de estructuras (huesos, cartílagos, ligamentos, tendones) y mejoramiento de la función del sistema músculo esquelético contribuyendo efectivamente en la calidad de vida y grado de independencia especialmente entre las personas de edad.
Disminuye síntomas gástricos y el riesgo de cáncer de colon
Sobre el tabaquismo:
Los individuos que realizan entrenamiento físico dejan el hábito de fumar con mayor facilidad y hay una relación inversa entre ejercicio físico y tabaquismo.
Sobre los aspectos psicológicos:
Aumenta la sensación de bienestar y disminuye el estrés mental. Se produce liberación de endorfinas, sustancias del propio organismo con estructura química similar a morfina, que favorecen el " sentirse bien" después del ejercicio
.Disminuye el grado de agresividad, ira, ansiedad, angustia y depresión.
Disminuye la sensación de fatiga. Le da más energía y capacidad de trabajo.
Sobre el aparato locomotor
Aumenta la elasticidad muscular y articular.
Incrementa la fuerza y resistencia de los músculos.
Previene la aparición de osteoporosis.
Previene el deterioro muscular producido por los años.
Facilita los movimientos de la vida diaria.
Contribuye a la mayor independencia de las personas mayores.
Mejora el sueño.

 

Introducción
Dado que la inactividad prevalece en la mayor parte de la población, hay consenso en que se mejoraría mucho ese aspecto si la población sedentaria se volviera cada vez más activa, gastando de 200 a 300 kcal. en días alternativos, lo que equivale a caminar entre 6 y 8 km o correr durante unos 3 a 5 km.Se observa que los individuos que tienen un gasto calórico cercano a las 2.000 kcal. por semana, presentan un índice de mortalidad mucho más bajo con relación a poblaciones sedentarias.
Principios básicos de la actividad
Sobrecarga
Este principio detalla una característica básica de todo ser vivo: el uso aumenta la capacidad funcional. Si un tejido o sistema tiene que trabajar contra una resistencia que no está acostumbrado, en lugar de debilitarse, se fortalece (utilízalo o piérdelo). Las mejoras obtenidas se pierden si se reduce o desaparece la carga (principio de reversibilidad).
Entre las variables que contribuyen a la sobrecarga en un programa de ejercicio están la intensidad, duración y frecuencia del ejercicio. La combinación de estos elementos dan como resultado, un cantidad de trabajo total, o gasto energético, suficiente para aumentar la capacidad funcional de los sistemas cardiovasculares y respiratorios.
Especificidad
Los efectos del entrenamiento que se derivan de un programa de ejercicio son específicos al ejercicio realizado y a los músculos utilizados. Por ejemplo, una persona que sólo corre, no notará grandes cambios en los brazos. Lo mismo, un individuo que sólo realiza trabajos de baja intensidad que estimulan las fibras lentas de los músculos, no lograrán cambios en las componentes rápidas de dichos músculos. El tipo de adaptación que tiene lugar como resultado de un entrenamiento es específico al tipo de entrenamiento que se realiza (los trabajos de resistencia aeróbica desarrollan la capilarización, el número y tamaño de mitocondrias, etc, mientras que un trabajo de fuerza, desarrollará la hipertrofia muscular, con un aumento en el grosor de las proteínas contráctiles de la fibra muscular).
Por lo tanto se puede resumir, que todo tejido se adapta a la carga a la que es expuesto. Para aumentar la capacidad funcional de un tejido hay que sobrecargarlo. El tipo de adaptación es específico a las fibras musculares que intervienen y al tipo de ejercicio.
Elementos Principales
Los ejercicios que utilizan grandes grupos musculares para que se contraigan de forma rítmica y continua son los tipos que estimulan específicamente al sistema cardiorrespiratorio. En cambio, ejercicio que implique masas musculares pequeñas y grandes intensidades, son menos apropiados, ya que implican una carga cardiovasculares muy elevada en relación al gasto energético implicado. Las actividades que mejoran el fitness cardiorrespiratorio son altas en costo calórico y por lo tanto contribuyen a cambiar la composición corporal.
Revisión del individuo
La persona debe completar previamente los formularios del estado de salud y realizarse una evaluación inicial de preparticipación (Médica y de la Condición Física).
Fomento de la participación regular
El ejercicio debe convertirse en parte importante del estilo de vida de una persona, no es algo que se hace esporádicamente, o hacerlo durante unos pocos meses en el año. Las mejoras obtenidas con la actividad física se pierden con la inactividad. Sólo la gente que adopta el ejercicio como forma de vida se beneficia de sus efectos a largo plazo.
Proporcionar variedad de actividades
Un programa de fitness debe empezar con actividades que sean cuantificables, como caminar, andar en bicicleta, correr, para de esa manera tener un control estricto de la intensidad (velocidad de desplazamiento) y la duración (tiempo, metros recorridos, etc).
Comienzo del programa
Al tener personas sedentarias que comienzan un programa, no hay que olvidarse de empezar lentamente. El individuo debe empezar con actividades cuya intensidad y duración le permita disfrutar de la misma, y a partir de allí empezar a incluir gradualmente actividades cuya carga global sea mayor. Por lo tanto, si el objetivo es lograr hacer un trote suave, el primer paso es recorrer buenas distancias en un nivel de intensidad menor, caminatas.
Como regla general, se puede establecer que toda persona que logra caminar de forma continua y con un paso ligero durante unos 6.5 km., ya está pronta para empezar a trotar suavemente (jogging).
Formato de un entrenamiento de fitness
La parte principal de un entrenamiento de fitness consiste en realizar actividades dinámicas que involucren grandes masas musculares, con una intensidad y duración suficientes para sobrecargar al sistema cardiorrespiratorio. Es necesario, previamente, realizar actividades del tipo estiramientos y ejercicios de entrada en calor, así como ejercicio de resistencia abdominal. Los cuales tienen como objetivo proteger a la zona lumbar. Al finalizar es importante realizar una actividad de vuelta a la calma de similares características.
Evaluaciones periódicas
Es importante realizar pruebas con cierta regularidad para determinar los nuevos niveles alcanzados por el individuo, y permitir tomar nuevas decisiones en cuanto a la metodología del entrenamiento a aplicar.
Formulación de la prescripción del ejercicio
El efecto del entrenamiento depende de la sobrecarga impuesta al sistema, es decir, la intensidad, duración y frecuencia del entrenamiento. Está demostrado que se puede lograr cambios funcionales significativos con trabajos que tengan una intensidad entre el 50 y el 85% del VO2 máx. (Consumo máximo de oxígeno), con una frecuencia de entre 2 y 5 veces por semana, y una duración de entre 15 y 60 min. por cada sesión.
La combinación de intensidad y duración da como resultado el gasto energético (trabajo total) de 200 a 300 kcal. por sesión.
Frecuencia
Existen estudios que comprueban que las mejoras de fitness cardiorrespiratorio son más significativas cuando la frecuencia semanal se estabiliza en 4 días. La opción de realizar actividades en días alternativos tiene un efecto muy importante a nivel del fitness cardiorrespiratorio, pues se relaciona a un muy baja incidencia de lesiones y un éxito en la reducción de la grasa corporal.
Duración
Las mejoras en el VO2 máx. (Consumo máximo de oxígeno) aumentan con la duración de la sesión de la actividad. Pero hay que tener en cuanta que la duración de la actividad depende de la intensidad.
Si el objetivo es realizar un gasto calórico de 300 kcal. en la sesión, y se trabaja a una intensidad de 10 kcal./min, basta con realizar 30 minutos de actividad. Si la intensidad es la mitad, entonces, la duración deberá ser el doble. La duración de una sesión debe estar equilibrada con la intensidad para que provoque un gasto calórico de entre 200 y 300 kcal. por sesión.
Intensidad
Las mejoras funcionales cardiorrespiratorias se obtienen con intensidades de entre el 50 y el 80% del VO2 máx.. Pero en el caso de los sedentarios, investigaciones demuestran que el umbral de intensidad está ubicado en los niveles inferiores (50 a 60% del VO2 máx.). En cambio, en personas que ya pueden realizar actividades de moderada intensidad, deben centrar las intensidades entre el 60 y el 80% del VO2 máx..
Carga metabólica
La forma más directa para determinar la intensidad del ejercicio es el cálculo del VO2 máx., lo cual es muy costoso, por lo cual se puede tomar algunas de las pruebas indirectas para medir el mismo, y a partir de allí, calcular el porcentaje a trabajar.
Ejemplo:
Una persona de 75 kg tiene un VO2 máx. de 3 L/min, lo cual es igual a 15 kcal./min, 40 ml/kg/min, y 11.4 Mets.
El 60% del VO2 máx.: 1.8 L/min = 9 kcal. = 6.8 Mets
El 80% del VO2 máx.: 2.4 L/min = 12 kcal. = 9.1 Mets
Una vez obtenidos estos datos es posibles seleccionar las actividades adecuadas para obtener dichos costos metabólicos. Las intensidades calculadas a partir de estos datos no tienen en cuenta la percepción de esfuerzo ni el cansancio producido por la actividad.
La utilización de rangos de frecuencia cardíaca para determinar la intensidad es una herramienta muy utilizada y que permite tener en cuenta dichos elementos.

 

El problema de la salud mental se ha agudizado severamente en la sociedad actual. Una investigación realizada por el Instituto Nacional de Salud Mental Americano -NIMH- (Regier et al., 1984) sobre una muestra de 17.000 personas de cinco comunidades, utilizando como fuente de diagnóstico el DSMMD (American Psychiatric Association, 1980) indicó que durante seis meses, un 20% de la población adulta sufrió de alguna manera de algún trastorno mental y hace una estimación que entre el 29 y el 38% de los americanos adultos puede padecer algún problema psiquiátrico significativo durante sus vidas (Robins et al., 1984).
Una gran parte de los trastornos y de los síntomas se relacionan con el estress, como la ansiedad y la depresión (Regier et al., 1988). Para tratar estos trastornos tradicionalmente se usa la psicoterapia y la medicación. La psicoterapia comprende un largo tratamiento y los psicotrópicos casi siempre presentan efectos colaterales. Sin hablar del alto costo de un tratamiento psicoterapéutico o medicamentoso. De esta manera, para enfrentar a los trastornos referidos, han sido estudiados otros medios alternativos. Una técnica no tradicional es el ejercicio y el deporte.
El valor del ejercicio para la prevención y tratamiento de la ansiedad y la depresión, según Burton (1632), era conocido por los médicos desde la época de Hipócrates. El interés de los médicos en el uso del ejercicio para la salud mental declinó a mediados de este siglo, cuando la psicofarmacología y la neurobiología desarrollaron drogas eficaces para combatir la depresión y los psicólogos y psiquiatras adoptaron la psicoterapia para ayudar al ser humano en sus trastornos emocionales (Campbell & Davis, 1940). Poniendo énfasis en el papel de la conducta en la prevención y en la lucha contra las enfermedades, hubo un retorno hacia la influencia del ejercicio en la etiología y en el tratamiento de los problemas emocionales (USDHHS, 1990).
Actualmente, existe literatura específica que registra la eficacia del ejercicio y del deporte para el mejoramiento de diversos factores emocionales del ser humano y se está aplicando el término PSICOTERAPIA A TRAVES DEL MOVIMIENTO (Rümmele, 1990).
Considero importante presentar algunos aportes para que el lector pueda comprender las distintas posibilidades de aplicación del ejercicio y del deporte para beneficiar el área emocional de los practicantes, ya sea un sujeto saludable, un atleta de élite o de recreación o también un portador de trastornos o de diversas deficiencias.
Definición de ejercicio y deporte

El Colegio Americano de Medicina del Deporte - ACSM (1990) clasifica el ejercicio o el deporte en tres tipos: a) cardiorrespiratorio (aeróbico); b) fuerza o resistencia muscular; c) flexibilidad. La mayoría de los estudios realizados para verificar la influencia del ejercicio sobre el área emocional del ser humano, utilizaron actividades aeróbicas como la carrera, natación o ciclismo. Algunos realizaron ejercicios anaeróbicos (entrenamiento de fuerza). No fueron utilizados ejercicios de flexibilidad.
El deporte utilizado en las investigaciones, son actividades deportivas, individuales o colectivas, que poseen una reglamentación a nivel internacional, practicados desde las escuelas deportivas, el deporte adulto recreativo, así como el de alto rendimiento.
Ejercicio, deporte y ansiedad
El ejercicio y el deporte promueven una reducción significativa de la ansiedad-estado y sus medidas fisiológicas correlacionadas. De acuerdo con el meta-análisis de Petruzzello (1991), examinando la ansiedad-estado, la ansiedad-rasgo y los correlatos fisiológicos de la ansiedad, no importa COMO la ansiedad sea considerada, no hay duda que el ejercicio está asociado con una reducción de esas tres medidas, de acuerdo con la edad, sexo y modelo de salud mental. Una sesión de ejercicios aeróbicos, por ejemplo, es suficiente para reducir la ansiedad de individuos ansiosos (Folkins & Sime, 1981; Mihevic, 1982; Morgan, 1985). Para producir un efecto tranquilizante el ejercicio debe ser rítmico, como la caminata, la carrera, saltar sobre obstáculos, o andar en bicicleta, manteniendo una duración de 5 a 30 minutos, en una intensidad del 30 al 60% de la intensidad máxima permitida para el sujeto (DeVries, 1981).
Algunos programas de ejercicio no reducen la ansiedad (Hughes, 1994; Morgan & Goldston, 1987; Sorensen, 1987) porque no respetan un mínimo de tiempo necesario. La reacción de ansiedad es algo individual y suponer que el ejercicio o el deporte puedan alterar este patrón es algo irreal. Es necesario un tiempo de práctica de entre 4 a 20 semanas. Así también, para trastornos de pánico y agorafobia los resultados han sido controvertibles.
Ejercicio, deporte & Depresión
El ejercicio y el deporte han sido considerados, ya hace cierto tiempo, como una medida higiénica (Antonelli, 1974; Becker Jr., 1985a; 1986). Desde una óptica opuesta, algunos investigadores (Doyne et al., 1987), llegaron a la conclusión que la falta de ejercicio es un factor importante para la aparición de síntomas de depresión. La posibilidad de reducción de los síntomas de ansiedad y depresión por medio del ejercicio, contribuyó para que varios psicoterapeutas comparasen el ejercicio con diversos tipos de psicoterapias tradicionales, demostrando que tanto el ejercicio aeróbico como anaeróbico presentan un valor similar a cualquier procedimiento de psicoterapia tradicional. Martinsen y colegas (1994), revisando 2 estudios quasi-experimentales y 10 experimentales de intervenciones del ejercicio sobre pacientes depresivos señalaron que el ejercicio aeróbico es suficiente para reducir la depresión unipolar sin melancolía y/o conductas psicóticas.
El ejercicio físico puede ser una alternativa al tratamiento o una ayuda en un tratamiento con dispositivos tradicionales de psicoterapia en la formas unipolares de depresión leve o moderada (ISSP, 1992; Bosscher, 1993). Existen dudas si diferentes intensidades en el ejercicio y el deporte presentan beneficios emocionales diferentes a sus practicantes. De acuerdo con Paffenbarger y colegas (1984), el ejercicio debe ser riguroso para estar asociado con un beneficio emocional. No obstante, Leon y colegas (1987) verificaron que el ejercicio moderado ofrece al ser humano un beneficio emocional igual al ejercicio vigoroso. Por otro lado, los ejercicio de alta intensidad, no reducen la depresión y determinan aumento de la tensión, irritación, fatiga y disturbios del carácter.
Un resumen de la consideración (Statement) realizada por los directivos de la International Society of Sport Psychology - ISSP (1992), merece ser presentada para cerrar este artículo. Esta consideración refiere:
El proceso del ejercicio, ya sea de corta o larga duración, causa un bienestar mental y mejoría psicológica. La actividad física es causante de una mejora en la autoestima que produce beneficios en la hipertensión, osteoporosis, crisis diabéticas y varios trastornos psiquiátricos. Es una forma efectiva como otras formas de psicoterapia para el paciente depresivo. Los beneficios individuales del ejercicio incluyen: a) reducción de la ansiedad-estado; b) reducción a niveles mínimos y moderados de la depresión; c) reducción de los niveles de estress; d) reducción de los niveles de neurosis; e) colabora en el tratamiento de la depresión severa; f) beneficia psicológicamente a ambos sexos y a todas las edades.
Bibliografía
AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION – APA (1980) Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (3rd ed.) Washington, DC : APA.
ANTONELLI, F. (1974) Potenzialitá psicoprofilática e psicoterapeutica dello sport. Rev. de Medicina dello Sport, 27 (8) 272-274.
BECKER JR, B. (1985a) Comparison of state anxiety level of runners and sedentaries. VI World Congress in Sport Psychology – Proceedings. Copenhagen : ISSP.
BECKER JR., B. (1986a) The decrease of state anxiety level in psychiatry patients through sports. In L.E. Unestahl (Ed.) Contemporary sport psychology, Orebro: Veje Publ. Inc.
BOSSCHER, R.J. (1993) Running and mixed physical exercises with depressed psychiatric patients. International Journal of Sport Psychology, 24 (2), 170-184.
BURTON, R. (1632) The anatomy of melancholy. Oxford: Printed by Ion Lichfield for Henry Crips
DE VRIES, H.A. (1981) Tranquilizer effects of exercise: A critical review. The Physician and Sportsmedicine, 9, 46-55.
DOYNE, E.J., OSSIP-KLEIN, D.J., BROWMAN, E.D., OSBORN, K.M., MCDOUGALL-WILSOM, I.B. & NEIMAYER, R.A. (1987) Running versus weight lifting in the treatment of depression. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 55, 748-754.
FOLKINS, C.H. & SIME, W.E. (1981) Physical fitness training and mental health. American Psychologist, 36, 373-389.
HUGHES, J.R. (1984) Psychological effects of habitual aerobic exercise: A critical review. Preventive medicine, 13, 66-78.
INTERNATIONAL SOCIETY OF SPORT PSYCHOLOGY – ISSP (1992) Physical activity and psychological benefits. A position statement. International Journal of Sport Psychology, 23 , 86-91.
LEON, A.S., CONNETT, J., JACOBS, D.R., & RAURAMAA, R. (1987) Leisure-time physical activity levels and risk of coronary heart disease and death: the multiple risk factor intervention trial. Journal of the American Medical Association, 258, 2388-2395.
MARTINSEN, E.W. (1994) Physical activity and depression: clinical experience. Acta Psychiatrica Scandinavica, 89 (377 suppl.) 23-27.
MORGAN, W.P. (1985) Physical activity and mental health. In H. Eckert & H.J. Montoye (Eds.) Exercise and health (p.132-145) Champaign, IL: Human Kinetics Publ.
MORGAN, W.P. & GOLDSTON, S.E. (1987) Exercise and mental health. New York: Hemisphere.
PAFFENBARGER, R.S., LEE, I.M. & LEUNG, R. (1994) Physical activity and personal characteristics associated with depression and suicide in American college men. Acta Psychiatrica Scandinavica, 89 (377 suppl), 16-22.
PETRUZZELLO, S.J., LANDERS, D., HATFIELD, B.D., KUBITZ, K.A. & SALAZAR, W. (1991) A meta analysis on the anxiety-reducing effects of acute and chronic exercise. Sports Medicine, 11 (3), 143-188.
REGIER, D.A., HIRSCHFELD, R., GOODWIN, F.K., BURKE, J.D., LAZAR, J.B. & JUDD, L.L. (1988) The NIMH depression awareness, recognition, and treatment program: structure, aims, and scientific basis. American Journal of Psychiatry, 145, 1351-1357.
REGIER, D.A., MYERS, J.K., KRAMER, M., ROBINS, L.N., BLAZER, D.G., HOUGH, R.L., EATON, W.W., & LOCKE, B.Z. (1984) The NIMH epidemiologic catchment area program. Archives of General Psychiatry, 41, 934-941.
RÜMMELE, E. (1990) Spektrum der Bewegungspsychotherapie. Frankfurt: Harri Deutsch.
SORENSEN, M. (1987) Physical activity in policlinical psychiatric treatment. In D.E. Jones & T. Cuddihy (Eds.) 6th International Symposium on Adapted Physical Activities, Brisbane.
US DEPARTMENT OF HEALTH AND HUMAN SERVICES (1990) Promoting Health/ Preventive Disease: Year 2000 Objectives for the Nation. Washington, D.C.: US Government Printing Office.

 

Un estudio argentino acota los casos de dolor de espalda en los que es necesario realizar cirugía. Los autores han demostrado que un método de estiramiento de los músculos de la espalda es capaz de aliviar los graves dolores que causan trastornos como la hernia discal o la escoliosis.
"Nuestro estudio es el primero en mostrar efectividad significativa de un método de rehabilitación en la enfermedad severa aguda y crónica de la columna cervical y lumbar", ha explicado a elmundo.es Conrado Estol, principal firmante de esta investigación, presentada la semana pasada en el congreso anual de la Academia Americana de Neurología.
En qué consiste
La terapia en cuestión, llamada método de reeducación postural global (RPG) o de Souchard, "procura la elongación de cadenas musculares (anterior o posterior) afectadas por rigidez, hipertono y retracción causadas por patología cervical o lumbar. Este estiramiento se logra lenta, suave y progresivamente trabajando toda la cadena muscular afectada en distintas posturas (sentado, parado, acostado y con brazos separados o junto al cuerpo). Paradójicamente, trabajar un músculo individual puede empeorar el problema", agrega Estol, director del Centro Neurológico de Tratamiento y Rehabilitación en Buenos Aires (Argentina).
"La postura de trabajo se elige al evaluar al paciente y observar en qué posición tiene mayor dolor de la zona afectada. Al tiempo que con distintas maniobras se logra el estiramiento isométrico del músculo (por ejemplo, con la persona acostada se coloca una polea que toma la planta de los pies y se levantan las piernas progresivamente a medida que el paciente aumenta la tolerancia de tracción), la terapeuta produce la llamada 'de-coaptación' de la columna: manualmente, ejerce tracción para 'separar' las vértebras mientras se induce el estiramiento muscular", precisa . Una maniobra muy efectiva es la tracción del sacro (última porción de la columna vertebral).
Este especialista confía en las posibilidades de esta estrategia para aliviar múltiples trastornos lumbares. "Los pacientes deben ser evaluados para confirmar que tengan enfermedad degenerativa de la columna (espondilosis, artrosis, [produsión de] discos [vertebrales]) para ser derivados al tratamiento. Este método también es muy efectivo para la escoliosis", añade el especialista argentino.
La investigación
En su estudio, Estol y su equipo tomaron a un centenar de pacientes que padecían una hernia discal o estenosis (un estrechamiento del canal de la columna que comprime las raíces nerviosas) que les ocasionaban dolor lumbar o cervical. "Todos habían hecho todo tipo de tratamiento para los síntomas sin tener éxito (yoga, kinesiología, quiropraxia, ostropatía, acupuntura, medicaciones, inyecciones de corticoides, etc)".
Además, la mayoría experimentaba una limitación moderada de sus actividades cotidianas (por ejemplo, no podían caminar más de diez manzanas sin parar ni podían realizar todas las tareas diarias y faltaban al trabajo por sus molestias). Tras cinco meses de terapia (dos sesiones la primera semana y después una sesión semanal), casi todos (90%) experimentaron una mejoría significativa que les permitió una vuelta completa a sus actividades cotidianas. De entre los demás participantes, cuatro siguiern experimentando ligeras molestias cuando realizaban deporte y seis voluntarios no respondieron a la terapia.
Tras casi dos años de seguimiento, se constató que las molestias no habían reaparecido. "Estos resultados son emocionantes, porque otros tratamientos para el dolor de espalda severo y crónico tienen un beneficio limitado o nulo, y el dolor raras veces sdesaparece por sí solo", señaló el especialista durante el congreso.
Así, "en EEUU se hacen casi 500.000 cirugías de columna por año y existe un mercado de 2.000 millones de dólares en sistemas para fusión de las vértebras durante la cirugía. Sin embargo, no existe evidencia clara de que la cirugía sea efectiva y sí existen datos que muestran que en seguimientos de cuatro a seis años no hay diferencia entre pacientes tratados con cirugía frente a los tratados con métodos conservadores. Nuestros resultados enfatizan aún más que el rol de la cirugía en la enfermedad de columna es muy limitado o casi excepcional", concluye.

 

 

La Globalidad como camino
Lic. Mario E. Korel
mekorel@rpg.org.ar
Kinesiólogo Fisiatra, UNBA
Jefe de Trabajos Prácticos de Biomecánica y Anatomía Funcional, Esc. de Kinesiología y Fisiatría, UNBA.
Miembro de la Asociación Argentina de RPG.
En Reeducación Postural Global (RPG), uno de los objetivos primarios es determinar cual o cuales son las cadenas musculares que una persona tiene afectadas en el cuadro que nos presenta, ya sea morfológico o sintomático. Si bien el término cadena muscular está bastante difundido entre los profesionales Kinesiólogos, en ocasiones existe la sensación de que esto conduce a un reduccionismo del complejo mecanismo muscular, pretendiendo encerrar en un número reducido de cadenas todos los músculos de nuestra anatomía. Por el contrario, las cadenas musculares son el punto de partida para el análisis de la función muscular como fenómeno interdependiente y permite ubicar dicha función en su contexto fisiológico para luego analizar a uno o varios de sus componentes.
Cuando en RPG hablamos de cadenas musculares tónicas, nos referimos a:
La organización neuro-músculo-esquelética, en función de una coordinación motora organizada, para mantener una acción o posición en contra de la gravedad
Esta función antigravitatoria, función tónica o postural, se la puede considerar un automatismo, con características inconscientes y es en esencia involuntaria, en condiciones normales solo los cambios de esta son los que acceden a la conciencia por medio de la propiocepción, y en condiciones anormales el dolor por tensión mecánica en sus diferentes manifestaciones es el que remite al plano consciente de la posición adoptada en ese instante.
La función postural es la base de toda motricidad dinámica, y se puede asegurar entonces que no es posible un buen movimiento sin una buena postura que lo sustente.
Como concecuencia todo gesto laboral deportivo etc. lleva en el fondo implícito las condiciones posturales donde se sustenta y son esas condiciones las que le otorgaran mayor o menor eficiencia.
Son las características fisiológicas, la organización en cadenas, el carácter tónico, inconsciente e involuntario, lo que determina que ante la necesidad de reeducación de esta musculatura al servicio de la postura, se deban tener en cuenta dichas características para poder actuar en consecuencia.
Existen entonces músculos de la dinámica, músculos fásicos cuya patología más frecuente es una debilidad por hipotonía y atrofia, su tratamiento es el fortalecimiento, mediante el trabajo isotónico concéntrico. En tanto que los músculos tónicos cuya función es la de generar contracciones de escasa amplitud pero sostenidas en el tiempo, asistidas por un refuerzo conectivo abundante, presentan una "debilidad" por hipertonía, rigidez y retracción conectiva. El tratamiento debe ser la flexibilización, mediante una contracción excéntrica que aumente su longitud y devuelva la plasticidad, hecho que se logra mediante las posturas de tratamiento (V. mas adelante).
Las cadenas musculares tónicas descriptas y analizadas en RPG son:
Gran cadena anterior
Sistema suspensor del diafragma y de las vísceras
ECOM
Largo del cuello
Escalenos
Pilares del diafragma
Psoasilíaco y la fascia ilíaca
Aductores pubianos
Tibial anterior

Cadena inspiratoria
Diafragma con su tendón
Escalenos
ECOM
Pectoral Menor
Intercostales
Espinales dorsales
La cadena inspiratoria forma parte de la cadena maestra anterior.

Anterointerna de cadera
Psoas ilíaco y la fascia ilíaca
Pectíneo
Aductores pubianos (aductor menor y medio)
Recto interno
Porción anterior del aductor mayor
Al igual que la cadena inspiratoria, ésta forma parte de la cadena maestra anterior

Cadena maestra posterior
Espinales
Pelvitrocantéreos
Glúteo mayor (porción profunda)
Isquiosurales
Poplíteo
Tríceps sural + Sóleo
Flexores plantares + Flexor Corto

  Lateral de cadera
Piramidal
Glúteo mayor superficial
Tensor de la fascia lata

 Superior de brazo
Trapecio porción superior
Deltoides porción media
Pectoral menor

Anterointerna de hombro
Pectoral mayor porción superior
Subescapular
Coracobraquial

Anterior de brazo
Coracobraquial
Bíceps braquial
Braquial anterior
Supinador largo
Flexores de muñeca y mano, (incluyendo eminencia tenar e hipotenar)

Las cadenas musculares son evaluadas mediante un protocolo que consta de cuatro pasos:


La foto general

Interrogatorio

Examen de retracciones

Reequilibración


Esto permite confeccionar el cuadro del paciente y elegir las posturas más adecuadas para el tratamiento en ese momento. Las posturas, están diseñadas para actuar en las diferentes cadenas, respetando mediante el manejo de las mismas las características de la musculatura tónica ya comentadas pues basan su acción en esos principios.
En RPG se dispone para el tratamiento de cuatro familias de posturas, con las cuales actuar sobre las diferentes cadenas musculares. En líneas generales las posturas tienen función diagnóstica, permitiendo mediante la puesta en tensión el "efecto de amplificación" con el cual se evidencia el comportamiento lesional; terapéutica, por ser la herramienta mediante la cual se lleva a cabo el tratamiento; e integradora, por que permite vincular las diferentes partes del cuerpo durante el tratamiento.

Las cuatro familias de posturas son:


1º- Apertura del ángulo coxofemoral, brazos juntos

Rana al piso brazos juntos

De pie en el medio

De pie contra la pared

2º- Apertura del ángulo coxofemoral, brazos separados

Rana al piso brazos separados

3º- Cierre del ángulo coxofemoral, brazos juntos

Rana al aire brazos juntos

De pie inclinado hacia delante

Sentado

4º- Cierre del ángulo coxofemoral, brazos separados

Rana al aire brazos separados

  La elección de la postura, es uno de los puntos más importante en la R. P. G., permite ajustar el tratamiento a cada paciente en cada sesión, respetando la individualidad, causalidad y globalidad, pudiendo seguir el hilo conductor, desde el síntoma a la causa que le dio origen.
Existen posturas que son más especificas para el tratamiento de determinadas cadenas (v. Cuadro 2), se observara que la cadena inspiratoria se repite en todas las familias de postura, esto se debe al carácter central tanto anatómico como fisiológico que se le da a la misma debiendo ser trabajada en cualquier postura, lo mismo ocurre con la anterior de brazo y la lateral de cadera, todas ellas se denominan Cadenas Institucionales, y pueden abordarse desde cualquier postura.

 

 

Posturas

Cadenas

A.coxofem. brazos juntos

Inspiratoria

superior de hombro

Anterior de brazo

Anterointerna de cadera

Lateral de cadera

A.coxof. Brazos sep.

Inspiratoria

Anterointerna de hombro

Anterior de brazo

Anterointerna de cadera

Lateral de cadera

C.coxof. brazos juntos

Inspiratoria

Superior de hombro

Anterior de brazo

Posterior

Lateral de cadera

C.coxof. brazos sep.

Inspiratoria

Anterointerna de hombro

Anterior de brazo

Posterior

Lateral de cadera

Otros factores para la elección son, el predominio sintomático o morfológico del cuadro y la accesibilidad de la zona donde tengamos que hacer mayor insistencia terapéutica. Cuando el cuadro es de predominio sintomático las posturas elegidas por regla general son sin carga de peso, lo que permite actuar mejor en la decoaptación articular, cuando por el contrario, el cuadro es morfológico se eligen posturas en carga, las cuales tienen mayor efecto ortopédico.
La Reeducación Postural Global permite entonces mediante el análisis específico del problema que se presenta, lograr un tratamiento global, sin que esto signifique carecer de observación analítica, necesaria para lograr que un tratamiento contenga fines precisos.

Bibliografia:
Philippe Souchard, Reeducación Postural Global (Método del campo cerrado), "Instituto de Terapias Globales Bilbao"
Philippe Souchard, Reeducación Postural Global Monografico l
Philippe Souchard, Reeducación Postural Global Monografico ll
Boletín nº1, Asociación Argentina de Reeducación Postural Global 1997
Boletín n°2, Asociación Argentina de Reeducación Postural Global 1998

 

Natura Medicatrix. Número 45. Invierno 1996-1997.
La Reeducación Postural Global (RPG) de Philippe Souchard: Puntos de ruptura con la fisioterapia clásica.
Montserrat Palacín (médico naturista).
Introducción.
El presente trabajo constituye un resumen de las enseñanzas teóricas que se imparten durante los primeras días del curso de Reeducación Postural Global, creado por el fisioterapeuta biomecánico francés Philippe Souchard. Mi propósito es divulgarlo, ya que el conocimiento de este método de fisioterapia garantiza una mejor calidad de vida, por sus posibilidades de prevención y tratamiento de muchas enfermedades del apartado locomotor.
Los conocimientos de anatomía y biomecánica desarrollados por Philippe Souchard constituyen un avance científico decisivo, y corrigen errores fundamentales de las enseñanzas oficiales de fisioterapia. Su comprensión permite solucionar muchos problemas del aparato locomotor que normalmente quedan por resolver, con el agravante de que sus consecuencias van empeorando con los años. También permitirá a los pacientes buscar esta alternativa terapéutica en caso de que los tratamientos convencionales no sean eficaces.
Mi práctica de diez años en este método me ha permitido comprobar sus planteamientos teóricos, y su enorme utilidad terapéutica.
Principios enunciados por Philippe Souchard.
1. Individualidad.
Somos diferentes unos de otros. No hay una lesión idéntica a otra; tampoco pueden encontrarse dos formas idénticas de responder a una agresión.
Primer error en nuestra formación: nos enseñan a tratar hombros, rodillas, espaldas... Hay que tratar enfermos.
2. Causalidad.
Si sufrimos una caída y sentimos dolor, la causa de ese dolor es evidente; pero si un día nos levantamos de la cama con dolor, sin que haya ocurrido nada que lo justifique es que estamos frente a una causa oculta.
Como se describe más abajo, el primer mecanismo de defensa es no sufrir. Para ocultar un dolor haremos compensaciones antiálgicas. Supongamos que nos torcemos un tobillo. El dolor producirá una contracción muscular refleja para proteger la articulación. Si la lesión tarda en curarse, se producirá un acortamiento muscular permanente que irá alterando sucesivamente la buena posición de los distintos segmentos óseos: tibia, fémur, pelvis vértebras... Un buen día podemos sufrir una lumbalgia a causa de esa mala posición. De poco nos servirá tratar la zona lumbar si no disponemos de un método capaz de remontarse a la causa, siguiendo el hilo del acortamiento muscular producido por aquella lesión antigua.
Segundo error: trabajar sólo el síntoma. Hay que buscar la causa.
3. Globalidad.
Uno de los aportes más importante de la Reeducación Postural Global es el descubrimiento de que los músculos estáticos se asocian en cadenas funcionales (figura 1), unidos entre sí por un sistema de fascias y aponeurosis, de manera que no se puede tirar del extremo de un músculo sin alterar el resto de la cadena (figura 2). Cuando se produce una lesión, ésta queda fijada en forma de acortamiento muscular, y se «diluye» a lo largo de las cadenas musculares que tiene más próximas pudiendo dar síntomas a distancia. Para poder remontarnos a la causa habrá que poner en tensión toda la cadena muscular afectada.
Tercer error: trabajo analítico o local. Hay que trabajar de forma global y simultánea.
Figura 1.
Figura 1.
Figura 2.
Figura 2.
Falso concepto de debilidad muscular. Músculos estáticos y dinámicos.
En fisioterapia clásica se parte de la idea de debilidad muscular. Este es un error fundamental que conduce a tratamientos contraproducentes. Todavía pueden leerse muchas prescripciones de especialistas donde se indican «ejercicios para potenciar los músculos espinales», por poner un ejemplo. Ello es debido al desconocimiento de la fisiología muscular y de las diferencias anatomo-fisiológicas entre músculos estáticos y dinámicos. Veamos pues cuáles son dichas diferencias.
 


Diferencias entre músculos estáticos y dinámicos

Músculos estáticos

músculos dinámicos

Constituyen la mayoría de músculos esqueléticos.

Son mucho menos numerosos.

Aseguran la estática.

Junto con los estáticos, aseguran el movimiento.

Tienen una contracción lenta y sostenida.

Contracción rápida.

Riqueza en tejido conjuntivo.

Poco tejido conjuntivo.

Poseen fibras musculares cortas

Poseen fibras musculares largas.

Realizan movimientos involuntario-inconscientes.

Realizan movimientos voluntario-conscientes.

Color rojo (riqueza en mioglobina)

Color pálido (al microscopio)

Su apartado sensorial (huso) tiene un mayor número de fibras en saco (registran estados constantes de distensión). Fibras sensitivas anuloespirales en forma de flores.

Su aparato sensorial tiene un mayor número de fibras en cadena (registran distensiones puntuales).
Fibras sensitivas anuloespirales.

Tendencia a: acortamiento, hipertonía, rigidez.

Tendencia a: alargamiento, hipotonía, flaccidez.

¿Por qué esas diferencias? Porque los músculos estáticos deben asegurar la función estática, y si ante una agresión se relajaran, nos vendríamos abajo. Cuanto mayor es la agresión, más rígidos se vuelven. En cambio los dinámicos no tienen esa responsabilidad, y pueden permitirse estar fláccidos sin poner en peligro ninguna función vital.
La fisioterapia clásica actúa musculando indiscriminadamente tanto los músculos estáticos como los dinámicos, con ejercicios isotónico-concéntricos o isométricos (figura 3), o bien, realizando tracciones pasivas. Tonificar un músculo dinámico puede estar indicado, pero hacerlo con un músculo estático no hace más que agravar la patología, porque aumentará su acortamiento y rigidez. Ello se traducirá a la larga en un aumento de la compresión articular, lesión tendinosa, deformación y/o dolor.
Cuarto error: tonificar músculos estáticos. Por el contrario, hay que devolverles la elasticidad perdida.
Figura 3.
Figura 3.
Figura 4.
Figura 4.
Consideremos ahora la siguiente situación: si tenemos una extremidad que acaba de salir del yeso a consecuencia de una fractura, nos encontramos con un problema de atrofia muscular debida a la inmovilidad, tanto de los músculos estáticos como de los dinámicos. Pero además, los estáticos se han vuelto rígidos y dificultan la movilidad articular. Si los estiramos pasivamente no aumentará su masa muscular. Si los tonificamos, aumentará el grado de rigidez. ¿Cómo resolver este problema?. Existe una solución: el trabajo isotónico-excéntrico (figura 4), que consiste en pedir la contracción del músculo que queremos estirar. De esta forma se alarga, a la vez que recupera miofibrillas. Pero será eficaz siempre que el trabajo sea global y simultáneo sobre toda una cadena funcional, y no únicamente sobre los músculos que se inmovilizaron. Aunque la lesión haya sido en un dedo, el trabajo debe ser global y simultáneo; de lo contrario crearemos compensaciones a distancia.
Quinto error: trabajo pasivo de estiramiento local. Hay que pedir la contracción a la vez que alargamos la cadena muscular.
Así pues, hay que trabajar de forma diferente músculos que son diferentes. No se puede continuar realizando un trabajo ajeno a las más elementales leyes de la fisiología, anatomía y biomecánica.
Los mecanismos de defensa.
Primero: no sufrir.
Al igual que a nivel psicológico logramos «olvidar» los acontecimientos dolorosos, aunque el precio a pagar sea la neurosis, a nivel de las estructuras músculo-esqueléticas seguimos fielmente la misma regla: no sufrir. Para ocultar un dolor músculo-esquelético haremos las compensaciones que sean necesarias y, si es preciso, llegaremos a la deformación. Si a pesar de todo aparece un dolor, podemos estar seguros que se trata de algo importante, porque todo el sistema automático está programado para impedir que aflore a la consciencia. Por este motivo es tan importante actuar al menor síntoma doloroso, e intentar remontarse a la causa.
Segundo: respetar las hegemonías.
Las hegemonías son funciones vitales sin cuyo cumplimiento peligra la vida. La mayoría de ellas están bajo el dominio automático-inconsciente, como la circulación, la digestión, la respiración. Pero existen funciones hegemónicas sobre las que podemos tener una cierta intervención consciente. La respiración es una muestra de ello: a pesar de estar regulada por el sistema vegetativo, podemos aumentar o disminuir a voluntad la frecuencia o amplitud respiratoria.
Hay cuatro funciones hegemónicas que dependen del aparato músculo-esquelético. El cuerpo intentará guardar estas funciones a cualquier precio:
  respiración.
  manos libres.
  pies en el suelo.
  mirada horizontal.
Siguiendo un fascinante sentido de economía, los músculos estáticos que están en permanente actividad tónica, aseguran las hegemonías.
Respiración.
La inspiración es un mecanismo antigravitatorio: hay que sostener las costillas y todo el peso suspendido en ellas, y elevarlas en cada movimiento de inspiración. Es un mecanismo muscular activo. En cambio la espiración está favorecida por la gravedad, y se produce por la relajación fibroelástica de los músculos inspiradores.
Las hegemonías son muy egocéntricas, como podemos observar examinando la de la respiración: para asegurar lo que es fundamental, ésta dispone de una gran supremacía de músculos inspiradores:
  diafragma, con su sistema suspensorio de fascias, que lo unen a la base del cráneo (figura 1), concepto inédito en fisiología respiratoria, que cambia por completo su concepción biomecánica.
  escalenos
  esternocleidomastoideos
  intercostales (si su punto fijo es superior, todos son inspiratorios)
  escapulares ( serrato, pectoral menor)
  espinales (son inspiradores porque tiran desde abajo del brazo menor de la costilla, elevando el brazo mayor).
La espiración casi siempre se hace sin contracción. Los abdominales sólo actúan en la gran dinámica, así como el triangular del esternón y el cuadrado lumbar.
¿Por qué todos acabamos bloqueados en posición inspiratoria? Porque se establece un círculo vicioso: todos los inspiradores son estáticos, puesto que los músculos estáticos tienden al acortamiento, todos tenemos tendencia a estar más o menos bloqueados en inspiración. Esto significa que conforme vayan acortándose los músculos, las costillas ya no podrán descender a la posición inicial de espiración. Aumentará el aire residual de nuestros pulmones, pero disminuirá el volumen de intercambio en cada respiración. Para compensarlo, debemos hacer un mayor esfuerzo muscular, y ello producirá un nuevo acortamiento. Para obtener el oxígeno que necesitamos sólo nos quedará la posibilidad de aumentar la frecuencia respiratoria, con lo cual aumentará el sobreesfuerzo muscular, y la tendencia al acortamiento, cerrándose el círculo vicioso.
Morfológicamente se traduce en unas costillas muy elevadas que podemos ver en atletas, fumadores crónicos o trabajadores de oficios duros. El enfisema pulmonar sería la máxima expresión de este problema biomecánico. Los ejercicios en inspiración aumentan, lógicamente el bloqueo inspiratorio.
Sexto error: trabajar en inspiración. La primera maniobra en una sesión de Reeducación Postural Global es hacer espirar al paciente, y ello se mantiene a lo largo de toda la sesión.
La toma de alimento (manos libres).
Una vez más son los músculos estáticos los que aseguran esta función esencial, también antigravitatoria: mantener la cintura escapular, brazo, antebrazo y mano, coger los alimentos y llevarlos a la boca, trabajar, etc. Desde el punto de vista muscular, esta hegemonía tiene a su disposición tres cadenas musculares:
  cadena suspensoria de la cintura escapular.
  cadena anterior interna del hombro
  cadena anterior del brazo
(trapecio superior, coracobraquial, subescapular, pectoral menor, deltoides, bíceps, supinador largo, pronador redondo, palmares, flexores de los dedos, músculos de la eminencia tenar e hipotenar...), todos ellos estáticos.
Cualquier lesión en la mano será «diluida» hacia arriba para que ésta permanezca disponible. El acortamiento muscular generado por una lesión será llevado inconscientemente al centro (hombro, columna, etc.).
Bipidestación.
En condiciones normales nos mantenemos por el tono muscular y la resistencia fibroelástica y no por la contracción muscular. La bipedestación es esencial para la supervivencia: búsqueda de alimento, vida de relación, etc. Pero, ¿cómo se conquista esta aventura biomecánica propia del ser humano?.
El bebé está «desplegado», es elástico, porque todavía no ha ganado la victoria de la posición erecta. La proeza biomecánica de mantenernos erguidos en una base de sustentación tan pequeña como los pies sólo es posible gracias al reclutamiento de los músculos estáticos. El bebé está en flexión, abducción, rotación externa. Los músculos estáticos son extensores, aductores, rotadores internos .
Figura 5.

La primera aventura del bebé es mantener la cabeza, cinco veces más grande en relación al adulto. Para ello reclutará los músculos de la nuca. La segunda ventura es mantenerse sentado: reclutará los espinales inferiores. La tercera es el gateo (fase de cuadrúpedo), en la que empezará a solicitar los estáticos de las extremidades. La cuarta aventura es la bipedestación, al principio sin lordosis lumbar y en flexión-rotación externa de rodilla (fase de plantígrado). Y, finalmente, reagrupa los miembros y forma la lordosis lumbar, por tracción del psoas, adquiriendo la postura adulta.
Ello significa una mayoría aplastante de los músculos estáticos: toda la cadena posterior (espinales, glúteos, isquiotibiales, tríceps sural, plantares), cadena anterior y lateral de la cadera (psoas ilíaco, aductores pubianos, deltoides, glúteo, fascia lata y músculos estáticos de la pierna, especialmente el tibial anterior). Los dinámicos, como los abdominales, cuadriceps, etc., son mucho menos numerosos y no sirven para contrarrestar a los estáticos. Es absurdo, por lo tanto, pretender luchar contra la hiperlordosis lumbar musculando abdominales.
Mirada horizontal.
La gran finalidad de la función estática es la mirada horizontal. Podemos tener grandes desequilibrios en el tronco o las extremidades, a pesar de lo cual nuestro sistema automático hará las compensaciones necesarias para preservar la horizontalidad de la mirada. Por ejemplo, una gran escoliosis puede coexistir con un equilibrio de la mirada. Todas las vértebras pueden estar desviadas, pero se mantendrá el equilibrio de la cabeza. Ello es posible gracias al sistema de ajuste que existe entre el occipital, el atlas y el axis, con sus pequeños músculos cibernéticos capaces de rectificar de forma permanente cualquier desequilibrio vertebral inferior, ayudados por el esternocleidomastoideo. Cuando a pesar de esa tendencia a salvaguardar esta hegemonía veamos desequilibrios de la cabeza, es que nos hallamos ante un problema enorme que ha sobrepasado las posibilidades de compensación.
¿Por qué nadie escapa a la rigidez de los músculos estáticos?.
Este maravilloso mecanismo que asegura las grandes hegemonías (respiración, manos libres, pies en el suelo, mirada horizontal), presentan inconvenientes.
Primer inconveniente: las agresiones contraen los músculos estáticos.
Hemos dicho que los músculos estáticos organizados en cadenas funcionales, no pueden permitirse estar débiles porque si así fuera, nuestro edificio óseo se vendría abajo. Por lo tanto, ante cualquier agresión reaccionan aumentando el tono muscular. Cuando más agredidos, más rígidos. Si la agresión es leve no dejará secuelas, pero si es importante o repetitiva se traducirá en un acortamiento permanente. Y un músculo, una vez acortado, no devuelve espontáneamente la longitud perdida. Sólo mediante un alargamiento global y simultáneo puede recuperar toda o parte de esa longitud. En cambio, un estiramiento local no hará otra cosa que trasladar el acortamiento, camuflar la lesión.
Así pues, las lesiones en lugar de resolverse se fijan en acortamiento muscular permanente, creando desequilibrios de tensiones que se irán propagando a lo largo de las cadenas musculares, pudiendo dar problema a distancia y al cabo de un tiempo.
No sólo las lesiones acortan los músculos. El sobreesfuerzo debido a trabajos físicos duros o repetitivos actúa también como una agresión y acaba acortando los músculos más solicitados. A mayor esfuerzo, mayor acortamiento y rigidez. De ahí la importancia preventiva de la Reeducación Postural Global en profesiones que entrañan sobreesfuerzo muscular.
Segundo inconveniente: círculo vicioso.
La sarcómera es la unidad contráctil del músculo. Consta de filamentos proteicos de actina y miosina que se interpenetran. Durante la contracción aumenta el grado de penetración, y en la relajación vuelven a su posición inicial. Pero cuando un músculo es sometido a un esfuerzo prolongado, la sarcómera ya no vuelve a la posición inicial en la fase de relajación. El músculo se ha hecho más resistente, pero ha perdido elasticidad.
Al perder elasticidad, también pierde fuerza contráctil, por lo que deberá esforzarse más. A mayor esfuerzo, mayor acortamiento, cerrándose así el círculo vicioso que ya hemos visto en la respiración, y que es el causante de todo tipo de lesiones musculares, tendinosas, articulares y óseas. La artrosis, tendinitis, protusiones discales y deformaciones, no son más que la expresión de la rigidez de los músculos estáticos. Si comprendemos esto, estaremos en disposición de poder ayudar a mejorar la calidad de vida de muchos pacientes y la nuestra propia.
Tercer inconveniente: los músculos que nos erigen, nos aplastan.
La gravedad es una fuerza vertical hacia abajo. Como nuestra línea de gravedad cae por delante de la articulación del tobillo, nuestra tendencia es la de caer hacia delante. Para evitarlo necesitamos un dispositivo muscular posterior que contrarreste esta tendencia (figura 6). Lo ideal sería disponer de un músculo que traccionara nuestra cabeza en sentido vertical hacia arriba, como los hilos de una marioneta (figura 7). Pero no sólo carecemos de él, sino que además los músculos encargados de luchar contra la gravedad tienen su punto fijo inferior, como lo ilustra el esquema representado en la figura 8.
Figura 6.
Figura 6.
Figura 7.
Figura 7.
Figura 8.
Figura 8.
Los músculos antigravitatorios, pues, tienen que erigirnos tomando como punto dijo su inserción inferior, coaptando las articulaciones (figura 9). Cuando mayor sea la rigidez muscular, mayor será la compresión sobre las articulaciones.
Figura 9.
Figura 9.
Definición de la Reeducación Postural Global.
Son posturas de alargamiento progresivo y global de los músculos estáticos y la tonificación - si es preciso- de los dinámicos, con el fin de remontarse desde el síntoma hasta la causa de las lesiones, suprimiendo ambos a la vez y buscando la armonía morfológica.
¿Por qué posturas y no alternancias?.
En primer lugar porque las posturas permiten valorar el grado de rigidez muscular y corregirla de forma progresiva y global.
En segundo lugar, porque al tirar de un extremo muscular, el músculo recupera la longitud en el otro extremo (figura 2). Mediante las posturas podemos evitar las compensaciones.
En tercer lugar, por el comportamiento elástico del músculo. Sabemos que un cuerpo elástico es aquel que se alarga al ser sometido a fuerzas deformantes y que al cesar éstas, vuelve a su longitud inicial. En cambio, un cuerpo plástico, al cesar las fuerzas deformantes, ha experimentado un alargamiento residual permanente llamado fluencia. El músculo se comporta como un cuerpo visco-elástico, y se le puede aplicarla siguiente ecuación:
                                          Fuerza x tiempo
Fluencia (alargamiento residual) = ----------------------------
                                    Coeficiente de elasticidad
Es decir: el alargamiento que experimenta un músculo tras someterlo a una tracción es directamente proporcional a la fuerza y al tiempo, e inversamente proporcional al coeficiente de elasticidad propio del músculo. Consecuencias prácticas de esta ecuación:
Cuando más rígido es un músculo, más se alargará (menor coeficiente de elasticidad).
En la primera sesión es donde hay el máximo efecto (porque el músculo está más rígido).
Si pedimos la contracción del músculo que queremos alargar, disminuimos su coeficiente de elasticidad y, por lo tanto, obtendremos mayor alargamiento (verificación de que es mejor trabajar activamente que pasivamente).
Si aumentamos el tiempo de tracción no necesitaremos hacer tanta fuerza para lograr el mismo alargamiento, con lo cual se reduce el peligro de provocar lesiones. Es igual tirar 1 gramo en 10 minutos, que 10 gramos en 1 minuto. Como las posturas aumentan el factor tiempo, queda justificado que son más eficaces que las alternancias.
Cuando más tiempo, mayor es el alargamiento obtenido.
En una cadena con varios músculos, el primero que se alarga es el más rígido.
Conclusión.
Los principios de corrección que establece la Reeducación Postural Global respecto al a fisioterapia clásica son:
tratar enfermos, no enfermedades.
no limitarse al síntoma, buscar la causa.
trabajo global y simultáneo, no analítico.
no tonificar músculos estáticos, sino alargarlos.
trabajo activo, no pasivo,
trabajo en espiración, no en inspiración.
trabajo en posturas, no en alternancias.
Éstas y otras importantes aportaciones basadas en sólidos argumentos demostrables, confieren a la Reeducación Postural Global la categoría de un método científico que se apoya en la observación, en la anatomía, fisiología y biomecánica, y no en conceptos desfasados que debería suprimirse cuanto antes de las enseñanzas universitarias. En el aspecto clínico, nos permiten prevenir y tratar importante problemas del aparato locomotor, mejorando el pronóstico y la calidad de vida de muchos enfermos.
No puede dejar de expresar mi admiración y agradecimiento a Philippe Souchard por haber puesto en mis manos esta formidable arma terapéutica.

Terapias y cursos en Madrid

 

VOLVER